Tres, dos, uno… ¡Despegamos! En este posible futuro, la humanidad debe descubrir otras galaxias para subsistir. Nosotros somos cadetes-aprendices de la Agencia Espacial Odysea, por lo que recorreremos viajes emocionantes por diferentes y espectaculares planetas que nos sorprenden con sus peculiares. Pues, en este universo existe un mundo ártico, cinéfilo, exótico, perruno, gatuno, cubierto de mariposas, setas o dulces apetitosos, y muchos más que debemos explorar. En el espacio está nuestro destino y diversión, así que vamos a poner pies en el cielo.

Odysea es un juego de mesa para toda la familia, de la editorial Delirium Games, incluyendo además de componentes preciosos e hipnóticos hasta 4 modalidades diferentes de juego usando los mismo preciosos elementos de temática espacial. Por lo que nos ofrece distintas aventuras galácticas poniendo a prueba nuestra memoria, reflejos, imaginación y con un desafío en solitario, siendo igualmente entretenido para pequeños y grandes.

Portada de Odysea
Número de jugadores:1 – 5
Duración:20 minutos
Edad mínima:5 años
Género:memoria
Complejidad:1,33 / 5
Editorial:Delirium Games
Diseño:Przemek Dmytruszynski
Adam Kałuża
Ilustración:Alicja Kocurek
Precio recomendado:25,46€

El juego consta de 4 modalidades diferentes, que vamos a conocer para decidir que encargo galáctico disputar en nuestra partida:

Misión Exploración

Es una modalidad competitiva en la que nuestro objetivo es ser la primera nave espacial en conseguir una muestra de cada color viajando por los diferentes planetas, usando nuestra capacidad de atención y memoria.

Para esta misión de exploración galáctica tendremos que escoger 17 planetas a nuestra elección o al azar, colocándolos boca arriba unos colindantes a otros, siguiendo el esquema determinado por el reglamento del juego. Los planetas situados en las 4 esquinas y en el centro se denominan Plantetas de investigación y sobre estos colocamos las muestras, piedras de colores que pondremos según el número de jugadores y agrupándolas por el mismo color.

Por otro lado, debemos encontrar los paisajes (losetas circulares) que corresponden a los planetas seleccionados. Una vez hallados los barajamos boca abajo y simulando el mismo esquema que con las cartas circulares de los astros. También necesitaremos el marcador de zona de cuarentena y 3 fichas de maniobras espaciales, una de cada color. Ahora, cada jugador elige su astronave, con su carta correspondiente y una ficha de combustible estelar que colocar en el marcador 0.

Con todo listo para la aventura, vamos a conocer el procedimiento de vuelo a seguir. En primer lugar, situamos nuestra nave en un país no ocupada. Y en nuestro turno, desvelamos un paisaje boca arriba, si este corresponde a algún planeta cercano a nuestra nave nos desplazamos a él y seguimos levantando otra loseta, hasta que fallemos. En este caso, si el movimiento no está permitido, acaba nuestro turno. Sin embargo, subimos nuestro marcador de combustible una casilla, este nos permite realizar las maniobras espaciales que se encuentran activas para la partida y cuyo coste de energía viene indicado por las estrellas de cada ficha.

Es importante intentar memorizar la posición de los paisajes que se van desvelando, pues son los que nos permiten desplazarnos por la zona de juego con nuestra nave, para alcanzar las muestras de la misión. Para dificultar un poco más la tarea, cada vez que una muestra es robada de un planeta, se coloca el marcador de zona de cuarentena bloqueando la investigación del resto hasta que se libere.

El mejor explorar y el que más memoria tenga, consiguiendo antes que nadie las muestras de colores, será el ganador de esta competición espacial.

Recordemos la ubicación de los paisajes para movernos entre planetas

Misión Solitaria

En esta tarea planetaria en solitaria de Odysea, la preparación de los planetas y paisajes es la misma que en la tarea anterior. No obstante, usaremos la ficha del Monstruo del Agujero Negro y el dado, colocando el valor según la dificultad que le queramos dar a la partida: 1-fácil, 2-normal y 3-difícil. Además, colocamos 1 muestra en los planetas de investigación (esquinas y central) con colores diferentes entre ellos, y los 9 marcadores de maniobras espaciales están disponibles.

Nuestra tarea es reunir una muestra de cada color viajando por los planetas de esta llamativa galaxia. Pero ¡cuidado!, no estamos solos. Notamos que algo o alguien nos pisa los talones haciendo desaparecer mundos enteros. La misión se complica y debemos conseguir no quedar arrinconados.

Nos moveremos por los planetas con la misma mecánica de memoria y asociación de planetas-losetas paisaje comentada, en la otra misión de exploración, es decir, acercando en las losetas uno de los planetas cercanos a la situación de nuestra nave. En caso de error, aumentamos el combustible, pero también un valor al dado. Cuando este, alcance el máximo valor (6) y antes de volver a su posición inicial, esto genera que el monstruo devora planetas actúe, entrando en la galaxia o moviéndose hacia nosotros. Al abandonar un planeta, el monstruo lo consume, por lo que debe girarse, quedando bloqueado (a excepción de alguna acción especial).

Para complicar la misión más, cada vez que recojamos una muestra el valor inicial del dado aumenta en 1, por lo que cada vez estaremos más próximos a que el monstruo se desplace.

La partida acaba con nuestra victoria si conseguimos las 5 muestras diferentes, o con nuestra derrota si el monstruo devora un planeta con nuestras aún sin recopilar y/o lleva a nuestra nave. ¡Sin temor a comernos nosotros al monstruo!

¿Nos atrapará el Monstruo del Agujero Negro?

Carrera Espacial

En esta competición espacial se seleccionan y distribuyen 15 planetas bocarriba en forma circular, creando un circuito cerrado. El marcador de zona de cuarentena marca la línea de salida y meta, situándose aquí todas la aeronaves que vayan a disputar la carrera. Se buscan los paisajes correspondientes y se colocan dentro de la pista, también boca arriba. Para esta modalidad usaremos también el dado de juego, y entre todos acordaremos el número de vuelta a dar para lograr el podio.

La carrera de Odysea consiste el poner a prueba nuestras habilidades de observación y reflejos viso-manuales, ya que durante nuestro turno lanzamos el dado, y el resultado determina el planeta que alcanzamos. El jugador que primero toque el paisaje correspondiente es el ganar de la ronda, desplazando en la carrera su nave tantos planetas como el dado indique. ¡Ojo! Tenemos que contar planeta desde el jugador activo para acertar, no desde nuestra propia nave.

Para igualar la disputa, el cabeza de carrera solamente puede avanzar 3 planetas aunque el dado sea más alto, sumando esos pasos de diferencia el último jugador. De esta forma, se anima más la competición. El ganador es el que consiga antes dar las vueltas pactadas al inicio por todos.

Una carrera de naves entre planetas galácticos

Navegación 101

Odysea se llena de mágina narrativa con esta modalidad, en la que solamente necesitaremos las cartas circulares de planetas y las muestras, para contabilizar los puntos. Debemos barajar los planetas y formar un mazo boca abajo con ellos. Nuestro objetivo es crear nuestra nuestra aventura planetaria y recordar las historias del resto, para volver sanos y a salvo de vuelta a casa.

Comenzamos en la fase 1 de crear. Entre toda la tripulación elegimos al piloto (jugador inicial) que roba dos planetas: A y B, e inventa una historia que una las imágenes de estos. Después, toma ambos planetas y forma un nuevo mazo boca arriba, cubriendo el planeta A con el B. Finalmente, coge una muestra. El siguiente jugador a su izquierda repite el proceso, pero robando solamente 1 planeta, cuya historia también tiene que aludir al planeta superior del nuevo mazo, conectando las cartas con la narración. Este jugador también coloca su planeta boca arriba sobre el nuevo mazo, ocultando el planeta B. Y así, sucesivamente todos los navegantes de esta misión de Odysea, hasta jugar el número de cartas acordado cada uno.

Cuando solamente quede el mazo creado con nuestras aventuras, la tripulación pasa a la fase 2 de recordar con retrospectiva. El último jugador volta el mazo, revela una carta y debe rememorar la historia contada por el primer jugador, para acertar cuál es el planeta que viene a continuación sin mirarlo y la historia que los une. Si todos los miembros de la tripulación dan por bueno el recuerdo del jugador, se revela el planeta y si ha acertado se le entrega una muestra. Si alguien dice ¡datos erróneos!, narra cómo era correctamente la historia y gana la muestra del jugador activo, al contrario si se equivoca él entrega su punto. Y así hasta revelar todos los planetas y contar nuestra aventura.

Recordemos la ruta del vuelo de reconocimiento

Y una vez descubierto el destino del viaje lúdico por esta maravillosa galaxia, pongámonos los cinturones para comenzar a jugar a Odysea, en cualquiera de sus modos. ¡Buen viaje sideral!

Reseña del juego de mesa Odysea

Odysea nos presenta 4 juegos en 1, esta pequeña caja nos sorprende y proporciona aventuras galácticas para pequeños y grandes. En cada modalidad de juego desarrollamos capacidades básicas como la memoria, atención, agilidad, lógica e imaginación. Este juego de mesa es un recurso perfecto para el aula y para jugar en familia, si salimos del embelesamiento que provocan sus planetas, ya que son tan llamativos que nos pueden confundir y atrapar en sus peculiaridades.

A Doña Meeple conquistó nada más abrirlo al encontrar una cita del Principito en el reverso de la portada, animándonos a explorar para conocer lo que nos rodea, no como el geólogo de la historia. Con esa presentación, ya avecinábamos que íbamos a soñar despiertos. Y sus fantásticas ilustraciones de planetas así lo hacen, sus detalles hacen de cada uno una obra de arte, todavía no hemos podido decidir cuál es nuestro favorito, todos encierran mucha magia.

Para analizar Odysea, voy a hablar de sus 4 modalidades por separado, siguiendo el orden anterior, viendo lo que aportan al juego cada una de ellas y detallando nuestras impresiones en sus partidas. Las cuales hemos podido disfrutar con familiares y amigos, tocando un amplio rango de edad.

Con Misión Exploración vivimos una competición de memoria, en la que el más rápido es el que retiene la posición de los paisajes. Al principio todo es un caos de errores tras errores, pero estos nos ayudan a intentar memorizar las ubicaciones. Cada jugador puede plantear su propia estrategia, como comparar la situación de la loseta con la carta de planeta, inventar un lazo de unión narrativo o simplemente teniendo buena capacidad visual y espacial. Además, estaremos en todo momento activos pues las decisiones de los demás nos dan pistas a nosotros también, en esta partidas todos los ojos estarán muy abiertos a las jugadas y losetas reveladas. Por tanto, es un juego que se disfruta por igual con niños y adultos, es cierto, que con niños y niñas pequeños podemos optar por recurrir a trabajar por equipos para equilibrar niveles. Aunque en alguna ocasión nos sorprenden los pequeños reteniendo mejor la información que los adultos.

Si queremos enfrentarnos solos a un juego de memoria o en equipo colaborativo, nuestro reto perfecto lo presenta la Misión en Solitaria contra el Monstruo del Agujero Negro. En estas partidas competimos contra los avances de un monstruo hambriento que devora planetas, acorralándonos para perder la tarea. El poder de este devorador surge de nuestros errores, por lo que debemos ir con más cautela que en la versión anterior, pues cada vez que el dado llegue al valor más alto lleva su turno de movimiento hacia nosotros. Un divertido desafío en el que viviremos la tensión de ser perseguidos, sobre todo si no estamos muy finos de memoria.

Un precioso juego de mesa para que jueguen los niños o en familia

Otra competición en estado puro es la Carrera Espacial, combinando memoria espacial y agilidad de conteo, ajustando el destino de la nave con el resultado del dado y localizando la loseta que corresponde antes que el resto. Es la versión más dinámica y caótica, todos jugamos en cualquier turno, el jugador activo únicamente marcar la nave de referencia en la carrera. Esto también hace que las partidas sean muy divertidas y se pasen volando, aunque seremos nosotros los que determinemos el número de vueltas a dar. Algunos consejos para evitar un poco la confusión que se genera son: contabilizar con muestras las vueltas dadas por cada jugador y el jugador activo antes de tirar el dado señala su nave, estos detalles hacen que la carrera sea más justa y evita alguna que otra disputa entre jugadores. Por otra parte, que el primero de la carrera no celebre tanto, pues sus avances son coartados por las reglas del juego para equiparar la partida, otorgando como máximo 3 pasos en los planetas y el resto los recibe el último. Quizás con este cascarón de huevo, se cumpla el dicho los último serán los primeros, una buena ventaja para el rezagado que no despega, pero que desquicia al cabeza de pelotón al verse avanzar a cuenta gotas.

En cuanto a Navegación 101, esta modalidad narrativa busca estimular la imaginación y creatividad, junto al recuerdo de las historias de los demás jugadores, por lo que es fundamental también la escucha activa. Al ver sus cartas de planeta la motivación para inventar fluye y con esta forma de juego a Odysea somos libres de crear un mundo imaginario, formando una aventura común en colaboración con el resto de la tripulación. Esta es la mejor versión para los niños y niñas, trabajando además de los aspectos mencionados sus habilidades lingüísticas y lógicas al narrar su parte de la historia.

Por tanto, Odysea es un juego de mesa para niños y niñas en el que aprendemos a través de la diversión, además de dejarse jugar con emoción por adultos, que ponen a prueba también sus capacidades memorísticas y reflejos. Como he comentado, para los más pequeños podemos transformar algunas de las versiones competitivas en colaborativas, facilitando el ajuste de niveles. Con sus diferentes modalidades de juego nos ofrece partidas diferentes usando los mismos componentes, pero siempre jugando con nuestra memoria visual. Además, las fichas de maniobras espaciales y combustible introducen una dosis estrategia en la interacción entre jugadores y en nuestros avances galácticos.

Pros

  • Educativo: con este juego de mesa Odysea nos divertimos a la vez que desarrollamos habilidades fundamentales y básicas como la atención, discriminación, memoria y asociación. Siendo un recursos excelente para las aulas y para aprender desde casa, a la vez que jugamos en familia.
  • Toda la familia: es un juego entretenido para niños y adultos, ofreciendo en sus partidas retos de competición, solitarios y narrativos, e incluso podemos incluir cooperativas para los más peques. Tanto grandes, como pequeños debemos estimular la memoria y qué mejor forma de hacerlo que rodeados de estrambóticos planetas imaginarios.
  • Variabilidad: con los mismos componentes de juego Odysea nos presenta 4 modos de juego diferentes en los que vivir una misión espacial, que se adapta a nuestro gusto y grupo de jugones en cada ocasión.

Contras

  • Diferentes niveles entre jugadores: los desajustes pueden ser habituales y no me refiero solamente a niños con adultos, sino también entre los más habilidoso en sus estrategias de memoria visual y espacial dejando fácilmente al resto en la retaguardia. Siendo muy complicado en este juego las remontadas.
  • Preparación planetas: en la mayoría de modalidades se debe encontrar la loseta de los planetas seleccionadas, con estas ilustraciones tan abarrotadas e intensas, se hace una tarea bastante tediosa. Podemos hacer que el juego comience antes, animando a los niños y niñas a jugar a asociarlas, para así hacer más amena la preparación de la partida.

Mi veredicto

Para finalizar la reseña al juego de mesa Odysea mencionar que este llamativo juego de mesa encandila con sus hermosas ilustraciones de planetas a pequeños y grandes, sumergiéndonos en una galaxia de fantasía. Además, nos presenta 4 desafíos diferentes que le dan variabilidad al juego, con retos a superar en los que estimular nuestra memoria, reflejos, lógica e imaginación. Por su valor educativo y la capacidad de soñar en sus mundo a través de nuestra imaginación, le entrego mi emblema de juego recomendado para niños y familias.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace