El día tan temido ha llegado, la familia de vampiros más famosa de Transilvania ha despertado de su letargo y ahora el pánico corre por las calles de los pueblos de la región. No hay tiempo que perder, así que toca hacer las maletas para comenzar una nueva aventura. Nuestra misión, eliminar cuanto antes a todos y cada uno de los vampiros que nos encontremos a nuestro paso. Para ello contaremos con la inestimable ayuda de los objetos que más han odiado desde el principio de los tiempos. Estacas de madera, crucifijos, agua bendita, ajos, espejos y como no exponerles a la luz del sol.

Así se nos presenta The Vampires, un ligero juego de cartas de la editorial Jumbo en el que los jugadores jugarán cartas de su mano para formar un crucifijo alrededor de cada vampiro. Pero solo aquel que tenga el arma adecuada en el momento preciso podrá eliminarlo. ¿Quién será el cazador que acabe con más vampiros?

Portada de The Vampires
Número de jugadores:2 – 6
Duración:15 minutos
Edad mínima:6 años
Género:gestión de mano
take that
Complejidad:1,00 / 5
Editorial:Jumbo
Diseño:M. Rubio Giménez
Ilustración:Wedoo Studio
Precio recomendado:7,95€

Preparación de partida

El setup es bastante sencillo, tan solo tenemos que separar las cartas en 2 grupos por su reverso, las barajamos por separado y formamos 2 mazos de robo que dejamos en el centro de la mesa:

  • Uno de vampiros compuesto por 4 tipos de vampiros que tendrán valores variables entre 1 y 4 según su color.
  • Otro general donde nos equiparemos con cartas de ataque, de acción y por supuesto armas.

A continuación, repartimos a cada jugador 5 cartas del general y revelamos 4 vampiros, los cuales han de estar distanciados entre sí para poder jugar nuestras cartas en torno a ellas. Elegimos jugador inicial y comenzamos a jugar a The Vampires.

Componentes alegres con temática ideal para que los peques pierdan sus miedos

¿Cómo se juega a The Vampires?

Por turnos, los jugadores juegan 1 de las 5 cartas de su mano, aunque como veremos más adelante hay una salvedad que nos permite usar 2.

Nuestro objetivo consiste en vencer cuantos más vampiros mejor, algo que solo conseguiremos si rodeamos al vampiro en cuestión con 4 cartas de ataque de su color y completamos el mismo con el arma correspondiente. Dicho ataque se hará de forma conjunta entre todos los jugadores, cada uno aportando las cartas que pueda (o quiera) procurando no dejar en bandeja el golpe de gracia, pues el jugador que lo dé será el que se lleve los PV.

En The Vampires nos encontraremos con 3 tipos de cartas:

  • Cartas de ataque: estas se colocan en los márgenes libres de la carta de vampiro a la que queremos atacar, haciendo coincidir el color de la sección de la carta con el del vampiro y teniendo en cuenta que esta ha de estar orientada correctamente. De este modo, los jugadores irán añadiendo cartas en los espacios libres hasta que esté rodeada por completo.
  • Cartas de arma: cuando un vampiro esté rodeado, el jugador activo puede usar el arma del mismo color en la parte inferior, creando una cruz. Así el jugador logra derrotar al vampiro, toma la carta para llevar la cuenta de los PV que tiene en su haber y coloca el resto de cartas en la pila de descartes. ¿Y el resto de jugadores que han contribuido que se llevan? Absolutamente nada ¡pero gracias por participar! Es por ello que, para evitar regalar el vampiro, podemos jugar en nuestro turno el cuarto ataque y el arma con el que vencer a un vampiro (si las tenemos), siendo esta la única posibilidad que tenemos de utilizar 2 cartas en un mismo turno. Además, si hay en mesa menos de 4 vampiros sacamos uno nuevo del mazo de robo.
  • Contamos con 4 tipos de cartas de acción:
    • Ajos: comodín que se juega en cualquiera de los espacios libres que rodea a un vampiro y que a su vez le hace perder el turno al siguiente jugador.
    • Espejo: al igual que el ajo, también hace de comodín pero en este caso intercambiamos nuestra mano de cartas con la de otro jugador (reponiendo previamente la mano).
    • Ataúd: revelamos un nuevo vampiro de su respectivo mazo (no puede haber más de 6 vampiros en mesa).
    • Mordida: elegimos un vampiro y descartamos todas las cartas que le rodean.

PD: más adelante, si tenemos un ataque que podemos poner en un espacio donde ya haya un ajo o espejo, lo sustituimos, colocando el ajo o espejo en cualquier lado libre de este u otro vampiro.

Tras jugar nuestra carta, reponemos hasta tener 5 cartas en mano y pasamos el turno al siguiente jugador.

¿Y si no podemos hacer ninguna de las acciones comentadas? Descartamos una carta de la mano, robamos una nueva y pasamos.

Fin de la partida

El primer jugador en conseguir vampiros por valor de 6 PV gana la partida a The Vampires.

Rodear cada vampiro con el ataque adecuado para poder derrotarlo

Reseña del juego de mesa The Vampires

The Vampires es un juego de cartas mecánicamente muy sencillo en el que los jugadores intentarán hacerse con las cartas de vampiro que hay sobre la mesa. Para ello, tenemos que rodear cada uno de ellos con las cartas de un color específico a través de las cartas de ataque, las cuales no podemos poner de cualquier forma ya que estas han de colocarse en la misma dirección y haciendo coincidir el arma de la carta con el margen correspondiente del vampiro. Cada uno aportará las cartas que pueda para cazarlo pero no nos confundamos, no estamos ante un cooperativo, pues solo puntuará el jugador que use el arma del mismo color una vez lo hayamos rodeado.

Este sistema de juego convierte a The Vampires en un magnífico recurso para las aulas, en primer lugar porque partimos de una temática que apasiona a los niños y niñas desde pequeños, sus temidos y a la vez adorados monstruos. Como podemos ver en otros juegos de mesa infantiles como El Castillo del Terror y Room: Agus y los Monstruos, las criaturas fantásticas son un tema recurrente, que les ayuda a superar sus miedos dándole a sus pesadillas unas características amistosas y divertidas en un ambiente lúdico, a la vez que partimos de su motivación para tratar otros aspectos educativos. En el caso del juego de mesa The Vampires, se trabaja la orientación espacial colocando las cartas para vencer a los vampiros en el margen adecuado, la asociación de colores iguales y la anticipación lógica a los pasos de nuestros rivales en esta lucha vampírica.

En este juego de mesa infantil los niños y los adultos que les acompañen disfrutarán de momentos divertidos a la vez que didácticos, haciéndoles participes de un aprendizaje entretenido y ameno lo que consigue que sea más significativo. Aunque el rango de edad recomiendo es a partir de 6 años, Doña Meeple lo ha podido probar con alumnos y alumnas más pequeños en su aula de Educación Infantil, simplificando un poco más las reglas y jugando en modo cooperativo. Se trabajan conceptos básicos y fundamentales de la orientación espacial como arriba-abajo e izquierda-derecha, que con este tipo de experimentación práctica los niños adquieren mucho mejor.

A pesar de que bajo mi punto de vista encaja mejor con un público más infantil, también es apto para jugarlo en familia con los pequeños de la casa y en grupos de juego de iniciación que busquen un juego de mesa que no sea complicado. Y es que el título que nos ocupa en el día de hoy nos ofrece partidas muy rápidas, donde tan solo podemos jugar una carta por jugada, con acciones concretas y simples que premian la fluidez durante la partida.

Por su parte, el juego escala bien pero lo prefiero a más jugadores para que haya más movimiento y disputa a la hora de capturar los vampiros, pues siempre habrá un mínimo de 4 vampiros en mesa quedando a 2 jugadores demasiado espacio disponible.

Con los elementos adecuados en forma de cruz venceremos al vampiro

Pros

  • Sencillez: un juego fácil con alguna decisión a tomar, lo que hace que funcione bien como juego infantil o entre jugadores más principiantes.
  • Educativo: como ya he comentado anteriormente, se trabajan diversos puntos como la orientación espacial, la asociación de colores y la capacidad de anticipación que hacen que este The Vampires se ideal para llevarlo al aula.
  • Ilustraciones: coloridas y simpáticas para que los pequeños le pierdan el miedo a los monstruos, y en el caso que nos ocupa a los vampiros.

Contras

  • Azar: el azar a la hora de robar cartas toma mucho protagonismo. Esto provoca que habitualmente juguemos cartas de nuestra mano que no nos gustaría jugar porque dejan en bandeja un vampiro al que nosotros no podemos optar al no contar con el arma para vencerle, quedando a merced de lo que nos vaya entrando quedando la toma de decisión en un segundo plano.
  • Variabilidad: el juego no cuenta con ninguna variante y las partidas son muy similares entre sí, lo que afecta notablemente a su rejugabilidad.

Mi veredicto

Y con esto vamos cerrando la reseña de The Vampires, un juego de mesa fácil de jugar, rápido y agradable que se ajusta bien para un público más infantil. Se deja jugar en familia con los peques si tenemos en cuenta que está orientado más para los principiantes, siendo un buen recurso para el aula. Sin embargo, el importante peso del azar y que el juego se quede corto cuando queramos ir un pasito más allá me hacen darle mi emblema de juego aprobado.

Este juego no está mal, al menos probadlo
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace