Se acerca el buen tiempo y nuestras ganas de escapadas playeras aumentan, pero ¿por qué no traer el mar a nuestra mesa? En el juego de mesa Santa Mónica nos trasportamos no a cualquier playa, sino a una de la más famosas y paradisíacas de California, Los Ángeles. Nos veremos rodeados de arena, turistas, residentes californianos, actividades de ocio y tiendas turísticas. Además, sus preciosas ilustraciones de estilo años 80 y 90 con colores pastel le dan un rollo que atrae de un primer vistazo. ¡Un juego de mesa con olor a salitre y con sonido de gaviotas! A todo esto nos evoca con sus cartas y meeples, este juego de Josh Wood.

En el juego de mesa Santa Mónica de la editorial Delirium Games, tendremos que construir nuestro propio paseo marítimo de las costas californianas, haciéndolo más atractivo para los turistas, vips y/o residentes. Este eurogame usa como principales mecánicas el draft de cartas y el set collection, junto al acertado desplazamiento de los diferentes tipos de meeples por nuestra zona de playa o de paseo marítimo. ¿Crearemos la mejor zona playera de toda la costa californiana? Para ello habrá que jugar bien nuestras cartas.

Portada de Santa Mónica
Número de jugadores:2 – 4
Duración:45 minutos
Edad mínima:14 años
Género:draft
set collection
colocación de losetas
Complejidad:2,08 / 5
Editorial:Delirium Games
Alderac
Diseño:Josh Wood
Ilustración:Jeremy Nguyen
Josh Wood
Precio recomendado:33,96€

Preparación de partida

Para dar vida a las playas de Santa Mónica en este juego de mesa, cada jugador comienza con una loseta doble inicial (con zona de paseo marítimo y playa). Se van eligiendo en orden inverso al jugador inicial y en sentido antihorario. Ahora, cada jugador coloca en su paseo marítimo los meeples vips que se indiquen en esta loseta y se lleva a su reserva los dólares de arena pertinentes. El jugador inicial es el que haya visitado una playa más recientemente, cogiendo la loseta de gaviota.

Después, barajamos el mazo común de cartas en las que se mezclan cartas de la zona de playa y paseo marítimo. Con este mazo formamos 2 filas de 4 cartas, estas son las cartas disponibles durante la partida, que se irán renovando del mazo conforme los jugadores vayan adquiriéndolas. ¡Ojo! Se diferencian por fila inferior y superior, ya que la más baja es la que está disponible en un primer momento, aunque algunas acciones especiales nos dejen acceder a la planta superior de cartas.

Por otro lado, seleccionamos 1 carta de objetivo al azar, existen 3 posibilidades (en las primeras partidas se recomienda usar la loseta azul). Estas losetas muestran las formas de puntuación comunes, aunque existen otras múltiples formas de puntuar, hay que tenerlas muy en cuenta. Cogemos al azar también 2 fichas de acciones especiales, eligiendo una de sus caras para entrar en juego dichas habilidades en la partida.

Con los meeples de residentes (azules), turistas (naranjas) y las fichas de dólares de arena y pisadas formamos distintas zonas de almacén de recursos al alcance de todos los jugadores. Conforme vayamos creciendo en la adquisición de cartas, iremos ganando componentes del juego.

Además, en Santa Mónica contamos con un food-truck y un sibarita que lo intenta alcanzar (ambas figuras de color rosa). El último jugador, según el orden de turno, dispone las dos piezas debajo de una de las 4 columnas de nuestro mercado inicial de cartas de construcción, colocando al sibarita a 2 columnas o espacios de distancia con respecto al camión.

Con todo listo, más una hoja de referencia para los símbolos de las cartas, empieza nuestra aventura playera con el juego de mesa Santa Mónica.

¿Cómo se juega a Santa Mónica?

Jugar a Santa Mónica es muy fácil, hacerlo bien y optimizar nuestro turno es lo complicado. El juego consiste en elegir y colocar nuevas cartas en nuestra zona de juego para combinarlas de forma que nos otorguen la mayor cantidad de puntos de victoria. Cada jugador parte de una loseta doble con una forma de puntuación diferente que irá cumpliendo según mueva a sus meeples vips (verdes), dejando las huellas de sus pisadas tras de sí. Además, las cartas que vayamos consiguiendo durante nuestra partida amplían nuestras alternativas para puntuar, de ahí que debamos tener muy en cuenta qué carta elegimos de las disponibles y cómo la colocamos para encadenar puntos.

Cada jugador durante su turno realiza las siguientes acciones en este orden:

  1. Seleccionar y colocar cartas de zona. En un primer momento debemos elegir entre robar una carta de zona de la fila inferior o utilizar una acción especial, que nos permita elegir una carta de una de las dos filas y ganar un extra. En el momento de situar la carta en nuestra ciudad, debemos tener en cuenta si es de tipo playa o paseo/calle y que debe estar adyacente a otra carta anteriormente colocada. Si escogemos una carta de la parte inferior donde estuviera el camión y/o el sibarita, recibimos una recompensa (un punto de arena o un movimiento de meeple, respectivamente). Al coincidir ambos, podemos optar por duplicar la recompensa o hacer una de cada. Sin embargo, si la carta la obtenemos de una acción especial no se aplica este bonus.
  2. Realizar acciones de ubicación. En cada carta se presentan los símbolos de las acciones de ubicación que nos aportan dólares de arena que utilizaremos para hacer acciones especiales o que canjearemos por PV, colocar meeples en dicha carta o mover los que ya tenemos disponibles si el color del meeple coincide con el del movimiento. Estos se mueven ortogonalmente, contando cada desplazamiento a una carta diferente siendo la loseta inicial la única con 2 espacios distintos, requiriendo de un movimiento para ir de la parte inferior a la superior y viceversa. Los vips en sus movimientos por nuestra ciudad van dejado fichas de pisadas, es decir, dejan huella por donde pasan de cara a su puntuación especial. Por su parte, el jugador que adquiera una carta donde esté el sibarita o camión de comida decide si mueve la figura a la carta de la derecha o izquierda.
  3. Actualizar las cartas de zona. Si jugamos una carta de la fila inferior, bajamos la carta superior de esa misma columna y reponemos el espacio vacío que esta deja con una carta del mazo de robo. En el caso de robarla de la zona superior mediante una acción especial, rellenamos el hueco directamente con una carta del mazo. Tras este paso, el turno lo toma el siguiente jugador.

De este modo, los jugadores irán jugando siguiendo el orden de turno hasta que todos hayan jugado 14 cartas de zona en su ciudad, por lo que sabemos de antemano que contamos con 14 turnos para montarnos nuestra partida. Posteriormente, se desencadena un movimiento final de todos los meeples de nuestra región marítima. Los turistas (meeples naranjas) y los vips (verdes) se mueven 1 espacio cada uno, mientras que los residentes (azules) se conocen todos los atajos, siendo capaces de moverse hasta 3 espacios por la ciudad. ¡Este movimiento puede ser nuestra salvación!

¡Atención! Como he mencionado, las cartas que vamos consiguiendo nos muestran diferentes formas de puntuar, siendo las principales a través de la colocación de cartas adyacentes con símbolos determinados, la creación de cadenas de iconos iguales, la acumulación de dólares de arena que no hayamos gastado o la colocación de meeples en los anillos de actividad. Mientras que los objetivos generales tienen en cuenta las olas de la playa, cadenas y grupos de cartas y la penalización por personas desocupadas o aburridas por nuestra ciudad.

Y así, acabada la temporada de verano en nuestra playa, llega la hora de comprobar las ganancias y la fama obtenida durante el juego.

Fin de la partida

Si todos los jugadores han jugado 14 cartas de zona en su ciudad costera, se inicia el fin de partida. Disponemos de un último turno para reubicar, como ya hemos comentado, los meeples para sacar el mayor fruto a nuestra estrategia o salvar unos cuantos puntos a la desesperada si no hemos sido previsores.

Cuando todos han terminado de mover sus personajes de juego en la ciudad, se puntúa siguiendo el orden marcado por la libreta de puntuación: círculos de actividad, vips (pisadas), zona de playa (superior), zona de calle (inferior) y finalmente los objetivos de la loseta común. El jugador que haya conseguido más puntos de victoria en su ciudad de Santa Mónica es el vencedor. En caso de empate, se tienen en cuenta los dólares de arena sin gastar y si persiste el que tenga la cadena de iconos enlazados más larga.

Reseña del juego de mesa Santa Mónica

Welcome to Santa Mónica! Con el gran atractivo de las famosas playas californianas se presenta este bonito euro que bien podría entrar dentro de los juegos familiares plus, en el que competimos por construir la mejor zona de playa y paseo del océano pacífico.

A nuestras costas llega de la mano de la editorial española Delirium Games, que el año pasado apostó por juegos de mesa como Piece of Pie y Robin de Locksley y que comienza este 2021 con fuerza. Siguen con viento en popa con la publicación de este Santa Mónica, un juego de draft y set collection de cartas en el que nuestras decisiones y planificación son claves para conseguir el mayor prestigio playero.

El draft público de cartas de zona lo conforman 2 niveles. En la primera altura se muestran las cartas disponibles, mientras que al segundo nivel no se puede acceder a no ser que lo permitan las acciones especiales. Sin embargo, estas cuestan dólares de arena que están muy cotizados, por lo que es más sensato usarlos con prudencia y no tanto a la ligera. Tras coger una carta del piso interior, la carta superior de esa columna cae en cascada, siendo muy interesante planificar estrategias para que un rival sea el que nos facilite el terreno. Una buena táctica, que no falla si los otros jugadores van a lo suyo, es colocar en la carta inferior el camión, el sibarita o ambos, a modo golosina envenenada que nos ayude a alcanzar cartas superiores sin malgastar recursos.

Así, aunque cada jugador vaya a lo suyo robando cartas para montar su zona de juego, este juego de mesa Santa Mónica tiene una interacción indirecta entre jugadores gracias al draft de cartas compartido. De este modo, podremos estar atentos a las cartas que puedan interesar más a nuestros contrincantes llegando a quitárselas para estropear sus planes de progreso. Este tipo de interacción provoca que el juego escale bien de 2 a 4 jugadores existiendo un mayor control jugándo en pareja, mientras que a 3 o 4 jugadores nuestra estrategia puede verse fácilmente truncada, al darse un mayor baile de cartas en la zona de robo.

En una primera explicación, puede parecer un juego muy sencillo y fácil de jugar, esto es cierto. No obstante, para obtener una buena puntuación hay que darle más al coco, tiene su buena miga. Voy a desarrollar un poco esta idea, para que me entendáis mejor. No vale solo con colocar una carta de zona para puntuar con la adyacente o la cadena cercana, debemos ir más allá e intentar unir formas de puntuación en una misma zona de cartas. En Santa Mónica partimos de unos objetivos comunes pero nosotros mismo iremos decidiendo nuestro modo de ganar puntos adquiriendo nuevas cartas con objetivos de puntuación variables. Debemos lograr la mejor sinergia entre cartas, es decir, que una misma carta nos sirva para puntuar en varios sistemas de puntuación, lo cual se consigue optimizando su colocación. Aunque ojo, tenemos que prever el puteo del rival si ve nuestras intenciones y la mala suerte en la aparición de cartas del mazo.

Otro aspecto clave del juego Santa Mónica es el movimiento por nuestras orillas y paseos marítimos de los meeples. Son unos elementos fantásticos para conseguir puntos de victoria, si los desplazamos al lugar más idóneo para ellos. No dejemos que se aburran, pues si se quedan de brazos cruzados al final de la partida nos restarán en vez de sumarnos. ¡Atención! Un truco que aprendí tras las primeras dos partidas es que la fase de movimiento final nos puede ahorrar movimientos innecesarios durante la partida gastando acciones. Lo ideal es dejarlos a tiro de su destino final, según nuestra planificación, para que los reubiquemos sin coste alguno al final de la partida. Recordad eso sí que los residentes se mueven 3 espacios y el resto solamente 1 espacio.

En cuanto a la simbología de cartas, esta es muy clara y limpia, sin necesidad de recurrir siquiera a la hoja de referencia. Algunas formas de puntuar si vienen mejor desarrolladas en el manual, pero una vez aprendidas son sencillas de recordar.

No puedo acabar la reseña sin hablar de su hermosa producción. Con los diferentes meeples que cuentan con elementos característicos de sus personajes (los turistas con cámara y hasta un food-truck nos acompaña) y las bellas ilustraciones de las cartas con múltiples detalles que nos transportan a estas costas fácilmente. ¿Viajamos jugando con Santa Mónica?

Pros

  • Sistema de juego: me gusta como está implementada la mecánica de draft además de la diversidad de estrategias de puntuación que esta puede ocasionar para formar nuestra zona de juego buscando la sinergia entre las cartas para arrasar en estas cotas.
  • Escalabilidad: es un juego de mesa que se disfruta a cualquier número de jugadores. Aunque cae ligeramente nuestra forma de planificación, a 2 jugadores tendremos más control a la hora de seleccionar cartas, mientras que con más jugadores existe un mayor baile de cartas de zona en el draft.
  • Bonito y con estilo: con su temática playera y los detalles tan cuidados en sus componentes, es un juego que nos atrae a primera vista. Ya que no podemos ir a Santa Mónica, juguemos con sus paseos marítimos.

Contras

  • Análisis Parálisis: es un juego fluido si no hay algún jugón en el grupo que le guste meditar bien su elección de carta. Suele ser un juego de mesa que se juega rápido… ¿o no? Hay que controlar un poco a estas personas para que su tiempo de reflexión no se extienda demasiado.
  • Tamaño caja: la caja de Santa Mónica me parece preciosa y le da un estilo playero a mi estantería. Sin embargo, esta podría haber sido más pequeña para que el tamaño de la caja estuviera acorde a la cantidad de componentes que incluye. ¿Quizás esté pensada para futuras expansiones? Algo se espera he leído en la BGG por parte de Josh Wood.

Mi veredicto

Y vamos cerrando la reseña de hoy. Santa Mónica es un eurogame ligero, fácil de aprender a jugar pero que requiere su estrategia en la selección de cartas en el draft visible y en su distribución en nuestra zona de juego para conseguir la mayor cantidad de puntos de victoria posible. Pero no nos olvidemos de guiar a los turistas, residentes y vips de la forma más beneficiosa si queremos que todos disfruten de este día de playa en Santa Mónica. Este precioso juego de las costas californianas se va a llevar mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace