¿Quién dijo que los dragones se habían extinguido de la faz de la tierra? Estos seres tan fabulosos han llegado para quedarse y están más de moda que nunca. Nosotros, como propietarios de los archipiélagos en los que anidan, pondremos todo de nuestra parte para crear la reserva natural de dragones más visitada del mundo. ¿Cumpliremos con las expectativas de los turistas? ¿Saciaremos el apetito de los dragones?

Así se nos presenta este Dragon Parks, un juego de Zacatrus en el que nos toca elegir los dragones que mejor encajen en nuestras islas para que, a lo largo de tres temporadas, consigamos atraer al mayor número de visitantes.

Portada de Dragon Parks
Número de jugadores:2 – 5
Duración:15 – 30 minutos
Edad mínima:8 años
Género:draft
grid coverage
set collection
acción simultánea
Complejidad:1,15 / 5
Editorial:Zacatrus
Diseño:Nicolas Sato
Ilustración:Ayumi Kakei
Precio recomendado:17,96€

Preparación de partida

Disponemos el tablero de moda en la zona central de la mesa, colocando la ficha de temporada (con forma de zeppelin) en la primera casilla de la parte superior, indicando así el inicio de la primera temporada. Además, apilamos las fichas de dragón legendario en el espacio habilitado en el tablero.

A continuación, cada jugador recibe 3 losetas de isla (las cuales coloca como podemos ver en la siguiente imagen), una tarjeta de ayuda y turistas por valor de 5, poniendo los visitantes restantes en tres montoncitos según su valor a modo de reserva.

En cuanto a las cartas transparentes de dragón, se mezclan, se reparten 4 a cada jugador y dejamos las sobrantes en un mazo para rondas posteriores.

PD: Os recomiendo que la pila de cartas de dragón se coloquen boca abajo para que no afecte en el próximo reparto.

Con todo listo, ¡a jugar!

Todo listo para una partida a dos jugadores

¿Cómo se juega a Dragon Parks?

Dragon Parks se juega a lo largo de 3 temporadas (rondas) en las que jugamos en todo momento de forma simultánea agilizando así el transcurso de la partida.

Cada temporada se divide en dos fases, las cuales vamos a ver en detalle.

Mejora del parque

Comenzamos mirando nuestra mano de cartas y elegimos la que más nos convenga según lo que tengamos en nuestro parque. La ponemos boca abajo frente a nosotros y, cuando todos hayan elegido una, le damos la vuelta y la colocamos encima de una de nuestras 3 islas, siempre orientando las ilustraciones hacia nosotros.

Cada isla dispone de 5 espacios que iremos tapando progresivamente con ayuda de las cartas de dragón las cuales, al ser transparentes, nos permiten ocultar algunos elementos y a su vez dejar visibles solo los últimos de cada espacio. ¿Cuáles cuentan al final de la ronda? Los que permanezcan visibles, pero antes veamos los efectos que se producen al colocar una de nuestras cartas:

  • Nacimiento: si cubrimos un huevo con un dragón, podemos decir que ha nacido un dragón en nuestra reserva, por lo que ganamos 2 visitantes.
  • Dragón furioso: a los dragones violentos no les gusta perder protagonismo. De ahí que si ponemos encima de él cualquier elemento, ya sea un dragón, corderos o un huevo, este entra en cólera y se zampa a un turista.

Una vez colocada la carta y resueltos los efectos si proceden, pasamos las cartas restantes de nuestra mano al jugador de nuestra izquierda, repitiendo este proceso hasta que hayamos puesto 3 cartas en el parque, descartando la sobrante y pasando a la siguiente fase.

Superponer las nuevas cartas para atraer al mayor número de visitantes

Cálculo de visitantes

Una vez terminada la temporada pasamos a ver qué tal ha ido la taquilla. ¿Cuántos turistas habremos conseguido?

En primer lugar veamos la afluencia de visitantes, para ello nos fijamos en el tablero de moda en la columna de la ronda en curso:

  • Dragón azul: el jugador o jugadores que tengan más dragones azules (contando las 3 islas) se llevan 3 turistas.
  • Dragón amarillo: el jugador o jugadores que hayan logrado atraer a su parque más dragones amarillos reciben una ficha de dragón legendario, ficha que dispone en la parte superior de la isla en la que más dragones diferentes tenga.
  • Dragón de moda: esta es la única puntuación variable en las 3 rondas. Cada jugador recibe 2 visitantes por cada dragón de moda (morado, verde y rojo) que esté en su parque al final de la ronda (primera, segunda y tercera).

En segundo lugar contamos cuántos dragones diferentes tenemos en cada una de las islas, disponiendo de hasta 6 tipos de dragones si contamos el legendario. Nos llevamos tantos puntos de cada isla como indique la tarjeta de ayuda, pudiendo conseguir hasta 13 turistas en una sola isla si conseguimos que coincidan en ella seis diferentes.

PD: el dragón legendario vuelve en este momento al tablero de moda, así que no lo tenemos en cuenta en la fase de alimentación.

Por último es el momento de alimentar a los dragones, por lo que contamos cuantos dragones y corderos tenemos en total. Cada dragón se come a un cordero y, por cada dragón que se quede sin alimentar, perdemos un visitante.

Fin de la ronda

El zeppelin avanza a la siguiente casilla y repartimos otras 4 cartas de dragón a cada jugador.

¡Ojo! Las cartas que hayamos colocado en temporadas anteriores permanecen en su sitio durante toda la partida.

Fin de la partida

Al final de la tercera temporada llega el invierno. Hay que cerrar los parques y sumar el total de visitantes. El jugador con más turistas habrá ganado la partida.

Plano de la zona cómun de juego

Reseña del juego de mesa Dragon Parks

¿A quién no le gustaría visitar un parque natural con animales de lo más inusuales? Ya le cogí bastante el puntillo a Draftosaurus (aquí su reseña), un juego de mesa traído también por Zacatrus en el que los dinosaurios son los protagonistas de la partida, título que además se llegó a meter por méritos propios entre los finalistas del JdA 2020.

Ahora, pasamos el testigo a los dragones con este Dragon Parks, un juego con temática similar pero que no tiene absolutamente nada que ver en su desarrollo con Draftosaurus.

Nuestro objetivo en Dragon Parks es provocar que el mayor número de visitantes quieran pasarse por nuestra reserva para ver a los majestuosos dragones. ¡Pero mucho ojo! Porque como no los mimemos puede que algún visitante desaparezca durante la visita.

La situación de partida de cada jugador es similar con 5 visitantes y 3 tarjetas de isla en las que contamos con un huevo y un par de corderos en cada una de ellas. A partir de ahí, la evolución de las islas irá variando de un jugador a otro en función de las cartas de dragón que vayan escogiendo.

Al principio nos centramos en lo que más nos convenga, pero hemos de tener en cuenta que todos peleamos por los mismos objetivos y que dos de ellos son por mayorías, de ahí que la fase de draft tenga un peso notable para no dejar en bandeja a otro jugador el dragón que necesita.

Las tarjetas de ayuda que nos ofrece el juego son indispensables en las primeras partidas para seguir el hilo, puesto que hay tantas alternativas para rascar puntos (y para perderlos) que difícilmente queden claros.

Un juego bonito y con una puesta en mesa colorida, relativamente sencillo para que salga a mesa con asiduidad en familia o con jugadores más ocasionales. Sin embargo, se queda corto para los que estén buscando títulos más exigentes y con una mayor profundidad.

Pros

  • Agilidad: las acciones en cada fase son simples y se juegan de forma simultánea, de ahí que las partidas a este Dragon Parks se jueguen volando incluso con los primerizos.
  • Entretenido: en todo momento haciendo cosillas, jugando o puntuando, logrando que los jugadores disfruten de la partida durante los poco más de 20 minutos que dura la partida.
  • Escalabilidad: se puede jugar sin ningún tipo de problema al rango completo de jugadores, aunque la puntuación por mayorías coge más fuerza en partidas de 3 a 5.

Contras

  • Azar: la aleatoriedad a la hora de coger las cartas hace que en ocasiones unos tengan más suerte que otros buscando ciertos dragones durante la fase de draft.
  • Recuento visitantes: pasamos gran parte de la partida puntuando, por lo que constantemente estamos echando mano a la reserva de visitantes tanto para coger como intercambiar turistas. Para evitar el caos en la mesa os aconsejo que os llevéis los que os hagan falta y, solo al final de cada temporada, hagáis el intercambio de turistas pertinente antes de comenzar una nueva ronda.
  • Profundidad: es ideal para un público familiar, pero le falta un punto de profundidad para que encaje en grupos con jugones de culo durete.

Mi veredicto

Y con esto llegamos al final de esta reseña de Dragon Parks, un juego de mesa rápido y asequible para jugar en familia o en las sobremesas. Con una presencia en mesa llamativa y un desarrollo agradable mientras llevamos dragones a nuestro parque superponiendo las cartas transparentes, dejando buen sabor de boca en cada partida. Además, tiene un puntito de tensión por ver si nos llegan las cartas adecuadas para sacar el máximo provecho a nuestra reserva de dragones. Por ello le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace