Keyflower es un juego de mesa que transcurre a lo largo de 4 rondas (las 4 estaciones del año) donde competiremos con el resto de jugadores a través de un curioso sistema de pujas para mejorar nuestras aldeas. Para ello, cada primavera, verano y otoño una gran cantidad de trabajadores llegan a bordo del Keyflower y sus barcos hermanos dispuestos a aportar su mano de obra. Estos trabajadores son de utilidad para conseguir recursos, habilidades, más trabajadores y por supuesto puntos de victoria… siempre y cuando los demás nos dejen.
Cuando llega el invierno es el momento de pujar por las losetas de puntuación, si hemos logrado encauzar nuestra estrategia, para alcanzar la ansiada victoria.
Así se nos presenta el juego de mesa Keyflower de Ediciones MasQueOca, un eurogame puro con una gran profundidad e infinitas posibilidades que harán cada partida única.
Tabla de datos del juego de mesa Keyflower

Este juego de mesa viene cargado con 64 losetas hexagonales, 48 fichas de habilidad, 120 contadores de recursos, una bolsa de tela, 6 pantallas con forma de casita y una cantidad generosa de meeples (141 para ser exactos). De primeras, tal vez penséis que montar el setup inicial va a durar media tarde pero, con ayuda de las bolsitas zip que incluye el juego, se pueden separar todos los elementos perfectamente para que empezar una nueva partida sea coser y cantar.

Distribución de componentes

Os muestro como tengo distribuidos los componentes entre las 12 bolsitas de plástico para que podáis replicarlo:
  • Las losetas de aldea se separan en 4 bolsas diferenciando entre primavera, verano, otoño e invierno.
  • Los 3 tipos de fichas de habilidad en una misma bolsa.
  • Los meeples verdes y el morado en una bolsa.
  • Las losetas de hogar en una bolsa.
  • Los contadores de recursos en 4 bolsas distinguiendo entre hierro, madera, oro y piedra.
  • Las losetas de turno y las losetas de barco en una misma bolsa, pues estas se eligen según el número de jugadores.

¿Y los meeples amarillos, azules y rojos? Van directos a la bolsa de tela negra.

Las casitas se montan una sola vez y se apilan en el interior de la caja para aprovechar bien el espacio.

Setup inicial

Para jugar a Keyflower necesitaremos un gran despliegue en mesa. Por un lado, tenemos una zona central donde poner todos los elementos y colocar las losetas a subasta bien separadas entre sí y, por otro lado, cada jugador tendrá su propio espacio para colocar su casita y su loseta inicial sobre la que irá ampliando su aldea. Así que tened todo esto en cuenta a la hora de escoger en qué mesa vais a jugar.

En primer lugar, separad en distintos montoncitos (y al alcance de todos) los meeples verdes, el hierro, la madera, el oro, la piedra y las fichas de habilidad. Estas últimas pueden ser de 3 tipos (picos, sierras y yunques) pero se mezclarán y colocarán boca abajo todas juntas. Además, la bolsa de tela con los meeples azules, amarillos y rojos se dejará a un lado también a mano de todos los jugadores.

Colocaremos en el centro de la mesa tantas losetas de barco y de orden de turno según el número de jugadores. Estas tendrán que estar próximas entre si ya que pujaremos en las losetas de turno por los trabajadores y fichas de habilidad que haya encima de los barcos. Los barcos se colocan por el lado donde esté el símbolo de primavera y se ponen encima de cada uno los meeples y fichas (boca arriba) que se indican.

Una vez distribuidos todos los elementos sobre la mesa, cada jugador comienza la partida con una pantalla de jugador y coge al azar 8 meeples de la bolsa de tela (que coloca detrás de su pantalla), una loseta de hogar y 2 o 3 de invierno según el número de jugadores. Todas las losetas de hogar se colocarán con la misma orientación, de modo que el lado de la loseta que muestra el río será diferente para cada jugador (ver la imagen del setup inicial).

En cuanto a las losetas de primavera, verano y otoño se pondrán cerca de la zona de juego, puesto que irán saliendo a mesa según la ronda en la que nos encontremos.

¿Y quién empieza? El jugador que tenga la loseta de hogar con el número más bajo coge el meeple morado (indica el jugador inicial) y se pone manos a la obra.

Setup inicial de una partida a 3 jugadores

¿Cómo se juega a Keyflower?

El juego de mesa Keyflower se juega durante 4 rondas empezando por primavera y terminando por invierno, donde iremos compitiendo por medio de un sistema de pujas que veremos a continuación para hacernos con nuevas losetas para mejorar las aldeas. Pero no solo pujaremos por hacernos con ellas, pues también lo haremos para poder utilizarlas (aunque estén en la zona de juego de otro jugador).

Para empezar, hemos recibido una serie de losetas de invierno que mantenemos ocultas en nuestra zona de juego pero que podemos mirar siempre que queramos. Estas losetas nos reportarán puntos de victoria al final de la partida si nos hacemos con ellas. Es importante que las tengamos muy en cuenta a lo largo de la partida, pero como se jugarán en la fase 4 del juego ya las veremos más adelante.

En cada una de las tres primeras estaciones, empezando por primavera, barajamos el mazo de losetas de aldea correspondiente y las colocamos en el centro de la mesa. Estas se ponen dejando boca arriba el lado con el símbolo de la estación, ya que el lado opuesto muestra la mejora de la misma. Hay que tener en cuenta que estas tienen que estar bien separadas entre sí para que tengamos espacio suficiente para pujar por cada una. Desplegamos las losetas de aldea de primavera (según el número de jugadores) y comenzamos la partida.

Empezando por el jugador inicial, cada jugador puede hacer en su turno una de las siguientes tres acciones:

Pujar

En Keyflower pujaremos tanto por las losetas de aldea que haya en juego como por las de turno. Para pujar por una de ellas, colocamos nuestros meeples en nuestro lado exterior de la loseta que queramos conseguir.

¿Y cómo sabemos cuál es ese lado? Este será el mismo durante toda la partida y coincide con el río de nuestra loseta de hogar. Es por ello que, para evitar confusiones, tenemos que poner todas las losetas de la partida con la misma orientación.

Eso sí, competir por una loseta no es tan sencillo y tenemos que recordar que:

  • En cada turno, si decidimos pujar, solo se puede hacer por una única loseta.
  • Todos los trabajadores de una loseta deben de ser del mismo color, sean del jugador que sea.
  • Se pueden colocar tantos trabajadores como queramos siempre que supere la puja más alta.

Así, en cada turno podremos apostar por losetas diferentes o incluso reforzar aquella que tanto ansiamos. Eso sí, en el caso de que hayamos perdido en una subasta tendremos que colocar los meeples que teníamos en ella (todos juntos) en otra puja o producción.

Las losetas de orden de turno determinan quien elige primero entre los barcos, pero eso ya lo veremos más adelante.

Producir

Para poder conseguir recursos, habilidades, trabajadores y puntos de victoria con los que mejorar nuestra aldea, tendremos que producir en las distintas losetas de aldea del juego. Para ello, se tienen que colocar los trabajadores encima de ella y recibiremos los elementos indicados en el cuadrante superior.

En total nunca puede haber más de 6 trabajadores sobre la misma loseta. Así que si queremos producir varias veces en la misma tendremos que empezar por 1, luego 2 y finalmente 3 meeples. Recordad que todos los meeples de la loseta deben tener el mismo color, tanto si están produciendo como pujando.

Se puede producir en losetas de aldea del centro de la mesa, de nuestra aldea o incluso de aldeas de otros jugadores, así que mucho ojo con las intenciones que tienen los demás.

En el caso de haber generado recursos en una loseta propia, estos se colocan en dicha loseta. Por el contrario, si se han obtenido en cualquier otra loseta de la partida se ponen en nuestra loseta de hogar. En cualquier caso, las fichas y trabajadores que consigamos se colocan detrás de nuestra pantalla.

Por otro lado, hay una gran cantidad de losetas de aldea que muestran una flecha que une dos cuadrantes. Esta fecha nos indica la cantidad de recursos a pagar para poder mejorar la loseta, lo que nos permitirá voltear la loseta y conseguir nuevos recursos y puntos de victoria. Para mejorar estas losetas tendremos que “producir” en las losetas de transporte y de hogar, las cuales nos permiten hacer tantos movimientos de recursos como indique el carro y mejorar tantas losetas como casas haya en el cuadro.

Y es que, si la mejora requiere una serie de recursos, estos deben de estar en la propia loseta, por lo que tendremos que moverlos por los caminos de nuestra aldea hasta que estén en ella. Hay muchas losetas diferentes entre sí, por lo que os recomiendo que conforme vayan saliendo a mesa utilicéis las últimas hojas del manual donde viene la descripción de cada loseta de aldea, pero os aseguro que cuando salga a mesa 2 o 3 veces la misma ya os la sabréis.

Pasar

A parte de pujar o producir por una loseta también podemos pasar el turno sin haber hecho ninguna acción para tantear al resto de jugadores o si queremos ahorrarnos algunos trabajadores para rondas futuras.

Fin de una estación

La ronda en Keyflower termina cuando todos los jugadores hayan pasado de forma consecutiva, de ahí que si un jugador ha pasado y alguien continúa jugando, este podrá volver a jugar en su turno.

Terminada la ronda de primavera, verano u otoño, los jugadores que hayan ganado la subasta en una o más losetas de aldea se las llevan a su zona de juego y las colocan de modo que encajen los caminos, llanuras y ríos.

En la ronda de invierno los jugadores se llevarán, además de las losetas de aldea, las de orden de turno (un jugador se puede llevar más de una) y las de barco. En el caso de las losetas de barco solo una por jugador aunque alguien no haya pujado.

Es importante que, al igual que en el juego de mesa Isla de Skye, las losetas casen para que los caminos conecten y se puedan mover los recursos.

¿Y qué hacemos con los meeples utilizados durante la ronda?

  • Los jugadores recuperarán los meeples utilizados en pujas perdidas.
  • El jugador que gane la puja en una loseta de aldea se lleva todos los trabajadores que tenga encima.
  • Los trabajadores que se hayan utilizado para producir en alguna aldea se los queda el jugador de la aldea, por lo que si tenemos losetas interesantes podremos ganar muchos meeples de otros jugadores.
  • Todos los meeples utilizados que hayan ganado alguna puja van directos a la bolsa de tela.

Las losetas de aldea por las que no se ha pujado se eliminan de la partida junto con los trabajadores que tuvieran encima.

En cuanto a las losetas de orden de juego, se subastan igual que el resto de losetas. Estas determinan, como su propio nombre indica, el orden de turno para escoger la loseta de barco que más nos interese. Empezando por el que haya ganado la loseta de orden de turno 1, cada jugador elige (en primavera, verano y otoño) un barco y se queda solo los trabajadores y fichas que hubiera, mientras que en invierno sí se podrá quedar las losetas de turno que haya ganado además de un barco (hay un barco por jugador por lo que todos escogerán uno independientemente de si han llegado a realizar una puja). Quien gana la primera loseta de orden de turno se lleva el trabajador morado y pasará a ser el jugador inicial en la próxima estación.

Si nadie hubiera pujado por losetas de orden de turno se roba empezando por el jugador inicial y al final se pasa el meeple morado al siguiente jugador.

Fin de la partida

Una partida a Keyflower termina cuando se llega al final de la cuarta ronda, la estación de invierno. Tras repartir todos los elementos de final de ronda, cada jugador pasará a contar los puntos de victoria que ha logrado su aldea (los cuales vienen representados por una moneda amarilla).

Los recursos que se hayan logrado transportar hasta las losetas de granero, herrería, almacén de madera y de piedra se mantendrán en dichas losetas para su puntuación, mientras que los recursos, fichas y trabajadores restantes se podrán reubicar (sin tener que transportarlos) para puntuar en otras losetas.

Importante:

  • Cada elemento solo se puede utilizar para puntuar por una loseta.
  • Los contadores de oro, si no se han empleado, equivalen a 1 punto de victoria.
  • Quien tenga el trabajador morado lo podrá canjear por un recurso, ficha o trabajador a su elección.

Cuando hayáis hecho el recuento, quien tenga más puntos de victoria habrá ganado la partida a este Keyflower.

Los jugadores se disputan las losetas mediante este sistema de subastas

Reseña del juego de mesa Keyflower

Hoy toca hablar de esta cuarta edición del juego de mesa Keyflower, un eurogame que gusta mucho y no es para menos. Este juego, editado por Ediciones MasQueOca, funciona a las mil maravillas y eso le ha permitido mantenerse durante mucho tiempo entre los tops de la BGG.

En él, competiremos a través de un sistema original de pujas para hacernos con las mejores losetas y así mejorar nuestra aldea. Para ello, tendremos que aprender a gestionar nuestros trabajadores de múltiples colores para hacer la puja óptima y llevarnos el gato al agua.

Jugar con 3 colores diferentes (o 4 si rascamos algún meeple verde) no es para nada fácil y más aún si las rondas se pasan volando. Y es que, acostumbrado a juegos de colocación de trabajadores donde cada jugador elige su color al principio de la partida, sorprende esta visión más amplia que te da este Keyflower.

Aunar tantas mecánicas diferentes es complicado, sin embargo los autores han logrado que en conjunto formen un juego redondo, complejo, profundo y que funciona como un reloj. En cada turno tan solo tenemos que escoger entre 3 acciones, pero la dificultad reside en las posibilidades que te dan las distintas losetas del juego y por supuesto la interacción constante con el resto de jugadores.

En las primeras partidas os recomiendo que juguéis sin machacaros mucho en la estrategia a seguir y, conforme le vayáis dedicando horas, empecéis a centraros en sacarle el máximo provecho al juego, orientar vuestra estrategia lo mejor posible y si podéis recordar qué trabajadores le quedan a cada uno.

Los nervios estarán a flor de piel, pues no sabremos qué losetas saldrán en cada estación, ni qué nos podremos llevar, ni si perderemos alguna puja vital o si podremos conseguir esa loseta de invierno sobre la que gira nuestra estrategia, por lo que cada ronda (incluso cada turno) nos puede mandar al traste nuestros planes. Palpar esa tensión hasta el recuento final es una sensación que me encanta en un juego de mesa.

El juego escala genial de 2 a 5 jugadores (a 6 no lo he jugado pero apuesto a que también) y se disfruta mucho más conforme se controla más el juego. La rejugabilidad está asegurada ya que no siempre se jugarán las mismas losetas y obviamente tener que pujar por ellas hará que la estrategia de cada jugador tenga que cambiar de partida a partida e incluso dentro de la misma.

Pros

  • Mecánicas: Me ha gustado el sistema de subasta combinado con la colocación de trabajadores, lo que permite que este juego se disfrute y juegue perfectamente tanto a 2 como a 6 jugadores.
  • Interacción: a través de sus mecánicas bien entrelazadas los autores han conseguido que estemos constantemente enfrentándonos al resto de jugadores por hacernos con nuevas losetas y producir donde queremos. Aunque nos llevemos esa loseta que queremos, que los demás puedan producir en ella harán que no pasemos nunca desapercibidos.
  • Rejugabilidad: en cada partida las losetas de invierno que nos toquen serán diferentes al igual que las losetas que saldrán a mesa para pujar, por lo que cada partida será única y totalmente diferente a las anteriores.

Contras

  • Temática: el tema colonial me gusta pero en este Keyflower está cogido con pinzas. Habréis comprobado que en la reseña no he hecho mención al mismo porque sinceramente es lo de menos.
  • Diseño: el juego bonito no es pero a partir de la décima partida lo empiezas a mirar con otros ojos. Qué leñes si al final te acaba gustando hasta su arte tan peculiar.
  • Duración: en las primeras partidas os daréis cuenta que si no se aprovecha cada ronda pronto llegará el invierno y vuestros planes para hacer vuestra aldea más próspera se han quedado a la mitad. Así que planificad bien y procurad no abarcar todo porque no se puede.

Mi veredicto para Keyflower

Keyflower es un juego de mesa que ha pasado a ser un imprescindible en mis quedadas con los jugones más habituales. Un eurogame muy bien bordado, auténtico y que te mantiene en vilo hasta la puntuación final, por ello le doy mi emblema de un señor juegazo.
Don Meeple considera que este juego es imprescindible en tu colección

Comprar en Amazon