Este juego de mesa nos da la bienvenida a Cubitos, un mundo un tanto cuadriculado con graciosas criaturas cúbicas. Hemos venido en la mejor fecha, pues se celebran las fiestas del pueblo y hoy toca la carrera cúbica, en la que nos invitan a participar. ¿Quién se resiste a una buena verbena y más al cubo? Como en Cubitos todos son un poco cuadriculados, aunque la carrera se ponga peliaguda, nadie abandonará la competición para ganar la Copa Cubo este año. No derrapemos por arriesgar e intentemos ir rodados en el trayecto, a pesar de nuestra silueta cuadriforme. Compitamos con fair play, pero listos para esta batalla cuadriculada.

Cubitos es un juego de mesa, traído al castellano por la editorial Maldito Games, de competición y dados. En él, disputamos una apasionante carrera contra nuestros rivales. Para ganar, contamos con un equipo de apoyo (dados) que nos harán avanzar de forma veloz con sus habilidades especiales, siendo vital ir mejorando nuestra mano de dados durante la competición para tentar la suerte con más posibilidades de éxito. ¿Arriesgamos o conservamos tirada? Como en toda batalla, con Cubitos los más valientes pueden exponerse demasiado y fracasar, o por el contrario tener fortuna y colocarse en la cabeza del grupo. Quién no arriesga no gana, o eso dicen… ¡Averigüémoslo!

Portada de Cubitos
Número de jugadores:2 – 4
Duración:30 – 60 minutos
Edad mínima:10 años
Género:deckbuilding
dice rolling
push your luck
Complejidad:2,18 / 5
Editorial:Maldito Games
Alderac
Diseño:John D. Clair
Ilustración:Jacqui Davis
Philip Glofcheskie
Precio recomendado:46,71€

Preparación de partida

Antes de que den la señal de salida en la carrera de Cubitos, organizaremos la pista, grada y nuestro equipo de combate inicial. ¡Preparados, listos, ya!

En primer lugar, preparamos nuestra zona de juego cogiendo 2 meeples de animales cúbicos de un color y un tablero individual del mismo color (reflejado en la flecha de Lanza). Además, para seguir los pasos del juego y no perdernos en la carrera cada jugador tiene 1 loseta de ayuda, en la que se representan por sus caras cada una de las fases a realizar. Cada equipo inicial de carrera en Cubitos está compuesto por 7 dados grises claros (1 cara con símbolo/positiva – moneda) y 2 dados grises oscuros (2 caras con símbolos/positivas – moneda y pisada). Estos serán nuestros primeros propulsores para comenzar la batalla cúbica.

Después, colocamos en el centro de la mesa la pista de carrera (tablero central), escogido entre las 4 opciones disponibles, pues el juego cuenta con 2 tableros de carrera reversibles. En dicho escenario, situamos a 1 meeple de nuestro color en la zona de salida, preparado para avanzar en el terreno. Desplegamos también el tablero de medidor de seguidos, que da equilibrio a la partida, posicionando el otro meeple en sus gradas.

Por otro lado, elegimos a los corredores de apoyo tomando del mazo 1 carta de cada color, que presenta un personaje cúbico y su habilidad, así como el coste (monedas/créditos) para conseguir el dado y la representación de las caras del dado relacionado. De esta forma, tendremos asociado a los 7 dados de colores (rojo, naranja, amarillo, blanco, marrón, morado y azul) 1 habilidad especial, que puede ir cambiando en las diferentes carreras.

Los dados se colocan en las bandejas de las cajas (montaje en las reglas) cuadrículas de su color, en las que también se muestran sus caras correspondientes, y que se sitúan junto a las cartas del mismo color y al alcance de todos los jugadores. A su vez, existen otras 4 cajas de almacén de color gris en las que situaremos los créditos (valor 1 y 5) y los guantes de animación (+1), distribuidos de forma equitativa para facilitar su adquisición por los corredores.

Finalmente, escogemos por azar (por ejemplo tirando un dado) al jugador inicial que se lleva el dado negro, que irá rotando de corredor en corredor en cada ronda de la partida a Cubitos, siendo una ventaja ya que posee 3 caras con símbolo (pisada, 2 monedas y 1 crédito).

Además, en el reglamento existen 7 tipos de carreras preestablecidas a las que podemos jugar, junto a un Torneo Cúbico. No obstante, siempre podemos crear nuestra propia aventura cúbica, intentando hacerlo con equilibrio y lógica con cartas de valores altos, medios y más bajos. Es divertido probar nuevos escenarios para medir nuestras fuerzas, suerte y afán de victoria. Sin embargo, el juego recomienda en las primeras partidas empezar por la carrera 1 con el tablero «Nada sale bien». Esperemos que no sea un presagio… ¡A rodar!

¿Cómo se juega a Cubitos?

El juego de mesa Cubitos es de corte familiar, nuestro objetivo es ganar la carrera para conseguir la Copa Cubo superando a nuestros rivales en esta competición de tentar la suerte, para tener más fortuna es fundamental perfeccionar nuestro equipo competitivo de dados. De esta forma, tendremos en mayor o menor medida más probabilidades de triunfo por estadística, creciendo las posibilidades de tiradas positivas, en las que pretenderemos esquivar el fracaso de una tirada en blanco. ¿Suena divertido? Pues comencemos la carrera ¡3,2,1… ya!

La partida a Cubitos se juega por rondas con un número indeterminado. Al ser la finalidad de cada corredor cúbico pasar la línea de meta, hasta que no se consiga la carrera continúa. En cada ronda de juego se realizan 2 fases, representadas por cada cara en la loseta de ayuda.

Fase de lanzamiento

En esta etapa de la partida se juega con los dados que hemos conseguido. Comenzamos la partida, como he mencionado, con 9 dados (gris claro y oscuro), pero conforme avanza iremos perdiendo, ganando y sobre todos comprando nuevos dados que incorporar a nuestro equipo, cambiando nuestras tiradas. Esta fase se juega tomando como referencia el tablero de jugador individual, en el que se reflejan claramente los pasos a seguir en orden, siendo los siguientes:

  • Robar: nuestros dados se van almacenando en la zona de robo. De ahí, vamos cogiendo dados hasta tener el número que indican nuestras manos de animación (moradas). La partida se inicia con un robo inicial de 9 dados, pero podremos incorporar más manos permanentes (fichas +1) u obtener como empuje para los más retrasados manos temporales en relación a las líneas rojas del tablero, con respecto al jugador en cabeza. Durante la partida nuestra mano de dados va variando según la circunstancia, iremos usando algunos dados que pasarán al descarte, mientras otros con resultado blanco-negativo permanecerán en la zona de robo. Si robando el número necesario de dados nos quedamos sin ninguno y necesitamos más, desplazamos los dados del descarte a la zona de robo. ¡Ojo! Antes no, es obligatorio usar los dados que permanecían en esta zona aunque no sean los más suculentos.
  • Lanzar: tomamos los dados de Cubitos situados en la zona de lanzamiento en el paso anterior según nuestras posibilidades y los lanzamos. Observamos los resultados de la tirada, antes de decidir si arriesgamos.
  • Zona activación: todos los dados con caras con símbolos-positivas (habilidades, monedas, créditos y/o pisadas) pasan a la zona de activación del tablero de jugador, los fallos (caras blancas) permanecen en la zona de lanzamiento. Ahora llega el momento de debatir si arriesgarnos o plantarnos con los dados activos conseguidos. Si pasamos termina nuestra fase de lanzamiento y esperamos al resto de jugadores para comenzar la siguiente fase de Cubitos. Si por el contrario nos arriesgamos, volvemos a lanzar los dados de la zona de lanzamiento hasta que decidamos plantarnos. No obstante, si en alguna de nuestra tirada (teniendo ya 3 dados en la zona de activación) es fracaso, con todas las caras en blanco, tenemos que mover todos los dados a la zona de descarte, acaba nuestro turno. En compensación, avanzamos en el tablero de seguidores 1 casillo, obteniendo ventajas en forma de créditos (dinero) y/o manos de animación (aumentan dados a lanzar), a su vez podemos mover cualquier dado de la zona de descarte a la zona de lanzamiento, gestionando mejor las posibilidades de nuestra futura tirada.

Fase de carrera

Cuando todos los jugadores han terminado su fase de lanzamiento, comienza la fase de carrera que se puede jugar de forma simultánea. No obstante, cuando la carrera es más ajustada es preferible seguir el orden de juego entre corredores para ver los avances estratégicos.

Todos los dados que han logrado pasar el corte con una afortunada tirada y se encuentran en la zona de activación, se van a usar en esta fase. Es necesario seguir un orden en los pasos para evitar errores y controlar mejor al resto de competidores.

  • Habilidades: si hemos comprado dados de colores tenemos la posibilidad de que salgan en la tirada símbolos animalescos que nos permiten usar habilidades especiales según la carta a la que corresponden. Como por ejemplo, con el dado rojo medimos nuestras fuerzas, compitiendo con el número de símbolos de espadas cruzadas obtenidas, el jugador con más dados rojos será el único que pueda usar el poder especial, a costa de perder un dado.
  • Mover: para adelantarnos en la carrera de la Copa Cubo usamos el símbolo de pisada para avanzar 1 casilla en el tablero de pista. Si tenemos dinero pero no pisadas, podemos intercambiar 4 monedas y/o créditos por 1 pisada. ¡Atención! En el camino del recorrido hay casillas especiales que nos ofrecen recompensas si acabamos nuestro movimiento en ellas y casillas de agua que no podemos cruzar. Otro apunte los rivales no nos bloquean el paso, podemos situarnos en la misma casilla.
  • Comprar: con los dados con caras con monedas (efímeros, solo usables en esta ronda) y los créditos acumulados (no se pierden en las diferentes rondas) podemos aumentar nuestro equipo de carrera, comprando hasta 2 dados diferentes. Estos pasan a la zona de descarte, no a la zona de robo ni lanzamiento.
  • Descartar: tras realizar todas las acciones posibles con nuestros dados, pasan de la zona de activación a la zona de descarte marcada en nuestro tablero individual. Solamente pasan los dados usados y comprados en esta ronda, no los que han sido tirados pero con resultado en blanco, estos últimos debían permanecer en la zona de robo. Y así acaba la etapa de carrera.

Estas fases se van conectando ronda a ronda, es decir, conforme asimilemos bien los pasos sin errores, el juego se resume en un tirar (fase de lanzamiento) y usar (fase de carrera) dados con una estratégica adquisición y gestión de estos. Nuestro riesgo y fortuna pueden marcar nuestro éxito en la competición de Cubitos. Pero no perdamos la esperanza en ganar, la grada nos animará subiendo nuestras oportunidades, así como existen otras opciones para equilibrar la mala suerte de los jugadores retrasados en la lucha rodada, pero cúbica.

Fin de la partida

La carrera anual en Cutios acaba cuando 1 corredor sobrepasa la línea de meta (aunque debe seguir avanzando todo lo que puede, pues todavía no hay nada decidido) desencadenando el fin de partida. Todos los jugadores acaban la ronda actual en juego, pudiendo algunos otros corredores superar la casilla final, y la partida termina al final de esta ronda.

El ganador es el jugador que más lejos haya llegado tras pasar la línea de meta. En caso de empate se juega otra ronda adicional hasta determinar al jugador victorioso, pudiendo llegar a jugarse más de una de forma adicional si el empate persiste. Solo un corredor puede subir al podio.

Reseña del juego de mesa Cubitos

¿Rodar al cubo? Sí, en esta carrera no ruedan quesos por la colina, sino unos animales cúbicos que compiten con su equipo de dados por la Copa Cubo. En el juego de mesa Cubitos nosotros guiaremos a los corredores de esta divertida competición cúbica, en el que todos los detalles son cuadriformes (muy lograda la ambientación cúbica), intentando mejorar nuestra mano de dados para ganar más posibilidades de esquivar a la mala suerte en nuestras tiradas. Los dados son la clave de este juego, aunque la carrera en el tablero nos dé la victoria, pues gracias a los resultados obtenidos podremos comprar dados con habilidades especiales (nuevos personajes a nuestro equipo de carrera) y avanzar en la pista. Las acciones principales del juego son ganar monedas/créditos y conseguir pisadas para avanzar, con la primera opción buscamos comprar los dados que más ventajas nos ofrezcan en nuestra carrera.

Cubitos es un divertido juego familiar en el que nos jugamos el podio de ganadores con nuestras tiradas de dados, a través de una mecánica de push your luck y de adquisición de dados. En las partidas nuestros avances en pista están marcados por nuestras decisiones en la compra de dados, así como el camino tomado durante el trayecto, obteniendo acciones especiales que bien usadas nos pueden allanar el camino.

Además, Cubitos es fácil de aprender y de jugar, siendo un juego ideal para toda la familia y que se puede sacar a mesa con cualquier grupo de amigos más o menos jugones. Al igual que el juego de mesa Pócimas y Brebajes lo entretenido es arriesgar y tentar nuestra suerte, con Cubitos lo bueno es que las tiradas están a la vista de todos, evitando las posibles trampas de algunos jugadores como podía ocurrir en el juego de los brebajes. ¡Competir siempre, pero con honor!

Por otro lado, es común en jugadores principiantes liarse con la colocación de dados en el tablero individual en las diferentes fases, por lo que es recomendable jugar por turnos para que los más experimentados guíen en el uso de los dados. Por ejemplo, ¡ojo! un error común es pasar directamente los dados del descarte a la zona de robo, mientras que esto ocurre únicamente si no tenemos suficientes dados que lanzar. Es obligatorio usar los dados que estaban con anterioridad en esta zona, aunque no sean nuestra mejor opción. Una vez que tenemos las fases asimiladas, se juega muy automático pero sin olvidarnos que las decisiones y estrategias tomadas pueden decidir el rumbo de nuestra competición.

Sus piques desquiciantes con las tiradas de dados, en las que tenemos que decidir si seguir arriesgando volviendo a lanzar o plantarnos asegurando resultados, hacen que la partida sea emocionante a la par que angustiosa. Viviremos una montaña rusa con este juego en el que veremos el peligro de una tirada en blanco, a la vez que no queremos que el rival con fortuna se adelante, lo que nos hará querer arriesgar y jugárnosla una vez más. Esto es lo más divertido, pero que también nos puede quemar si tenemos un mal perder, estamos jugando con dados no hay nada escrito… ¿arriesgamos o conservamos?

A pesar de que el azar en el lanzamiento de dados está presente y nos puede dar un empujón o ponernos la zancadilla en el recorrido, Cubitos intenta compensar las malas rachas. Ofrece ventajas a los más retraídos en la pista con las líneas rojas que nos añaden dados adicionales según nuestra posición con el resto, a su vez en el tablero marcador de seguidores se va avanzando con nuestros resultados de fracaso (todos los dados en blanco, teniendo ya 3 dados en la zona de activación), otorgándonos recompensas cada vez más suculentas con relación a los créditos y las manos de animación (dados extras).

Estas opciones en el juego permiten en cierta medida equilibrar la partida si fracasamos en alguna ronda, pero en ocasiones dan tal impulso que nos hacen vivir remontadas épicas. Sin embargo, este sistema de catch the leader no suele gustar tanto al jugador aventajado, que ve cómo sus progresos se van reduciendo, pero en este juego hasta el más veloz da de vez en cuando un tropiezo.

Un aspecto que hemos incluido en algunas partidas para aumentar la competitividad y la estrategia en la propia carrera es el bloqueo a los rivales, es decir, los meeples no pueden compartir casillas como el juego permite. Por lo que en ciertas regiones del trayecto se pone la competición más apasionante y se aumenta la interacción entre jugadores, que es casi nula en el juego, solamente nos fijamos en los tableros de los rivales para ver sus futuros avances y en los dados rojos. Pese a ello, durante la partida se suelen generar piques en las tiradas de dados, para intentar que alguno arriesgue más de la cuenta y caiga por el camino. Por esta razón, cuantos más jugadores hay en la carrera, esta se vuelve más animada, pero a 2 jugadores también se puede disfrutar de esta emoción si la cosa está igualada.

Las cartas de corredores de apoyo (dados especiales) permiten una gran variabilidad y rejugabilidad en las partidas, ya que existen muchas opciones de combinación. El juego nos propone 7 escenarios, pero nosotros mismos podemos crear los nuestros propios (siempre con lógica, para que tengan sentido). Conforme nos hacemos más expertos en el juego vemos la posibilidad de combar dados, logrando que se complementen, haciéndonos conscientes del gran valor que tiene comprar con cabeza y no sin ton ni son, según nuestro dinero acumulado.

Una buena compra puede entregarnos la copa, es útil conocer las posibilidades de cada dado y el mejor momento para usarlo. Como por ejemplo, cuando se acerca el fin de partida lo mejor es apostar por dados con pisadas, pues gana el que más lejos llegue aunque varios pasen la meta. Por el contrario, también descubrimos la necesidad de ir deshaciéndonos de los dados gris claro, cuyas bajas posibilidades de resultado positivo nos harán no querer verlos en nuestra zona de lanzamiento. Por tanto, la clave del juego es mejorar nuestra mano de dados y así aumentar nuestras posibilidades de éxito en la tirada, para jugar con el azar y ganarle (o intentarlo por lo menos por probabilidad).

Y finalmente, mencionar que aunque el setup y el guardado de Cubitos parezcan idílico con las cajitas que trae el propio juego, no es oro todo lo que reluce, para guardarlo hemos tenido que romper la cuna. Nunca entenderé como hacen cunas en las que no caben todos los elementos del juego… Bueno dejando este tema a parte, las cajas de cada color organizan los dados perfectamente, aunque (quizás por las solapas del interior) en ocasiones cuesta abrirlas sin peligrar que se rompan. Es de agradecer que se piense en la puesta en mesa del juego durante la partida, y no hagan como muchos un «búscate la vida» usando cuencos o incluso moldes de magdalenas para organizar los componentes.

Pros

  • Divertido: este juego familiar es tan frenético con continuas tiradas de dados que hacen que en todo momento estemos activos y atentos a la jugada. Lo más estimulante es tentar la suerte con Cubitos y salir victorioso, y si no intentarlo con ahínco.
  • Estratégico: aunque sea un juego de mesa en el que el azar está presente en todo momento, también entran en juego nuestras decisiones a la hora de avanzar en la pista y de comprar dados. La creación acertada de un equipo de apoyo (dados) nos proporciona mejores probabilidades de éxito en los lanzamientos, puesto que hay dados con 1 sola cara positiva (como los gris claro) y otros con hasta 3 caras con símbolos beneficiosos.
  • Atractivo: Cubitos es un juego original que desde su portada llama la atención, con un personaje que se asemeja al mismísimo Bob Esponja, por lo que ya promete diversión y locura. Además, tiene una bonita puesta en mesa que cautiva a pequeños y grandes con sus cuadriculadas pistas de recorrido y dados de colores.

Contras

  • Descolgados: como en toda carrera, en Cubitos habrá corredores que no han aguantado el cambio de marcha y se han quedado atrás. El propio juego intenta compensar el momento runaway leader y aporta formas de equilibrar la partida con ventajas qué en ocasiones son excesivas.
  • Lío de dados: en las primeras partidas a Cubitos es común que el tablero individual sea un jaleo de dados, que tirar o que no tirar. Debemos saber que no siempre los dados descartados vuelven a nuestra zona de robo, antes hay que contar los que había reservados en esa zona y si son suficientes nos tendremos que conformar con ellos. Por ello, es importante estar encima de jugadores primerizos, para que sin querer no hagan trampa.

Mi veredicto

Para culminar la reseña, resaltar que Cubitos es un juego de mesa familiar de dados y suerte, en el que podemos mejorar nuestras posibilidades en las tiradas con una adecuada adquisición de nuevos dados a nuestros equipo. En Cubitos tendremos que tentar a la diosa fortuna si queremos subir al podio, pero sin pasarnos de vueltas, arriesgar puede ser un fracaso. Por esa mezcla de tensión, emoción, diversión y dosis estratégica, pero con casi nula interacción entre corredores, esta carrera cúbica merece mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace