Por todos es bien sabido que a los gatetes les gusta tumbarse panza arriba ¿me equivoco? Bueno, algunos tal vez sean más ariscos de la cuenta y les cueste admitirlo, pero seguro que si nos lo curramos lo conseguimos. Ahora, después de muchas semanas de esfuerzo por fin abre sus puertas Cat Café. ¡Bienvenidos!

En esta cafetería gatuna tan particular los clientes pueden tomar un delicioso café, con arte del latte personalizado para la ocasión, mientras disfrutan de los ronroneos de los gatos, y hablando de gatos… ¿alguien sabe donde se han metido?

Así se nos presenta este Cat Café, un roll and write editado en español por Cacahuete Games donde iremos colocando todo tipo de juguetes en los distintos rascadores de la cafetería para ganarnos el cariño del mayor número de gatos. ¿Quién se hará con el rincón más achuchable?

Portada de Cat Café
Número de jugadores:2 – 4
Duración:30 minutos
Edad mínima:10 años
Género:roll and write
dice rolling
draft
set collection
acción simultánea
Complejidad:1,60 / 5
Editorial:Cacahuete Games
Diseño:Giung Kim
Juhwa Lee
Ilustración:Yuri Jang
Precio recomendado:14,35€

Preparación de partida

Como en la mayoría de juegos de su género, el setup inicial es un visto y no visto.

Cada jugador recibe una hoja, un lápiz y el jugador inicial también se lleva el meeple con forma de gatito.

Según el número de jugadores, se preparan tantos dados como jugadores más uno. ¿Fácil verdad? ¡Pues vamos a jugar!

Lápices y uñas afiladas para una partida a dos

¿Cómo se juega a Cat Café?

En Cat Café jugamos simultáneamente tantas rondas como sean necesarias hasta que se active el final de partida. Cada ronda de juego se divide en las siguientes 3 fases.

Lanzar dados

El jugador inicial lanza todos los dados y en sentido horario, empezando por él, cada jugador va a ir cogiendo uno de los dados a modo de draft, los cuales se colocan frente a ellos indicando el valor de la tirada.

El dado que sobra se queda en el centro de la mesa a la vista de todos.

Dibujar objetos

Ahora, los jugadores pueden dibujar uno de los 6 objetos de la parte inferior de la hoja en uno de los huecos libres de sus rascadores.

Para ello, cada jugador utiliza tanto su dado como el que está en el centro de la mesa, el cual es común para todos los jugadores. De este modo, uno de los números lo usaremos para elegir el objeto a dibujar y el otro para indicar en qué nivel de los rascadores lo situamos.

En el caso de que no nos interese dibujar nada, podemos no hacerlo y redondeamos 3 huellas de la zona superior derecha de la hoja, las cuales podremos usar en rondas posteriores para variar el valor de las tiradas en un número por huella que tachemos (no podemos pasar directamente del 1 al 6 ni viceversa).

Veamos los efectos de los objetos:

  • Casa (1): nos da 2 PV por cada objeto del gato que hayamos escogido.
  • Ovillo (2): en cada rascador, el jugador que tenga mayoría de ovillos se lleva 8 PV y el segundo 3 PV.
  • Mariposa (3): ahora nos otorga 2 huellas comodín y al final de la partida 3 PV.
  • Cuenco (4): 1 PV por cada objeto diferente a su alrededor.
  • Cojín (5): puntúa según el número de la casilla en la que lo dibujemos.
  • Ratón (6): por cada cadena de 1/2/3/4 ratones recibimos 2/6/12/20 PV.
Dibujemos los juguetes para atraer a los gatos a nuestros rascadores

Comprobar rascadores

En Cat Café, una vez terminada la fase de dibujo revisamos si algún jugador ha completado una columna para puntuarla. Si es el primero en hacerlo redondea el número mayor de la parte superior del rascador, pero si es el segundo hace lo propio con el número inferior. El resto de jugadores lo tachan para saber que ya no pueden optar a esos puntos.

Si varios jugadores acaban una columna al mismo tiempo todos se llevan los puntos correspondientes.

Si un jugador ha terminado 3 columnas acaba la partida.

Fin de la partida

Con la partida terminada pasamos al recuento de puntos.

Cada jugador calcula y anota en las casillas correspondientes los puntos que ha conseguido con los diferentes objetos y les suma los puntos por mayorías.

El jugador con más PV se proclama vencedor en Cat Café.

Detalle del juego Cat Café

Reseña del juego de mesa Cat Café

Cat Café fue la carta de presentación como editorial de Cacahuete Games, un roll and write en el cual competimos por decorar nuestros rascadores lo mejor posible para atraer cuantos más gatos mejor a nuestro rincón de la cafetería.

Un juego entretenido en el que echaremos un rato distendido escogiendo objetos y colocándolos en las distintas alturas. Bueno, digamos que es relajado en las primeras rondas cuando todavía hemos puesto pocos juguetes para los gatetes. Conforme avanza la partida cada vez es más evidente la estrategia de cada jugador y qué objetos concretamente les va a hacer falta.

Aquí es donde tiene mucho que decidir la fase de draft, uno de los puntos a destacar de este Cat Café. ¿Qué te hace falta ese ratón para terminar la cadena? Me lo quedo. ¿Qué necesitas esa casa para cerrar una columna? También para mí. Así iremos haciendo la puñeta a nuestros compañeros de mesa para truncarles la partida y sacarles una mayor ventaja en puntos específicos.

Sin embargo, para suavizar tanto el azar de los dados como la maldad de los demás jugadores podemos ir consiguiendo huellas que nos permiten cambiar el resultado final de nuestra tirada. ¿Y si no nos quedan huellas? Tranquilidad y que no panda el cúnico, pues en Cat Café hay múltiples formas de rascar puntos para no quedarnos atrás, que además vienen bien explicados en la propia hoja de cada jugador.

En cuanto a las puntuaciones por columnas, nos dan un buen empujón en el marcador, pero obsesionarse con ellas nos puede perjudicar más que beneficiar. Si sacamos el máximo partido a los dados podemos ganar la partida incluso si nos quedamos a las puertas de completar algún que otro rascador. En una de las últimas partidas que he jugado en pareja tan solo fui capaz de completar 1 de las 3 columnas, cerrando Doña Meeple la partida en un abrir y cerrar de ojos. A pesar de ello, el recuento final se declinó a mi lado por un ajustado marcador de 72 -73.

Un juego de mesa bonito con un arte peculiar en el que dibujar los objetos no es tan complicado como parece, al menos para que los que no destacamos por nuestra faceta artística sepamos diferenciar lo que estamos garabateando en nuestra hoja.

Pros

  • Draft: me gusta que nuestra jugada dependa 50-50 del dado que nos quedamos y del que sobra, lo cual mete un punto de nerviosismo en la primera fase de la ronda hasta que sabemos el resultado del último dado.
  • Divertido: estar dibujando y decorando a nuestra bola mientras bloqueamos los dados de otros jugadores y nos imponemos en una de las columnas centrales hará que echemos un buen rato en los poco más de 20 minutos que dura la partida.
  • Escalabilidad: funciona perfectamente de 2 a 4 jugadores ya que la fase de dados no suele variar en gran medida si ampliamos el número de jugadores. Si buscamos por la casa un par de lápices más… ¿por qué no jugarlo a 5 o 6?

Contras

  • Huecos puntuación final: es complicado que se vean con claridad los resultados anotados en los espacios habilitados para apuntar las puntuaciones de cada tipo. Prefiero escribirlos justo debajo para mayor comodidad.
  • Cuencos: para mi gusto el objeto menos útil de los disponibles, el cual es mejor colocar cuando tengamos la estructura montada y no al revés, puesto que nos puede influenciar negativamente en el desarrollo de la partida.
  • Azar: en Cat Café, como en cualquier juego de mesa de dados, los resultados nos pueden venir mejor o peor según de qué lado tengamos la suerte, aunque este se rebaja con las huellas. Pero esto es la gracia y uno de los alicientes de los jugadores para arriesgar en su estrategia y reservar ese hueco exacto para ese objeto específico. ¿Estamos dispuestos a tentar a la suerte?

Mi veredicto

Y con esto terminamos la reseña de este Cat Café, un roll and write ligero en el que los piques irán in crescendo a medida que vamos revelando nuestras prioridades e intentando completar los rascadores. Un juego de nesa divertido que nos mantendrá entretenidos decorando con juguetes nuestros rincones de la cafetería y realizando sus diversas acciones para atraer al mayor número de gatetes. Los gatos siguen en auge y ya era hora contar con un roll and write con temática gatuna en nuestras ludotecas. Por ello le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace