¿Os gusta el misterio y resolver acertijos? Si la respuesta es sí, el juego que os traigo hoy en la reseña, es fantástico para vosotros, os hablo de Mysterium, un juego de mesa de la editorial Asmodee que mezcla de forma mágica los juegos Cluedo y Dixit. Por tanto, la diversión y la imaginación están más que aseguradas, con la resolución de un crimen con pistas un tanto peculiares.

¿Os atrevéis con una sesión de espiritismo? ¡Comenzamos la aventura espectral!

Preparación de la partida de Mysterium

Es quizás lo más complejo en cierto modo del juego, con una duración de 5 minutos o más si el espíritu o los videntes no son ágiles en la elección de cartas, requiere la cooperación del grupo para no hacerlo más tedioso.

Comenzamos con la colocación en la mesa de juego de los componentes del juego, marcando tres zonas claras: una para el espíritu con la pantalla de juego, en la que elegirá para cada vidente un asesino, un lugar de los hechos y un arma mortal, poseyendo además las cartas de visión y tres cuervos (comodines). En la zona de los videntes cada uno tendrá su bola de cristal, su sobre con el personaje elegido, fichas de adivinación (para indicar si confiamos en el criterio de nuestros compañeros) e indicadores de adivinación (que contabilizan nuestros logros para un beneficio en la ronda final del juego). Por último, la zona de juego con los tableros de progreso de asesino, lugar y objeto con sus correspondientes cartas a desvelar por los videntes con las pistas fantasmales.

El reloj marcará las rondas y el final del juego, para aumentar la tensión tic, tac, tic, tac…

¿Cómo se juega?

Mysterium es un juego colaborativo de cartas en el que todos juntos deben resolver el misterio del espíritu asesinado para liberar su alma, en este ambiente místico se desenvuelve la partida. Antes de empezar, los jugadores deciden qué papel interpretarán: el espíritu o uno de los videntes. Los personajes se desarrollan de forma más profunda en el manual del juego, para involucrar a los jugadores más en la partida. Algo que me encanta para envolverme en su atmósfera).

Para resolver el asesinato los videntes solo tienen siete horas (siete turnos) durante la noche de Samhain (Halloween) antes de que la conexión con el fantasma se rompa. Pero surge la problemática de que el fantasma solo se comunica con imágenes o flashes que representan: quién lo mató, dónde y con qué objeto; por ello los videntes deben interpretar y conjeturar hipótesis a poner en común. Cuando todos hayan resuelto sus tareas, el fantasma o espíritu ofrece una última visión para todo el grupo. Una ronda final que decidirá la victoria o derrota en la jugada, eso si consiguen llegar a tiempo a esta última fase. Siendo este el objetivo del juego, de forma más específica os voy a desarrollar las fases y variantes:

Reconstrucción de los hechos

Los videntes reciben la visión del espíritu (tres cartas de pista, como máximo) para intentar averiguar los tres misterios (quién, dónde y cómo fue asesinado). Para ello, interpretan la visión colocando su ficha de intuición (bola de cristal) en la propuesta elegida, siguiendo los 4 tableros de progresión. El paso de zonas, se realiza en cada turno con una manifestación espectral por parte del espíritu. Por ejemplo: un golpe en la mesa es “Así se hace”, dos golpes es “Inténtalo de nuevo”, sin romper la magia del juego. 

Descubriendo al culpable en Mysterium

Esta fase final sólo tiene lugar si todos los videntes han descubierto su combinación de personaje, lugar y objeto antes de que el reloj marque las 8, llevándose a cabo tres pasos:

  1. Rueda de reconocimiento: de las averiguaciones realizadas por cada vidente en la fase anterior.
  2. Visión compartida: el espíritu entra tres cartas de visión para resolver el crimen de forma definitiva, según el avance de cada jugador con sus indicadores de adivinación se les permite ver un número determinado de cartas.
  3. Votación: cada vidente en secreto, colocando el número elegido en su sobre, debe decidir el resultado final de este atroz crimen eligiendo la resolución final.

Fin de la partida

Para ganar la partida en Mysterium, el grupo escogido por los videntes debe contener al verdadero culpable¡todos los jugadores ganan y el espíritu consigue descansar en paz!, de lo contrario la conexión con el fantasma se pierde y se quedan sin resolver el gran misterio de la mansión.

Variante para dos y tres jugadores

Se harán unos ajustes en las reglas que afecta a la cantidad de videntes que puede controlar cada jugador. De este modo, en una partida a 2 jugadores un jugador hace de fantasma y el otro lleva a 2 videntes a la vez. Mientras que, en una partida a 3, los 2 jugadores que se encuentren al otro lado de la pantalla tienen que llevar a 2 videntes cada uno de ellos, aumentando así la complejidad de la partida. Además, se eliminan las fichas y marcadores de adivinación, ya que la ronda final para descubrir al asesino se realiza con las tres cartas boca arriba.

Reseña de Mysterium

Nuestro juego de mesa de hoy es una mezcla perfecta de misterio y deducción en una dinámica cooperativa, que no evita las disputas entre compañeros y la competitividad por llevar la voz cantante durante las decisiones como videntes. Además, nos permite conocer mucho mejor a nuestros compañeros de juegos con sus hipótesis e interpretaciones de las señales fantasmales.

Todo con una ambientación y atmósfera oscura y mágica que nos ofrece sus cartas, creadas por uno de los artistas de Dixit, Xavier Collette. Para mí lo mejor y más brillante del juego, envolviéndonos en la trama criminal y desbordando a raudales la imaginación del grupo. También, mencionar la calidad de todos los detalles del juego (bolas de cristal, pantalla del espíritu, reloj para los turnos y un no para de detalles que le dan un gran valor al juego) y la banda sonora de misterio, que propone el propio juego para sus partidas, la guinda para un pastel tenebroso.

El juego permite disfrutarlo desde dos roles diferentes: videntes o espíritu, ambos diferentes y divertidos. Sobre todo yo disfruto siendo el espíritu viendo a mis compañeros destrozar, enredar e imaginar de mil formas diferentes las pistas dadas, sin un miligramo de la razón que me llevó a usarla. Pero ¡ojo! en eso consiste el juego, en sufrir viendo a nuestros compañeros perderse por el camino espectral, y yo sin poder participar, de lo contrario se rompe el sentido de la jugada. 

Aunque es un juego que se nutre de otros como Dixit y Cluedo. Mysterium es un juego diferente, original y divertido, que saca lo mejor de sus jugadores expresando sensaciones en cada ronda a través de sus cartas tan bellas y abstractas. 

Sin duda, como muestro en esta reseña, Mysterium es un juego perfecto para un día de juegos con amigos o la familia.  Ayudará a enganchar a gente no jugona a esta afición, gracias a su preciosa puesta en escena y original mecánica, además de ser fácil de jugar. Todos repiten partida motivados a ser mejores espíritus o videntes que sus compañeros, pues como he dicho la rivalidad que tenemos como jugones siempre sale a la luz, incluso con juegos cooperativos como este. ¿Quién dijo miedo a los fantasmas?

Pros

  •  Ambientación e inmersión en el juego: el juego con su componentes, historias de los personajes, cartas e incluso la propuesta de una banda sonoro, nos “obliga” a trasladarnos a un escenario tenebroso y misterioso que nos atrapa con la simple visualización del juego, y qué más podemos pedir a un juego que nos engancha desde el minuto 0, solo puedo quitarme el sombrero. 
  • Nivel de cooperación: todos los jugadores tienen el mismo objetivo, por lo que la confraternización y la interacción en este juego es enorme y 100×100 necesaria. Esto hará que tras cada partida conozcamos más profundamente a nuestros compañeros de partida, e incluso sorprendernos por esa persona que creíamos que conocíamos y compatibilizar con la que nunca hubiésemos imaginado. Quizás quedando un poco al margen el espíritu, pero se compensa con los buenos ratos que pasa viendo a sus compañeros discutir con sus pistas.
  • Imaginación: con este juego se puede dar rienda suelta a la creatividad tanto con el rol de espíritu como de videntes, estos últimos lo pasan mucho peor con este tema, rebanándose los sesos intentando descifrar las pistas que esconden sus cartas.

Contras

  • Preparación y espacio: antes de empezar a jugarlo debéis saber que necesitáis una mesa amplia para el despliegue de componentes que nos ofrece el juego, todos ellos con gran valor visual y atractivo, pero que en ocasiones entorpece el poder jugarlo en cualquier momento, lugar u ocasión, por lo que tanto la preparación que requiere y su dimensiones de juego lo podemos considerar un pequeño hándicap. 
  • Escalabilidad: a 2 y 3 jugadores se queda bastante corto y a 7 jugadores me parece demasiado disperso, por lo que para mi gusto funciona bien de 4 a 6 jugadores.
  • Rejugabilidad: existe un gran taco de cartas para ofrecer diversidad en las partidas, pero cuando juegas a menudo con el mismo grupo de amigos se suelen repetir las pistas, lo que facilita demasiado la resolución del caso, lo cual se soluciona con expansiones como “Hidden Signs” y “Secrets and Lies”.

Mi veredicto para Mysterium

A este juego le guardo un especial cariño, pues con él conocí a grandes jugones, por ello con la mezcla de sentimiento y su arroje de misterio e imaginación, mi votación final para el juego de mesa “Mysterium” en esta reseña, es de un emblema de juego recomendado.

Don Meeple recomienda que lo tengáis en vuestra ludoteca

Comprar en Amazon