¿Quién no ha aprovechado de pequeño una excursión al campo para buscar un trébol de cuatro hojas? Estoy seguro que más de uno estaréis pensando que los encontrabais a espuertas, pero sinceramente en la mayoría de los casos nos quedamos con las ganas de hacernos con uno de estos tréboles de la suerte. Tranquilidad y que no panda el cúnico, pues ahora podemos tener un jardín repleto de ellos, aunque necesitaremos de organización y un poco de suerte para completarlo con éxito.

Así se nos presenta Lucky Numbers, un juego de mesa de Tranjis Games en el que buscaremos los tréboles que mejor nos vengan para ordenarlos en orden ascendente y así terminar nuestro jardín antes que los demás jugadores.

Portada de Lucky Numbers
Número de jugadores:1 – 4
Duración:20 minutos
Edad mínima:8 años
Género:colocación de losetas
Complejidad:1,07 / 5
Editorial:Tranjis Games
Diseño:Michael Schacht
Ilustración:Christine Alcouffe
Precio recomendado:17,96€

Preparación de partida

Lucky Numbers está compuesto por 4 sets de tréboles en 4 colores diferentes (amarillo, morado, rojo y verde) y numerados del 1 al 20. El color de las fichas es indiferente para el desarrollo del juego, pero nos será de gran ayuda para delimitar el número de tréboles que pondremos sobre la mesa.

Cogemos tantos sets de tréboles como jugadores y los distribuimos en el centro de la mesa boca abajo y bien mezclados.

Ahora, cada jugador recibe uno de los tableros y lo coloca frente a él, dejando la mariquita en la esquina inferior derecha. Con todo listo y antes de empezar a jugar, cada uno coge al azar 4 tréboles y los coloca boca arriba en la diagonal dorada, preferiblemente de menor a mayor desde la esquina superior izquierda hasta llegar a la esquina inferior derecha.

Voltear los tréboles para encontrar los que mejor nos encajen

¿Cómo se juega a Lucky Numbers?

En Lucky Numbers iremos jugando por turnos robando fichas de trébol del centro de la mesa para ponerlos en nuestro tablero de juego siguiendo la regla de colocación que veremos más adelante.

Comenzando por el jugador inicial, en nuestro turno escogemos entre cualquier ficha al azar boca abajo o una que hayan revelado boca arriba. Al principio todos los tréboles están ocultos. Sin embargo, conforme avanza la partida, es probable que los jugadores vayan dejando tréboles visibles que no les interesen en ese momento.

Cuando cogemos un trébol podemos:

  • Colocarlo en una casilla vacía de nuestro tablero.
  • Sustituirlo por un trébol que ya tuviéramos, dejando el que nos sobra boca arriba en la reserva central.
  • O bien, si no nos interesa, dejarlo boca arriba en la reserva central.

¿Parece sencillo verdad? Lo es, pero no tanto. A la hora de jugar un trébol hay que tener en cuenta que, en la fila y columna en la que se pone, los tréboles han de estar ordenados de menor a mayor, independientemente de si hay huecos libres entre medias. Así dispondremos las fichas en orden ascendente en cada fila (de izquierda a derecha) y en cada columna (de arriba a abajo).

¡Ojo! En una misma fila o columna no vamos a encontrar números repetidos pero sí fuera de ellas.

En busca de los tréboles que completen nuestra tablilla

Fin de la partida

El primer jugador en completar su tablero cumpliendo la regla de colocación habrá ganado la partida a Lucky Numbers.

Si se diera el caso en el que se han revelado todos los tréboles y nadie ha terminado su tablero con éxito, se juega la ronda actual y finaliza la partida de inmediato, imponiéndose el jugador con menos huecos vacíos.

Variantes

  • Variante Michael Schacht: si queremos meterle un plus de dificultad al inicio de la partida en la preparación, en lugar de robar las 4 fichas seguidas las robamos de una en una y la colocamos en la diagonal antes de robar la siguiente. ¡Veréis qué divertido arreglar este jardín!
  • Variante Bruno: Bruno Cathala, autor de 7 Wonders Duel, ha diseñado una variante para los amantes de los combos. Si al jugar un trébol lo ponemos diagonalmente adyacente a uno con el mismo número podemos repetir turno. Pudiendo encadenar varios turnos seguidos.
  • Variante torneo: ¿echamos un torneillo? Decidimos cuantas partidas vamos a jugar. El ganador de cada una se lleva 2 PV y el resto pierden 1 PV por cada casilla vacía.

Modo solitario

Lucky Numbers nos ofrece 40 retos que tendremos que superar para ser todos unos expertos. En cada reto partimos de un tablero preestablecido con las fichas colocadas en un orden específico y, partiendo de un límite de movimientos, intentaremos resolver el estropicio para ganar cada partida.

Para ello, podemos intercambiar 2 tréboles que estén adyacentes ortogonalmente u opuestos en las casillas que delimitan el tablero. ¿Seremos capaces de completarlos todos? ?Y en cuántos intentos?

Detalle de las fichas de la suerte en Lucky Numbers

Reseña del juego de mesa Lucky Numbers

En Lucky Numbers nos encontramos con un juego de mesa abstracto y de corte familiar que, con unas reglas sencillas y una puesta en mesa agradable, podremos sacar con facilidad para jugar unas partidas rápidas entre juegos de más peso o para echarnos la última… ¿o las últimas? ¡Porque el juego engancha y mucho!

Las reglas, al igual que el objetivo para ganar la partida, son simples. Tenemos que rellenar nuestro tablero de 4×4 colocando los tréboles que vayamos cogiendo del centro de la mesa, en orden ascendente tanto por filas como por columnas. Y es aquí donde entra en juego esa combinación de suerte y minidosis de estrategia que caracteriza a este Lucky Numbers.

Partimos con todos los tréboles boca abajo por lo que, a la hora de robar uno, tenemos que ponerlo en esa casilla del tablero donde creemos que nos va a ser de mayor utilidad. Lo más óptimo es colocar el número 1 en la casilla superior izquierda, el 20 en la inferior derecha y en las dos esquinas restantes un 10 u 11 y así ir jugando con esos rangos más amplios para que nos encajen más números. Sin embargo, esto no siempre es posible. Al coger las fichas al azar (salvo que la suerte esté de nuestro lado), nos toca arriesgar un poco e ir disponiendo los tréboles como buenamente podamos y no quedarnos encerrados buscando uno en concreto.

Los tréboles son limitados, así que echar de vez en cuando un vistazo al tablero de los demás jugadores es una tarea obligatoria para ir tanteando qué números de los que necesitamos quedan disponibles y evitar que nos bloqueen o autobloqueemos esperando un número que nunca va a llegar.

En cuanto a la producción, los componentes de este Lucky Numbers son bien bonitos, coloridos e impresos en troqueles gordetes que llaman a la puerta para sacarlo cada vez que hay una quedada familiar, donde en nuestro caso al menos ha sido todo un éxito llegando a encadenar 5-6 partidas seguidas. También lo he jugado con un grupo más recurrente incluyendo las dos variantes simultáneamente para que las partidas sean más entretenidas.

Pros

  • Sencillez: el juego mecánicamente es simple, solo hay que tener en cuenta un par de reglas y a jugar, lo que permite sacarlo rápidamente incluso con los menos jugones.
  • Adictivo: pica y mucho. Que no nos han entrado bien las fichas, jugamos otra. Que hemos perdido porque nos hemos bloqueado buscando una ficha, jugamos otra. Que hemos ganado pero nos dicen que ha sido por potra, jugamos otra.
  • Escalabilidad: funciona bien de 2 a 4 jugadores y los retos en solitario están entretenidos, pero si sois jugones saltaros los primeros 15 y empezad a partir de ahí.

Contras

  • Azar: por muy bien que lo estemos haciendo y aunque nos hayamos organizado a las mil maravillas, si no nos entra el trébol que nos hace falta y a otro jugador le sonríe la suerte, estamos perdidos. ¿Pero echamos otra verdad?
  • Diagonal inicial: en línea con el punto anterior, las 4 fichas que forman la diagonal principal pueden suponer una diferencia bastante considerable, sobre todo si introducimos la variante del autor.
  • Variabilidad: el desarrollo de las partidas suele ser muy similar.

Mi veredicto

Y vamos cerrando la reseña de este Lucky Numbers, un juego de mesa ideal para echarnos unas partidas rápidas y distendidas en familia. La suerte, como es obvio, juega un papel clave en el desarrollo de la partida, y por eso precisamente el juego se vuelve tan adictivo y nos entran ganas de jugar una detrás de otra para ver si esta vez es la buena y nos hacemos con la victoria. Por ello le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace