Tras dejar atrás la órbita de Marte, continuamos nuestro viaje en busca de un nuevo hogar, aunque la escasez de combustible y la gran distancia que nos separaba de Júpiter nos hacía temer lo peor. Sin embargo, aprovechando que estábamos atravesando el cinturón de asteroides, teníamos ante nosotros la solución. ¿Por qué no colonizar un asteroide?

El consejo decide organizar 5 expediciones con los mejores trabajadores de nuestra civilización para que exploren los asteroides con mayor potencial. Ahora es el momento de recolectar los recursos disponibles, construir los edificios necesarios y sacar el máximo provecho a los trabajadores que hayan terminado sus labores en los demás asteroides. ¿Lograremos que nuestra colonia cósmica sea viable?

Así se nos presenta Colonias Cósmicas, un juego de poliominós publicado por Floodgate Games y editado en español por Maldito Games. En él, nos ponemos al mando de uno de los equipos estelares que hará la imposible por hacer de un asteroide el nuevo hogar de la humanidad.

Portada de Colonias Cósmicas
Número de jugadores:1 – 5
Duración:30 – 45 minutos
Edad mínima:13 años
Género:draft
reconocimiento de patrones
colocación de losetas
acción simultánea
Complejidad:1,86 / 5
Editorial:Maldito Games
Diseño:Scott Almes
Ilustración:Matt Bain
Tristam Rossin
Precio recomendado:33,96€

Preparación de partida

En primer lugar vamos a organizar la zona común de los jugadores de este Colonias Cósmicas.

  • Colocamos el tablero central por la cara adecuada según el número de jugadores y disponemos a su alrededor el suministro (reserva), formado por losetas de edificio y marcadores de recurso.
  • Colocamos en el tablero 1 loseta de cada tipo en los espacios habilitados para los mismos y en el depósito (los 4 cubos de la parte inferior) 1 recurso de cada tipo por jugador. El marcador de ronda se sitúa en la primera casilla del indicador de ronda.
  • Ponemos a un lado el medidor de puntuación junto con los marcadores de puntuación para el recuento final.

Posteriormente, pasamos a preparar las zonas de juego personales. Tanto el lado del tablero como las cartas de trabajador variarán según el nivel de dificultad que hayamos escogido para esta partida, modo básico o avanzado.

  • Cada jugador recibe un tablero de asteroide que coloca por el lado básico o avanzado, pero todos por el mismo.
  • 4 recursos (1 de cada tipo) que van directamente a nuestro almacén.
  • 1 carta de objetivo que mantenemos oculta al resto de jugadores.
  • Decidimos si jugamos con las cartas de trabajador del modo básico o avanzado. Podemos preparar el mazo con el que jugaremos toda la partida escogiendo las cartas o bien al azar. En cualquier caso, mezclamos las cartas de trabajador con las que vayamos a jugar y repartimos boca abajo 4 a cada jugador. Esta será su mano inicial. En partidas a 2 jugadores volteamos el medidor de puntuación y colocamos 2 más, también boca abajo, en los espacios indicados en dicho tablero. El resto de cartas se eliminan de la partida.

Con todo listo, empezamos la partida a Colonias Cósmicas.

Setup listo para un enfrentamiento a 2 jugadores

¿Cómo se juega a Colonias Cósmicas?

Una partida de Colonias Cósmicas se juega a lo largo de 8 rondas. Cada una de ellas se divide a su vez en una doble fase de acción, en la que conseguiremos recursos que canjearemos por losetas de edificio, y una fase final de mantenimiento.

Fase de acciones

Al inicio de esta fase, los jugadores eligen de forma simultánea (y en secreto) qué trabajador de su mano van a utilizar durante esta fase. Una vez escogido, lo colocamos boca abajo en el espacio habilitado en nuestro tablero personal y esperamos a que el resto de jugadores decidan el suyo.

Ahora, todos los jugadores voltean su carta y la resuelven por turnos siguiendo el orden de prioridad, el cual viene indicado en la esquina superior izquierda de la propia carta. Podemos optar por 1 de las siguientes 2 acciones:

  • Recolectar recursos: teniendo en cuenta el límite de carga que tiene nuestro trabajador, cogemos tantos marcadores de recurso como podamos de uno de los depósitos y los colocamos en nuestro almacén. Este tiene un límite de 9 recursos por lo que, si lo superamos, podemos descartar los recursos que queramos hasta que no sobrepasemos el tope.
  • Construir un edificio: si tenemos los recursos necesarios para comprar una de las losetas de edificio, y esta todavía se encuentra disponible en el tablero central, pagamos el coste al suministro y disponemos la loseta en nuestro asteroide, pero veamos las reglas de colocación:
    • La primera loseta la podemos poner donde queramos.
    • El resto de losetas han de estar en contacto directo (ortogonalmente) con otro edificio previamente colocado.
    • Podemos probar, girar y darle la vuelta a las losetas para ver cómo encajan.
    • Loseta pasada ya no se puede reubicar.
    • Salvo que nuestro trabajador lo permita, las losetas no pueden sobrepasar el borde del tablero ni tampoco solaparse con otras.

PD: los trabajadores cuentan con habilidades que se ejecutan al inicio de nuestro turno y otras que potencian su efecto de recolectar recursos o construir edificios.

Cuando todos los jugadores jueguen su personaje, repetimos el mismo proceso para jugar un segundo trabajador, aunque en esta ocasión elegiremos entre los 3 que nos quedan en mano.

Construyamos la ciudad más completa en nuestro asteroide

Fase de mantenimiento

Añadimos en cada depósito, al igual que al inicio de la partida, 1 marcador de recurso por jugador. Si los recursos de un depósito superan la capacidad del mismo, devolvemos el excedente al suministro.

Reponemos las losetas de edificio que se hayan comprado durante esta ronda (no puede haber más de una loseta por espacio).

Movemos el marcador de ronda y ponemos en órbita los trabajadores jugados. ¿En órbita? Sí, vamos a jugar una fase de draft en la que pasamos las cartas utilizadas durante este turno a otro jugador. En partidas a 3, 4 y 5 jugadores pasamos las 2 cartas que hemos jugado al jugador de nuestra izquierda y, del mismo modo, recibimos 2 del que esté sentado a nuestra derecha. En partidas a 2 jugadores usamos el reverso del medidor de puntuación donde pusimos 2 pilas de 2 cartas, cogemos las que nos pertenecen y le dejamos a nuestro oponente en su espacio las 2 que hemos usado. Así retrasamos una ronda la entrega de nuestras cartas.

Hecho esto, comenzamos una nueva ronda a Colonias Cósmicas.

Plano detalle de la reserva de recursos y al fondo el depósito

Fin de la partida

Al término de la octava ronda de Colonias Cósmicas llega el momento de contar los puntos conseguidos, utilizando para ello el medidor y los marcadores de puntuación.

  • Los edificios que coloquemos en nuestro tablero personal nos permitirán tapar casillas de mineral rojo, gris y azul. Cuantas más casillas tapemos de cada tipo más PV conseguiremos (la puntuación por cada casilla visible está disponible en nuestro tablero). Las casillas vacías solo puntúan, y de forma positiva, en el modo avanzado.
  • 15 PV por cada grupo de 5 edificios diferentes, sin considerar los de tamaño 1×1 y 2×1.
  • Las cartas de objetivo nos otorgan 2 PV por cada loseta que tengamos del tipo indicado en la parte superior de la carta y 1 PV por el de la parte inferior.

El jugador con más PV habrá ganado la partida.

La carta objetivo personal nos premia por ciertos edificios

Variantes del juego

  • Versión avanzada: si queremos darle una vuelta de tuerca a Colonias Cósmicas solo tenemos que voltear el tablero de cada jugador e intercambiar el mazo de cartas de trabajador por las del modo avanzado. Estos trabajadores tienen dos habilidades, una diurna y otra nocturna. La habilidad diurna se activa si usamos el trabajador en la primera fase de acción y la nocturna si lo hacemos en la segunda. Además, en la puntuación final cada terreno sin mineral que no tapemos nos da 1 PV.
  • Logro monumental: miniexpansión que incluye 10 nuevas cartas de trabajador, 5 para el modo básico y otras 5 para el avanzado. También viene con 9 losetas de edificio llamadas monumentos, todas distintas entre sí y que podremos incluir de forma gratuita en nuestro tablero si dejamos el hueco justo para colocarla.
  • Planificar con antelación: el transcurso de cada ronda se juega de la misma manera pero, al inicio de la fase de acción, decidimos a la vez las 2 cartas que vamos a jugar y en qué orden, resolviendo las 2 fases de forma independiente.
  • Fuerza obrera: ¿queréis rondas más alocadas? Si la respuesta es sí, escogemos las 2 cartas a la vez como en la variante anterior y, en este caso, se resuelven todas en la misma fase de acción. Contamos en voz alta empezando por el número 1 cual bingo para evitar que conozcan nuestra carta antes de que llegue nuestro turno. Así, los jugadores irán jugando sus trabajadores conforme salgan, pudiendo jugar 2 turnos consecutivos si elegimos trabajadores con números próximos.
  • Modo solitario: el juego cuenta con modo solitario con mazo de cartas propio y tablero personal para el bot, aunque no he llegado a jugarlo en solitario y por eso lo pasaré por encima.
Cartas del modo básico familiar y del avanzado para expertos

Reseña del juego de mesa Colonias Cósmicas

Sí, sé que este mes se me puede haber ido un poco de las manos con varias reseñas de juegos con temática espacial. Todos tenemos nuestro talón de Aquiles y el mío es los juegos y películas de aventuras intergalácticas.

En Colonias Cósmicas nos encontramos con un eurogame ligero de poliominós en el que, haciendo uso de nuestros trabajadores espaciales, conseguiremos edificios con los que expandirnos por nuestro asteroide.

Mecánicamente el juego es bastante sencillo, siendo la selección de trabajadores el factor clave en la partida. Todos los trabajadores nos permiten recolectar un número variable de recursos o construir el que queramos, siempre y cuando tengamos los recursos suficientes y este esté disponible. Sin embargo, cada uno tiene sus diferencias con respecto a los demás, así que no hay que elegirlos a la ligera.

Por un lado está el valor de prioridad, el cual determina el tan importante orden de juego durante la fase de acción. Los recursos y edificios son comunes para todos los jugadores, por lo que se irán agotando conforme avance la ronda y no se reponen hasta la siguiente ronda. Esto provoca que escoger primero pueda evitarnos un disgusto en el caso de que un jugador se nos adelante y nos quite esos recursos que tanta falta nos hacían o la loseta que nos interesaba.

Las cartas se retrasan una ronda antes de llegar al otro jugador

Por otro lado está la habilidad del personaje, efecto que potencia al menos una de las acciones que podemos realizar con nuestro trabajador, algo que lo hace más llamativo para guardárnoslo y así usarlo cuando vayamos a hacer la acción mejorada. Y es aquí donde hay que tener en cuenta la fase de draft de final de turno. Las 2 cartas que juguemos en esta ronda pasarán a la mano del jugador de nuestra izquierda, de modo que los trabajadores en juego irán rotando entre los jugadores conforme se vayan usando, variando nuestra mano y metiendo un interesante plus de estrategia.

¿Y qué tal el draft a 2? Otro punto a resaltar de Colonias Cósmicas es su buena escalabilidad al contar con una fase de selección de cartas simultánea y un reducido entreturno al ejecutar las acciones. En el reverso del tablero de puntuación nos encontramos con el minitablero de draft para las partidas en pareja. Se juega exactamente igual solo que, al pasar las cartas al rival, las depositamos en dicho tablero para que se retrase un turno su entrega. Con algo tan simple Scott Almes consigue que este juego funcione perfectamente a 2 jugadores. A 4 y 5 jugadores el mercado de losetas se duplica pero con el edificio extra de cada tipo con un precio algo superior, y ya os digo yo que no nos va a gustar malgastar recursos.

Colonias Cósmicas gira en torno a las cartas, elegir cuáles utilizamos y cómo lo hacemos es sin duda la parte más entretenida y por lo que este juego nos ha gustado tanto. Y es que estás irán rotando entre los jugadores conforme las vayamos usando, aunque usarlas en el mejor momento para usarlas es el verdadero quid de la cuestión.

Por su parte, los poliominós se me han quedado algo cortos, pues no hay muchos impedimentos a la hora de colocarlos y su disposición en nuestro asteroide pasa a ser un trámite de cara a la puntuación final. Disponemos de 3 tipos de puntuaciones, 2 basadas en las losetas que elijamos (puntuamos por carta objetivo y conjunto de edificios diferentes) y 1 según su distribución en nuestro tablero para intentar cubrir el máximo de minerales.

Antes de pasar a los pros y contras de Colonias Cósmicas, quería matizar un poco la edad mínima recomendada. En la propia caja se indica que a partir de 13 años, pero a nivel personal el modo básico del juego se puede jugar perfectamente a partir de 10 años.

Los jugadores obtienen recursos para comprar posteriormente edificios

Pros

  • Modo avanzado: el modo básico viene bien para las primeras partidas y para grupos a los que guste los juegos más ligeros. Pero el juego mejora, y mucho, en su versión avanzada donde la habilidad de los personajes varía según el momento en el que lo juguemos. Ahora, salvo que lo juguemos con un grupo nuevo, solemos jugar con el modo avanzado, monumentos y selección simultánea de las 2 acciones.
  • Rejugabilidad: contando la miniexpansión de monumentos, cada mazo consta de 25 cartas que podemos repartir al azar o hacer una preselección en común antes de empezar la partida, siendo cada partida totalmente diferente a la anterior. En casa somos más de la improvisación y la sorpresa, por lo que preferimos repartirlas al azar y ya nos enteraremos conforme salgan de las cartas que hay en juego.
  • Producción: la calidad de los componentes es estupenda, losetas de buen grosor, marcadores de recursos resultones y estéticamente me gustan las ilustraciones de las cartas. Las láminas de asteroide son finas y flexibles, pero cumplen su cometido y aguantarán el paso del tiempo sin ningún problema.

Contras

  • Colocación de edificios: como ya he comentado, la parte que concierne a los poliominós es relativamente sencilla y esperaba un poco más de complejidad a la hora de encajarlas en nuestro tablero personal.
  • Colores tableros personales: son algo apagados y cuesta distinguir qué tipo de huecos vamos dejando de cada tipo de cara a la puntuación final.

Mi veredicto

Y con esto vamos cerrando esta reseña de Colonias Cósmicas, un euro ligero que se aprende con bastante facilidad y se juega a muy buen ritmo gracias a la selección de acciones simultánea. Un título divertido para un público más familiar pero que, incluyendo el modo avanzado y algunas variantes, le mete el plus de estrategia que necesita para que los más jugones también lo disfruten. Por ello, le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace