¡Los dados se vienen arriba! Y no lo digo metafóricamente hablando… hoy os vengo a hablar de Roll to the Top!, un juego mesa de Zacatrus y Brain Picnic en el que tenemos que ir encajando los resultados de cada tirada como buenamente podamos para llegar a lo más alto de un árbol… ¡o incluso de la Torre Eiffel!

Para ello, vamos a ir rellenando las casillas de nuestra lámina de abajo hacia arriba combinando los distintos tipos de dados para no quedarnos atascados. ¿Cuánto estaremos dispuestos a arriesgar para llegar los primeros a la cima?

Portada de Roll to the Top
Número de jugadores:2 – 5
Duración:20 minutos
Edad mínima:9 años
Género:dice rolling
bingo
Complejidad:1,07 / 5
Editorial:Zacatrus
Diseño:Peter Joustra
Corné van Moorsel
Ilustración:Steven Tu
Precio recomendado:8,46€

Preparación de partida

El juego cuenta con 6 tipos de láminas y todos vamos a jugar con la misma, por lo que escogemos una de ellas y repartimos una lámina y un rotulador a cada jugador. Para la primera partida (y más si hay jugadores iniciándose u ocasionales de por medio) os recomiendo jugar a Burj Khalifa, aunque pronto querréis probar otras estructuras más complejas.

A continuación, pasamos a preparar con qué dados comenzamos la partida. Un jugador lanza todos los dados y retira aquellos que muestren números impares, estos permanecerán al margen hasta que avance la partida. Ahora, coge los dados restantes y vuelve a tirarlos aparte. ¡Esta es la tirada buena!

Todo listo para jugar a 2 jugadores con la lámina Torre Eiffel

¿Cómo se juega a Roll to the Top!?

En Roll to the Top! jugamos tantas rondas hasta que al menos un jugador complete su lámina.

En cada ronda, los jugadores anotan los resultados que quieran de la tirada previa de dados en sus respectivas láminas, de abajo hacia arriba, partiendo de las casillas que tienen un triangulito en su interior, estas forman la base del edificio.

A partir de ahí, podemos seguir apuntando cualquier número en los huecos de la base o comenzar a escalar. Para hacerlo, primero tenemos que haber completado las casillas que la sustentan y posteriormente escribir en la casilla de encima un número que sea igual o mayor que el más grande de las casillas que le preceden.

¡Ojo! Grabaros a fuego el párrafo anterior porque más de uno y más de dos se han confundido en alguna partida.

En cada casilla se puede poner el valor de uno de los dados o la suma de cuantos dados queramos, pero cada dado puede ser usado por cada jugador tan solo una vez (o no usar alguno si no nos interesa)

La tirada de dados es común, por lo que intentemos no copiarnos de los demás y hagamos nuestro propio planteamiento.

Si una casilla no tiene ninguna casilla debajo, para utilizarla debemos de haber apuntado un número en la de su izquierda o derecha, y ahora podemos escribir el número que queramos.

Rellenando los huecos con las tiradas de dados comunes para seguir subiendo

¿Y qué pasa con el dado blanco? Este dado influye en los dados que vamos a utilizar en la siguiente ronda.

Así, cuando todos los jugadores hayan terminado de usar los dados, el jugador a la izquierda del que los haya tirado previamente se fija en el resultado del dado blanco.

Este le va a permitir, en función de su resultado, variar los dados de la próxima jugada. Podremos añadir un dado, retirarlo, escoger entre ambos o intercambiar un dado por otro.

Cuando el jugador lo tenga claro, coge los dados que correspondan y los lanza para empezar una nueva ronda.

PD: En el caso en el que en una ronda se lance un solo dado o todos, en la siguiente será obligatorio añadir o retirar uno respectivamente.

En el caso remoto de que ningún jugador utilice ningún dado se añade a la siguiente tirada obligatoriamente un dado. Pero ya os adelanto que hasta la fecha no se ha dado el caso, y eso que han llovido partidas.

Fin de la partida

La partida termina cuando un jugador ha rellenado hasta la última casilla de su lámina, proclamándose vencedor. El resto de posiciones se definen según los huecos vacíos de cada uno.

Si lo hacen varios jugadores hay victoria múltiple… ¿o echamos otra?

Variantes

Para darle más salseo a las partidas podemos decidir antes de empezar si además de sumas queremos añadir restas, multiplicaciones o divisiones.

Otra opción es jugar a este Roll to the Top! a la inversa, jugar a números decrecientes. Parece una tontería, pero es más difícil de lo que parece. Al modo básico es fácil empezar por un 1 pero… y a decrecientes por cuál comenzamos? ¿25? ¿50?

Partida ajustada que se decide por 2 casillas de diferencia

Reseña del juego de mesa Roll to the Top!

Roll to the Top! es un juego de mesa de gestión de dados familiar en el que cada jugador, por medio de una tirada de dados en común, tendrá que construir su edificio como considere oportuno para terminarlo el primero.

Para ello tendremos, además del dado blanco, hasta 5 dados de 4, 6, 8, 12 y 20 caras que nos meterán en más de un apuro según se desarrolle la partida. En función del rango de cifras de los dados en juego, hay que anticiparse a las próximas tiradas decidiendo donde poner los números bajos y qué huecos reservamos para colocar los más altos para que nos estorben lo menos posible en nuestra progresión.

Poner un número alto con demasiadas casillas por delante o dejar atrás un número bajo pensando que será imposible que vuelva a salir mucho nos puede mandar al traste nuestras opciones de victoria. Así, no sería la primera vez que un jugador encadena en una misma columna muchos unos consecutivos o se queda a falta de 2 dados de la victoria porque no consigue combinar los dados para llegar a una cifra muy alta. Es por eso que, aunque planifiquemos nuestra estrategia lo mejor posible, el azar en cada tirada juega un papel fundamental.

Una propuesta sencilla y vistosa que anima a los menos habituales a iniciarse en el mundillo de los roll & write. A los que llevamos tiempo en esto nos mantendrá entretenidos cuando busquemos unas partidas más distendidas para echar unas partidas rápidas.

La interacción es nula durante toda la partida, salvo que podamos ojear un poco a qué van los demás para quitar aquel dado que mejor les venga. Es por ello que este Roll to the Top! escala estupendamente de 2 a 5 jugadores y porque no hay más láminas y rotuladores, sino podrían jugarlo cuantos quisieran retransmitiendo las tiradas por televisión como en un bingo.

En cuanto a la rejugabilidad, hay 6 tipos de láminas diferentes entre las que alternar entre partidas que cambian la distribución pero muy similares mecánicamente. Aunque una vez le hayamos pillado el punto jugaremos sin problema unas y otras.

Algo que me dejó patidifuso fue que el juego no dispone de desempate en el caso de que varios jugadores completen su panel en la misma tirada, algo que sucede con bastante frecuencia. En nuestro caso optamos por inventar un desempate bastante sencillo: gana quien, en caso de empate, haya utilizado menos dados en la última tirada y si persiste el empate quien tenga en la cúspide del edificio el número más pequeño.

Pros

  • Reñido: al ser un juego asequible para todos los públicos las partidas suelen estar disputadas hasta casi el final, lo que provoca que cada tirada en las últimas rondas sea bastante emocionante por ver qué dados nos tocan.
  • Diseño: estéticamente es un juego que entra a primera vista, láminas con muñecajos con forma de dado graciosos y unos dados coloridos que contrastan con la sencille de las láminas.
  • Inagotable: se acabaron los tochacos de papel que tarde o temprano se acaban agotando. En esta ocasión disponemos de unas láminas plastificadas que se borran con facilidad. ¡Listos para otra partida!

Contras

  • Tramposos: aunque jugamos a vista descubierta y veamos qué hacen los demás, es fácil que algún listillo nos intenté colar un número que no es. Hay que ser honestos y jugar limpio para centrarnos en pasar un buen rato, no perdamos el tiempo vigilando a los tramposillos de turno.
  • Rotuladores: tengo mis más y mis menos con algunos rotuladores. No sé si es por ser zurdo, pero mientras a mí me suele costar pintar a Doña Meeple le va a las mil maravillas. Me cambia el rotulador y a ella le pinta el mío y a mí el suyo no. ¿Qué tipo de brujería es esta?
  • Dificultad: cuando lo juegas bastante te acaba pareciendo fácil y el cuerpo te pide algo más. Eso sí, si al final de la partida acabo perdiendo será porque no he optimizado todo lo bien que hubiera podido mi turno ¿no?

Mi veredicto

Roll to the Top! es un juego ligero y alegre en el que estaremos entretenidos gestionando los dados lo mejor posible para ser los primeros en construir nuestro edificio. Un juego ideal para jugar en familia e introducir en el género a jugadores poco habituales. Me gusta que las partidas sean tan igualadas y, con el ajuste que hacemos para desempatar, se viven unas rondas finales bastante tensas por ver quién se lleva el gato al agua. Eso sí, no apto para los tramposos y quienes busquen un juego con mayor profundidad. Por ello le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace