En El legado del Maharajá nos convertimos en los herederos de un monarca indio, antes de que llegue su fin debemos ganarnos su favor para lograr ser el hijo predilecto y alzarnos en el trono. A nuestro monarca le encanta las reliquias y antigüedades, por ello tenemos que hacernos con el mayor número posible de objetos valiosos y colecciones, superando así a a nuestros rivales por el trono.

La editorial Games 4 Gamers nos presenta este juego de mesa con partidas rápidas y dinámicas con una sencilla mecánica de set collection a través de cartas de valiosas reliquias o antigüedades. ¿Quién será el próximo heredero? En El legado del Maharajá el puesto de sucesor hay que ganárselo despuntando entre el resto de rivales.

Tabla de datos del juego de mesa El legado del Maharajá

Preparación de partida para El legado del Maharajá

En este juego nos encontramos con tres tipos de cartas: antigüedades (reverso verde), comercio (reverso marrón) y colección (fondo amarillo y azul).

En primer lugar, se baraja el mazo de antigüedades formando un mazo boca abajo. De él, se sacan 4 cartas boca arriba en una fila que forman la oferta o el mercado actual. Las cartas de comercio se colocan boca arriba en una fila de izquierda a derecha con valores numéricos descendentes (en partidas de 4 jugadores se juegan las cartas que muestran en el reverso 4 personajes, en partidas con menos jugadores estas cartas se descartan). Cogemos 1 moneda de oro del banco o reserva y la colocamos en el espacio circular de cada carta de comercio.

Por otro lado, las cartas de colección se colocan con el lado beige o marrón hacia arriba, ordenadas las del mismo tipo unas encimas de otras de mayor o menor cantidad de elementos, formando el suministro general del legado del Maharajá.

Por último se decide el jugador inicial, quien roba 1 moneda de oro y de plata del banco. Los demás jugadores toman 1 moneda de oro y 2 de plata. Las ganancias de cada heredero en este juego de mesa deben estar siempre a la vista del resto de contrincantes.

Aclaración: las monedas de oro corresponden a 3 rupias (moneda india), mientras que las monedas de plata a 1 rupia.

Setup inicial listo para una partida a dos jugadores

¿Cómo jugar al juego de mesa El legado del Maharajá?

El legado del  Maharajá es una carrera para ganarse el favor del monarca convirtiéndonos, si lo hacemos mejor que ninguno, en su sucesor. Para lograrlo, cada jugador dispone de varios días de venta (turnos) para conseguir las más preciadas reliquias y el mayor número de colecciones de antigüedades. Cada día de ventas tiene la siguiente secuencia de juego:

  1. Llevar a cabo una acción: debemos elegir entre dos acciones, tomar 1 moneda de oro de la carta de comercio (siempre la que está más a la izquierda) o comprar una antigüedad de la oferta actual, pagando el precio de que indica la carta de comercio aún con moneda más a la izquierda, de 2 a 4 rupias. En esta fase tenemos que decidir si apostar por mejorar nuestra economía monetario o nuestro patrimonio en antigüedades. Cada antigüedad que compremos va a nuestra zona de juego boca arriba, superponiéndose las que poseen elementos iguales (dejando la parte superior de la carta visible) mostrando al resto de contrincantes del legado del Maharajá nuestra riqueza.
  2. Tomar una carta de colección: si se cumple con las condiciones de 1 o más cartas de colección del suministro general (nunca de los otros jugadores) podemos tomar 1 de ellas. Sin embargo, esto no es obligatorio, podemos seguir acumulando cartas de antigüedades para cumplir objetivos más osados.  Al tomar dicha carta la ponemos en nuestra zona de juego por el mismo lado beige o marrón. En el juego de mesa El legado del Maharajá hay dos tipos de cartas de colección: pequeñas y grandes, con su símbolo representativo en el centro de la carta.  Si la carta muestra una carta tachada, esto significa que nos tenemos que deshacer de una de nuestras cartas de antigüedades relacionada con los elementos de la carta obtenida. ¡Ojo! Existe una restricción a la hora de tomar cartas de colección, si el jugador ya posee la carta de gran colección de ese tipo, no puede tomar la carta de colección pequeña del mismo tipo. Si queremos hacernos con todo es importante ir de menos a más, pero con un ojo en la zona de juego del resto de herederos.
  3. Pagar impuestos: este juego de mesa pone un hándicap a los jugadores más ahorradores, si tenemos en nuestro poder más de 8 rupias, estamos obligados a entregar al banco el excedente.

El día de venta finaliza cuando un jugador ha comprado la última antigüedad de la oferta actual o ha tomado la última moneda de oro de las cartas de comercio, pudiendo terminar su turno. Los siguientes días de venta se preparan de esta forma:

  • Se descartan las antigüedades de la oferta actual no compradas por ningún jugador antes. Y se toman 4 nuevas cartas del mazo de antigüedades para formar la nueva oferta actual.
  • Se coloca 1 moneda de oro en cada espacio circular vacío de cada carta de comercio.
  • El jugador que inicia esta ronda de juego es al que le correspondía seguir jugando, comenzando el nuevo día de ventas.

Fin de la partida

La partida del legado del Maharajá acaba cuando el mazo de antigüedades se agota, no pudiendo remplazar las 4 antigüedades del nuevo día de venta. Cuando esto ocurre, se hace un recuento de la puntuación final para conocer el jugador que se hará en el futuro con el trono. El heredero predilecto es el que obtiene más puntos de victoria o valor de sus cartas, ganándose la gratitud del actual Maharajá. En caso de empate, gana la partida el jugador con mayor número de antigüedades en su poder.

Puntuación final

En primer lugar, los jugadores que posean 1 sola carta de antigüedad en un color tienen que descartala. Posteriormente, se suman los valores de sus cartas de colección y los valores de las cartas de antigüedades restantes. Además por cada 3 rupias se obtiene 1 punto de victoria.

Variante para dos jugadores

Para hacer más atractivas las partidas a dos jugadores, la editorial Games 4 Gamers nos propone una variante para dúos jugones. En este modo de juego utilizamos las cartas de colección por su lado gris, activando efectos tras su adquisición como: recibir 3 rupias extras, tener un segundo turno adicional o eliminar las antigüedades de la oferta actual.

En busca de las reliquias y antigüedades más valiosas para alcanzar el trono

Reseña del juego de mesa El legado del Maharajá

El legado del Maharajá me parece un juego sencillo, rápido y entretenido de jugar en ratos cortos o entre turnos de juegos más densos. La sencillez de las partidas no reduce su aliciente competitivo y estratégico. Para ser el futuro heredero no basta con conseguir el mayor número de antigüedades en oferta, sino que también tenemos que saber gestionar bien nuestras cartas para lograr las mejores colecciones e intentar en esta carrera  por el trono bloquear en todo lo posible a nuestra competencia. En definitiva, es fácil de aprender y de jugar, siendo ideal para los menos experimentados o para entretenernos sin darle muchas vueltas a la cabeza.

El legado del Maharajá, con su mecánica de set collection de cartas, me recuerda bastante al juego de mesa Jaipur pues ambos la acumulación de cartas nos otorga puntos de victoria. Además, este no es exclusivo a dos jugadores, aunque funciona bastante bien a este número, pero al permitir hasta 4 jugadores aumentamos las posibilidades de bloqueo entre jugadores. Si algún heredero mira con ojos golosos una antigüedad, quizás este no llegue a su turno aunque no sea tan útil para resto, así que debemos tener un ojo en nuestra mesa y otro en la del resto de rivales.

Sin embargo, he de reconocer que en un principio El legado del Maharajá no me atraía casi nada. La estética de sus cartas  y el estilo de sus monedas no son elementos muy atractivos, pero una vez que lo juegas entiendes mejor su diseño de estilo hindú y los elementos de sus cartas, apreciando un poco más su peculiar diseño.

Pros

  • Escalabilidad: funciona bien a 2 jugadores (sin incluir la variante que aumenta la interacción) y se disfruta de igual forma a 3 o 4 jugadores.
  • Fácil de jugar y de aprender: es por esta razón que lo recomiendo sobre todo a jugadores que se están iniciando a los juegos de mesa y quieren pasar un rato entretenido.
  • Rápidez: las partidas son dinámicas y se prepara el setup en 5 minutos, por lo que suele salir mucho a mesa para calentar motores jugones o entre juegos más densos.

Contras

  • Diseño: no enamora a primera vista, pero en cuanto lo juegas comprendes mejor su estilo de cartas hindú, un poco singular para lo que estamos acostumbrados.
  • Dureza: es un juego de mesa ligero que no supone un gran esfuerzo jugarlo con 2 únicas opciones por turno. Es cierto que no es un reto jugón para jugadores que están buscando más dificultad, pero siempre se agradece tener este tipo de juegos.
  • Repetitivo: el objetivo de la partida es hacerse con el mayor número de puntos de victoria, quizás peca de monotonía. La introducción de algún objetivo secreto o cartas de efectos (como en su variante a 2 jugadores) le darían un mayor aliciente.

Mi veredicto para El legado del Maharajá

El legado del Maharajá es un juego de mesa de tipo filler muy sencillo de jugar y de aprender, por lo que es fantástico para iniciarnos en los juegos con mecánica set collection o para disfrutar de partidas ligeras. Quizás su diseño no sea su punto fuerte y no suponga un gran reto jugón, pero ofrece momentos entretenidos, por estas razones le otorgo mi emblema de aprobado.

Este juego para Don Meeple no está mal, al menos probadlo