Pronto dará comienzo nuestra misión a Marte y son muchos los preparativos que un viaje de tal magnitud requiere. Por eso, es vital que la nave sea equipada con los recursos imprescindibles antes de despegar para completar la misión con éxito.

Nos hace falta agua, comida, energía, oxígeno y como no, la tripulación. Pero solo el ingeniero más rápido y organizado será capaz de aprovechar hasta el más mínimo recoveco de la nave. ¿Y quién mejor que nosotros para calcular al milímetro qué necesitamos para equipar la nave con exactitud?

Así se nos presenta este Misión Marte, un juego de mesa que viene a ampliar, junto con Misión Rescate, la saga de juegos Misión de la editorial Zacatrus. En esta ocasión, seremos ingenieros que tendremos que aprovisionar nuestra nave espacial con los recursos que nos marquen los dados antes que el resto de jugadores.

Número de jugadores:1 – 6
Duración:15 minutos
Edad mínima:8 años
Género:pattern building
Complejidad:1,15 / 5
Dependencia idioma:baja
Editorial:Zacatrus
Diseño:An-Ping Liu
Ilustración:Manu Palau
Precio recomendado:9,95€
Portada de Misión Rescate

Preparación de partida

Cada jugador recibe un set de 6 cartas de nave, las cuales vienen marcadas con una letra en el reverso de cada carta para poder distinguirlas.

A continuación se disponen en el centro de la mesa las 5 cartas de recurso con sus respectivos dados (tripulación, agua, comida, oxígeno, energía y oxígeno).

Para terminar, dejamos a un lado las fichas de marte y las fichas de estrellas que nos servirán para llevar la cuenta de los puntos.

¿Sencillo verdad? ¡Pues comenzamos!

Setup a punto para una partida a 3 jugadores

¿Cómo se juega a Misión Marte?

Misión Marte se juega a lo largo de 4 rondas (misiones) en las que intentaremos ser los más veloces en completar los requisitos marcados por los dados.

En cada misión, un jugador se encarga de tirar los 5 dados para posteriormente colocarlos en la casilla de la carta de recurso que le corresponda y así todos puedan ver los resultados.

El color del dado indica el recurso y el número la cantidad exacta que se necesita de cada uno para completar la misión.

Ahora, y de forma simultánea, cada jugador tiene que disponer en su zona de juego las cartas hasta que tenga todos los recursos, ni uno más ni uno menos. Para ello, tenemos que combinar nuestras cartas para tapar los recursos que nos sobren y dejar visibles solo los que nos piden.

Podemos apilar unas sobre otras, total o parcialmente, girarlas o incluso colocarlas del revés para tapar una mayor cantidad de recursos. Cualquier disposición nos vale siempre y cuando consigamos completar la misión.

¡Ojo! En cada set de cartas hay 7 recursos de cada tipo, dato que hay que tener en cuenta si no queremos quedarnos atrás en esta misión a Marte.

En el momento en el que un jugador crea que tiene todos los elementos para la partida y se comprueba:

  • Si lo tiene todo con exactitud, habrá equipado la nave con éxito y se puntúa. Se lleva una ficha de Marte (10 puntos) y el resto de jugadores que cumplan 3 de los 5 requisitos se llevan 5 puntos.
  • Si por el contrario el jugador se ha equivocado. Recoge todas sus cartas, las baraja y se reanuda la partida. Partiendo él de cero y el resto siguen por donde iban.

El jugador que se lleva la misión dará comienzo a la siguiente misión lanzando de nuevo los dados.

Fin de la partida

Una partida a Misión Marte finaliza al término de la cuarta misión. Se hace el recuento de los puntos y, quién tenga más, habrá ganado la partida. Si hay tablas por la victoria, se juega una ronda más.

Modo solitario

Se juega exactamente igual, salvo que las estrellas se otorgan en función del tiempo que se tarde en completar la misión y según la dificultad que queramos meterle, siendo nuestro objetivo superar nuestra propia puntuación partida tras partida.

Combinemos nuestras cartas para cumplir con los recursos indicados

Reseña del juego de mesa Misión Marte

En el día de hoy vamos a hablar de uno de los 2 juegos de mesa con los que Zacatrus y Brain Picnic han ampliado la familia Misión.

En este caso, nos convertimos en ingenieros espaciales cuyo primer gran objetivo, antes de despegar y comenzar la Misión Marte, es organizar todos los recursos que necesitamos en nuestra nave espacial.

Para lograrlo, los jugadores tienen que hacer sus propios puzzles con ayuda de sus cartas, haciendo mil y una virguerías hasta tener todos los elementos que se les pide. Un juego bastante sencillo hasta que te enteras que el más rápido en terminarlo se lleva el gato al agua.

Aquí un servidor, en las primeras 3 misiones, no fue capaz ni de completar un par de elementos por ronda. Los nervios por intentar terminar muy rápido dan lugar a que la cabeza se nos bloquee y no sepamos ni por donde vamos, lo que lo hace más complejo de lo que parece, brindándonos rondas frenéticas y entretenidas.

Para mí la gracia de este Misión Marte reside en esos piques y momentos tensos por ver quien acaba primero la ronda. Es por ello que, aunque cada uno juegue a su bola, lo prefiero jugar a partir de 4 jugadores para que las partidas sean más caóticas. Eso sí, el solitario está entretenido para quienes les gusten los juegos de autosuperación.

Además, es un juego para todos los públicos, cortito y en formato de viaje, ideal para echárselo en la mochila para jugar unas partidas en un plis plas con los menos jugones y que así empiecen a picarles el gusanillo por el mundillo lúdico.

Pros

  • Dinamismo: la velocidad al montar nuestro puzzle se dispara a medida que vemos cómo están progresando los demás jugadores, lo que genera momentos de tensión y nerviosismo que molan.
  • Sencillez: juego prácticamente autoexplicativo, por lo que está genial para jugar con cualquiera al que le apetezca echar unas partidillas a un juego ligero.
  • Componente educativo: es un juego que permite desarrollar el pensamiento lógico y la atención de los pequeños de la casa, así que un plus para los que tengan hijos en casa.

Contras

  • Rejugabilidad: jugamos siempre con la misma mano de cartas, por lo que la diferencia de una ronda a otra estará en los dados que salgan para cada elemento, por lo que con muchas partidas a las espaldas le acabaremos pillando el truquillo.
  • Temática: en otros juegos de la saga Misión, como puede ser Misión Rescate, la inmersión en la situación que plantea el juego es mucho mayor.
  • Ilustraciones: las ilustraciones no destacan mucho, son simples y claras. Pero eso sí, de no ser así nos sería más difícil asociar los iconos para solventar la misión.

Mi veredicto

Y vamos terminando esta reseña de Misión Marte, un juego de mesa muy sencillo pero en el que tenemos que ser tan rápidos como podamos para terminar antes que el resto de jugadores. Por su tamaño y dinamismo está genial para llevárselo a quedadas con grupos poco habituales de jugadores. Por ello le concedo mi emblema de juego aprobado.

Este juego para Don Meeple no está mal, al menos probadlo
5% de descuento en ¿Jugamos una?