Cuando uno se marcha de la ciudad al campo buscando un cambio de aires no se refiere precisamente a lo que vivimos la pasada noche en nuestro nuevo hogar. A pesar de ser un meeple bastante viejete nunca había visto un temporal de tales características pero, aunque nos pilló por sorpresa, nos dio tiempo a salvaguardarnos en el sótano de nuestra casa.

Toca hacer recuento ¿estamos todos? los hijos, el perro, la gata, los dos canarios… ¿y las gallinas? Me da a mí que han salido por los aires junto con las macetas y las puertas ¡no me lo puedo creer! Habrá que darse prisa y salir a buscarlas, que conociendo a mis vecinos, seguro que les ha faltado tiempo para llevarse alguna a sus granjas.

Así se nos presenta ¡Desplumados!, el nuevo juego de mesa de la editorial Venatus Ediciones, donde tendremos que enfrentarnos con el resto de granjeros para conseguir la mayor cantidad de gallinas posibles. ¿Me echas una mano?

Tabla de datos del juego de mesa ¡Desplumados!

Preparación de la zona de juego

Antes de comenzar una partida a este juego de mesa nos toca preparar la zona de juego ¿no?

En primer lugar, buscamos en el mazo de cartas una gallina lila, otra roja y otra verde, las cuales colocaremos en el centro de la mesa una al lado de la otra y boca arriba al alcance de todos los jugadores. Esta será la famosa pradera que explicaré un poco más adelante en este apartado de la reseña. Tal vez os preguntéis ¿por qué estas gallinas y no otro tipo de cartas? Muy sencillo, estas gallinas son las que tendremos que coleccionar en nuestras zonas de juego individuales (de aquí en adelante gallineros) para poder ganar la partida.

Una vez preparada la pradera es la hora de formar el mazo de robo. Dejamos a un lado la carta de luna y barajamos las cartas restantes. Hecho esto, cogemos 10 cartas y las vamos a barajar junto con la carta de luna antes de colocarlas en el final del mazo de robo. Esta carta marcará el final de la partida siempre y cuando ningún jugador haya conseguido completar su gallinero. Colocamos el mazo de cartas de robo en el centro de la mesa y repartimos a cada uno de los jugadores 4 cartas con las que comenzarán la partida.

¿Y quién empieza? ¡Pues sí! No os hagáis los locos porque vais a tener que hacerlo ¿qué mejor que comenzar una partida al juego de mesa ¡Desplumados! con un buen cacareo para ver quién se merece ser el jugador inicial? Cuando hayáis cloqueado y reído lo suficiente estáis listos para jugar.

Así se juega a ¡Desplumados! el juego de mesa de Venatus Ediciones

Así se juega al juego de mesa ¡Desplumados!

Como he comentado en el set up inicial hay dos zonas de juego bien diferenciadas, por lo que vamos a comenzar explicando cada una de ellas para situarnos en la partida.

La pradera

Por un lado tendremos la pradera, lugar donde todos los granjeros tendremos que ir como locos a buscar las gallinas que nos faltan. Es aquí donde podremos intercambiar una gallina de nuestra mano por una de las 3 que están visibles en el centro de la mesa, siempre y cuando nos interese claro. A la hora de cambiar gallinas solo hay dos reglas:

  • En la pradera solo puede haber gallinas lilas, rojas o verdes, por lo que olvídate de dejar otra carta en la pradera.
  • Las 3 gallinas nunca pueden ser del mismo color. Es por ello que si ya hay 2 del mismo tipo no vamos a poder dejar la tercera en la pradera ¡lo siento, has llegado tarde!

El gallinero

¿Y dónde tendremos que colocar nuestras gallinas? Efectivamente, en el gallinero de cada jugador. Veamos cómo se dispone y se juegan las cartas en los gallineros.

Cada vez que consigamos una gallina, la tendremos que poner sí o sí de izquierda a derecha. ¿Por qué así? Se sigue este orden de colocación porque cada vez que se lleve a cabo una acción sobre las gallinas de uno de los jugadores, la acción a realizar afectará de derecha a izquierda, es decir, empezando por la última gallina que haya entrado en nuestro gallinero. ¡Pero ojo! En nuestros gallineros no podremos colocar cualquier gallina. En el momento que un jugador coloque una gallina lina, roja o verde en su gallinero solo podrá tener gallinas de ese color, así que hay que pensar bien por qué color decantarse, ya que solo podremos cambiar el tipo de gallinas por el que jugamos si en algún punto de la partida nos quedamos sin gallinas.

Como prácticamente en cualquier sitio, en los gallineros también hay aforo limitado. En partidas a 3-4 jugadores los gallineros tendrán un máximo de 5 gallinas y a 5-7 jugadores lo será de 4 gallinas, pero sobre esto ya hablaremos en el final de partida.

Turno de juego

En el juego de mesa ¡Desplumados! cada jugador podrá elegir en su turno realizar una acción de las siguientes:

  • Si nos animamos a visitar la pradera, intercambiaremos una de las cartas como he comentado en el apartado “La pradera”. Cuando hayamos adquirido esa gallina nueva podremos quedárnosla en nuestra mano, ponerla en el gallinero si estamos jugando a ese tipo de gallinas o incluso descartarla si no nos interesa.
  • Si no queremos echar un vistazo por la pradera, tenemos la opción de trabajar en nuestro gallinero. Para ello elegiremos entre una y solo una de estas acciones:
    • Se puede jugar una carta de nuestra mano y llevar a cabo la acción concreta de la carta si podemos (en el siguiente punto veremos para qué sirve cada tipo de carta).
    • ¿Tenemos en el gallinero una gallina impostora? Ahora es el momento de quitárnosla de en medio, pero se nos penalizará perdiendo la gallina que esté colocada a su izquierda.
    • Descartar de la mano todas las cartas que queramos.

Si antes de comenzar el turno no tenemos cartas en nuestra mano podremos robar 2 del mazo de robo, porque si no no vamos a poder hacer nada en absoluto. También podremos conseguir cartas si trabajamos en el gallinero donde, tras realizar una de las 3 acciones, podremos reponer nuestra mano hasta tener un máximo de 4 cartas. Si en lugar de trabajar en el gallinero nos decantamos por visitar la pradera, muy a mi pesar no repondremos nuestra mano.

¿Sencillo verdad? Ahora vamos a ver para qué sirve cada tipo de carta y cuales son sus acciones especiales:

  • Gallinas normales (lilas, rojas y verdes): se juegan en nuestro turno y son las gallinas que encontraremos con mayor facilidad en el mazo de robo y marcarán a qué tipo de gallinas/color jugamos. Cuando juguemos una de ellas la podremos colocar en nuestro gallinero.
  • Gallinas despistadas: el temporal que se desató la pasada noche en nuestra zona las ha dejado más tocadas de la cuenta y nos va a costar saber si son lilas, rojas, verdes o a saber de qué color. En definitiva, son cartas comodín que se juegan en nuestro turno cuya habilidad especial es que las podemos utilizar en nuestro gallinero independientemente del color al que vayamos. Solo podrás tener una en juego, así que mucho ojo a cuando la colocas.
  • Gallinas impostoras: al jugar estos patos disfrazados de gallinas (en nuestro turno) se colocan en gallineros ajenos para evitar que otros puedan ganar la partida, por lo que tendremos que quitárnosla de en medio para hacernos con la victoria. Como en el caso de las gallinas despistadas, cada jugador no puede tener en su zona de juego más de una de estas gallinas.
  • Perros: el mejor amigo del hombre permanecerá a nuestro lado (concretamente en nuestra mano) hasta que un jugador nos vaya a colocar una gallina impostora. En ese preciso instante tendremos que usar el perro y lo descartamos junto con esa farsante gallina.
  • Gallos: solo podremos tener un gallo, el cual se pone en nuestro turno justo encima de nuestro gallinero, de ahí que no ocupe casilla en el gallinero. Los gallos son de gran utilidad para que, cuando un jugador utilice un zorro, se lo coma a él en lugar de a una de nuestras gallinas. ¡Por ahora hemos salvado los muebles!
  • Zorros: cuando nos toque podremos utilizar esta carta para fastidiar a todos y cada uno de los demás granjeros a la vez. Los zorros se comen a los gallos antes que a las gallinas ¡pero no son tontos!. Saben diferenciar entre una gallina y un pato, saltándose así la gallina impostora para comerse la siguiente gallina de nuestro gallinero.
  • Ladrones: le robamos a cualquier jugador una gallina de su gallinero y podemos quedárnosla en la mano, colocarla o descartarla, pero nunca repondremos mano.
  • Gallinas escapistas: toca poner a prueba la agilidad de los jugadores. Para jugar esta carta la colocamos rápidamente en cualquier parte de la mesa y todos los jugadores deberán de poner su mano sobre ella. El último en hacerlo pierde sí o sí la última carta de su derecha y no te hagas el listillo si es una impostora porque perderás la anterior.
  • Los tornados: ¿vuelve el mal tiempo? Si un jugador juega el tornado provocará que cada jugador pase su mano de cartas al jugador de su derecha o izquierda según decida el que ha jugado el tornado (no se repone la mano).

Fin de la partida

Entre las gallinas que entran por las que salen, en algún instante de la partida un jugador conseguirá tener en su gallinero todas las gallinas del mismo color. ¿Cuántas hacen falta? Necesitaremos tener 4 o 5 gallinas del mismo color (recuerda que las gallinas despistadas-comodín si cuentan) según si somos 3-4 jugadores o 5-7 jugadores respectivamente.

En el caso de que nadie sea capaz de completar su gallinero, el final de partida vendrá marcado por la carta de luna. En el instante que un jugador robe del mazo de robo la carta de luna se habrá acabado la partida, ganando quien tenga más gallinas del mismo color (cuentan las despistadas). Si hubiera empate ganará quien tenga gallo, y si persiste quien no tenga gallinas impostoras.

¿Podrás recuperar todas tus gallinas en ¡Desplumados!?

Reseña del juego de mesa ¡Desplumados!

Venatus Ediciones nos trae un juego divertido y fácil de jugar, en el que tendremos que luchar contra viento y marea por atrapar todas las gallinas que podamos y ¡nos dejen, claro!, pues en esta pradera hay mucho ladrón de gallinas.

Un juego de mesa para desternillarse de risa con los amigos, su mecánica se adapta a una gran diversidad de jugones, tanto principiantes como para los más consolidados para usar entre partidas más duras, y es que aporta grandes dosis de interacción entre jugadores-granjeros que no deja que nos aburramos en nuestro loco gallinero, teniéndonos siempre alerta ante alguna estampida o robo de plumas, ¿te colocarán un pato en tu gallinero?

¡Desplumados! es mágico en mesa, aportando un enorme colorido de plumas alocadas,  que lo hace destacar siempre. Un juego de mesa llamativo, que cuando le echamos el ojo no nos deja escapar tan fácil de su tornado jugón, es inútil resistirnos a echar una sola partida, es pura adicción que engancha entre piques, cabreos y plumas. Con partidas rápidas que hacen que nuestras estrategias de juego puedan quedar en nada, si se nos adelanta otro granjero más astuto. Hablando de astucia ¡cuidado con los zorros!, esta pradera está  repleta de peligros, que hace que nunca nos durmamos en el pajar, las cartas de acción aportan descontrol a las jugadas, haciéndolas más equilibradas y  desquiciantes a la vez. Podría hablar de cada una de sus cartas en detalle, pues sus ilustraciones (tanto su colorido como dibujo) me parecen magníficas, es tan importante que un juego nos entre por los ojos. ¿A qué sí jugones?

¡Desplumados! es un party game perfecto para transportarlo a cualquier lugar, podemos jugarlo en parques, bares, en la comida del trabajo… y por qué no, en una granja ¿total inmersión es lo que siempre buscamos, no? No dejéis escapar estas plumas, son un acierto de color y risas.

Pros

  • Adictivo: si juntamos los adjetivos de partidas rápidas, divertidas y de “puteo”… conseguimos un juego de mesa adictivo, con partidas que se solapan entre sí por las revanchas encadenadas, ¿quién no va a querer ser el rey-gallo de este gallinero?
  • Interacción entre jugadores: existen cartas con acciones especiales que logran obstaculizar la carrera de gallineros de tus oponentes. ¡Desplumados! es un juego de mesa que te obliga a tener un ojo en tus gallinas y el otro en los gallineros rivales, pues en este juego hablamos de una gran competición de plumas, un tanto desplumadas.
  • Llamativo: con una temática original, es un juego que llama mucho la atención de jugones y los que no lo son tanto gracias a sus preciosas ilustraciones, el gran colorido de sus cartas y las escenas alocadas que propone con zorros, ladrones de gallinas, perros guardianes, tornados desplumados… ¡No le quitaras el ojo a estas plumas!

Contras

  • Cuantos más mejor: como toda competición, cuanto más jugadores entren en juego más arriesgada, trepidante y divertida será la partida. Por eso, te proponemos juntar a un buen número de granjeros dispuestos a conseguir las mejores gallinas en su corral, para hacer las partidas más interesantes y complicadas.
  • Destacar pronto: si en una partida empezamos a despuntar demasiado temprano lo más seguro es que los focos se centren en nuestro gallinero, así que piensa bien tu estrategia si no quieres llorar por tus gallinas perdidas en la batalla.
  • Disputas tercas: si somos de los cabezotas que no quieren dejar atrás su estrategia de color aunque un contrincante os coma terreno en el corral, se logrará que otro jugador aislado del pique nos supere con su gallinero, aislado de la pelea de plumas rival. Aunque un buen elemento que ayuda y nos puede salvar el pellejo son los comodines (gallinas despistadas), son muy preciadas cuídalas bien.

Mi veredicto para ¡Desplumados!

¡A por la batalla de plumas, cló-cló!, con este grito de guerra tan original y alocado como el propio juego de mesa ¡Desplumados!, le otorgo mi emblema de juego recomendado. Es un juego ligero pero “desplumadamente” divertido.

Don Meeple recomienda que lo tengáis en vuestra ludoteca