En las gélidas tierras del norte, los reinos se están aprovisionando de infinidad de recursos, materiales y humanos, para lo que está por venir. Se acerca el invierno, y junto a él se avecina una ardua batalla constructora, en la que unos y otros se enfrentarán por el control del territorio. Para expandir sus dominios, estos se abrirán paso entre los distintos tipos de terreno. Edificarán casas y fuertes, cavarán túneles para moverse con mayor celeridad y cobrarán suculentas recompensas que invertirán en trineos, caballos, carromatos, puestos avanzados, mercados y mucho más. Buscarán opciones para profundizar su avance y crecimiento exponencial, pero solo uno se alzará con la victoria final.

Winter Kingdom es un juego de mesa de la editorial Devir Iberia, que se presenta como el sucesor de su hermano mayor, o menor según se mire, Kingdom Builder. Un título en el que volveremos a ampliar nuestros dominios a base de edificios, aunque incorporando varios elementos que le darán una vuelta de tuerca al juego. ¿Merecerá la pena?

Portada de Winter Kingdom
Número de jugadores:2 – 4
Duración:45 – 60 minutos
Edad mínima:14 años
Género:control de área
cercado de áreas
Complejidad:2,63 / 5
Editorial:Devir Iberia
Diseño:Donald X. Vaccarino
Ilustración:Markus Erdt
Precio recomendado:49,46€

Preparación de partida

Empezamos creando el tablero de juego, para lo que tomamos las 7 losetas de terreno que colocamos, por el lado y en la orientación que nos plazca, para conformar un tablero con forma de copo de nieve.

Tras ello, pasamos a organizar los diferentes tipos de cartas:

  • Barajamos las cartas de terreno y creamos un mazo de robo.
  • Mezclamos las cartas de recurso.
  • Barajamos las cartas de Winter Kingdom y revelamos 3 al azar.
  • Cogemos una carta de economía y otra de situación, y las ponemos boca arriba junto al tablero.

Colocamos las monedas a un lado en lo que será la reserva.

Cada jugador escoge un color y recibe:

  • 32 casas y 4 fuertes.
  • 7 fichas de recurso.
  • 1 ficha de marcador.
  • 1 carta de terreno del mazo.
  • 5 cartas de recurso.
  • 1 carta de acción obligatoria y otra de túnel, que colocan en sus respectivas zonas de juego. Sobre cada una ponen una ficha de recurso boca arriba.
  • Entregamos la loseta de jugador inicial a uno de los jugadores.
  • Una cantidad variable de monedas según el orden de juego.

Ponemos el tablero de puntuación a un lado y las fichas de marcador de cada jugador en la casilla 0. Con ello ya estaríamos listos para jugar una partida a Winter Kingdom.

Despliegue listo para jugar una partida a 2 jugadores

¿Cómo se juega a Winter Kingdom?

Una partida a Winter Kingdom se juega a lo largo de un número indeterminado de rondas. En cada una los jugadores su alternan para jugar un turno completo, en el que deberán construir 3 casas en el terreno indicado en la carta que les ha tocado, acción que podrán complementar con otras adicionales mediante las cartas de recurso que vayan habilitando frente a ellos durante el transcurso de la partida.

El turno de un jugador se compone de los siguientes pasos:

  1. Revela su carta de terreno.
  2. Construcción: pone casas en el tablero, para lo que dispone de diferentes tipos de acciones, que vienen representadas por cartas y que puede resolver en el orden que considere preciso.
    • Acción obligatoria: siempre que tenga disponible, toma 3 casas (o 1 casa y 1 fuerte) de su reserva personal y las coloca consecutivas (si puede) en el tablero, teniendo en cuenta que:
      • Cada hexágono admite solo un edificio.
      • Hay que ponerlas en el tipo de terreno de la carta de terreno jugada.
      • Si se puede, han de estar adyacentes a otros edificios que tenga en juego.
    • Acciones especiales: al principio de la partida cada uno, además de tener la carta de acción obligatoria, también tendrá de inicio la especial de túneles. Sin embargo, a medida que avance la partida, conseguirá dinero que gastará en bajar cartas de su mano. Estas le van a permitir realizar más acciones, con las que principalmente construirá nuevas casas y/o moverá otras, atendiendo eso sí a una serie de patrones específicos. ¡Ojo! El hielo es el único terreno edificable que no cuenta con cartas de terreno, por lo que hará uso de este tipo de acciones para construir en ella. Por su parte, los fuertes no se pueden ni construir ni mover con ninguna acción especial.
  3. Cartas de recurso: cuando haya terminado el paso anterior, podrá adquirir una nueva carta o mejorar una que ya tenga en juego. Para ello, paga a la reserva la cantidad de dinero indicada de la carta que quiera bajar a mesa de su mano o mejorar si ya está en ella. Podrá conseguir dinero si, en algún momento de su turno, cumple el requisito de la carta de economía. En cuanto a la ficha de recurso, su función es básicamente ayudarle a identificar si tiene disponible la acción básica o la mejorada de cada carta especial, y si ya la ha utilizado en el turno actual. Si no le convence ninguna de las dos opciones anteriores, puede pagar 5 monedas para hacer 3 veces la acción de una carta especial que tenga habilitada.
  4. Mantenimiento: roba una carta de terreno del mazo de robo, coloca boca arriba todas las fichas de recurso y pasa el turno al siguiente jugador.

Además de los puntos mencionados, también cuenta con una carta de situación, la cual está visible en todo momento y aplica una nueva regla a la mecánica del juego.

Cartas de Winter Kingdom, de economía y de situación

Fin de la partida

Cuando un jugador se quede sin edificios, ni casas ni fuertes, se activa el final de partida. Se termina la ronda y pasamos al recuento de PV, para lo que tiene en cuenta:

  • Las condiciones de puntuación de las 3 cartas de Winter Kingdom.
  • 3 PV por cada castillo que domine (tenga mayor presencia en los hexágonos contiguos a este.

¡Importante! Los fuertes cuentan doble a la hora de ganar mayorías, pero también durante el desarrollo de la partida para duplicar la recompensa de la carta de economía. El jugador con más PV se lleva la partida a Winter Kingdom.

Despejando el ganador de la partida

Reseña del juego de mesa Winter Kingdom

Winter is coming! Esta popular expresión se ha estado extendiendo como la pólvora a lo largo y ancho de la región. Se aproximan meses difíciles donde los reinos, en lugar de prepararse para lo malo, han decidido aprovechar para ampliar su territorio. El ansia de poder les hará construir como si no hubiera un mañana, haciendo uso de nuevos sistemas de transporte para adaptarse al frío y la nieve que se aproxima. ¿Quién se hará con el trono de hielo en el inicio de esta nueva era?

Winter Kingdom se perfila como sucesor de Kingdom Builder, un clasicazo de los eurogames que se alzó en Alemania con el Spiel des Jahres allá por 2012 y, casi una década después y para sorpresa de muchos, también se llevó su símil en España, el Juego del Año de 2021. Su simpleza mecánica y elevada profundidad son sus cualidades más destacadas, las cuales le han ayudado a perdurar en el tiempo a pesar de la abrumadora avalancha de juegos que hay en la actualidad.

La réplica invernal de Kingdom Builder... ¿mejorada?

Por casa nos ventilamos las partidas a Kingdom Builder como si fueran pipas y, aunque no necesita expansiones para que siga viendo mesa con regularidad, sí que no vendría mal incorporarle alguna para incrementar la complejidad de este. Sin embargo, actualmente la dificultad de pillarse sus expansiones, o incluso la big box, impiden que podamos llevar la experiencia Kingdom Builder al siguiente nivel.

Y es aquí donde entra en juego Winter Kingdom, un título independiente que viene a ser la versión invernal de Kingdom Builder. El juego que nos ocupa en el día de hoy mantiene la esencia del juego original, pero introduce dinámicas muy concretas que aumentan el componente estratégico.

Despliegue de cartas y casas del jugador rojo

Ambos se centran en la colocación de casitas, las cuales dispondremos en áreas específicas del tablero según nos determine la carta de terreno que nos toque. Para que esta acción no sea tan trivial, hay una serie de pautas de colocación que debemos seguir a rajatabla y que restringen nuestra zona de actuación. Así, entre la aleatoriedad de las cartas de terreno que nos salgan y las trabas que nos plantea el juego, se complica la consecución de los objetivos de puntuación.

Esto queda resuelto en Kingdom Builder por medio de las losetas de lugar, con las que conseguimos habilidades adicionales que nos dotarán de flexibilidad, pudiendo así maniobrar para llegar a partes del tablero a priori inaccesibles. Con esas simples losetas se logró, que un juego sencillo fuera complejo con muy poco, tanto como para que quienes se estén iniciando y jugadores experimentados lo pudieran disfrutar muchísimo.

Aprovechemos nuestros turnos para potenciar las puntuaciones

Ahora, Winter Kingdom recoge lo que ya funcionaba a las mil maravillas y le agrega varios elementos que lo refrescan. ¿Estaremos ante un batiburrillo de cosas que enreda el juego innecesariamente o merece la pena?

Por un lado tenemos las cartas de recurso, que sustituyen a las llamadas losetas de lugar. Al inicio de la partida cada jugador ya tiene sus 5, por lo que de antemano cada uno conocerá lo que va a poder hacer y hasta donde podrá llegar. Esto genera seguridad al jugador, pues no depende del transcurso de la partida para saber si va a conseguir ciertas losetas o no. No obstante, solo tendremos una activa de inicio, así que toca ir desbloqueando las demás para utilizarlas.

Activando las acciones especiales de los jugadores

Para ello hay que echar mano a la carta de economía, que muestra la cantidad de monedas a percibir al cumplir cierto requisito. Esta es la única vía que tienen los jugadores para ganar dinero, que podrán gastar en el turno activo o posteriores para activar nuevas cartas o mejorar las que ya tengan. Es importante que sepamos introducir este requisito de colocación de casas en nuestra estrategia, de forma que seamos capaces de incrementar nuestro botín recurrentemente para tener más acciones a nuestra disposición cuanto antes.

Además de esta, también habrá una carta de situación en mesa, que en este caso incluye una regla extra a sumar a las ya mencionadas con anterioridad. De este modo, entre cartas de recurso, economía y situación logramos que la variabilidad entre partidas sea muy elevada y que la complejidad del juego se acentúe notablemente. Y para rizar el rizo tenemos los fuertes. Estos edificios son inamovibles y valen el doble, lo que nos obliga a gestionarlos meticulosamente para situarlos en el hexágono idóneo para duplicar las monedas que nos otorgue la carta de economía y para ganar PV en las cartas de Winter Kingdom.

Cartas de terreno construibles disponibles

Pros

  • Variabilidad: la rotación de las cartas de Winter Kingdom, diferente sistema de obtención de monedas, regla especial en cada partida, tablero de juego modular, desarrollo de estrategia cambiante… todo juega a su favor para que cada partida sea única.
  • Complejidad: los añadidos hacen que este juego gane peso respecto a su hermano mayor, haciendo que las partidas supongan un desafío mayor para los jugadores más experimentados.
  • Reducción azar: en Kingdom Builder se puede controlar hasta cierto punto con las losetas de lugar, pero en el caso de Winter Kingdom lo podemos gestionar bastante mejor gracias a las diferentes opciones: carta de túnel, las 5 acciones especiales con sus respectivas mejoras y algunas cartas de situación.

Contras

  • Paleta de colores tablero: los colores que presenta el tablero son llamativos y resultones, lo que puede sobrecargar el mapa y en ocasiones, la semejanza de algunos tonos, dificulta diferenciar con claridad ciertos terrenos, como es el caso del cerro con la montaña.
  • AP: los elementos que trae Winter Kingdom ponen sobre la mesa más factores a considerar, lo que repercute en un incremento del tiempo que destinan los jugadores a sopesar cómo optimizar su turno.
  • ¿Quién va ganando?: como ya sucedía en Kingdom Builder, podemos intuir quién se está posicionando mejor, aunque no sabremos con exactitud la diferencia de PV hasta el desenlace.

Mi veredicto

Y con esto ponemos el cierre a la reseña de Winter Kingdom, un euro ligero-medio tan disfrutable como su predecesor Kingdom Builder. De primeras, a los amantes de los clásicos como un servidor puede generar rechazo, ya que la simpleza y profundidad que ofrece Kingdom Builder es sin lugar a dudas su mayor baza. Ahora pasamos a un título más complejo, al que podemos quitar capas para que se asemeje a Kingdom Builder en función del grupo de juego. Incorpora los elementos necesarios como para ofrecer una experiencia Kingdom más completa, en una única caja y sin recurrir a big box ni expansiones inalcanzables. Por ello, le doy mi emblema de un señor juegazo.

Este juego de mesa es imprescindible en cualquier colección
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace