De la noche a la mañana la abuela Hortensia nos ha dejado y no ha tenido tiempo ni de dejar testamento… en los últimos 90 años no ha sido capaz de sacar un hueco para ir al notario… sí, así era Hortensia.

Pero una noche de luna roja, el fantasma de la yaya Hortensia se aparece ante sus nietos para elegir al heredero de sus tierras. Volverá dentro de 3 lunas rojas y el nieto que muestre sus mejores dotes como campesino se hará con su herencia.

Así nos introduce este La Familia Hort, un juego de mesa de gestión de recursos accesible para todos los públicos que nos trae la editorial Zombi Paella. En él, competimos con el resto de nietos labrando nuestras parcelas para llegar a ser el favorito de la dicharachera abuela Hortensia y llevarnos todas sus tierras.

Portada de La Familia Hort
Número de jugadores:2 – 4
Duración:30 minutos
Edad mínima:8 años
Género:mercado
propiedad
Complejidad:1,14 / 5
Dependencia idioma:baja
Editorial:Zombi Paella
Diseño:Ramiro Merinero
Ilustración:Esther Mendez
Precio recomendado:22,45€
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace

Preparación de partida

En primer lugar, mezclamos los 2 tipos de losetas por separado formando 2 mazos de robo diferentes, uno con losetas normales y otro con losetas de luna roja, los cuales se diferencian por el reverso y por el contorno del anverso.

A continuación, vamos a preparar las tarjetas de ronda. Revelamos en el centro de la mesa la de ronda inicial (tiene un dibujo de un sol y una nube) y colocamos al lado boca abajo una pila con las 5 tarjetas de ronda previamente barajadas.

Cada jugador recibe un tablero (con doble cara para partidas al modo básico o avanzado), un marcador de experiencia que coloca en la casilla 0 y 7 monedas.

Los cubos de agua, de abono y las monedas restantes forman la reserva. Elegimos jugador inicial y empezamos.

Todo listo para jugar una partida a 2 jugadores

¿Cómo se juega a La Familia Hort?

El juego transcurre durante tantas rondas como sean necesarias hasta que se revelen las 3 cartas de ronda de luna roja. Cada una está compuesta por 5 fases, las cuales vienen detalladas en la propia tarjeta.

Fase 1: Mercado

En esta primera fase formamos el mercado. Todos los jugadores roban una loseta de la pila correspondiente y la colocan en el centro de la mesa, exceptuando la primera ronda donde cogemos un mayor número de losetas por jugador tal y como viene reflejado en la tarjeta de ronda inicial.

Fase 2: Compra

Empezando por el jugador inicial, podemos comprar una loseta del mercado pagando el precio de la esquina superior izquierda de la misma. De este modo, iremos adquiriendo losetas de una en una hasta que todos hayan pasado, colocando todas las losetas en las zonas habilitadas en los tableros personales (6 espacios).

Fase 3: Abono

Todos los jugadores toman un cubo de abono de la reserva y, según hacia donde señale la fecha, lo colocamos en una casilla de abono libre de cualquiera de nuestros cultivos (la flecha señala hacia dentro) o en una del jugador sentado a nuestra izquierda o derecha (la flecha señala hacia afuera). En el caso de no poder gastar el abono, este vuelve a la reserva.

Fase 4: Riego

Cogemos de la reserva general tantas gotas de agua como correspondan a la ronda en curso y las ponemos en nuestro pozo. Ahora, las distribuimos por nuestros cultivos, animales o manzano como queramos, teniendo tan solo en cuenta que no podemos poner en la misma ronda más de un cubo en el mismo cultivo. El agua excedente la mantenemos en el pozo para próximas rondas.

Fase 5: Venta

Por último, los jugadores tienen que vender todos los cultivos que se hayan terminado de regar, recibiendo las monedas o puntos de experiencia correspondientes. Algunas losetas cuentan con 2 recompensas, siempre nos llevaremos la menor salvo que hayamos abonado el cultivo, en cuyo caso nos llevaremos en su lugar el premio de mayor valor.

Descartamos los elementos utilizados y colocamos las losetas en el mercado para que estas vuelvan a estar disponibles en la próxima ronda.

Tipos de losetas

Hay multitud de losetas que nos otorgan diferentes beneficios, como las hortalizas y los hongos que nos dan monedas al venderlas o las flores que nos reportan puntos de experiencia con su venta.

También tendremos a nuestra disposición distintos animales y utensilios que, aunque no se pueden vender, nos darán experiencia y monedas si cumplimos unos requisitos o incluso agua y abono.

Comprar, regar, abonar y vender para conquistar a la yaya Hortensia

Fin de la partida

La partida llega a su fin con la tercera visita de la abuela Hortensia al revelarse la última tarjeta de luna roja, permitiendo eso sí jugar esa ronda.

Se cuentan los puntos de experiencia acumulados del track de puntuación de cada jugador y 1 punto adicional por cada 5 monedas. Quién más tenga se lleva la herencia.

Modo avanzado

Cada jugador utilizará el reverso de su tablero marcado con el emblema de La Familia Hort.

Así no solo nos llevaremos bonus cuando alcancemos ciertas casillas de nuestros tracks, sino que también usaremos la habilidad especial del nieto con el que estemos jugando.

  • Después de la fase de mercado, Leticia Hort coloca una moneda en cualquier cultivo del mercado y cuando alguien lo compre le paga a ella.
  • Tras la fase de abono, Jorge Hort coge un abono de la reserva y lo utiliza y, como es muy generoso, hace lo mismo con otro jugador.
  • Terminada la fase de riego, Julia Hort utiliza una de sus gotas de agua sobrantes y la coloca en cualquier cultivo (incluso uno ya regado). Igual de generosa que Jorge, hace lo propio con otro jugador.
  • Finalizada la fase de venta, Pablo Hort puede comprar o vender experiencia por monedas, 1 punto de experiencia por 4 monedas.
Detalle durante la fase de riego

Reseña del juego de mesa La Familia Hort

En el día de hoy hablamos de La Familia Hort, un euro ligero de gestión de recursos con el que los pequeños de la casa podrán empezar a dar sus primeros pasos en el mundillo de los euros o incluso para jugarlo con un público menos jugón.

En él, seremos uno de los nietos favoritos de la abuela Hortensia e intentaremos cultivar lo mejor posible las tierras de la yaya. Bueno, puede que tan favoritos no seamos, pues solo el nieto que mejor demuestre su mano en el campo se quedará con la herencia. ¡Qué graciosa Hortensia!

En La Familia Hort disponemos de entre 4 y 6 rondas, según el tiempo que tarde la abuela en visitarnos 3 veces, para conseguir la mayor cantidad de puntos de experiencia. Mientras tanto, en cada ronda iremos al mercado para comprar cultivos y flores que regaremos y abonaremos para después vender y llevarnos dinero o PV, además de animales o herramientas que nos serán de utilidad para seguir progresando.

Los pasos a realizar son simples y siguen la misma secuencia en cada ronda con alguna pequeña variación que afecta a quién se lleva el abono y cuántas gotas de agua nos llevamos. Todo viene detallado en las propias tarjetas de ronda, por lo que los jugadores no tendrán ningún problema a la hora de desarrollar las fases.

El juego escala mejor a 4 jugadores, ya que la disputa por las losetas es constante a este número de jugadores, en cambio a menos es más que probable que todos puedan comprar con mayor facilidad. Por su parte, la interacción aumenta al poner en juego las habilidades de los personajes. Por ello, lo jugaría con los peques a 2 y sin introducir las habilidades para que vayan aprendiendo el funcionamiento del juego y ya, cuando sepan jugarlo bien, pasaría a 4 jugadores metiendo las habilidades para que las partidas sean más dinámicas.

Este juego de mesa también cuenta con un modo avanzado en el que jugaremos con el reverso del tablero para conseguir recursos extra conforme avancemos por el track de puntuación y con habilidades diferenciales para cada nieto que le dan una pequeña vuelta de tuerca al juego, permitiendo que los niños sigan exprimiendo este La Familia Hort.

Pros

  • Euro iniciación: un juego ideal para los niños que todavía no han probado juegos de gestión de recursos y quieran empezar a dar el salto a los eurogames.
  • Habilidades personajes: las habilidades de los nietos le dan un plus a las partidas al introducir tomas de decisión adicionales que incrementan la interacción entre los jugadores. Aunque algún personaje funciona mejor según el número de jugadores como Jorge que a 2 jugadores no funciona.
  • Rapidez: las acciones son tan intuitivas como ágiles, lo que hace que apenas se pierda tiempo entre una fase y otra, solo habiendo un poco de pausa en la de compra.

Contras

  • Número de rondas: para mi gusto las partidas que duran 4 rondas se quedan cortas, lo que hará que nos pensemos 2 veces invertir en la segunda ronda en plantas que necesiten de 3 gotas de agua para regarse.
  • Mecánico: cada fase es sencilla y, exceptuando la de compra, son repetitivas, por lo que las jugaremos con piloto automático colocando el agua y el abono para después vender.
  • Escalabilidad: muy light a 2 jugadores, no habiendo un enfrentamiento real entre los jugadores en la fase de compra. Además, las habilidades de los personajes tienen sentido en partidas a más jugadores para utilizarlas.

Mi veredicto

Y con esto llegamos al final de la reseña de este La Familia Hort, un eurogame de gestión de recursos asequible para los pequeños de la casa y, aunque los que tenemos recorrido en el mundillo se nos quede corto, no quita que sea un juego que sea disfrutable en familia o con jugadores más ocasionales. Partidas rápidas y entretenidas con las que cultivaremos nuestros huertos para hacernos con su herencia. Pero mucho ojo con las visitas de la yaya Hortensia, que cuando menos nos lo esperemos se acaba la partida y nos quedamos con las tierras a medio cultivar. Por ello, le doy mi emblema de juego aprobado.

Este juego no está mal, al menos probadlo
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace