Los tiempos han cambiado y ahora son muchos los inversores que están trabajando en el desarrollo de redes ferroviarias con las que conectar las distintas ciudades, agilizando el tránsito de personas, bienes y mercancías de todo tipo. Nosotros no vamos a ser menos así que cojamos rotulador y tablero porque la edad dorada del ferrocarril está a punto de comenzar.

Así arrancamos esta reseña de Railroad Ink en su edición azul profundo, un juego de mesa editado en español por Asmodee en el que, partiendo de una tirada común de dados, vamos a ir dibujando rutas en nuestro tablero de juego para crear la mejor red ferroviaria. ¿Listos para comenzar? ¡Qué el tren no espera!

Portada de Railroad Ink
Número de jugadores:1 – 6
Duración:20 – 30 minutos
Edad mínima:8 años
Género:dice rolling
bingo
Complejidad:1,5 / 5
Editorial:Asmodee
Diseño:Hjalmar Hach
Lorenzo Silva
Ilustración:Marta Tranquilli
Precio recomendado:14,95€

Preparación de partida

En primer lugar decidimos si vamos a jugar solo al juego base o si por el contrario vamos a incluir una de las dos variantes de este Railroad Ink: edición azul profundo, ríos o lagos.

Para las primeras partidas os recomiendo jugar solo con el base, por lo que cogemos los 4 dados blancos y dejamos en la caja del juego los dados azul oscuro (ríos) y azul claro (lagos).

Cada jugador recibe un tablero, un rotulador y ya tenemos todo preparado. Como veis el setup inicial no tiene pérdida, sencillo y rápido.

¿Cómo se juega a Railroad Ink?

Antes de ver cómo se juega echemos un vistazo al tablero de jugador:

  • Por un lado tenemos una superficie más amplia con una cuadrícula de 7×7 donde dibujaremos nuestras rutas, las cuales pueden ser de 2 tipos, de vía férrea o de carretera. En ella observamos cómo en las casillas pares del borde exterior del tablero se intercalan salidas de cada tipo de ruta. Por su parte, en la zona central predomina un cuadrante de 3×3 que nos dará más PV.
  • Por otro lado contamos con un panel más estrecho en la parte superior que plegamos para que los demás no nos espíen. Además, muestra las rutas especiales disponibles y una guía a modo de recordatorio con las posibles caras de los dados y el sistema de puntuación.

Una partida a Railroad Ink está compuesta por 7 rondas donde, en cada una de ellas, un jugador se encarga de lanzar los dados y todos de forma simultánea utilizan los resultados obtenidos para ir añadiendo rutas a sus tableros personales. Pero hemos de tener en cuenta una serie de reglas a la hora de dibujarlas:

  • Cada dado solo se puede utilizar una vez.
  • Si es posible debemos dibujar las rutas de todos los dados.
  • Cuando dibujemos una ruta esta ha de estar conectada con una salida u otra ruta de su tipo.
  • Para poder cambiar el tipo de ruta tenemos que usar las estaciones presentes en las caras de uno de los dados.

También tenemos la posibilidad de usar 1 de las 6 rutas especiales indicadas en nuestro tablero. Solo podemos dibujar 1 en cada ronda y hasta un máximo de 3 en la partida, por lo que se aconseja tacharlas en el tablero para llevar la cuenta.

Si durante una ronda nos equivocamos o hemos pensado una mejor forma de colocar las rutas borramos y volvemos a dibujarlas. Cuando todos hayan terminado procedemos a anotar en el espacio en blanco de cada casilla el número de la ronda y, salvo que estemos en la séptima, empezamos la siguiente.

Fin de la partida

Al término de la séptima ronda cada jugador calcula su puntuación final.

  • Cada red de rutas puntúa (usando la referencia del tablero) por el número de salidas conectadas entre sí, ya sea mediante carreteras, vías férreas o la combinación de ambas por medio de estaciones.
  • Carretera más larga: 1 PV por cada casilla del grupo.
  • Vía férrea más larga: 1 PV por cada casilla del grupo.
  • 1 PV por cada ruta dibujada en una casilla del recuadro central.
  • Perdemos 1 PV por cada ruta que se haya quedado sin cerrar.

El jugador con más puntos habrá ganado esta partida a Railroad Ink.

Variantes ríos y lagos

Estas se pueden combinar por separado con los dados del juego base, pero nunca con las dos variantes a la vez. Ahora bien, independientemente de la variante con la que juguemos:

  • La partida pasa a tener una duración de 6 rondas.
  • Tenemos total libertad para decidir si dibujamos o no los resultados de los dados de la variante con la que juguemos.
  • Una nueva ruta de río o lago no tiene por qué continuar una anterior o empezar en un borde exterior.

En la variante río ganamos 1PV por cada casilla del río más largo y si este empieza y termina en los bordes del tablero nos llevamos 3 PV extra. Además por cada extremo de río sin terminar perdemos 1 PV.

En la variante lago puntuaríamos 1 PV por cada casilla del lago más pequeño, sin embargo estos no penalizan por no estar cerrados.

Reseña del juego de mesa Railroad Ink: Edición azul profundo

Railroad Ink es un entretenido roll and write multisolitario en el que, partiendo de una tirada de dados común, los jugadores tendrán que ir encajando los resultados de los dados en sus tableros siguiendo las normas de colocación anteriormente descritas. De este modo montaremos un entramado de rutas ferroviarias y carreteras y, concretamente en este Railroad Ink en su versión azul profundo, también de ríos y lagos.

A priori nos encontramos con un título relativamente cómodo de jugar, incluso podríamos decir que parece hasta simple, pero que conforme transcurre la primera partida y vamos avanzando comprobamos que de fácil tiene más bien poco.

Por un lado tenemos que tener claro los sistemas de puntuación y no empezar a jugar al tun tun. Cualquier punto que rasquemos puede marcar la diferencia, sin embargo la puntuación por red de rutas tiene un peso clave en el resultado final. El propio manual avisa de su importancia así que no hay que tomárselo a la ligera y juguemos marcándonos como objetivo final de partida haber logrado una red con el máximo de salidas. Todavía recuerdo mi primera partida con Doña Meeple en el que me salté por alto este «pequeño detalle» y mi pareja de viaje me pasó por encima.

Aún así intentemos conectar todo lo mejor posible buscando las rutas más largas de cada tipo, ocupando las casillas centrales y sin olvidarnos de esos cabos sueltos que nos puedan penalizar con esos puntillos que tan bien nos vendrían.

Railroad Ink tiene su profundidad y no podemos centrarnos en cada tirada como si fuera la última. Sí, se que estamos ante un juego de dados pero disponemos de un total de 7 rondas, rutas especiales y 3 de los 4 dados blancos son rutas simples y solo uno tiene cambios de ruta. Juguemos con esta información y arriesguemos un poco para lograr más adelante esa ruta que nos viene como anillo al dedo en un hueco que nos habíamos dejado. Ya os adelante que la satisfacción de cerrar una ruta in extremis es maravillosa.

Pros

  • Variantes: ríos y lagos son las 2 mini expansiones que vienen en este RailroadInk edición azul. Estas se juegan por separado y dotan al juego de mayor rejugabilidad y profundidad, siendo mi favorita la de ríos. Esto y la variabilidad a la hora de plantear la partida permiten que cada partida sea única.
  • Producción: juego cuidado estéticamente y práctico. El diseño de la caja, el estilo de los tableros y la portada, bonitos dadetes, rotuladores y tablero borrables… todo en armonía para hacer de él un juego redondo. Incluso las pantallitas son todo un detalle para evitar que los mirones copien nuestros movimientos.
  • Profundidad: tiene una curvilla de aprendizaje bastante interesante, algo que se agradece en un roll and write con una duración tan ajustada y que invita a echar un par de partidas seguidas cuando lo sacamos a mesa.

Contras

  • AP: las partidas se juegan a buen ritmo salvo que topemos con algún amiguete al que le guste el análisis parálisis. Como tengamos que esperar hasta que dé con la tecla para dejar los dados bien colocados se nos puede hacer larga.
  • Azar: hay dados de por medio y por lo tanto la aleatoriedad en los resultados es evidente y puede venir mejor a unos u otros conforme avanza la partida, pudiendo corregirla con las rutas especiales disponibles.
  • Interacción: Railroad Ink carece de cualquier tipo de interacción, algo que echo en falta aunque permite que escale estupendamente de 1 a 6 jugadores… incluso a 12.

Mi veredicto

Y con esto terminamos esta reseña de Railroad Ink en su edición azul. Un roll and write entretenido y fácil de sacar a mesa que tiene mucha más miga de la que aparenta a simple vista. Incluye un par de mini expansiones para mi gusto bien equilibradas para usar en distintas circunstancias y que le meten al juego un plus de dificultad al tener que sopesar mejor cómo distribuir los dados por el tablero. La línea de los Railroad Ink es todo un acierto por parte de Asmodee, quien vuelve a traer tanto esta como la edición rojo abrasador para acompañar el lanzamiento de sus dos hermanos pequeños: amarillo brillante y verde exuberante. De momento me sigo quedando con la edición azul y por ello, a pesar del AP y la nula interacción, le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace