Allá van con el balón en los ¿dedos? Le he cogido el gustillo a esto de echar unas partidas a juegos de mesa de flicking con temática deportiva.

Si hace unas semanas os hablaba de mi magistral golpeo de derecha y de revés en Set & Match, en el día de hoy está todo listo para que los jugadores salten al terreno de juego en este Plakks, donde disputaremos un partido de fútbol en un futbolín particular.

Portada de Plakks
Número de jugadores:2 – 4
Duración:10 minutos
Edad mínima:3 años
Género:flicking
Complejidad:1,00 / 5
Editorial:Plakks Entertainment
Diseño:Jordi Domínguez
Haritz Múgica
Precio recomendado:59€
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace

Preparación de partida

El setup inicial es muy cómodo y sencillo. En primer lugar desplegamos el tablero de Plakks en el centro de la mesa, orientado de forma que los jugadores de ambos equipos se sitúen tras sus porterías, las cuales se encajan en la zona correspondiente.

Cada jugador elige uno de los 2 equipos, formados por 10 jugadores de campo (azul o rojo) y 1 portero (amarillo) y coloca los palitos en los agujeros habilitados para las piezas en su mitad del campo. Los jugadores restantes se guardan en la bolsa, ya que no se usarán durante la partida.

Por último, se lanza la moneda para decidir quién saca y el ganador coloca la pelota en el punto de su área. ¡Comienza el partido!

Los equipos están listos para el pitido que dé comienzo al partido

¿Cómo se juega a Plakks?

En cada turno, los jugadores hacen un único golpeo de bola con el que lograr batir al otro portero, o al menos acercarse lo máximo posible a la portería rival.

La pelota se golpea cuando se detenga y mucho cuidado con donde la dejamos, pues un mal rebote puede dejar a nuestro portero vendido o incluso acabar en carambola marcando en propia puerta.

Para golpear utilizamos nuestro dedo índice, haciendo un golpeo limpio sin arrastrar la pelota. En nuestro caso, como la pelota es relativamente ligera, hemos optado por permitir “la picadita” para levantar la pelota por encima de los jugadores y así darle más juego.

Eso sí, cuidado con tirar la pelota fuera del campo, ya que en ese caso el oponente dispondrá de 2 tiros consecutivos.

Quien encaje un gol tiene que retirar uno de sus palitos. Eso sí, él mismo decide cual de sus jugadores abandona el terreno de juego, lo quita y lo deja a un margen. A continuación, se reanuda el juego sacando desde el punto de su área.

Fin de la partida

El pitido final de este partido llega cuando uno de los equipos pierde a todos sus jugadores (incluido el portero), proclamándose el contrario vencedor.

Golpeando la pelota en busca de la portería rival

Reseña del juego de mesa Plakks

Hoy reseñamos Plakks, un juego de mesa de fútbol versión futbolín con mecánica de flicking en el cual iremos intercambiando golpes con el equipo contrario hasta que la pelota acabe en una de las 2 porterías.

Un juego muy sencillo y divertido con el que empezar a cogerle el puntillo a este tipo de juegos si no habéis probado los juegos de flickeo antes. Al principio cuesta ver golpes claros entre tantos palitos con los que poner en apuros al adversario. Sin embargo, conforme avanza la jugada estos van apareciendo o mejor aún, llega el temido error que deja una pelota muerta a escasos centímetros de la portería. ¡Gol!

En el momento en el que se abre la lata el campo comienza a abrirse, siendo cada vez más fácil ver los huecos por los que buscar la portería rival. A medida que vamos retirando jugadores el ritmo del partido empieza a aumentar de forma exponencial, al igual que nuestros nervios, hasta que uno de los jugadores pierde todos sus jugadores.

Si un jugador se pone por delante con 2 o 3 jugadores, la brecha entre los equipos cada vez es más evidente, poniéndose el partido cuesta arriba al jugador que va por detrás. Pero eso sí en Plakks, como en cualquier partido de fútbol, hasta el pitido final está todo por decidir. Ya me ha pasado en alguna ocasión con Doña Meeple, que nada más empezar me pongo con 3 jugadores arriba, me empiezo a relajar y ella se motiva. En ese momento me mete un gol y empiezan a entrarme los nervios, no doy un palo al agua y se iguala la partida, dando lugar a una recta final bastante tensa y entretenida que acaba con un duelo portero contra portero.

En cuanto a los materiales, tanto el campo como todos los componentes salvo las porterías y el césped están hechos de madera. El campo cuenta con bisagras que permiten plegarlo por la mitad para guardarlo, metiendo las porterías, los jugadores y las pelotas en una bolsita.

Los equipos son rojo y azul, pero podemos personalizarlos con unos adhesivos que simulan las camisetas de los equipos que queramos, así que ya me curraré con tiempo una chula con su bigote y sombrero de copa ¿no?

Pros

  • Sencillez: un juego simple que no necesita más para tener entretenidos a los enanos en casa o echarnos alguna partida rápida mientras van preparando un juego con cajote.
  • Divertido: mucho más animado de lo que me esperaba. Entre las carambolas y los errores de bulto cuando tenemos un golpeo claro de gol nos echamos unas risas.
  • Pique: con los nervios que generan las partidas y la emoción de ponernos por delante la partida se pasa volando y, como era de esperar, acabamos encadenando partidas entre revanchas de uno y otro.

Contras

  • Rebotes: la pelota es ligera y coge bastante velocidad, por lo que no es de extrañar que un golpe desde mi fondo de campo acabe con la pelota en las inmediaciones de mi portería, y cuando eso le pasa a uno da bastante rabia.
  • Plus de complejidad: como ya he comentado es un juego fácil y asequible, por lo que no es apto para quienes busquen un juego con mayor dificultad y profundidad.
  • Escalabilidad: lo he jugado solo un par de veces a 4 y, por el estilo de juego y el ajetreo de jugar tan cerca, prefiero partidas de tú a tú, así que si vais a jugar más os recomiendo disputar mejor un minitorneo.

Mi veredicto

Y vamos poniendo punto y final a este Plakks, un futbolín con mecánica de flicking ligero y agradable con el que echar unas partidas rápidas, tensas y locas en las que suplicaremos a la pelotita que deje de rebotar y acabe colándose en la portería del adversario. Un juego de corte familiar de buena calidad para iniciarse en el mundo del flickeo. Por ello le doy mi emblema de juego aprobado.

Este juego no está mal, al menos probadlo
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace