Desde tiempos inmemorables, las corrientes de los ríos moldean y dan forma a infinidad de piedras que recorren sus cauces. Ahora, los artistas más influyentes del momento escogen las piedras que les transmiten una mayor armonía, las cuales tallan a mano y decoran a su gusto, para ayudarnos a crear una auténtica obra de arte.

Así se nos presenta Mandala Stones, un juego abstracto publicado por Board & Dice y que nos trae en español TCG Factory. En él, acudimos al tablero central para hacernos con preciosas piedras de baquelita que iremos apilando en nuestros tableros personales para, finalmente, decorar entre todos un magnífico mandala circular con forma de espiral.

Portada de Mandala Stones
Número de jugadores:2 – 4
Duración:30 minutos
Edad mínima:10 años
Género:draft
construcción de patrones
set collection
Complejidad:1,83 / 5
Editorial:TCG Factory
Diseño:Filip Głowacz
Ilustración:Zbigniew Umgelter
Precio recomendado:31,46€

Preparación de partida

En primer lugar, ponemos el tablero principal en el centro de la mesa para que todos los jugadores tengan fácil acceso a él. Para prepararlo, previamente habremos introducido todas las piedras en el interior de la bolsa de tela. De este modo, podemos mezclarlas bien y sacarlas sin mirar para montar el tablero de juego. Formamos pilas de 4 piedras al azar y las colocamos en las casillas con forma de mandala.

Una vez hayamos dispuesto todas y cada una de las 96 piedras de baquelita, ponemos cada artista en una de las casillas con forma circular, tal y como se muestra en la siguiente imagen. Da igual en qué orden coloquemos los artistas siempre y cuando no ocupen la casilla central ni las esquinas.

Cada jugador recibe:

  • Un tablero individual, colocando en la casilla 0 su ficha de puntuación.
  • 2 cartas de objetivo al azar que puede consultar en cualquier momento.
  • Una carta de referencia que resume las 2 posibles acciones.

Ponemos el tablero de mandalas junto al tablero principal, decidimos el jugador inicial y comenzamos a jugar a este Mandala Stones.

Los artistas están listos para comenzar a jugar

¿Cómo se juega a Mandala Stones?

Mandala Stones se juega a lo largo de tantas rondas como sean necesarias hasta que se alcance la casilla del tablero de mandalas que coincide con el número de jugadores, aunque ya veremos más adelante que el final de partida se puede anticipar.

Durante su turno, el jugador activo elegimos entre 2 acciones.

Recolectar

Si el jugador tiene al menos un espacio libre en su zona personal, puede recoger nuevas piedras del tablero principal. De lo contrario, estará obligado a realizar la acción de puntuar.

Para recolectar, elegimos uno de los artistas del tablero principal (los 4 son comunes para todos los jugadores) y lo reubicamos en alguna de las casillas circulares que esté libre. Al colocar el artista en esta nueva localización, tenemos que coger la piedra superior de cada pila que esté adyacente ortogonalmente a dicho artista, pero solo si cumplimos una serie de reglas:

  • El diseño de la piedra tiene que coincidir con el del artista.
  • Si hay otro artista adyacente a la misma torre de piedras, este nos bloque la piedra superior y no podemos tomarla.
  • Si tomamos más de una piedra, decidimos cual cogemos primero y continuamos en sentido horario formando una pila de piedras donde la primera estará abajo y la última en la parte superior.

Así, obtenemos de 1 a 4 piedras que colocaremos formando una torre en una de las casillas vacías de nuestro tablero individual.

Con los artistas conseguiremos nuevas piedras para nuestro tablero

Puntuar

Decidimos cuál de los 2 tipos de puntuación nos interesa más, por color o por piedras superiores.

En Mandala Stones podemos puntuar por color si contamos con al menos 2 torres en las que las piedras superiores comparten color (independientemente del símbolo). En ese caso, nombramos un color por el que puntuar y nos fijamos en el sistema de puntuación asociado a cada torre donde coincida, el cual viene justamente debajo de la pila. Se recomienda empezar de izquierda a derecha para llevar un orden y no retirar ninguna piedra hasta que terminemos.

  • El primer sistema es el único que tiene en cuenta el resto de torres. Obtenemos 1PV por cada pila de diferente altura (sin considerar el color de la última piedra de las demás torres).
  • Para el segundo, tercero y cuarto sistema solo puntuamos por la última piedra, pero la puntuación de cada altura varía de una pila a otra.
  • Nos llevamos tantos puntos como colores diferentes haya en esa torre más 1.

Tras puntuar, cogemos las piedras superiores de las torres que hemos puntuando y las colocamos en el tablero de mandalas, haciendo la espiral de dentro hacia afuera. Si cubrimos una casilla de +1 o +2 nos llevamos esa cantidad de PV. Si tapamos una casilla con tantas manos como jugadores, nos encontramos en la última ronda de juego.

También tenemos la posibilidad de puntuar por cualquier piedra superior. Sin importar el color y el diseño, tomamos la piedra superior de cada pila que queramos “deshacernos” y la colocamos en cualquier orden en el mandala, recibiendo 1PV por cada una y los puntos extras si sobrepasamos alguna de las casillas anteriormente mencionadas.

Recolectar o puntuar, las 2 simples acciones que definen el juego

Fin de la partida

En Mandala Stones los turnos se irán sucediendo hasta que un jugador cubra la casilla del tablero de mandala con el mismo número de manos que de jugadores. Se deja terminar la ronda para que todos los jugadores jueguen la misma cantidad de turnos, pasando posteriormente al recuento.

El final de partida se puede precipitar si un jugador no puede recolectar ni puntuar. La partida termina de inmediato sin completarse la ronda.

En ambas situaciones, los jugadores revelan solo una de las cartas objetivo y, si la cumplen, se suman los PV indicados en su track de puntuación. El jugador con más puntos gana la partida.

Cumpliendo el requisito de nuestra carta de objetivo

Reseña del juego de mesa Mandala Stones

En Mandala Stones nos encontramos ante un juego abstracto con una puesta en mesa simplemente espectacular y que, con tan solo un par de reglas, es capaz de plantearnos un juego sencillo con mucha profundidad según el nivel de exigencia de los jugadores.

Filip Głowacz nos invita, en su primer diseño en solitario, a decorar un hermoso mandala con fichas de colores. Para ello, recurrimos al tablero principal donde, con ayuda de los artistas, iremos seleccionando las piedras que más nos convengan. Así, nos llevaremos las piedras del tablero común al personal y de ahí, tras puntuar, al mandala que marca principalmente la cuenta atrás del final de partida.

Hace ya tiempo que le eché el ojo a este Mandala Stones y lo primero que me vino a la cabeza fue: un juego estéticamente impecable en el que vamos cogiendo fichas de colores para después puntuar. Entretenido para aliviarnos del estrés del día a día mientras nos relajamos adornamos un bonito mandala… ¿dije relajarnos? El juego son 2 acciones, recolectar piedras y puntuarlas. Pero bajo su precioso arte, el título esconde tanta estrategia que hará las delicias de los más jugones aunque también lo van a disfrutar los que quieran iniciarse en este tipo de juegos.

Componentes del juego de mesa Mandala Stones

La recolección de piedras es el punto más importante de la partida, ya que de ello depende por completo nuestra puntuación final. Sin embargo, esta tarea tiene su complejidad y hay que saber muy bien cómo gestionar nuestros movimientos. Los artistas nos van a ayudar a conseguir las tan ansiadas piedras de colores, pero nos imponen una serie de normas que nos impedirán preparar las torres de piedras como más nos interese. Solo se puede coger la piedra superior, el diseño tiene que coincidir, los artistas cercanos nos bloquean y se han de recoger todas las piedras posibles y en un orden específico.

Con la torre lista, vamos a nuestro tablero personal para colocarla en alguna de nuestras casillas libres. Cada una está asociada a un sistema de puntuación diferente, y ahí es donde entra en juego la elección que hayamos tomado en la recolección. Las 5 torres cuentan con su tipo de puntuación variable y que solo se activa si logramos que el máximo de fichas superiores de nuestro tablero sean del mismo color. Así, el juego premia a aquellos jugadores que son capaces de organizarse mejor para puntuar varias veces en un mismo turno. Sin embargo, si hemos sido previsores podemos ir un paso más allá. Las piedras puntuadas se retiran de nuestro tablero, dejando al descubierto nuevas piedras que pueden coincidir entre sí para activar cuanto antes otro turno de puntuación, optimizando así las piedras que cogimos en su momento. Mandala Stones nos da la posibilidad de canjear por 1PV las piedras sueltas que nos vayan sobrando, una opción que está ahí pero que es mejor no abusar de ella si queremos optar a la victoria y no desaprovechar ninguna piedra.

En cuanto a la escalabilidad, el juego funciona a priori bastante bien al rango completo de jugadores, aunque lo he disfrutado más en pareja. A más, si somos capaces de controlar el AP en mesa, lograremos que las partidas fluyan a buen ritmo y en apenas media horita lo tengamos finiquitado.

Rellenando el tablero de mandalas con las piedras puntuadas

Pros

  • Profundidad: Mandala Stones tiene su complicación y un nivel de estrategia muy interesante. Hay que saber qué artistas mover, no solo para recolectar, sino también para anticiparse a los demás jugadores y bloquearles. Organizar las torres de piedras para puntuar más y de forma reiterada. Decidir cuando es el momento de seguir recolectando o el de puntuar según en qué punto se encuentren nuestros rivales.
  • Estética: la producción del juego es estupenda. 96 fichas de baquelita de calidad, de un tamaño considerable y que quedan muy vistosas en mesa. Da gusto hasta preparar el tablero principal.
  • Diversión: el juego nos mantiene entretenidos durante toda la partida montando nuestro tablero personal, puntuando y puteando a algún que otro jugador. Cuando queramos acordar habremos llegado a las manitas que indican el final de partida y nos quedaremos con las ganas de echarnos otra.

Contras

  • AP: tenemos que tener en cuenta multitud de cosas a la hora de recolectar, invitando a los titanes del AP a pensar y repensar hasta dar con la acción óptima. En el entreturno podemos tantear nuestro siguiente paso pero, como cada movimiento en el tablero principal modifica gran parte de las piedras disponibles, hasta que no llegue nuestro turno, no tendremos total conocimiento del tablero.

Mi veredicto

Y vamos cerrando esta reseña de Mandala Stones, todo un acierto por parte de TCG Factory que sin duda estará entre los mejores juegos de 2021. Abstracto dinámico que tiene muy pocas reglas para que sea fácil sacarlo a mesa con cualquier tipo de jugador, pero con la suficiente profundidad como para que los más jugones puedan romperse el coco jugando. Un título divertido y con presencia en mesa que seguirá dando guerra en casa. Por ello, le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace