El poder corrompe al ser humano desde el principio de los tiempos, por lo que no es de extrañar que sea capaz de sacar lo peor de nosotros mismos. En nuestro mundo, todo el poder recaía en la persona que estuviera sentada en el trono, lo que nos ha llevado a una guerra sin precedentes que todavía busca vencedor. Durante siglos, los distintos clanes se han enfrentado por el mismo objetivo, hacerse con el control del reino. Ahora, tendremos que reclutar a nuestras mejores tropas para la batalla decisiva que está a punto de comenzar. ¿Conseguiremos salir victoriosos?

Así se nos presenta el juego de mesa Rising for the Throne de Txarli Factory, un juego de dados donde pondremos a prueba nuestra suerte para hacernos con la mayor cantidad de recursos con los que ir mejorando nuestro ejército para el gran desenlace. Triunfó en la campaña de Kickstarter y no es para menos ¿Estáis preparados?

Tabla de datos del juego de mesa Rising for the Throne

Preparación de la partida de Rising for the Throne

En primer lugar, separamos los distintos tipos de cartas para preparar el setup inicial, ya que diferenciaremos entre cartas de clan, de tropa, de héroe y de evento.

Dicho esto, cada jugador escogerá uno de los clanes de Rising for the Throne además de una carta de tropa de apoyo asociada a cada clan, tal y como veremos en la siguiente imagen. Podremos elegir cualquiera de los 7 clanes salvo el de Yugth, ya que es un clan específico para el modo en solitario que veremos más adelante.

Posteriormente, barajamos las cartas de tropas y héroes restantes y desvelamos las cuatro primeras en el centro de la mesa creando el mercado inicial. Hecho esto, añadimos las cartas de evento al mazo, mezclamos de nuevo y las colocamos a un lado, formando el mazo de robo.

A continuación, colocamos el mapa del reino (track de puntuación) en una zona visible y ponemos nuestras fichas de clan a un lado en lo que sería la casilla cero.

Por último, cada jugador hace una tirada de dados y, quien obtenga una mayor cantidad de símbolos de estrategia militar (cara roja), será el jugador inicial.

Partida con 3 jugadores a Rising for the Throne, el juego de mesa de clanes

¿Cómo jugar a Rising for the Throne?

En este juego de mesa nos convertiremos en un clan que tendrá que ir mejorando sus tropas a medida que vayamos realizando tiradas de dados. A lo largo de la partida, dispondremos de nuevas tropas con las que lograremos mejores combinaciones de dados con las que compraremos las cartas que más nos interesen y nos cuadren en nuestras filas. De este modo, cada vez tendremos más puntos de victoria que nos acercarán al trono.

Fase de riesgo

En cada turno (salvo en el inicial) cada jugador empezará enderezando las cartas de su área de juego, siempre y cuando hubiera girado alguna en el turno anterior para activarla.

Con todas nuestras cartas disponibles para comenzar, empieza la fase de riesgo. En esta, el jugador activo tendrá que lanzar los 6 dados a la vez en busca de las mejores combinaciones para lograr la mayor cantidad de recursos de cara a la fase de reclutamiento. Tras lanzarlos, tendremos que conseguir puntuar al menos con un dado para poder tirar de nuevo los restantes. Ahora nos toca sopesar si queremos arriesgar más o no, ya que si volvemos a lanzarlos y no conseguimos nada, pasaríamos a la siguiente fase con la mitad de los recursos obtenidos (y ya os adelanto que con eso compraríais entre poco y nada).

¡Ojo! Cada tirada de dados es totalmente independiente de la anterior, por lo que hay que separar bien los dados de las distintas tiradas para diferenciar las combinaciones que se han logrado en cada una, evitando confusiones. Es posible que tengamos cartas que si las giramos nos deje hacer algún lanzamiento más, acción entraría dentro de la tirada previa de cara a hacer algún combo.

Al principio solo podremos conseguir recursos con nuestra carta de clan y la de apoyo pero, si gestionamos bien los dados y tenemos un poco de suerte, cada vez tendremos más cartas reclutadas que nos darán más juego.

Las cartas de clanes del juego de mesa Rising for the Throne tienen una serie de diferencias que permiten que cada jugador pueda centrarse en una estrategia u otra en función de la facción a la que representemos. Así comprobamos cómo, entre las combinaciones de dados de cada clan, predominan 2 símbolos sobre el resto, potenciando nuestras tropas para tener más probabilidades de conseguir dichos combos. También hay héroes que, en función del clan, nos cuestan menos recursos. Es importante resaltar que cada clan tiene dos combinaciones sombreadas y marcadas con una estrella que nos dan la posibilidad de elegir entre quedarnos con los recursos indicados o coger solo 25 recursos y hacer en ese preciso instante la acción especial de nuestro clan.

  • Clan Agnuth: acabar con una carta girada de un enemigo.
  • Clan Gryphoon: eliminar una carta de héroe con poder igual o inferior a 3.
  • Clan Valakiem: eliminar una carta de un rival con poder igual o inferior a 3 (no puede ser un héroe).
  • Clan Jörmund: le das a otro jugador una carta de poder igual o superior a 2 a cambio de una de tipo barco.
  • Clan Ulferk: destruir una carta de un rival y una tuya.
  • Clan Malüs: le cambias una carta a un rival si la suya tiene un punto de poder más que la tuya.

Una vez hayamos arriesgado lo que hayamos considerado oportuno, pasamos a la siguiente fase.

Fase de reclutamiento

En esta fase gastaremos los recursos que hemos conseguido previamente para comprar las cartas del mercado y ampliar nuestro ejército. Si compramos una, reponemos el hueco libre con otra del mazo de robo y podremos continuar comprando si nos quedan recursos. Al comprar una carta de tropa o héroe, la situamos en nuestra zona de juego que cuenta con 6 huecos distribuidos en 2 filas de 3 cartas cada una. Si no nos quedan sitios libres eliminamos una y ponemos la que acabamos de comprar.

Si en algún momento se revela una carta de evento (no tienen símbolos en la parte superior izquierda), se debe resolver de inmediato antes de descartarla y continuar jugando. Os aviso que los eventos no son para nada agradables.

Si por algún casual no nos interesara ninguna de las cartas disponibles, el juego nos deja gastar 25 recursos para descartarlas y sacar 4 nuevas del mazo. Pero como he dicho, si nos salen eventos nos los comemos con patatas, así que mucho ojito.

Es vital que, para que el desarrollo de una partida en Rising for the Throne sea fluido, nos sepamos la simbología que encontraremos en las cartas, la cual viene indicada en el manual con detalle y no vamos a profundizar ahora.

Los héroes se diferencian de las tropas porque tienen nombre y solo hay una carta de cada héroe en el mazo. Si os hace falta uno en concreto y ya se ha eliminado no os preocupéis en exceso, que el mazo de robo una vez agotado se vuelve a barajar.

En la parte inferior de las cartas hay un marco claro donde aparecen los efectos de cada carta. Estos efectos se juegan en el turno del jugador activo y tienen habilidades diferentes según el color de fondo:

  • Alianzas (fondo azul): como os he comentado anteriormente, si sois del clan indicado os ahorraréis recursos al adquirirla del mercado. Además nos  permite incrementar el poder de nuestro personaje si contamos entre nuestras filas con los héroes indicados.
  • Esfuerzo (fondo marrón): son de un único uso y se usan girando la carta para indicar que se ha usado. No se vuelve a enderezar hasta que nos llegue de nuevo el turno.
  • Recursos (fondo verde): nos otorga nuevas combinaciones para lograr recursos.
  • Sabotaje (Fondo rojo): su efecto se resuelve una sola vez y en cuanto la hayamos adquirido.

Cuando terminemos de comprar, reestructuramos nuestra área de juego y pasamos a la última fase.

PD: algunas cartas son confusas, así que si tenéis dudas preguntadme en los comentarios y os la resuelvo cuanto antes.

Fase de recuento

Por último, toca contar los puntos que tenemos y los indicamos en el track de puntuación. Contad bien y tened en cuenta todos los puntos extras, siempre se escapa alguno. Todos los puntos extras vienen reflejados en las cartas excepto los que se consiguen al tener varias cartas de infantería, barco o caballería. Estos tendremos que recordarlo, cada 3 del mismo tipo obtenemos 1 punto más y si logramos 5 iguales nos llevamos hasta 3 puntos.

Fin de la partida

La partida al juego de mesa Rising for the Throne termina cuando un jugador haya llegado al límite de puntos, el cual varía según el número de jugadores (20 puntos a 2 jugadores y desciende un punto por cada jugador que se añada). El jugador que consiga los puntos indicados será el ganador y podrá disfrutar de su trono, al menos hasta la siguiente rebelión.

Variante solitario

Para poder jugar al modo solitario representaremos a uno de los 6 clanes y nos enfrentaremos al clan Yugth.

Empezando por uno mismo, iremos jugando turnos alternos contra los Yugth hasta que uno de los dos clanes alcance la victoria.

Hemos de tener en cuenta que, en el track de puntuación, hay 5 puntos de evento en el mapa marcados con doble círculo (6, 10, 15, 18 y 20). Si alguno de los dos clanes llega al último se proclama vencedor pero, cada vez que un clan pase por uno de estos eventos, tendrá que hacer una acción más:

  • Si el jugador pasa por uno de estos puntos, hará una tirada de riesgo (con un único dado) fijándose en la numeración de la carta inferior del clan. Cada dado está asociado a un número que indica la posición de la carta de su ejército que tiene que eliminar.
  • En el caso de que el clan Yugth alcance uno de estos eventos jugará un turno extra, por lo que avanzará mucho más rápido.

¿Y como juegan los Yugth? En su turno añadirá a su zona de juego la carta más cara disponible, pero si ya tuviera las 6 la reemplazará por la que menos puntos de victoria le otorgue.

Jugando una partida al juego de mesa Rising for the Throne

Reseña de Rising for the Throne

Y llegó la hora de hablar de este título de la editorial Txarli Factory. En el juego de mesa Rising for the Throne formaremos parte de uno de los clanes que está compitiendo por hacerse con el trono ¿os recuerda a alguna serie?

Nos encontramos ante un juego de dados con una mecánica sencilla pero donde tendremos que gestionar muy bien nuestros ejércitos para que cada vez tengamos más combinaciones posibles con los que conseguir recursos y a la vez el poder de las tropas nos acerque a la victoria.

¿Os va el riesgo? El azar es clave en este juego, aunque se puede controlar un poco si tenemos cartas que nos permitan volver a lanzar los dados que no nos encajen. Los juegos donde hay que forzar la suerte y ver hasta donde estamos dispuestos a llegar por conseguir más recursos añade un plus de tensión en cada ronda (como sucede en Pócimas y Brebajes) que engancha.

La interacción es constante si queremos sabotear las tropas enemigas, pero tened cuidado con proteger vuestros ejércitos, ya que en cualquier momento os pueden eliminar esa carta que tanto necesitáis y que os va a costar tanto volver a recuperarla.

Las sucesivas tiradas de dados en cada turno pueden ralentizar mucho la partida, algo que se soluciona jugando con otro pack de 6 dados o jugando a menos puntuación. Prefiero jugarlo de 2 a 4 jugadores, ya que a 5 jugadores se hace muy largo y, en cuanto al modo en solitario, ya sabéis que no suelo jugar a juegos de mesa de un jugador por lo que no lo he llegado a jugar.

Los efectos de las distintas cartas vienen representados con símbolos por comodidad y así el juego Rising for the Throne pueda ser independiente del idioma. Esto en ocasiones puede ser un tanto tedioso ya que tenemos que recurrir al manual para poder comprender cómo se juega una carta concreta, lo cual frena un poco la partida. Esto hizo que la primera partida, como era de esperar, nos costara más trabajo pero, a partir de ahí, le hemos ido pillando el truco tanto a las cartas como a las mejores combinaciones para cada clan, algo que si obvias dificulta llegar a los puntos necesarios para la victoria.

Los dados son de buena calidad y están grabados, algo que se agradece y mejora la experiencia de juego. Quería hacer mención especial a las ilustraciones ¡me encantan! Hay multitud de personajes de series, videojuegos y comics representados entre sus cartas pero ¿habéis reconocido a todos? A mí me falta todavía alguno.

Pros

  • Forzar la suerte: el juego gira en torno a las tiradas de riesgo que nos pueden llevar a la gloria o a la más absoluta miseria, pero hemos venido a jugar ¿no? Quien sea de sangre caliente más de una vez se quedará sin comprar, aunque si alguna vez se consigue una combinación top podremos comprar lo que queramos.
  • Interacción: durante toda la partida intentaremos truncar los planes de nuestros rivales, ya sea por medio de la habilidad especial de nuestro clan, adquiriendo nuevas cartas, a través de eventos o combinando nuestros dados. Aquí nadie va a respirar tranquilo hasta que alguien se quede con el trono.
  • Calidad: juego cuidado hasta el más mínimo detalle. Ilustraciones preciosas, dados personalizados y grabados e inserto adaptado para poder enfundar las cartas. La editorial sacó también en Kickstarter una versión de caja grande de la que todavía dispone de unidades y que cuenta con tapetes individuales para cada jugador y miniaturas muy logradas que sustituirán a las fichas de contador que mejoran la experiencia de juego, aunque con el base se puede jugar perfectamente.

Contras

  • Carta de ayuda: no vendría mal que hubiera cartas de ayuda con la simbología y habilidades de los clanes explicada para tenerlas presente en todo momento y no tener que recurrir al manual para buscarlas.
  • Único mazo: todas las cartas formarían el mazo central del juego, por lo que es probable que al principio de partida nos aparezcan personajes que sean muy complicados de conseguir y que sería más apropiado que aparecieran más adelante con la partida más avanzada. En la misma línea en la fase final nos pueden aparecer cartas que en la mayoría de los casos no interesan.
  • Reglamento y habilidades confusos: al leer las reglas del juego me costó comprenderlo y enlazarlo todo. Además, la simbología de algunas cartas es complicada de intuir y necesitas jugarlo bastante para habituarte a los personajes.

Mi veredicto del juego de mesa Rising for the Throne

Toca cerrar la reseña del juego de mesa Rising for the Throne, un juego de gestión de dados en el que pondremos a prueba nuestra suerte para hacernos con el control del reino. Es un juego sencillo y divertido para todos los públicos, con mucha interacción y una gran dosis de azar propia de los juegos de dados, pero donde tú pones los límites. Por ello le doy mi emblema de juego recomendado.

Don Meeple recomienda que lo tengáis en vuestra ludoteca

Comprar en Amazon