Lo que parecía una tranquila tarde paseando a orillas del mar, se tuerce cuando cae la noche en una repentina tormenta de verano. No hay ningún lugar a la vista donde refugiarse y la tormenta arrecia pero… ¿qué es aquella luz? Un faro puede ser nuestra salvación aunque, cuando estamos a punto de llegar, su luz se apaga en el momento más oportuno. Y no lo digo por nosotros, que estamos ya a menos de 30 metros, sino por ese barco que se acerca peligrosamente a los acantilados. ¡Tenemos que hacer algo!

Así se nos presenta este Exit: El faro solitario, un nuevo Exit que se une a la saga de Escape Rooms de la editorial Devir Iberia, donde tendremos que montar hasta 4 puzles para resolver los distintos acertijos que nos encontremos en nuestro camino, evitando así que el barco se vaya a pique.

PD: en este artículo hablaremos del juego y daremos nuestra opinión sin hacer ningún tipo de spoiler.

Portada de Exit Puzzle: El faro solitario
Número de jugadores:1 – 4
Duración:90 – 180 minutos
Edad mínima:12 años
Género:deducción
Complejidad:3,00 / 5
Editorial:Devir Iberia
Diseño:Inka Brand
Markus Brand
Ilustración:Florian Biege
Precio recomendado:22,46€

Preparación de partida

Una vez hayamos abierto la caja, vayamos directos al reglamento y leámoslo con detenimiento. En él nos encontraremos un breve resumen, que amplía la introducción que os hemos hecho al principio de esta reseña para ambientarnos la partida, y pasamos a preparar los componentes:

  • Se precisa papel y lápiz para tomar apuntes, ideas, posibles soluciones, etc.
  • El cronómetro del móvil para controlar el tiempo que llevamos jugando.
  • Desplegamos (sin abrir) los 12 documentos de acertijos sobre la mesa, de forma que los símbolos queden a la vista para localizarlos con mayor rapidez.
  • Montamos el disco descodificador siguiendo los pasos indicados.
  • Dejamos en el interior de la caja el resto de componentes hasta que el juego nos indique lo contrario.

Con todo listo, cogemos la bolsa del puzle con el reverso sin dibujo, activamos el tiempo y comenzamos este Exit: El faro solitario.

12 archivos con la información referente a cada acertijo

¿Cómo se juega a Exit: El faro solitario?

Para empezar solo contamos con un montón de piezas de puzle, así que nos ponemos manos a la obra y montamos la que será la primera de las cuatro imágenes que nos acompañarán durante la partida. Cada uno de los puzles esconde multitud de pistas que tenemos que saber interpretar y relacionar entre sí para resolver los enigmas que hay detrás de los candados de colores.

Cada acertijo nos lleva a un código único que debemos introducir en el disco descodificador alineando las cuatro ruedas de modo que queden en perpendicular, de fuera hacia dentro, el candado que queremos abrir y los 3 números. Volteamos el disco y nos fijamos en el hueco que hay tras él:

  • Si aparece una cruz o un candado de otro color, nos hemos equivocado y debemos seguir buscando.
  • Si aparece el candado que estamos abriendo, volvemos a girar el disco y nos fijamos en los 3 símbolos que quedan visibles. Si hay un documento con estos dígitos habremos dado con el código correcto, de lo contrario toca seguir buscando la solución correcta.

De este modo, cada candado que abramos dará paso a nuevos documentos y puzles que nos permitirán avanzar en la partida hasta la resolución final.

¿Y si nos atascamos? Los candados tienen sus propias pistas que encontraremos en la segunda parte del reglamento. La primera pista nos dice algunas pinceladas para guiarnos, la segunda profundiza más y, si finalmente estamos atascados, podemos leer la solución que nos indica cómo se resuelve el acertijo y nos da el código del candado.

La pista que nos sea de ayuda, la marcamos en el manual para llevar el recuento de cara a la puntuación final, donde se tiene en cuenta el número de pistas pedidas y el tiempo que hemos tardado en jugar a este Exit: El faro solitario. En el caso de que la información ya la supiéramos, no la marcamos y seguimos jugando.

¿Lograremos encender el faro antes de que el barco se estrelle? ¿Qué nos deparará esta aventura?

Nuevo sistema de comprobación de soluciones

Reseña del juego de mesa Exit: El faro solitario

Desde el lanzamiento de la primera colección Exit, con La cabaña abandonada a la cabeza, la ya conocida saga de Escape Rooms en formato juego de mesa nos ha traído más de 15 casos de deducción que nos han puesto a prueba en más de una ocasión. Ahora, Exit evoluciona con sus dos últimos títulos, los cuales incluyen los puzles como nueva mecánica para resolver los acertijos que se esconden tras sus cajas.

Como ya vimos en Exits anteriores como Exit: El castillo prohibido, prácticamente toda la partida giraba en torno al cuaderno, librito que contenía información hasta el último resquicio. Este nos tenía, durante la hora y pico que duraba la partida, de aquí para allá dándole vueltas, doblando, recortando y mil cosas más pero, en esta ocasión, el cuaderno queda atrás para dejar sitio a 4 puzles.

Al principio de la partida solo contamos con un puzle y el disco, por lo que nos ponemos manos a la obra y comenzamos a montarlo. Los 4 rompecabezas tienen una dificultad de montaje parecida, no son complicados aunque nos llevará nuestro tiempo completarlos al no tener ninguna imagen de referencia para guiarnos y por los tonos similares de sus piezas. Además, tienen un tamaño reducido y hemos de tener en cuenta que no podemos seguir hasta que lo hayamos terminado. Es por ello que os recomiendo, que en cuanto lleguéis a un documento que os indique que hay que montar un puzle, os dividáis las tareas de montaje y lectura para aprovechar el tiempo, de lo contrario luego no habrá hueco para tantas manos montándolo. Así rascaremos algunos minutos de nuestro preciado tiempo que nos vendrá genial para la puntuación final. Nosotros lo hemos jugado a 2 y lo hemos podido montar bien, pero a 4 es imposible que todos puedan participar en un mismo puzle. Eso sí, contar con más jugadores ayudará mucho a la hora de aportar ideas para solventar los retos.

Dicho esto, tras hacer el primer puzle comprobamos que nos encontramos con una imagen de la trama que nos ocupa y que muestra una serie de candados, que nos sonarán del disco descodificador, y muchos detalles ocultos que tendremos que interpretar y saber encajar para progresar en la historia. Después de descubrir el primer código, empezamos a tener acceso a algunos de los documentos que nos pondrán en situación y nos marcarán, y despistarán a partes iguales, en la ruta a seguir hacia lo más alto del faro.

Nos toca conectar las pistas que hay detrás de cada puzle y descubrir el código que nos lleve al siguiente documento de acertijo. Al principio, si hemos jugado a algún que otro Exit, veremos como la búsqueda de pistas y la resolución de los acertijos se pueden asemejar a otros que habremos jugado. Sin embargo, conforme profundizamos en la partida, comprobamos como el protagonismo del puzle es cada vez mayor, ofreciéndonos retos muy originales y diferentes que no hemos visto antes en juegos de esta saga.

Me quedo con un par de pruebas tanto en el segundo puzle como en el tercero, los cuales nos dejaron perplejos y con ganas de ver qué más se les puede ocurrir a la pareja Inka y Markus Brand. ¿Con qué nos sorprenderán en su próximo Exit?

Pros

  • Original: la saga se refresca con esta nueva línea dentro de Exit, donde los puzles son el eje del juego y abre un abanico de posibilidades a la hora de crear enigmas que seguro seguirán explotando.
  • Interacción componentes: como nos tienen acostumbrados los Exits, todos los elementos del juego pueden tener una utilidad peculiar, por lo que nos toca ser perspicaces y debemos estar abiertos a cualquier posibilidad.
  • Disco descodificador: el disco es un 3 en 1. Sirve para introducir el código, nos ayuda a comprobar si es correcto y nos facilita el siguiente documento por el que continuar.

Contras

  • Duración: las partidas se extienden más que un Exit normal, por lo que es recomendable jugarlo en 2 sesiones, 2 puzles por sesión, para ir con la mente despejada y disfrutarlo bien.
  • Errata final: el código del último acertijo tiene un error. Uno de los números está mal y os impedirá abrir el siguiente documento. Como el fallo no afecta al desarrollo del acertijo, os aconsejo que cuando lleguéis a él, lo juguéis con normalidad y luego reviséis el código en el manual.

Mi veredicto

Y con esto vamos cerrando la reseña de Exit: El faro solitario, un Exit novedoso en el que los puzles le dan una vuelta muy interesante a la resolución de los acertijos. Si sois fans de la saga y os gustan los puzles, o buscáis enfrentaros a un Exit diferente, este sin duda es una gran opción. Aunque si os iniciáis en el mundillo de los Escape Rooms en formato juego de mesa, también hay disponible uno de nivel principiante, Exit: El templo perdido. A pesar de la errata, final que deja un saborcillo amargo, hemos pasado un muy buen rato jugando a este Exit: El faro solitario. Por ello, le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace