Había una vez un mundo lleno de fantasía que nos envolvía y atrapaba con sus preciosas rarezas, mientras nos volvía la cabeza loca intentando averiguar sus secretos ocultas. Como en la historia de Alicia, en este juego de mesa Dixit Classic sentiremos que hemos caído en la madriguera del conejo blanco, aterrizando en un país repleto de maravillas. ¿Suena magnético y caótico? ¡Esa es la intención de las cartas Dixit!

En este juego de cartas, cada escenario de sus llamativas ilustraciones nos lleva a un lugar mágico y abstracto, que hace que fluya nuestra imaginación a la vez que nos confunde, dejarse llevar suele ser demasiado fácil. Además, como cualquier cuentacuentos Dixit tiene mucho de invención creativa y de palabras. Si somos unos buenos narradores imaginativos, nuestro viaje irá viento en popa, o eso se espera… Sin embargo a veces nada es lo que parece, pero siempre todo tiene un sentido. Dixit es un juego de imaginación, descripción creativa y adivinanza a través de cartas XXL, dignas de enmarcar en cualquier hogar y que se disfruta a cualquier edad.

Portada Dixit
Número de jugadores:3 – 8
Duración:30 minutos
Edad mínima:8 años
Género:límites en la comunicación
acción simultánea
Complejidad:1,22 / 5
Editorial:Asmodee
Diseño:Jean-Louis Roubira
Ilustración:Marie Cardouat
Precio recomendado:32,95€

Preparación de partida

¡Preparados, listos, ya! Comienza rápida la historia de Dixit, pues en un abrir y cerrar de ojos tendremos lista la partida. Un juego de mesa con una preparación rápida y sencilla que nos hará enlazar partidas tras partida.

Cada jugador elige los elementos de su color, que consisten en un conejo como indicador de puntuación y un dial de puntuación. Los conejos se colocan en la casilla de inicio, para comenzar esta carrera competitiva. Por otro lado, se coloca en el centro de la mesa al alcance y vista de todos los jugadores el tablero común de juego, en el que se representa el camino de puntuación, así como en sus laterales aparecen números para ordenar en ellos las cartas de juego, formando la zona de juego alrededor de este.

Las cartas, que son las protagonistas del juego, se barajan todas juntas formando el mazo común de robo y se reparten 6 cartas a cada jugador.

Y, con esto, ya le toca el turno de pensar e imaginar en Dixit al jugador inicial. ¡A soñar despiertos!

¿Cómo se juega a Dixit Classic?

En el juego de mesa Dixit, nuestro objetivo es conseguir recorrer el mayor trayecto posible en el marcador de puntuación con nuestro conejo. Para ello, tenemos que despertar nuestra creatividad y poder de deducción, siendo en ocasiones cuentacuentos u oyentes de los relatos de otros jugadores. En ambos roles, si somos intuitivos e imaginativos podremos puntuar. Pues, seguimos el refrán: “el que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo.” ¡Bienvenidos todos a este mundo de fantasía de Dixit!

La ronda de juego en Dixit se divide en 3 fases o posibles partes diferenciadas:

  • Formulación del acertijo: el cuentacuentos o jugador activo debe inspirarse en sus cartas para inventar y contar una historia en voz alta, con una palabra o frase que transmita el contenido imaginativo de 1 de sus cartas. Los demás jugadores miran su mano de 6 cartas para entregar en secreto y boca abajo 1 carta que se asemeja a dicha idea, para intentar confundir al resto. El jugador activa coge todas las cartas, junto a las suya, las baraja y , después, coloca en los espacios numerados de los bordes del tablero.
  • Resolución del acertijo: ahora es el turno del resto de jugadores, que deben ver todas las cartas e intentar adivinar cual es la original y que ha sido colocada por el cuentacuentos. Los jugadores cogen sus diales y los hacen girar en secreto hasta indicar el número de la carta que crean que es la correcta. Cuando todos han votado, desvelan simultáneamente sus apuestas.
  • Fase de puntuación: existen diferentes formas de puntuar tanto si somos los cuentacuentos o si somos los jugadores que deben acertar. Si todos los jugadores votaron por la carta del cuentacuentos o si ningún jugadora ha votado por su carta, el cuentacuentos no recibe ningún punto y el resto 2 puntos cada uno. Por otro lado, si algunos acertaron, pero otros no, el cuentacuentos gana 3 puntos y los jugadores que han votado la carta correcta también 3 puntos. Además, en ambos casos cada jugador (que no sea el cuentacuentos) consigue 1 punto adicional si otro jugador ha señalado su carta. Así, vamos avanzando a pequeños pasos o grandes zancadas por la carrera de Dixit.

Finalmente, se descartan las cartas usadas en el turno de juego y se reparte 1 nueva a cada jugador. El siguiente conejo se prepara para ser el próximo cuentacuentos. Si el mazo de robo está vacío, se barajan los descartes.

¡Atención! En partidas a 3 jugadores pasamos de tener 6 a 7 cartas en mano y los jugadores oyentes deben elegir 2 en lugar de una tras la historia, para que alrededor del tablero se coloquen 5 cartas y así hacer más difícil el juego.

Fin de la partida

La partida a Dixit finaliza cuando uno o más jugadores lleguen o superen la meta de 30 puntos en el marcador de puntuación con su conejo. El jugador que haya llegado más lejos en esta carrera de la imaginación gana la batalla a Dixit Classic.

Por tanto, en el juego hay un número indefinido de rondas, según nuestras habilidades creativas, instinto u olfato de deducción. De esta forma, podrá alargase más o menos la partida.

Reseña del juego de mesa Dixit Classic

Una vez que comienza nuestra aventura en el mundo Dixit es muy fácil quedar atrapado, este juego de mesa es adictivo, llamativo y suele gustar a todo el mundo. Un juego de cartas sencillo de jugar, pero que requiere mucha imaginación, deducción y expresión creativa. Una auténtica carrera en el País de las Maravillas, con escenarios abstractos que dan lugar a mil y una interpretaciones. ¡Esa es la magia de Dixit! Mirar una de sus preciosas carta y ver no solo una historia, sino muchas posibilidades narrativas que contar con una palabra o una frase al resto. No hace falta extenderse, si somos menos concretos suele ser común que algún conejo caiga en el error y elija otra carta, dándonos puntos de victoria para avanzar.

En este juego de mesa nos convertimos en cuentacuentos, que quieren transmitir su idea, pero sin ser muy explícitos ni muy indeterminados en las pistas. La victoria está en conseguir un punto intermedio. Esta tarea no es tan sencilla como parece, y también depende mucho de como nos conozcamos entre el grupo de jugones. Si somos muy amigos o familiares es más fácil saber quién puede relacionar la pista dada con alguna de las imágenes jugadas. Así que además de pasárnoslo bien, nos conoceremos un poco más si cabe. Quién sabe, quizás alguno nos sorprenda u sorprendamos al resto con nuestra imaginación y referencias. Sin embargo, no podemos pasarnos de listos, pues si nadie acierta los demás puntúan pero el cuentacuentos no, igual ocurre si todos averiguan su carta.

Dixit es un juego perfecto para todas las edades, los pequeños que tienen la imaginación a flor de piel pueden mejorar sus habilidades expresivas y de pensamiento lógico, intentando dar un pista en un nivel adecuado para conseguir puntuar. Mientras que por el contrario el público adulto que suele más estratega y con un pensamiento encorsetado, tiene que despertar su creatividad para descubrir los múltiples mundos y oportunidades que esconden las ilustraciones de Dixit.

Con esta nueva reedición se han mejorado aspectos en el diseño como la incorporación de un cómodo dial para indicar la carta que se vota, una cuna del juego con compartimentos que se cierran para las fichas y diales, además de espacio para las cartas de las expansiones. Así como, un nuevo tablero cuadrado en el que colocar las cartas de forma numerada alrededor y con una pequeña ayuda para recordar cómo se puntúa. Un bonito diseño, pero sobre todo muy práctico que es lo importante. No obstante, las cartas que incluye el juego se mantienen de ediciones anteriores.

Lo que más nos gusta de Dixit y en especial a Doña Meeple, es su potencial educativo. Un juego de mesa perfecto para llevarlo a la aulas, siendo sus cartas un recurso de enseñanza-aprendizaje fantásticos, con multitud de posibilidades en todos los niveles educativos. Con este juego de cartas, nuestros alumnos e hijos pueden desarrollar sus habilidades de observación, deducción y expresión creativa. Además, con los más pequeños se puede incluso usar a modo de cuentacuentos, creando historias imaginativas con las ilustraciones. Un juego que da para mucho aprendizaje y disfrute a partes iguales.

Por otro lado, según mi experiencia de juego es mejor jugarlo con diferentes grupos de amigos y de vez en cuando, pues suele pasar que a Dixit no se juega una sola partida, el pique que genera y a veces frustración por ser el incomprendido hace que se pida la revancha. De esta forma, es posible que pasen por nuestra mano las mismas cartas, si no contamos con alguna expansión del juego, lo que hace difícil no recurrir a ideas ya dadas en otras ocasiones o facilita que los demás acierten nuestra apreciación de algunas ilustraciones. Así que suelo sacarlo a mesa con grupos variados, que hacen que las cartas tomen visiones nuevas y diferentes.

Pros

  • Imaginación: Dixit es un juego de mesa en el que lo más importante es dejar fluir nuestra creatividad e inspiración con sus maravillosas ilustraciones. Es fantástico ver las diferentes visiones de una misma carta que se pueden tener, así como conocer las ideas más disparatadas de nuestros amigos o familiares que saldrán a relucir con este juego.
  • Educativo: un juego de mesa que se puede llevar a las aulas de los diferentes niveles educativos, pudiéndose adaptar a cualquier edad. Sus cartas son un recurso de aprendizaje motivador y con muchas posibilidades para trabajar la expresión creativa y la observación-deducción.
  • Nuevo diseño: con Dixit Classic tenemos una nueva reedición que aporta mejoras en el diseño que lo hacen más práctico. Me ha encantado la idea de diales para puntuar, lo que facilita que se mantenga en secreto. Además, la cuna de la caja del juego permite una buena organización del juego.

Contras

  • Mismo grupo: si somos de los que encadenamos partidas en la misma sesión jugona, es posible que ideas similares que se han dado para una carta vuelvan a salir, sobre todo si tuvieron éxito. Siendo mejor jugarlo con diferentes grupos de amigos o familiares que aporten nuevas visiones a las mismas cartas.
  • Mejor con expansiones: aunque son bastantes las cartas que trae el juego de mesa base, es verdad que es un gran plus para las partidas a Dixit contar con un par o más de expansiones que le aporten más cartas, que harán que no haga falta barajar las cartas usadas, y así no repetir cartas en mano en una misma partida.

Mi veredicto

Para finalizar la reseña del juego de mesa Dixit Classic, mencionar que es un party de conjeturas creativas que despierta la imaginación y las capacidades deductivas de pequeños y grandes, pudiéndose jugar y disfrutar a cualquier edad. Además, resaltar su gran utilidad educativa. Un gran juego de mesa innovador, pero que depende de las expansiones para mejorar la experiencia de juego. Por todo ello, le otorgo mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace