¿Qué seríais capaces de hacer para erigir la ciudadela más bella jamás construida? En el juego de mesa Ciudadelas, pensaréis que con construir todo tipo de distritos más rápido que el resto de ciudades será más que suficiente para lograr tal hazaña ¡pero no os confundáis! Algunos estarán dispuestos a hacer cualquier cosa con tal de conseguir que su ciudad destaque sobre las demás. Habrá quienes se animen a destruir distritos, robar los planos de nuestras construcciones o el tesoro de las arcas de la ciudadela… e incluso se atreverán a acabar con la vida de nuestro personaje para que no sigamos el ritmo de la partida.

Así es como Edge Entertainment nos presenta el reconocido juego de mesa Ciudadelas, un juego de cartas con partidas de aproximadamente una hora de duración donde lucharemos por construir la ciudad más próspera. Esta tercera edición cuenta con la expansión Ciudadelas Oscura, por lo que tenemos a nuestra disposición 10 cartas nuevas de personaje, identificadas por un cuadrado en la parte superior izquierda, y otras 11 cartas de distrito.

Portada de Ciudadelas
Número de jugadores:2 – 9
Duración:60 minutos
Edad mínima:10 años
Género:roles ocultos
set collection
draft
bluffing
Complejidad:2,05 / 5
Editorial:Edge Entertainment
Diseño:Bruno Faidutti
Ilustración:Julien Delval
Florence Magnin
Precio recomendado:14,95€ (clásico)

Preparación de partida

Para jugar de 4 a 7 jugadores, en primer lugar escogemos las ocho cartas de personaje con las que se jugará a lo largo de toda la partida. Para comenzar, recomiendo utilizar los personajes clásicos (tienen un círculo en la zona superior de la carta) y a medida que vayamos jugando partidas reemplazamos hasta dos cartas de personaje por los personajes de la expansión, siempre y cuando el número de la carta coincida. Entonces me preguntaréis ¿para qué queremos los personajes de artista y reina si son el número 9? Muy sencillo, nos dan la posibilidad de ampliar el rango de jugadores hasta 8. Para partidas de 2 y 3 jugadores, Ciudadelas cuenta con reglas especiales, las cuales veremos más adelante.

Una vez hayamos elegido los personajes a utilizar, es hora de escoger con qué cartas de distrito jugar. Y es que, como ya he comentado, esta edición incluye nuevas cartas de distrito y añadir todas ellas al mazo de robo lo desequilibraría. Es por ello que nos recomiendan, al igual que con las cartas de personaje, sustituir algunas maravillas del juego clásico por otras y no meter todas al mogollón.

Hecho esto, elegimos el jugador inicial y le entregamos la carta de corona y las cartas de personaje. Para que no se pase de listo, también puede barajar todas las cartas de distrito y colocarlas en el centro de la mesa junto con las monedas de oro, así evitamos que empiece con el ego por las nubes.

Con los mazos de personajes y de distritos preparados, cada jugador recibe cuatro cartas de distrito, dos monedas y una carta de ayuda. Dicho esto ¡comenzamos!

Intercambia en Ciudadelas cuantos personajes quieras

¿Cómo se juega a Ciudadelas?

En el transcurso de una partida al juego de mesa Ciudadelas, cada jugador gobierna una ciudad y buscará construir el mayor número de distritos (y los más prestigiosos) para alzarse con la victoria. Para ello, veamos las fases de juego en las que se divide cada ronda.

  1. Para empezar, toca elegir el personaje con el que vamos a jugar la ronda actual. El jugador que posea la corona mezcla las cartas de personaje (sin mirar) y descarta (sin mirar también) cierto número de cartas según el número de jugadores. Hecho esto, escoge el personaje que más le interesa según el momento de la partida y le pasa las cartas restantes al siguiente jugador que se queda con una y le da las demás al siguiente… así hasta que lleguen dos cartas al último jugador, el cual se queda con una y descarta la otra boca abajo.
  2. Cuando cada jugador tiene su carta de personaje, el actual rey nombra a cada uno por orden (empezando por el uno) y este juega su turno. Primero, podemos coger dos monedas del banco o robar dos cartas de distrito, quedarnos con una y, a continuación, construir una de nuestras cartas si contamos con el oro suficiente. Además, cada personaje tiene una habilidad especial, así que no nos olvidemos de utilizarla.

Hay hasta 5 tipos de cartas de distrito, las cuales tienen una serie de ventajas bien diferenciadas. Los distritos noble (amarillo), eclesiástico (azul), militar (rojo) y comercial (verde) dan oro extra por cada carta de este tipo que tengamos construida si en esa ronda somos el rey, obispo, condotiero o mercader respectivamente. Por otro lado están las maravillas (violeta), las cuales tienen un efecto especial que viene descrito en la propia carta.

Paso a explicar las habilidades de los personajes del juego clásico, estas también vienen detalladas en una de las caras de las cartas de ayuda y, por el contrario, las cartas de personaje de la expansión.

  1. El asesino nombra, valga la redundancia, al personaje al que va a asesinar.
  2. El ladrón anuncia que va a robar todo el oro a cualquier personaje salvo al asesino y al personaje asesinado.
  3. El mago podrá cambiar sus cartas con otro jugador o descartar las que quiera y coger nuevas del mazo de robo.
  4. El rey recibe la corona (si no la tiene ya) y tanto oro como cartas de distrito noble tenga. En el siguiente turno será el primero en escoger personaje y se encargará de nombrar a cada uno.
  5. El obispo se protege del condotiero y recibe oro por sus cartas de distrito eclesiástico.
  6. El mercader recibe una moneda extra además del oro adicional que pueda coger según las cartas de distrito comercial que tenga.
  7. El arquitecto roba al principio dos cartas adicionales y puede construir hasta tres distritos.
  8. El condotiero, mi gran amigo y enemigo, coge tanto oro como cartas de distrito comercial tenga construidas. Además, si quiere destruye un distrito de cualquier jugador por una moneda menos de su coste, pero ¡ojo! no se puede derribar el octavo distrito de una ciudad ni tampoco atacar al obispo.

Fin de la partida

La partida finaliza cuando un jugador ha construido su octavo distrito, en ese caso se termina la ronda para dar la oportunidad de jugar al resto de jugadores. A la hora de puntuar se obtiene:

  • Un punto por el coste de construcción de cada distrito.
  • Tres puntos si hemos construido al menos un distrito de cada tipo.
  • Cuatro puntos para el primer jugador que ha terminado sus ocho distritos y dos para el resto que lo hayan conseguido a posteriori.

¡El jugador con más puntos habrá logrado hacer la ciudadela más majestuosa de todos los tiempos!

Variante para dos y tres jugadores

Para esta variante se juega exactamente igual salvo por dos salvedades. En la fase de elección de personaje cada jugador elige dos personajes, es decir, escoge uno y cuando le vuelva el turno el segundo. Por lo tanto, en la segunda fase, cada jugador va a poder utilizar ambos.

Desarrollo de una ronda de juego en Ciudadelas

Reseña del juego de mesa Ciudadelas

Ciudadelas es un juego de mesa estupendo en el que nos toca mejorar nuestras habilidades de faroleo si queremos ganar la partida. Aunque al principio pueda ser complicado de explicar y sacar a mesa con gente que no lo conoce o es no jugona, conforme echamos más partidas con el mismo grupo de amigos van a ser ellos los que nos pidan que lo traigamos a la próxima quedada, y es que conocer los personajes es la clave para disfrutar por completo del juego.

Me gusta que en cada ronda tengamos la oportunidad de coger un rol diferente (si nos dejan claro) y por mucho que estemos dispuestos a hacer una cosa u otra, dependemos totalmente de los compañeros. La tensión se palpa en el ambiente y en muchas ocasiones hay que dejar pasar el personaje que tanto deseábamos, porque no olvidemos que los contrincantes estarán al acecho para quitarnos de en medio asesinándonos o robando el oro de nuestra ciudad. Es un juego que lo tiene absolutamente todo y difícilmente lo saquemos a mesa y echemos tan solo una partida, por lo que indudablemente lo recomiendo en cualquier ludoteca.

No hay nada como ver la cara de póker de otro jugador cuando matamos a su personaje o le robamos, el enfado cuando le quitamos sus cartas con el mago a cambio de nada o le destruimos el distrito que le da los cinco colores. Hay mil y una formas de fastidiar a nuestros contrincantes y, por supuesto, de que ellos nos pongan la zancadilla a nosotros.

Esta tercera edición nos ofrece la rejugabilidad que tanto necesitaba este título con nuevas cartas de personaje y de distrito, además de dar la posibilidad de poder jugar hasta 8 jugadores. Es un juego que aumenta la diversión a mayor número de jugadores. ¿Adivinaremos quién tiene al arquitecto en una partida a seis o siete jugadores?

Pros

  • Rejugabilidad: la expansión le viene como anillo al dedo. Poder cambiar e ir alternando tanto personajes como cartas de distrito ayudan, y mucho, a que después de tantas partidas no quememos el juego.
  • Número de jugadores: escala genial a medida que el número de jugadores es mayor, convirtiéndose en un juego indiscutible en una gran quedada. Lo recomiendo a partir de 4 jugadores ya que la variante para dos o tres me parece bastante floja para este tipo de juegos.
  • Interacción: en todo momento tenemos que estar atentos a los demás compañeros para elegir qué hacer en cada ronda, tanteando y debatiendo con el resto de jugadores prácticamente todo.

Contras

  • Calidad de las cartas: estas, al contrario que las monedas, dejan bastante que desear, por lo que toca ponerle fundas sí o sí para que no se estropeen, y más en un juego de faroleo donde una marca en un borde es crucial.
  • Estrategia: depender del personaje que elijan los jugadores que tenemos por delante y por detrás no nos permite planificar absolutamente nada. Como seamos el último y el primero no deje pasar el rey se nos hará cuesta arriba la partida, por lo que tendremos que hacer lo que podamos con las cartas que nos lleguen.
  • Corona: por poner una tercera desventaja, molaría una versión o un extra en el que la corona no fuera una carta y pudiera ser real ¿daría mucho juego no?

Mi veredicto

Y llegó la hora de valorar el juego de mesa Ciudadelas. Creo que el emblema que le voy a dar a este juegazo está más claro que la mirada de alivio del jugador al que no le puedo destruir un distrito con el condotiero en la última ronda. Este juego me apasiona desde la primera partida, y ya son muchas a mis espaldas, por lo que no puedo no darle mi emblema de un señor juegazo.

Este juego es imprescindible en cualquier colección
 
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace