Para los que queremos dar el paso a los fogones y convertirnos en unos auténticos MasterChef de la cocina, pero sin tener que mancharnos mucho las manos… ¡Kitchen Rush es nuestro juego de mesa culinario!

Nos traslada la emoción, la tensión y la presión de un restaurante en tiempo real, marcado por relojes de arena como trabajadores activos. No acaba aquí el asunto, también debemos anotar las comandas, saber gestionar los recursos, dirigir a nuestros trabajadores y conocer nuestro rol en el equipo de cocinas, para poder salvar la jornada laboral con beneficios. ¿Seremos un restaurante de estrella Michelín o nos estrellaremos por el camino?
Kitchen Rush es un juego de mesa cooperativo trepidante, que nos sumerge profundamente en el cocinado de los platos de nuestro restaurante. En él, jugamos como un equipo, pero… ¿nuestros compañeros serán un apoyo o un estorbo? Con este juego, descubriremos quién tiene mano en la cocina y en la gestión de un negocio de hostelería, y quién va como pollo sin cabeza entre los fogones. ¡Advertencia! Es un juego de equipo que fomenta el caos y los choques entre jugadores, y por ello a mi me tiene derretido. Tabla de datos del juego de mesa Kitchen Rush

Preparación de la cocina en Kitchen Rush

Como en cualquier cocina es fundamental el orden y la organización de todo personal, recurso y material culinario. Sin perder esta esencia, en Kitchen Rush es decisivo situarnos correctamente en cocinas, conociendo y preparando bien el campo de batalla antes de pasar a la acción.

Para llevar a cabo una organización funcional, el manual del juego de mesa nos propone situar, en primer lugar, el atractivo tablero de juego en el centro de la mesa, a partir de él organizaremos el resto de componentes. A un lado del tablero y al alcance de todo los jugadores colocamos nuestro gran mercado de recursos, separando los diferentes ingredientes (carne, verdura, ensalada, pasta, queso y pan, se recomienda seguir este orden pues aparecen así en las comandas), especias (sal, azúcar, pimienta, orégano, curry, chile…) y monedas (valor 1 y 5). La bolsa de tela se rellena con especies, marcadas según el número de jugadores-cocineros entre fogones, el resto al mercado:

  • 1-2 jugadores: una especie de cada tipo va a la bolsa (blanca, negra, verde, amarilla y roja).
  • 3 jugadores: dos especies blancas, negras, verdes y rojas, pero solo una amarilla.
  • 4 jugadores: tres especies blancas, negras y verdes, junto con dos especies  de los tipos amarillas y rojas.

El rumbo que toma nuestro restaurante, tanto positivo como negativo, va a estar indicado en el tablero de prestigio, puesto a un lado de la mesa donde no estorbe a los jugadores. En él, se sitúan dos marcadores, uno se coloca al inicio en el 0, modificando nuestro registro de prestigio, obtenido bonificaciones e incluso alguna que otra  estrella Michelín. El otro marcador señala las rondas de juego, en este caso de servicios, habiendo 4 en total.

Por otro lado, existen 5 tipos de cartas que se aconseja que se coloquen de este modo:

  • Objetivos: de color rojo, con diferentes niveles de dificultad y requisitos de victoria. Tienen que estar cerca del tablero de prestigio para facilitar la comprobación de las condiciones de triunfo en cocina.
  • Comandas: nos indican el plato a preparar y son de tres colores, según el nivel de prestigio que proporcionan, de menor a mayor: amarillas, azules y verdes. Estas se ponen formando un mazo boca abajo cerca del espacio de Maître del tablero de juego, pues su rol es recibir a los comensales del restaurante y recomendar platos.
  • Mejoras: de color grisáceo, se disponen próximas al área de oficina del gran tablero de cocina, formando un mazo boca abajo y se revelan dos cartas. Cerca de este mazo se pone un pinche de cocina extra y un set extra de platos, son algunas de las mejoras a obtener.
  • Bonificaciones de prestigio: de color turquesa, se colocan en un mazo boca abajo en el tablero de prestigio en un apartado reservado para ellas. Como vemos, solo podremos disfrutar de tres cartas de bonificación a la vez.
  • Eventos: de color morado, son cartas opcionales que explico en otro apartado.

Cada jugador, que va a enfrentarse a estas cocinas, se equipa de un tablero de jugador que marca las cocciones de los platos en preparación y 2 relojes de arena del mismo color, que son los trabajadores a sus ordenes en el juego. Además, contaremos con un reloj de arena adicional como pinche de cocina, debe ser de un color diferente al resto de jugadores, pues todos pueden recurrir a él cuando necesiten una mano extra. El otro reloj de ese color se deja cerca de las cartas de mejora, pues una de ellas nos ofrece contratar un empleado más a modo de prácticas.

Según el número de jugadores tenemos que distribuir un determinado número de fichas de acción no disponibles en algunos fogones, espacios de camareros, comandas o almacén; estas zonas no se utilizan durante la partida, para dar más tensión y mejorar la escalabilidad. Por otro lado, también se ponen en juego fichas de bloqueo en algunas zonas, están se pueden desbloquear con algunas mejoras o beneficios. Por otro lado, la colocación inicial de platos, ingredientes, monedas (en la oficina) y comandas también cambia. A más jugadores mayor número de estos recursos, para hacer una competición justa en cocinas, pero ya aviso que siempre parecerán pocos. ¿Quién habrá cogido el último queso?

Por último, se pide un cronómetro para calcular la cuenta atrás de 4 minutos que es el tiempo que tenemos para jugar la fase de acción. Si parece mucho tiempo, esperaros a jugar a Kitchen Rush… nunca entendí mejor la expresión “el tiempo vuela” que con este juego de mesa.

Setup de una partida a 2 jugadores ¿estamos listos?

¿Cómo jugar al juego de mesa Kitchen Rush?

En Kitchen Rush todos los jugadores estamos en el mismo barco, mejor dicho, en la misma cocina. Formaremos un equipo de cocineros y camareros que trabajan unidos de forma cooperativa para salvar la jornada laboral con beneficios en nuestro restaurante. Para ganar la partida en los fogones debemos cumplir el reto propuesto en la carta de objetivo, siendo común para todos.

Cada partida se compone de 4 rondas, que se dividen a su vez en las siguientes 3 fases de juego:

Fase de preparación

Colocamos el marcador de ronda de color morado en la ronda que vamos a jugar, teniendo el registro en las cocinas. Durante esta fase, todos los jugadores hablan libremente para organizar el plan culinario, repartiendo tareas y planificando estrategias de juego para la fase de acción. Parece una fase sin importancia, pero es completamente lo contrario, diría que es la fase más decisiva del juego de mesa Kitchen Rush. Si no entendimos ni papa de los planes de nuestros camaradas, debemos prepararnos para irnos a freír espárragos en la próxima fase. Pero si el diálogo y el entendimiento fluye entre cocineros, todo será pan comido.

Además, en esta fase se revela la primera carta del mazo de eventos y se ejecuta su efecto (son cartas opcionales que explicaré más tarde). Cualquier otro efecto que tenga lugar antes de la fase de acción se realiza. Pues si hemos hablado de planificar, quizás tras desvelar alguna carta debamos olvidarnos de todo. ¡Vaya desastre, empezamos bien!

Fase de acción

Aquí viviremos el estrés real de una cocina, jugándose en tiempo real con solamente 4 minutos (activamos el cronómetro). En la fase anterior planificábamos, ahora pasamos a la cocina a currar bien rápido, utilizando a los trabajadores a nuestro cargo, que no son otros que los relojes de arena, colocándolos en las diferentes zonas del tablero para realizar diversas acciones.

Antes de explicar las acciones permitidas, quiero aclarar el uso correcto de nuestros trabajadores de arena. Cada jugador solo puede mover los relojes de arena que le pertenecen de su color, exceptuando al pinche que es el comodín del grupo. En cada zona hay un número determinado de trabajadores que pueden actuar a la vez, salvo en la zona de comprar que es ilimitada. Cuando colocamos un trabajador en un área determinada (huecos redondos), podemos realizar la acción inmediatamente, pero ¡ojo! el trabajador no se va de ahí hasta que la arena haya caído completamente, indicando que ha terminado el trabajo. Aquí sí tenemos permitido quejarnos de la lentitud de nuestro trabajadores, el sindicato de arena nos lo permite.

Por tanto, en Kitchen Rush está totalmente prohibido tanto mover relojes de arena todavía activos, como los relojes de otro jugador aunque no estén activos. Como he mencionado, en este juego la comunicación (aunque sea a gritos en esta fase) es fundamental.

Los relojes de arena son la clave para una buena gestión de los tiempos en cocina

Las acciones que se pueden realizar durante esta fase son las siguientes:

  • Maître: escogemos entre revelar nuevas comandas que nos aportan una moneda a la oficina por cada una (como máximo 2 comandas) o reemplazar comandas, descartando hasta 2 comandas y robando nuevas pero sin recibir propina.
  • Camarero: atenderemos a los clientes en las mesas para tomar una comanda: esta se coloca delante nuestra y cogemos el plato del tamaño adecuado o superior en el tablero de jugador en el nivel de cocción 0 (nota: si no hay platos limpios se coge solo la comanda y después el plato sin tener que volver a realizar esta acción); o  servir puntualmente: las comandas completadas pueden ser entregadas a los comensales, recibiendo una moneda extra como propina. Esta carta de comanda se gira y el plato ya no podrá ser modificado bajo ningún concepto. Un riesgo que tendremos que decidir si asumir o no, ¿cómo vamos de efectivo?
  • Compra: se puede realizar por un número ilimitado de jugadores, pero recomiendo organización para que no haya más manos que ingredientes. Para comprar debemos gastar una moneda de la oficina y así obtener: 5 ingredientes del mismo tipo, 3 especias comunes (cubos blancos, negros o verdes) en cualquier combinación o 2 especias especiales (cubos amarillos o rojos) en cualquier combinación. Las especies se encuentran en la bolsa de tela lo que dificulta más todavía cogerlas de forma rápida. Siempre hay que meditar más la cantidad de sal de un plato, perdiendo más tiempo en probarlo.
  • Almacén: nos situamos en estas áreas para llevarnos los ingredientes necesario de nuestros platos, solo se ponen los ingredientes en los platos de la primera fila de nuestro tablero (nivel de cocción 0). Podemos coger un número ilimitado de ingredientes, pero solo del almacén en el que nos hemos colocado.
  • Fogones: cuando el plato está listo empezamos a cocinarlo en los fogones de Kitchen Rush. El plato que estamos cocinando baja un nivel de cocción por cada acción, debemos estar atentos y alcanzar el indicado por la receta. No se puede cocinar varios platos a la vez con una misma acción de fogones.
  • Especies: para dar el toque final  de sabor a los platos. Cogemos de la bolsa de tela el número que queramos de especies para diferentes platos propios, no vale pasar especies entre jugadores. Además, las especies se pueden incluir (sin penalización) en los platos una vez que su cocción ha comenzado o ya están completados, pero sin entregar.
  • Oficina: aquí se sitúa la gestión y la caja fuerte de nuestro restaurante con las monedas en juego, tanto para volver a contratar trabajadores (con un coste de 2 monedas), mejorar la cocina (comprando cartas de Mejora) y repara equipamiento (cuando un evento nos tuerce el camino hacia el éxito culinario).
  • Fregadero: para hacer el trabajo sucio del restaurante lavando los platos, hasta el más jefe de equipo se mojará las manos en este juego. Cuando se realice esta acción, se pasan hasta 3 platos sucios al área de platos limpios.

Fase de limpieza

Última fase del juego, en la que se realizan 3 pasos independientes:

  • Comprobar comandas: con las prisas en estas cocinas de Kitchen Rush es normal que algún ligero o gran detalle se haya escapado en un plato que creíamos terminado. En este paso se comprueba que todos los platos cumplan los requisitos de la comanda, sin hacer trampa. Si el plato no está ejecutado correctamente se pierde un punto de prestigio, además se descartan los ingredientes y el plato para empezar de cero. Sin embargo, si está correcto pero sin completar, se mantienen los ingredientes con posibilidades de completar en otra ronda. Si la comanda errónea fue servida de forma puntual por el camarero, se pierde un punto extra de prestigio adicional. Los comensales son muy delicados en el juego de mesa Kitchen Rush y las reseñas de TripAdvisor vuelan rápido en la reputación.
  • Pagar salarios: después de la dura jornada de trabajo, llega el mejor momento para los trabajadores y el peor para los dueños, repartir el sueldo. Cada trabajador cobra 3 monedas, si no se les paga el reloj de arena se revela y no trabaja en la siguiente ronda. Además, perdemos un punto de prestigio por cada trabajador sin cobrar, es muy mala reputación para nuestro negocio. Pagar salarios no es opcional, si tenemos dinero debemos pagarles. ¡No seamos abusadores! Eso sí, las arcas del tesoro se vacían rápido en este juego, esperemos no caer demasiado rápido en la banca rota.
  • Bonificaciones de prestigio: en el tablero de prestigio en determinadas casillas hay un icono de carta (el número de gorros de chef se compara con el número de jugadores) al colocarnos o pasar por ellas, podremos elegir entre dos cartas de bonificación de prestigio, la cual se pone en este tablero. Su efecto permanece hasta que no retrocedamos, perdiendo el prestigio conseguido.

Fin de la partida

Al final de la ronda 4 la partida acaba. Debemos comprobar que hemos conseguido todas las comandas, monedas y puntos de prestigio que indica la carta de objetivo. Además, hay unos requisitos que son obligatorios cumplir:

  • Todos los trabajadores deben haber recibido su salario.
  • Como mínimo tiene que haber una moneda en la oficina.
  • Debemos tener al menos un punto de prestigio.

No es nada fácil ganarnos un lugar destacado en estas cocinas con una victoria. Habrá partidas, en las que al pasar del nivel de prestigio -4, perdamos la partida automáticamente.

Modo solitario

Para enfrentarnos solos a Kitchen Rush, utilizamos 4 relojes de arena (sin pinche, solo el de las mejoras) y la fase de acción dura 5 minutos en lugar de 4. Los retos son los mismos que para dos jugadores, utilizando las cartas objetivo con las indicaciones para dos jugadores. ¡Cuidado en esta cocina, llaneros solitarios, que quema!

Incorporación de Eventos

Si tenemos dominada la cocina (o eso creemos) se incorporan al juego las cartas de evento, que añaden dificultades al juego de mesa de Kitchen Rush. Debemos robar una al inicio de cada ronda y aplicar su efecto en dicha ronda. Si el juego de mesa se vuelve demasiado cuesta arriba para nuestras habilidades culinarias, podemos echar marcha atrás y no utilizarlas en las siguientes rondas. El uso de estas cartas está a nuestra elección, ya que son bastante peligrosas.

Jugador preparando 3 platos a la vez en un mismo turno

Reseña del juego de mesa Kitchen Rush

En el juego de mesa Kitchen Rush nos sumergimos de lleno en el mundo culinario, con partidas dinámicas y vibrantes. Se trata de un peculiar juego cooperativo que genera piques, cabreos y encontronazos desde que sus relojes de arena dan la vuelta. Es cierto que la partida puede volverse un auténtico caos, sobre todo si en el grupo jugón falta comunicación y organización. ¡Qué nadie se olvide de que jugamos en equipo! Se podrán vislumbrar los roles jugones de nuestros compañeros de mesa: el líder, el observador, el que va siempre a su bola, el análisis parálisis (que irá pisando huevos), el tramposo (que dirá que todo vale)… ¿Con cuál nos identificamos nosotros? En esta cocina es tan grande la tensión que nos dejaremos llevar entre fogones.

Un aspecto clave para disfrutar las partidas plenamente y hacer que suponga un reto, es ser estrictos con las normas. Este juego de mesa no tiene sentido si dejamos pasar pequeños errores por alto, las cocinas reales son muy exigentes, no es un pequeño error que nos falte la sal o un nivel de cocción. Así que para disfrutarlo al máximo, hay que aplicarse el cuento de fair-play jugones, aunque nos tiente no dejar perder la partida.

Aunque no nos guste la cocina, Kitchen Rush con sus cuidados componentes y su despliegue en mesa llama la atención desde lejos, más aún si vemos a alguien jugarlo. Nada de gente sentada alrededor de una mesa, yo siempre que lo he jugado hemos acabado todos de pie con codazos frenéticos. ¡Advertencia! Aquí se suda y a veces hasta se pasa mal con la cuenta atrás, haciéndonos pelear cada minuto de sus divertidas partidas.

En definitiva, Kitchen Rush es un juego de mesa familiar, con mecánica cooperativa de simulación y colocación de trabajadores con relojes de arena, lo que hace que el tiempo tenga un gran valor. ¿Cómo vamos de reflejos y velocidad? Sus partidas no nos harán pensar mucho, sino más bien concentrarnos y organizarnos en equipo para sacar adelante nuestro restaurante. Es fundamental la implicación de todo el grupo para poder disfrutarlo, pues la gracia del juego es la constante interacción, con acierto o estorbo, de sus jugadores. Un juego para sacar a mesa en cualquier momento con jugones o principiantes, va a ser rápido, divertido y caótico.

Pros

  • Inmersión: Kitchen Rush es un juego de mesa que nos hace vivir la experiencia del caos y la presión de las cocinas de una forma profunda. Cuando entremos en acción, no podremos ni pensar bien en nuestro plan inicial.
  • Originalidad: la temática está muy bien introducida en juego, utilizando los relojes de arena como contabilizadores del tiempo de acción en cocinas. Le dan un carácter único, proporcionando una interacción jugona estratégica, pero con su toque de desorden.
  • Escalabilidad: las restricciones que se colocan en el tablero al inicio de la partida y los requisitos de las cartas objetivo varían según el número de jugadores, permitiendo así que escale bien de 2 a 4 jugadores.

Contras

  • Todos los jugadores, mismo personaje: molaría alguna diferenciación a parte del color de los relojes, como alguna habilidad o torpeza específica, para darle un papel diferente a cada jugador y que cada tablero individual estuviera personalizado.
  • Perder la partida en las primeras rondas: por la acumulación de pequeños errores o algún fallo decisivo, puede que el final de partida se precipite en las primeras rondas de juego. Pero es que en cocina no se permite el más mínimo fallo, ¿verdad?
  • Cartas objetivo: el juego de mesa ganaría en rejugabilidad con un mayor número de objetivos y que se diferencien más entre sí, lo que dificulte también el pillarle el tranquillo al juego. Sin embargo, existe la expansión “Postres deliciosos” que aportan nuevas recetas y más retos de victoria.

Mi veredicto para Kitchen Rush

Este juego de mesa me hace sudar cada vez que sale a mesa, la intensidad y tensión de sus partidas hacen que no podamos quedarnos sentados. Por su originalidad, interacción y dinamismo, Kitchen Rush es un título de toma pan y moja que se merece mi emblema de juego recomendado. 

Don Meeple recomienda que lo tengáis en vuestra ludoteca

Comprar en Amazon