¡Vaya fiesta hay montada! ¿No querremos ser los únicos que se la pierdan, verdad? Todos los animales de la selva se arreglan para acudir al mítico Bar Bestial, en el que la diversión está más que asegurada. Sin embargo, hay un aforo a respetar por lo que los fornidos gorilas guardaespaldas tendrán que detener el acceso e ir dejando entrar de forma progresiva a esta farra. Se ha cundido la voz de que todos no podrán pasar y los salvajes animales de la fila se han puesto nerviosos. Vemos saltos, empujones, mordiscos, plumas sueltas y algún que otro sigiloso reptil que quiere pasar desapercibido. Todo vale en esta lucha animal en Bar Bestial, pero debemos recordar que no siempre gana el más fiero o grande aunque parta con ventaja. ¿Podremos colarnos con nuestros amigos? ¡Pongámosle garra al juego!

Bar Bestial es un juego de mesa de cartas y embestidas salvajes de la editorial Devir Iberia, en el que los animales de la fila no paran de cambiar y moverse de sitio para escalar como sea puestos, que les acerquen a la entrada «Puertas del Cielo» y no acabar con una patada de «es lo que hay». Este filler es una carrera por colarse en la fiesta en la que todo vale, pero nada puede salir como lo planeamos. Andémonos con ojo para no acabar mal parados y sin juerga.

Portada de Bar Bestial
Número de jugadores:2 – 4
Duración:20 minutos
Edad mínima:8 años
Género:gestión de mano
take that
Complejidad:1,42 / 5
Editorial:Debir Iberia
Diseño:Stefan Kloß
Ilustración:Alexander Jung
Precio recomendado:16,20€

Preparación de partida

Todos nuestros animales quieren colarse en la celebración del Bar Bestial, aunque no todos podrán entrar por lo que debemos jugar bien nuestras cartas de una forma estratégica y casi felina.

Para comenzar nuestra estratagema de pase, debemos conocer las cartas de fieras en nuestro poder, contamos con 12 animales con habilidades especiales cada uno de ellos. Por tanto, cada jugador elige la baraja de uno de los 4 colores disponibles, todas son iguales, incluyendo las idénticas cartas. Este mazo se baraja y se roban 4 cartas para formar nuestra mano de juego, dejando el resto para futuros robos.

La zona de juego en mesa se forma con las cartas de «Puerta del Cielo» y «Patada», situándose en diferentes extremos y dejando entre ellas un espacio de 5 cartas. En esta zona se forma la cola de entrada a Bar Bestial, algunos de los animales se llevarán la gloria, mientras que otros se marcharán a patadas. Por lo que en un lado pondremos la carta de Bar Bestial, para almacenar los animales que han conseguido entrar, y en el lado contrario la carta de «es lo que hay» en la que descartaremos los asistentes que han sido invitadas a salir, sin retorno.

Por último, mencionar que existen 2 hojas de referencia en las que se resumen las habilidades y los puntos de cada animal de nuestra baraja. Nos será vital en las primeras partidas, no obstante para enriquecer la experiencia de juego lo mejor es ir quedándose con el cante de cada criatura en este Bar Bestial y no tener que recurrir mucho a ella.

¿Cómo se juega a Bar Bestial?

Se abre la barra de Bar Bestial y se avecina la avalancha al estilo Jumanji en la entrada del garito. La batalla por la entrada o la mejor posición en la fila está servida, no solo hay empujones y adelantamientos rastreros, sino que algún que otro mordisco y juego sucio por parte de estas fieras, desde el loro al león ninguno se quiere quedar atrás.

El objetivo de los jugadores en Bar Bestial es lograr que entren el mayor número de animales de su color, en cada pase solo entran 2, debemos conseguir que todos o por lo menos uno sea de nuestro equipo para puntuar. Además, tendremos que tener en cuenta que el último recibirá la patada del bestial gorila portero. En las propias cartas de cada animal viene en una copa reflejada los puntos que otorgan si logran entrar, también aparece en la hoja de referencia. Los más poderosos y bestias otorgan menos, ya que su entrada generalmente es más sencilla, mientras que los más débiles como la mofeta o el loro, aunque no por ello menos útiles, recibirán más puntos al colarse.

La partida se compone por turnos de juego, desde el jugador inicial y siguiendo las agujas del rejo, en los que se realizan siempre estos 5 sencillos pasos:

  1. Jugar una carta: de nuestra mano de 4 cartas de animales elegimos 1 de ellas que situamos en la cola de entrada, lo más cerca posible de la Puerta al Cielo. Todo animal recién jugado se coloca detrás de los que ya estaban esperando, por ahora no enseñan la garras.
  2. Realizar la animalada: siempre que sea posible jugamos la habilidad especial de la carta que acabamos de bajar en el paso anterior, el animal ha decidido que para entrar hay que jugar un poco sucio, quitándose de su camino a todos los animales rivales posibles.
  3. Ejecutar animales recurrentes: algunos animales tiene el símbolo de espiral, esto quiere decir que su habilidad se repite en los turnos siguientes de forma sucesiva. Los animales que poseen este poder son: el hipopótamo, el cocodrilo y la jirafa. Si hay más de uno en la cola, se empieza por el animal más cercano a la entrada y así progresivamente, cuando sea posible ejecutar su habilidad.
  4. Entrar al cielo y salir a patadas: si hay 5 cartas de animales en la cola de entrada, las puertas de Bar Bestial se abren pero solamente entraran 2 invitados que estén más cerca de la Puerta al Cielo. Estas cartas pasan a la zona del bar para que al final de la partida nos otorguen los puntos correspondientes. Por el contrario, el animal más retrasado se marcha de la cola, eliminándose de la partida y colocándose sobre la carta «es lo que hay». Los demás se reorganizan sin perder el orden de cola, lo más cerca posible del acceso al bar. Si hay menos de 5 cartas, se continua la ronda sin hacer nada en esta fase.
  5. Robar otra carta: al final de nuestro turno volvemos a sumar 1 carta a nuestra mano para completarla con 4 cartas. Si el mazo se ha agotado, no se realiza esta acción y se aproxima el fin de partida.

Fin de la partida

¡Qué no pare la fiesta! Ah, pero ¿qué ya ha acabado? La partida a Bar Bestial acaba cuando hayamos utilizado todas nuestras cartas de animales, sin quedar en el mazo de robo ni en nuestra mano. Es decir, hemos agotado todas nuestras posibilidades de acción.

El ganador de la partida es el jugador con más puntos en el recuento final de animales, que han entrado en el Bar Bestial. En caso de empate, ganan todos los jugadores empatados. Existen 3 grupos salvajes de puntuación:

  • 2 puntos: foca, hipopótamo, león y serpiente.
  • 3 puntos: camaleón, cocodrilo, jirafa y mono.
  • 4 puntos: canguro, cebra, mofeta y loro.

Reseña del juego de mesa Bar Bestial

Si el Bar es tan Bestial, la cola de entrada también va a ser una auténtica lucha feroz por las primeras posiciones en la fila, estos animales tienen mucha ganas de soltar sus melenas, plumas, garras o colmillos en una fiesta salvaje. ¿Quién va a entrar y quién se va a perder la fiesta? En nuestras manos y decisiones está colar a los animales salvajes de nuestro color en una competición con mucho juego sucio y posibilidades de engañar al rival con una buena maniobra de cartas. ¡Enseñemos nuestras garras y marquemos territorio! ¡Qué empiece la fiesta!

Bar Bestial es un juego de cartas de tipo filler, ya que se juega de forma dinámica y con partidas cortas, apto para toda la familia por su facilidad de juego. Lo más tedioso es aprender las habilidades de cada animal y son casi intuitivas si pensamos en el propio animal: león y cocodrilo arrasan por dónde pasan, camaleón imita, mofeta repele, canguro salta y así con todos. ¡Ojo! La foca es la que engaña, su carácter simpaticón, esconde una habilidad muy potente y rompedora si se usa en la situación adecuada, cambiando las tornas de entrada y salida. Un lío y descontrol que nos puede beneficiar para acceder al Bar Bestial.

Además, para los más jugones y adultos tiene su dosis estratégica, ya que un buen uso de las cartas en mano o la combinación de varias en turnos consecutivos, puede allanarnos bastante el camino de entrada al bar. Esperar el mejor momento para usar cada una de las habilidades animalescas, pensar que muchas veces el más poderoso arrambla con todo, pero cuando el trayecto está seguro el más pequeño se cuela sin darnos cuenta y le da la vuelta a la tortilla, e incluso el uso de las cartas del rival para nuestro beneficio (monos o león) son aspectos a tener en cuenta para lograr una partida redonda en Bar Bestial.

Por ello, en este juego de cartas tendremos que jugar bien nuestra mano de animales para lograr más puntos que el resto. Puede ser buena estrategia meter el mayor número posibles de animales de nuestro color en el bar, o por el contrario introducir menos pero con números de puntuación altos. Esto último hará que los rivales no nos vean como un peligro potencial, a pesar de quizás seamos los que más puntos hemos conseguido, si no están atentos. Pues es común que las miradas y tendencias a atacar sean dirigidas al jugador con más cartas salvadas, aunque al final le logremos hacer un adelantamiento a traición.

Sin embargo, si el resto de jugadores están atentos la forma de pillar la estratagema del rival es tener en mente las cartas usadas y sin usar por ellos. En Bar Bestial nuestra baraja de juego es idéntica entre jugadores, lo que varía nuestras posibilidades de acción es el robo de cartas durante las rondas, si seguimos las huellas de los demás competidores podemos ser capaces de averiguar qué cartas ha conseguido salvar y cuáles le pueden quedar en mano. Observemos con sigilo, preparados para la caza, para llevarnos el pato al agua o la victoria. Eso sí, esto para los más competidores, pues cuando entramos en dinámica de partida solemos estar más pendiente de salvar a nuestras criaturas de la patada que de pensar en lo que hace el resto.

Por otro lado, su tamaño de caja y que no requiere mucho espacio de juego solamente el espacio de cola con 5 cartas lo hacen un juego ideal para transportar y jugar en cualquier parte. Bar Bestial se ha venido a más de una escapada jugona familiar y con amigos. Y suele gustar a todos, es un juego de mesa divertido con muchos piques, en el que se pide a gritos la revancha por su corta duración, siendo común encadenar partidas. En mis grupos jugones lo usamos para calentar motores o entre partidas de juegos de mesa de culo duro, al ser Bar Bestial un juego dinámico y entretenido que no nos rompe el coco, pero que requiere su pericia frente a los demás para ganar.

En mi opinión jugona Bar Bestial es un juego que se puede disfrutar a cualquier número de jugadores, pero cambiando la experiencia de juego. A 2 jugadores es más sencillo controlar los pasos dados por el rival e incluso poder anticiparte o prever su siguiente jugada, ofreciendo partidas más tácticas en las que un error puede ser aprovechado fácilmente por el rival. Mientras que en partidas a 3 o 4 jugadores, el control es más difícil de conseguir, siendo el juego más caótico, intentando poner en todo momento la zancadilla a los animales contrincantes y salir victoriosos de rebote. Como hay que preocuparse de 2 o 3 rivales más, respectivamente, llevar la cuenta de las cartas usadas es más complejo, llevándonos sorpresas por el camino al bar.

Pros

  • Frenético: la cola de este Bar Bestial se vuelve un auténtico tira-afloja entre estos animales tan salvajes, todos quieren entrar a costa de jugar sucio y de forma rastrera. No nos podremos quejar pues esto hace tan divertido y loco a este juego de mesa. La fila será un continuo vaivén de fieras que enseñarán sus garras para quedarse, por lo que los piques están más que asegurados.
  • Familiar: es un juego fácil de aprender y de jugar, así como sus llamativas ilustraciones captarán la atención de pequeños y grandes. Este filler se adapta muy bien a cualquier grupo jugón.
  • Estratégico: Bar Bestial tiene la dosis perfecta de complejidad para gustar a todas las edades y su miga en la toma de decisiones en cada turno para que el componente táctico anime a los jugones. Si lanzamos a la fila animales sin ton ni son probablemente acabaremos mal parados con más de una patada al echarnos.

Contras

  • Primeras partidas: para mejorar la experiencia de juego es esencial que nos aprendamos cuanto antes las habilidades de cada animal. Los jugadores primerizos hacen mucho análisis parálisis y las primeras partidas se alargan con la consulta constante de la hoja de referencia. Además, cuando las asimilemos sabremos cual es el mejor momento de usar cada animal en la cola de Bar Bestial.
  • Azar: en este juego de cartas aunque la estrategia utilizada puede ser decisiva para el resultado final, también influye nuestra mala o buena suerte en el robo de cartas para formar nuestra mano. Si no nos sale el animal esperado, pero al contrincante sí podrá hacer que nuestra jugada acabe en la basura del callejo de Bar Bestial.

Mi veredicto

En definitiva, Bar Bestial es un filler que con sus salvajes cartas de animales le ponen emoción y garra a cada jugada. Intentaremos echar y que no nos saquen de la cola de entrada pero el juego sucio está presente en estas partidas, así que no nos confiemos aunque hayamos puesto el animal más fiero en juego, quizás aparezca otro en escena que de un vuelco al turno. Este divertido juego tiene su toque de azar y de estrategia táctica que se adapta a los diferentes tipo de jugones, sin olvidar que es un juego sencillo que funciona bien para calentar motores. Por ello, el juego de mesa Bar Bestial ha obtenido mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace