¡Buenas jugones! En este artículo, os voy a hablar de uno de los complementos para los juegos de mesa que para mí se ha vuelto un imprescindible en mis partidas con dados. Os hablo de las torres de dados, un elemento que con un mecanismo súper simple evita enormes desastres, como dados con vida rodando por el suelo, perdidos debajo de un sofá o incluso desaparecidos en combate. La torre de dados consigue tiradas limpias de trampas (con tiradas sin movimiento de mano por el jugador) y parones en busca de los dados errantes. Además, dan estilazo a la puesta en mesa del juego y las hay para todos los gustos y bolsillos.

Una vez convencí a Doña Meeple de la “enorme” necesidad (no el capricho o antojo) de conseguir una buena torre de dados, nos pusimos en la búsqueda de alguna que cumpliera algunas condiciones básicas para nosotros:

  • Materiales de buena calidad, queremos que dure muchas y largas partidas con nosotros.
  • Bandeja de gran tamaño, que se vean claros todos los dados en las tiradas.
  • Buena anchura, que no se queden atrancados los dados si tiramos muchos de tamaño estándar a la vez. ¡Nada de tiradas partidas!
  • Con estilo, una torre de dados diferente que destaque en nuestra ludoteca y fuese original.
Calentando los dados con esta torre de dados

Y entonces… tuvimos el flechazo con la torre de dado Steam Punk Furnance de la marca e-Raptor, un auténtico horno de vapor de estilo retro-futurista del que no podíamos apartar los ojos. A su espectacular estética, se le suma la alta calidad del material, tratándose de tableros de fibras alta densidad o HDF, que resisten altamente los impactos y que proporcionan una buena estabilidad. Es cierto que el precio es más elevado del que tienen las torres de dados comúnmente, sin embargo estos detalles de calidad y diseño suponen ese plus que hacen que la diferencia merezca la pena. Eso sí, tienen de varios modelos, tamaños y precios entre los que elegir pero esta nos enamoró así que… ¡bienvenida Steam Punk Furnace a la familia!

A casa no viene tan entera, nos llega en fascículos con varias planchas de HDF, junto a tornillos y las instrucciones de montaje. ¡Manos a la obra! Su montaje no fue del todo coser y cantar, algunas de las ruedas de engranaje se nos resistían a querer girar y un par de topes no querían encajar del todo, pero conseguimos con éxito montar nuestro peculiar e increíble tiradados. Hay que resaltar que el montaje no requiere pegamento, lo que facilita el proceso y deja un acabado limpio. Somos unos principiantes en montajes de maquetas, por eso quizás nos costó un poco más. No obstante, las instrucciones son claras y el proceso es sencillo, ir encajando piezas y usando solamente 4 tornillos que se pueden apretar con las propias manos.

Planchas de HDF y tornillos para montar la torre de dados

Os aseguro que es puro vicio tirar los dados en esta torre. El mecanismo de caída de dados consiste en una compuerta en la que dejamos los dados apoyados. Después, tenemos que mover una palanca que activa los engranajes de apertura y los dados se precipitan al interior del horno transformador de dados entre llamas. ¡Alucinaremos! Ojo, no nos podemos olvidar de dejar las puertas del horno de Steam Punk Furnance (de la parte inferior) abiertas, para que los dados queden expuestos directamente en su ancha bandeja. Disponen de otros modelos de torre con una bandeja más alargada y cómoda para ver de un vistazo todos los dados lanzados, pero es que esta mola un montón con todos los detalles que tiene. Pero eso sí, su gran tamaño ayuda a lanzar muchos dados a la vez en una única tirada y la bandeja es muy ancha, aunque no tan larga.

En casa disfrutamos con creces de la compañía de esta torre de dados Steam Punk Furnance, no solo decora mucho nuestra ludoteca y nos ayuda a dejar a las visitas con la boca abierta, sino que es muy útil para nuestras partidas a juegos de mesa con bastantes dados como Rising for the Throne o Amanecer Zombi, así como con otros juegos de menos dados como Roll & Raid o Bahamas en los que es igualmente gratificante usarla. Vamos que cualquier excusa es buena para colocarla en la mesa de juegos, aunque sea para decidir quién será el jugador inicial. ¡Un auténtico espectáculo para la vista y la experiencia de juego!

5% de descuento en ¿Jugamos una?