La ancestral tradición de la isla Bosqueventoso es que los jóvenes se lancen al mar y buceen hasta lograr encontrar la piedra sagrada, lanzada por el más anciano del poblado. En este rito de iniciación, mostramos nuestra valentía y compromiso con nuestra cultura isleña. Durante la sumersión en las profundidades del océano, podremos encontrar amigables animales marinos dispuestos a ayudarnos, pero también hambrientos y curiosos tiburones, que debemos esquivar antes de que nos descubran. ¡Vamos a sumergirnos!

El juego de mesa Dive, de la editorial 2 Tomatoes, es un juego familiar de observación y agudeza viso-espacial, estas habilidades nos permiten programar nuestra inmersión de buceo, intentando predecir en que niveles del océano (cartas transparentes) podemos encontrar tortugas, rayas y peligrosos tiburones de los que esconderse. Todo ello en secreto, pues competimos por ser el mejor buceador de la isla.

Portada de Dive
Número de jugadores:1 – 4
Duración:20 – 30 minutos
Edad mínima:8 años
Género:action points
movimiento oculto
push your luck
acción simultánea
Complejidad:1,82 / 5
Editorial:2 Tomatoes Games
Diseño:Romain Caterdjian
Anthony Perone
Ilustración:Alexandre Bonvalot
Precio recomendado:26,96€

Preparación de partida

En primer lugar, para disfrutar de esta divertida inmersión en Dive, debemos construir nuestro océano. Cogemos todas las cartas transparentes, las barajamos y giramos al azar sin mirar sus detalles, para finalmente colocarlas en el soporte, situado en el centro de la mesa al alcance y a la vista de todos los jugadores. Es el punto de referencia para la partida y nuestro progreso en ella. Además, también situamos el tablero de inmersión (puntuación) en una zona central, para que todos los buceadores sean conscientes de su posición en la competición.

Por otro lado, cada buceador o jugador recibe sus componentes individuales del juego, que son: 1 tablero de buceador, 5 fichas de aire (numeradas del 1 al 5), 1 pantalla para ocultar nuestras acciones, 1 peón de buceador de nuestro color para el tablero de inmersión y 1 concha del mismo color, para identificarnos con dicho color que se coloca delante de nuestra pantalla. Con todo organizado en nuestra área de juego, puede dar comienzo a la batalla marina en Dive.

Dive, un juego para que toda la familia se sumerja en las profundidades marinas

¿Cómo se juega a Dive?

La partida a Dive tiene como objetivo de juego conseguir ser el más rápido buceador de la isla, consiguiendo la ayuda de animales marinos, a la vez que nos escondemos de salvajes tiburones que nos retrasan, para lograr alcanzar la piedra sagrada (pasando la casilla 23 del tablero de inmersión). Los turnos de los jugadores son simultáneos, ocultando sus movimientos para aventajar a los rivales.

En el juego Dive se desarrollan varias rondas, las cuales se componen de 3 fases: programación, inmersión y descanso.

Fase 1 – Programación

Detrás de nuestras pantallas, de forma oculta y simultánea, todos los jugadores planificaremos nuestra inmersión con las 5 fichas de burbuja disponibles. Para ello, tenemos que echar un ojo con perspicacia y agudeza visual a las cartas transparentes, cuyas dibujos se combinan y que componen nuestro océano a explorar, y según exista la presencia de tiburones o animales ayudantes apostar en las diferentes casillas del tablero de buceador. Estas casillas representas los 5 primeros niveles o cartas del océano, por tanto debemos acertar los animales ocultos para una mejor sumersión.

Si sospechamos que hay un tiburón en alguno de los niveles colocamos la ficha de burbuja con el lado en el que aparece este animal, el número no será significativo. Mientras que si creemos que en alguno de los niveles se encuentra algún animal preciado (tortugas o rayas que nos aportan ventajas) o está libre de peligros, debemos pujar con el lado del número blanco. El buceador con una puja mayor se lleva el beneficio de los animales marinos de dicho nivel. No hay un número máximo de fichas a apilar en la misma casilla, eso sí esto nos hará no bajar los 5 niveles de profundidad disponibles.

Programemos nuestras acciones para bucear a buen ritmo

Fase 2 – Inmersión

Todos los jugadores de Dive revelan a la vez sus apuestas de sumersión en sus tableros de buceador, retirando las pantallas y haciendo visible su programación previa. Ahora, por orden se van tomando las cartas de océano de 1 en 1, para mostrar los animales que realmente habitan en ellas en dicho nivel. Cada nivel de profundidad es comprobado por todos a la vez, comentando lo que aparece. Existen estas opciones posibles, hay un tiburón, una tortuga, una raya, la combinación de varios de estos elementos o nada de esto (lo demás es decorativo).

En cada comprobación de los niveles de profundidad del océano, los buceadores miran los tableros de buceo propios y de los rivales si han acertado siguen avanzando en la inmersión. Sin embargo, si fallan solo habrán llegado hasta este punto de profundidad. Por otro lado, si han acertado la presencia de un tiburón lo consiguen esquivar. Si han hecho la mayor apuesta en un nivel ganando una tortuga verde avanzan 1 casilla, si la tortuga es roja adelantan 2 casillas. Mientras que si han ganado la puja en una carta con una raya, alcanzan al peón del jugador siguiente en las casillas de puntuación, sin pasar el límite de la casilla 15 (a partir de aquí el tablero de inmersión se oscurece y dificulta). En caso de empate en la puja, nadie recibe la ayuda de estos amigables animales de Dive.

Estas acciones se repiten, todos los niveles del océano en los que haya una ficha programada por cualquier jugador. Los que ya han sido observados y analizados se van descartando, para dar paso a nuevos escenarios marítimos.

Fase 3 – Descanso

Tras alcanzar diferentes niveles de profundidad en la fase anterior, llega el momento de reflejar nuestros méritos en el tablero de inmersión o puntuación. Cada buzo avanza tantas casillas, como niveles haya alcanzado al acertar la ficha a colocar en el nivel adecuado. Con este recuento de puntos de avance, acabamos la ronda, preparando los componentes para iniciar otro igual si no se ha logrado la meta para el fin de partida.

Varios pueden llegar a la meta pero solo uno llevarse la piedra

Fin de la partida

La partida a Dive acaba cuando un jugador alcanza o supera la casilla 23 del tablero de inmersión. Ha ganado al resto consiguiendo la piedra sagrada, el tesoro de la isla más preciado. Si más de un buceador atraviesa esta meta, el que haya conseguido baja más a las profundidades será el ganador.

No obstante, si se acaban las cartas de océano en el soporte se termina la ronda actual y se da por acabada la partida, señalando al jugador que más sumergido se encuentra como vencedor.

Variantes

Algunas alternativas que podemos introducir en las partidas de Dive son:

  • Linterna: podemos usar la luz de móvil para observar con más sutileza y agudeza los niveles del océano, desde arriba, abajo o a los lados. Pero, importante nunca tocando las cartas, si se desplazan puede dar demasiadas pistas de los primeros niveles y esto no está permitido.
  • Versión infantil: simplificamos el juego, con la misión de acertar si hay tiburón o no en cada nivel. Los fallos no bloquean las posteriores inmersiones en otros niveles y los animales ayudantes se ignoran. Por tanto, avanzamos por cada nivel de profundidad acertado en cada ronda.
  • Los compañeros: añadimos una habilidad a cada jugador con la elección de un compañero marino, que solo puede usarse 1 vez durante la partida y anunciada en la fase de programación. Los animales que nos pueden acompañar son: el pulpo (oculta con su cuerpo partes del océano), la orca (cuenta atrás para programar), el pez pescador (programar un 6º nivel de profundidad), la tortuga verde (avanzamos una casilla adicional), pez payaso (añade 3 puntos al nivel de inmersión seleccionado), los defines (nos aprovechamos del éxito de un rival) y el tiburón blanco (penaliza los errores de inmersión).
Elijamos al animal que nos acompañará en nuestra aventura marina

Reseña del juego de mesa Dive

El amor a los océanos se debe transmitir también desde los juegos de mesa, este magnífico espacio debe ser cuidado y respetado. Con el juego de mesa Dive, podemos hacer que los niños y niñas se diviertan buceando entre sus aguas en forma de cartas transparentes, concienciándolos de la importancia de la conservación marina, descubrámosles las preciosas criaturas que habitan en los océanos. Pues con los juegos, podemos trabajar aspectos como la educación ambiental de una forma divertida y dinámica. Los niños disfrutan, mientras aprenden.

Dive es un juego familiar que atrae por su sencillez y llamativas cartas de océano, las cuales se sobreponen unas encima de otras, para formar con sus dibujos una mezcla de fauna y flora marina en el soporte. Las cartas al ser traslucidas entremezclan o engañan a nuestro sentido visual, sin poder identificar con claridad dónde se sitúa cada elemento. Y este es nuestro objetivo principal, adivinar o descubrir en qué nivel de profundidad o carta se encuentran los tiburones, tortugas o rayas. Estos dos últimos animales nos dan ventajas, mientras que los tiburones no impiden avanzar si no los esquivamos. Este divertido juego de mesa bucearemos usando, no las manos ni pies, sino los ojos, agudizando nuestra destreza visual entre capas de cartas marítimas.

Este juego de habilidad visual, nos sumerge en una proceso de planificación en el que tendremos que decidir si tomar una estrategia conservadora o arriesgar, cuando no confiemos del todo en saber la capa o carta exacta, en la que se percibe el peligro con el tiburón o el empujón con la tortuga. Además, si estamos convencidos de que una carta es positiva, conteniendo uno de nuestros ayudantes marinos, es recomendable apostar por ella, con más de una ficha para que el beneficio no nos lo quiten los rivales. Por tanto, quizás nos convenga en ocasiones no llegar hasta el último nivel de profundidad de nuestro tablero, si hemos visto algo goloso de conseguir en cartas superiores. Por otro lado, mucho cuidado con los tiburones, si no los detectamos nos bloquearán la bajada, sin permitirnos puntuar las burbujas posteriores, aunque estas si sean acertadas.

En nuestras manos y apuesta de burbujas está aventurarnos al vacío o nadar sobre seguro, Dive es un tira y afloja en la carrera de buceo hacia la piedra sagrada de nuestra tribu. Durante este descenso, cada jugador irá encontrando su truco o estratagema para lograr avanzar, como por ejemplo intentar ayudarnos del reflejo de la luz sobre las cartas usando o no la linterna, o distinguir la intensidad de los colores en los dibujos de las cartas. Todo depende de lo que capte mejor nuestra percepción visual entre este conjunto de bonitas cartas.

Aunque el juego esté dirigido principalmente a un público familiar, recordándoles incluso a los niños y niñas a Moana y Maui con su pasión por el mar, volviéndose más atractivo aún para ellos, también se puede disfrutar como un juego ligero para adultos. Pues, no nos será nada fácil interpretar e intentar descomponer las capas o niveles marítimos en nuestra cabeza, convirtiéndose en un auténtico puzle de ingenio y agudeza, echaremos un rato entretenido con risas ante los errores propios y ajenos, con alucinaciones visiones incluidas. Además, para darle más variabilidad a las partidas se puede introducir la variante los compañeros, incorporando otros animales marinos que nos ayuden o perjudiquen según quién los juegue y en qué momento. Por otro lado, cuenta con otra alternativa autómata y para los más peques (simplificando el juego, quitando el efecto de tortugas y rayas). ¡Vamos a explorar este océano de diversión!

¿Seremos capaces de esquivar a los tiburones?

Pros

  • Agudeza visual: en este juego de profundidades marinas, se mide nuestra capacidad de observación y perspicacia en dicha percepción visual, sin caer en los engaños visuales que nos pueden hacer creer sus cartas de océano transparentes, que se combinan demasiado bien entre sí. Una original forma de despertar nuestros sentidos en esta competición de buceo.
  • Divertido: Dive nos proporciona partida entretenidas y dinámicas, al jugar de forma simultánea y con estos bonitos elementos marítimos. Miraremos desde arriba, desde los dados e incluso doblándonos para intentar averiguar en qué nivel se esconden los tiburones o los animales más amigables. Nuestra frustración será divertida para los demás, y viceversa.
  • Atractivo para los peques: los más pequeños de la casa y los alumnos de las aulas más jóvenes se sienten atraídos por las cartas de océano tan bonitas y confusas, así como la incorporación de la linterna les hace disfrutar más incluso de la experiencia. Un acierto para partir de su motivación en el trabajo de la agudeza visual y la planificación.

Contras

  • A la cola: algunos buceadores en Dive le cogen el truco rápido y afinan su percepción visual para conseguir acertar de forma progresiva, mientras que otros jugadores tienden a confundirse, quedando demasiado rezagados para ajustar la competición de inmersión.

Mi veredicto

Para cerrar la reseña de Dive, mencionar que este juego de mesa familiar de planificación y agudeza visual, nos permite disfrutar de partidas dinámicas y divertidas para pequeños y grandes. Con sencillos pasos, pero un auténtico puzle visual en sus cartas transparentes, hacen que nuestra inmersión sea un divertido reto, entre tiburones y amigables animales marinos que nos perjudicarán o ayudarán respectivamente, en nuestro descenso hasta las profundidades. No nos quedemos a la cola, pues estamos ante una competición de buceo que se merece mi emblema de juego de mesa recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace