La magia y belleza de mi tierra andaluza vuelve a invadir el mundo de los juegos de mesa, gracias a la editorial Átomo Games que nos presenta Patios. Este juego se inspira en los hermosos patios cordobeses con sus macetas y balcones llenos de coloridas flores, que encandilan a todo aquel que los visita. ¡Córdoba, llegando el día tú me enamoras! nos canta Medina Azahara y con este juego cordobés nos vamos a enamorar y embrujar jugando.

En el juego de mesa Patios nuestra misión es crear y conservar el más espléndido y precioso patio de flores, para ganar el primer premio del concurso de patios. ¿Quién quiere ser la envidia de sus vecinos? Un juego familiar con una buena dosis de estrategia y competición entre macetas y flores, una hermosa batalla por ser el más astuto jardinero.

Número de jugadores:2 – 5
Duración:45 minutos
Edad mínima:10 años
Género:set collection
Complejidad:1,75 / 5
Dependencia idioma:baja
Editorial:Átomo Games
Diseño:Jesús Torres Castro
Ilustración:Javier González Cava
Precio recomendado:17,95€
Portada de Patios

Preparación de partida

El juego de mesa Patios es fácil de preparar, sus principales componentes son cartas y tarjetas de personajes que tendremos que organizar para la partida, quedando realmente bonito en mesa.

Lo primero es elegir 1 carta de pozo. Cada jugador puede elegir la que más le atraiga, ya que todas tienen la misma función: marcar la zona de inicio para la creación de nuestro patio a partir de ese pozo, que se coloca delante nuestra por su cara más bonita, sin obras. ¡Nuestro patio va a necesitar mucha agua, ya lo veremos! Además, cada jugador recibe 1 moneda de oro.

El jugador inicial será el que más disfrute del olor de las flores de mayo o, sino no tenemos el olfato muy fino ninguno, que lo decida la diosa del azar. El sentido de juego sigue la expresión andaluza “a derechas”, siguiendo esta tradición de continuar la ronda con el jugador de la derecha, es decir, en sentido antihorario.

Para continuar el setup del juego, cogemos del mazo de flores tantas cartas de maceta de cada color (verde, azul y roja) como jugadores haya en la partida (ejemplo: en partidas a 2 jugadores, tomamos 2 cartas de maceta verde, 2 cartas de maceta azul y 2 cartas de maceta roja). Barajamos estas cartas y repartimos 2 cartas a cada jugador, no pueden tener las macetas del mismo color. Cada cuidador del patio coloca estas cartas alrededor de su carta de pozo (8 posiciones posibles), una con la maceta hermosa (boca arriba) y la otra con la maceta seca (boca abajo). El resto de cartas del mazo de flores se mezcla boca abajo y se prepara una muestra de flores común según el número de jugadores:

  • 2 jugadores: 4 cartas de flores en la muestra común.
  • 3 jugadores: 5 cartas de flores en la muestra común.
  • 4 jugadores: 7 cartas de flores en la muestra común.
  • 5 jugadores: 8 cartas de flores en la muestra común.

Por otro lado, tenemos que organizar las tarjetas de personajes del juego. Cogemos por separado la tarjeta de visitantes que irá al final, el resto de personajes se barajan boca abajo, revelándose boca arriba un determinado número de estos, según el número de jugadores:

  • 2 y 4 jugadores (pares): 4 tarjetas de personajes boca abajo.
  • 3 y 5 jugadores (impares): 3 tarjetas de personajes boca abajo.

La colocación de las tarjetas de personajes en la zona de juego es la siguiente: extremo izquierdo tarjeta visitantes (última posición), a su derecha las tarjetas boca abajo y, a continuación, las tarjetas boca arriba elegidas al azar. ¡Atención! La tarjeta de Sol no puede estar entre las tres primeras tarjetas boca arriba al principio de una ronda, se coloca como la última boca arriba, o sea lo más alejada posible a la izquierda, justo delante de las tarjetas boca abajo.

Por último, barajamos las cartas de mejora para formar un mazo de robo boca abajo y separamos las fichas de puntuación (maceteros con colores y números), colocándolas a un lado de la zona de juego al alcance de todos. ¡Todo listo para una batalla de flores!

Setup listo para echar una partida a 2 jugadores

¿Cómo se juega a Patios?

En este juego de mesa intentamos crear el patio cordobés más bonito del barrio, con la ayuda de diferentes personajes que nos permiten: conseguir flores de colores (jardineros), regar nuestras plantas (aguadora con su caña), hacernos con mejoras como un buen toldo, una regadera, una escalera, manguera o comodín, así como la visita de un guitarrista o una bailaora (gracias a la vecina). O también, podemos fastidiar un poco el patio del vecino para ganar ventaja, cambiándole macetas de flores (los niños) o secando alguna de sus mejores macetas con un sol ardiente. ¡Saboteemos a la competencia! Todo ello, antes de que lleguen los visitantes, en este momento solo podremos arrancar las flores secas y abrir las puertas de nuestro patio, acaba la ronda.

El objetivo del juego de mesa Patios es conseguir el mayor número de puntos para ganar el premio al mejor patio. Estos puntos se logran con las fichas de puntuación que logramos en cada ronda, a través de las cartas de macetas hermosas, los tríos de macetas iguales y las combinaciones adecuadas de macetas en los balcones de nuestro patio cordobés.

Una partida a Patios tiene 3 rondas y cada una acaba cuando la tarjeta de visitantes llega a la primera posición en la fila de personajes, marcando la entrada de estos a nuestro patio y el fin de nuestros preparativos florales. En nuestro turno debemos realizar las siguientes acciones, siguiendo este orden:

  1. Elegimos uno de los personajes que esté boca arriba y realizamos su acción (explicada en la propia tarjeta con símbolos).
  2. Colocamos la tarjeta de personaje usado en el último lugar de la fila, en posición boca abajo.
  3. La tarjeta de personaje que esté boca abajo más cercana al principio de la fila, se voltea boca arriba.
  4. Completamos las cartas en la muestra, si es necesario. Si el mazo de flores se agota, los descartes se vuelven a barajar.
  5. Ejecutamos el efecto del Sol si su tarjeta se encuentra en primera posición de la fila de personajes, o el fin de la ronda si son los visitantes los que han llegado a este extremo de la fila. En ambos casos, todos los jugadores pueden regar con sus cañas o cartas de mejora, pero las flores secas son descartadas del patio.

Cuando robamos cartas de la muestra, nuestros rivales también cogen las del mismo tipo o balcones si es posible. No obstante, en su patio se colocan por el lado seco. ¡Poner bonito el patio cuesta su esfuerzo! Si llenamos nuestro patio de flores, ocupando las 8 posiciones de alrededor, estamos obligados a poner el pozo en obras (dándole la vuelta), restándonos 2 puntos al final de la ronda.

Al terminar cada ronda, los jugadores llevan a cabo estas acciones para puntuar:

  1. En primer lugar, utilizamos las cañas colocadas en el patio para regar dos cartas de flores adyacentes. También, podemos usar las cartas de mejora de la manguera o regadera, que nos ayudan a regar más flores.
  2. Descartamos, una vez regado nuestro patio, todas las flores secas. ¡No son presentables para nuestros queridos Visitantes!
  3. Y finalmente, puntuamos nuestro patio con los logros conseguidos en esa ronda: un trío de macetas iguales nos otorga 1 ficha macetero de ese color (solamente una de cada color por ronda), si tienes más macetas de ese mismo color nos suman 2 puntos cada carta extra. Si cumplimos los requisitos de un balcón, se suman los puntos por maceteros en el mismo y cada carta de maceta de un color sin trío nos da 1 punto. Sin embargo, si nuestro patio estaba en obras se nos resta 2 puntos. Estos puntos de ronda se guardan en secreto.

Ahora, nos preparamos para la próxima ronda. Descartamos las cartas de balcón y de cañas usadas o no, así como las cartas de trío de color. Las mejoras que no hayan sido jugadas en nuestro patio se conservan. Además, del resto de cartas de maceta se pueden conservar hasta 2 de cada color (una hermosa y otra seca), las demás se descartan. Si nuestro patio estaba en obras se vuelve a voltear por su cara nueva, y las macetas alejadas se acercan manteniendo aproximadamente su posición. Por otro lado, gastando 2 monedas se puede obtener una carta de maceta o balcón de la muestra.

Colocamos de nuevo las tarjetas de personajes siguiendo las reglas establecidas para la preparación de partida, posicionando a los visitantes en el último lugar de la fila. Se completa la muestra de cartas de flores si es necesario. Por último, el jugador que provocó el fin de la ronda anterior, comienza con su turno la nueva ronda. ¡Arrasemos con las flores!

Convirtamos nuestro patio con flores en el más bonito

Variantes de juego

Algunas propuestas de leves modificaciones a las reglas que nos hace el autor son:

  • Monumento a la memoria: para los expertos en el juego Patios llega un reto mayor. No puedes mirar las cartas de macetas secas, para comprobar cual era su color o tipo, excepto cuando usemos la regadera o para el intercambio con el personaje de los niños. Vamos a ejercitar la memoria con esta modalidad de juego.
  • Mayo tiene 31 días: alargamos la partida en 4 rondas.
  • Final nada pegoso: un modo de acabar la partida es consiguiendo en una ronda 3 tríos de colores diferentes, ganando automáticamente. ¡Más atentos aún a los rivales!
  • Patio infantil: para simplificar la partida con jugadores más jóvenes o muy principiantes podemos eliminar al personaje de la vecina y por consiguiente las cartas de mejora.

Fin de la partida

Patios acaba tras preparar y exhibir nuestras hermosas macetas y balcones durante 3 rondas, cuando lleguen por tercera vez los visitantes a nuestros cautivadores patios.

Llega la hora de puntuar, comprobando nuestros logros de buenos jardineros durante las rondas jugadas. Cada jugador desvela sus fichas de puntos y suma los valores, cada moneda nos da 1/2 punto y debemos tener en cuenta que las fichas de trío tienen un plus según el número que tengamos de diferente color:

  • Por cada 3 fichas de trío de colores distintos: 15 puntos.
  • Por cada 2 fichas de trío de colores distintos: 8 puntos.
  • Por las fichas de trío sueltas o sin emparejar: 3 puntos.

El jugador con más puntos gana el concurso de patios cordobeses y gana la partida a Patios. ¡Qué vivan los patios andaluces!

Los invitados se acercan al final del carrusel de personajes

Reseña del juego de mesa Patios

El juego de mesa Patios posee unos componentes sencillos, pero realmente hermosos y de buena calidad. Resaltan dentro de estos, sus magníficas y temáticas ilustraciones que nos transportan fácilmente a las tierras cordobesas, con sus balcones llenos de macetas, sus flores colgadas en las paredes, sus rejas y pozos, e incluso sus abuelas sentadas en sillas tomando el fresco… ¡Con estos detalles ya me tiene hechizado el juego!

Patios es un juego de cartas de corte familiar, con mecánica set collection, en este caso coleccionamos y reunimos en nuestro propio patio macetas de flores en las paredes y balcones. Durante las partidas a Patios debemos optimizar nuestra estrategia de riego, teniendo siempre presenta las acciones de nuestro rivales para fastidiar nuestro patio y la acción del Sol, que quemará nuestras macetas más delicadas.

Aunque en las primeras partidas uno se suele fijar más en su propio patio, cuando avanzamos en los conocimientos del juego nos damos cuenta que la interacción entre jugadores juega un gran papel. Las acciones de nuestros contrincantes nos afectan, pero nosotros también podemos entorpecer sus avances florales. Incluso en algunas situaciones jugando a Patios, es mejor sacrificar alguna de nuestras macetas para fastidiar a otro jugador o jugadores que estén más avanzados y les reporten más puntos. Esto puede ser nuestro empujón al primer puesto del concurso. Por tanto, es fundamental tener un ojo en los cuidados de nuestras macetas, y el otro ojo a los logros de jardinería y a las artimañas de nuestros oponentes. ¡Lo que genera grandes piques jugones! En definitiva, Patios nos sumerge en un ambiente hermoso, pero altamente competitivo, lleno de piques y revanchas entre flores y macetas.

Las partidas a Patios son divertidas, dinámicas y preciosas, con una buena rejugabilidad, ya que la distribución de las tarjetas de personaje va cambiando, y con ello la posibilidad de usar su acción. Por tanto, al no tener siempre disponibles todas las acciones la estrategia de juego no es algo estable y predeterminada, al contrario debe variar en cada ronda, lo que hará más entretenida y emocionante la partida. Es cierto que si tenemos buena memoria podemos en una ronda avanzada recordar la próxima tarjeta que se desvelará de personaje, pero quizás nuestros oponentes nos trunquen antes nuestros planes. Algo en contra es que se usan siempre los mismos personajes, no hay variación de una partida a otra.

A su vez, tanto las cartas de flores como de mejoras se desvelan al azar al robar del mazo, por lo que también tendremos que confiar en la diosa fortuna para que nos entre la que necesitamos. ¡Con gran esfuerzo y astucia lograremos el mejor patio!

Por último, hablar de la escalabilidad del juego de mesa Patios. Se puede jugar bien a cualquier número de jugadores, disfrutando las partidas tanto a 2 jugadores como a 5 jugadores. No obstante, a 2 jugadores la partida se vuelve un tira y afloja, con un duelo más controlado en el que solo tenemos que mirar un patio rival. Por el contrario, a 4 o 5 jugadores la interacción es más dinámica y caótica, podemos ser fastidiados por varios rivales a la vez y la vigilancia del patio de nuestros rivales se vuelve más descontrolado, ya que son varios los oponentes a controlar.

Pros

  • Belleza cordobesa: los detalles que esconden sus cartas con la representación de tradiciones andaluzas como las puertas de rejas, las vecinas tomando el fresco en la calle, las cañas de riego o los balcones llenos de flores, nos transportan a esta tierra hermosa que como granaíno tanto quiero.
  • Sencillez: un juego de mesa fácil de aprender y de jugar, pero que requiere una buena dosis de estrategia, para que el sol no chamusque nuestras macetas o para que los oponentes no saboteen nuestro patio.
  • Interacción: Patios es un juego competitivo que genera bastantes piques entre jugadores durante sus partidas, las acciones de los demás no solo fastidian nuestros planes, sino que también puede perjudicar las flores de nuestro patio o llenarlo de flores secas.

Contras

  • Hoja de ayuda para mejoras: tras jugar varias partidas a Patios todavía tengo que recurrir al manual para comprobar los detalles de las cartas de mejora pues, a diferencia de los personajes, no muestran ningún símbolo o icono que nos sirva de recuerdo. Una pequeña hoja de ayuda hubiera sido fantástica, no descarto fabricármela.
  • Cuna de la caja: su preparación en mesa es simple y rápida. Sin embargo, cuando llega la hora de guardarlo tengo que pelearme un poco con la cuna, las fichas de puntuación y las tarjetas de personaje. Nada de aire, pero quizás un poco hubiera ayudado a guardarlo más fácil.
  • Azar: como casi todo juego de cartas el azar se presenta con intención de ayudarnos o perjudicarnos en nuestras jugadas, el robo del mazo de cartas de flores o mejoras puede sernos favorable o no. Así, algunos barridos para buscar una mejor fortuna nos pueden salir rana. ¡Pero ahí está la emoción!

Mi veredicto para Patios

Para disfrutar desde casa de la magia de los patios cordobeses podemos sacar a mesa el precioso juego Patios. Un juego de mesa familiar, estratégico y de interacción, en el que jugamos para lograr el patio más llamativo y cautivador del barrio, y ganar el gran concurso. Los piques que genera y la belleza de su diseño, que nos transporta a las preciosas tierras andaluzas, le hacen ganar mi emblema de juego recomendado.

Don Meeple recomienda que lo tengáis en vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?