Que nuestras mascotas son los reyes y reinas de la casa es conocido por todos, y quién teniendo un gato lo niegue sabe que solo se engaña a sí mismo. ¿O es que no ocupa el mejor lado del sofá o sillón del salón? ¿No está nuestra manta más mullida llena de pelos gatunos? Como los súbditos que somos a sus placeres y deseos, en esta ocasión hemos decidido elaborar a nuestros gatos y gatas la manta de retales o patchwork más hermosa y colorida del mercado. ¡Qué nuestro amor gatuno se note en Calico!

Calico es un juego de mesa de elección y colocación de losetas para construir, a través de patrones de color y de forma, el edredón más deseable para unos gatitos, que se aposentarán en él. También adornarlo con llamativos botones le dará un plus a nuestra creación. Todo estos detalles se reflejará en nuestra puntuación final, siendo nuestro objetivo ganar el mayor número de puntos y convertirnos en los mejores maestros de la costura para estos adorables felinos. ¡Quién fuese gato en Calico!

Portada de Calico
Número de jugadores:1 – 4
Duración:30 – 45 minutos
Edad mínima:13 años
Género:construcción de patrones
set collection
colocación de losetas
Complejidad:2,17 / 5
Editorial:Alderac
Maldito Games
Diseño:Kevin Russ
Ilustración:Beth Sobel
Precio recomendado:29,71€

Preparación de partida

¿Estamos listos para llenar de color nuestro tablero y hacer felices a unos encantadores felinos? En el juego de mesa Calico conseguiremos ambos objetivos en nuestra partida de una forma fácil y divertida. ¡Vamos a preparar la sesión lúdica!

En primer lugar, cada jugador toma su tablero personal de juego diferenciado por colores, en el que construirá su edredón con retales de telas coloridas. Además, tendremos que coger las 6 losetas de diseño de nuestro color, boca abajo las mezclamos y seleccionamos 4 al azar, entre estas debemos escoger a nuestra elección 3 losetas de puntuación que colocamos en nuestro tablero, concretamente en las marcas señaladas con una cabeza de gato de nuestro color. Las otras losetas se devuelven a la caja, no se usan en esta partida. De esta forma, podemos coincidir o no en el modo de puntuación de las losetas de diseño con nuestros rivales.

Por otro lado, todas las losetas de retales o parches de tela se meten y revuelven en la bolsa de tela de Calico, para que el robo de estas se realice a ciegas. Cada jugador costurero se hace, al comienzo de la partida, con 2 losetas de tela al azar y las esconde en su mano. Y se revelan de la bolsa otras 3 losetas comunes que forman el mercado de costuras, colocándose en el centro de la mesa al alcance y visión de todos.

Losetas con doble cara y diferentes objetivos

Otro componente de puntuación, son las losetas de gatos que establecen patrones de forma a conseguir en nuestro tablero, para puntuar. Separamos estas losetas en grupos de acuerdo a los puntos de su esquina inferior derecha (1,2 o 3 puntos) y cogemos al azar 1 de cada tipo, seleccionando uno de sus lados para usar en la partida que nos muestra un precioso gato o gata.

No obstante, si han salido unos gatos ya muy usados en nuestras partidas, siempre podemos elegir libremente los 3 gatos a usar en Calico en cada ocasión. Además, a estas losetas gatunas se les asignan 2 losetas de tela en blanco y negro, que marcarán el patrón de forma que deben seguir. En esta zona de la mesa, colocamos de forma separada las diferentes fichas de gatos que corresponden a los elegidos. El resto se guardan en la caja para otras partidas a Calico con otra manada gatuna.

Y finalmente, distribuimos en mesa la colorida loseta de puntuación de botones y todas las fichas de botones separadas por colores (6 colores y los arcoíris). El último jugador que haya acariciado un gato es el jugador inicial. ¡Manos a la costura y a los gatos!

¡Recomendación! Existe una preparación para principiantes de Calico, antes de pasar a la versión estándar anteriormente comentada vamos a mencionar los ajustes para estas partidas de iniciación. En esta preparación, escogemos a los gatos Millie, Tibbit y Coconut, así como las 3 losetas de diseño del tablero de cada jugador: todas diferentes, AA-BB-CC y AAA-BBB. De este modo hacemos más amena la partida y ayudamos a asimilar las mecánicas del juego de forma progresiva.

Despliegue de componentes en mesa durante la partida

¿Cómo se juega a Calico?

Nuestra meta en el juego de mesa Calico es construir el mejor edredón con coloridos trozos de telas que sigan determinados patrones. La colocación acertada de estas losetas atrae a los gatos y permite situar botones en nuestro tablero, consiguiendo un bonito toque de color a nuestra colcha. Todos estos elementos (losetas de telas que construyan los patrones, gatos y botones) nos harán puntuar al final de la partida, ganando el jugador que haya elaborado el edredón para felinos con más puntos de victoria. Un juego de mesa competitivo a modo de puzle en el que las principales mecánicas de juego son la construcción de patrones con losetas y el set collection de gatos y botones en nuestra llamativa colcha.

La partida a Calico transcurre a través de turnos de juego consecutivos, con un total de 22 rondas, hasta terminar nuestro edredón. Cada ronda de juego consta de 2 pasos o fases diferenciadas y que siguen siempre este orden:

  • Colocación loseta: el jugador activo sitúa en un espacio disponible de su tablero 1 de las 2 losetas que tenía en mano. En esta importante y decisiva colocación para ganar el juego, debemos tener en cuenta las losetas objetivo (con patrones de color y/o forma) ya situadas desde el comienzo en nuestro tablero, los 3 gatos o gatas seleccionados (logrando sus fichas si se logra el patrón de forma establecido por cada uno) y los colores unidos (+3 seguidos se consigue un botón de dicho color). Tras situar 1 loseta de tela en nuestro turno, comprobando si hemos conseguido una o varias fichas de gato y/o botón que ponemos sobre 1 de las losetas implicadas en su obtención.
  • Robo nueva loseta: escogemos 1 de las 3 losetas de tela disponibles en el mercado para añadirla a nuestra mano para el próximo turno, siempre tendremos 2 losetas. Una vez elegida, remplazamos el hueco con una nueva loseta robada al azar de la bolsa de Calico o pila de losetas boca abajo.
Colocando losetas para cumplir nuestros diseños

De esta forma, se van pasando los diferentes turnos de los jugadores hasta que se acabe el edredón, es decir, no queden huecos disponibles en nuestro tablero. Esta tarea es fácil, pero requiere mucha estrategia para obtener la mayor puntuación posible.

A la hora de puntuar tenemos que tener en cuenta varios aspectos. Por un lado, las losetas de objetivo de diseño pueden darnos más puntos de victoria si conseguimos su patrón doblemente, con los colores y formas de las losetas colocadas a su alrededor. ¡La tarea se complica, pero la recompensa crece!

Por otro lado, en las losetas de puntuación de gato indican la forma de tela que les gusta, pudiendo conseguir atraer a nuestro edredón un gran número de gatos si tenemos en cuenta sus preferencias, mientras que los botones otorgan 3 puntos de victoria fáciles si unimos más de 3 losetas de un mismo color. Además, si logramos tener los diferentes botones en nuestra colcha, colocamos también un botón de Arcoíris de 3 puntos de vitoria. Muchas formas de ganar puntos, pero en un tablero que cada vez se llena más rápido. ¿Será nuestra colcha la más amada en el mundo gatuno?

En busca de los 6 colores que nos den el arcoíris

Variantes del juego

  • Familiar: para hacer más sencillo el juego no utilizamos el modo de puntuación de las loseta objetivo de diseño, en su lugar las colocamos boca abajo en su hueco señalado en el tablero para que hagan de simple obstáculo. La forma de puntuación está determinada por los gatos y botones colocados en nuestra colcha. Esto consigue que los pequeños o grupos menos jugones no se agrume con tanta información y condiciones de puntuación.
  • 2 jugadores: para reducir la aleatoriedad en la partida a Calico se seleccionan antes de empezar la partida 1 loseta de cada combinación de patrón y color, existiendo un único conjunto de losetas de tela. Eso sí, si nuestro rival nos roba la pieza que necesitábamos, debemos olvidarnos de conseguirla.
  • Solitario: nos presenta múltiples escenarios con diferentes modos de juego y de victoria para mantenernos despiertos durante la creación de nuestra colcha. Además, durante el robo en el mercado vamos eliminando losetas de tela del juego para colocar nuevas, cambiando nuestras posibilidades. ¡A por cada reto!

Fin de la partida

El juego de mesa Calico acaba cuando todos los participantes han completado y rellenado su tablero-edredón con losetas de tela. Entonces, llega el momento de sacar la libreta de puntuación y realizar el recuento de puntos obtenidos durante todas la partida.

Comenzamos con las losetas de objetivo de diseño, seguidas de las fichas de gatos y las fichas de botones conseguidos. El jugador que haya obtenido la mayor puntuación ha ganado a Calico. En caso de empate, el ganador es el jugador con más botones. Finalmente, se le entrega la medalla de “Master Quilter” o maestros de la costura para estos adorables gatos.

Todo listo para el recuento final

Reseña del juego de mesa Calico

Calico, de la editorial Alderac que llegará en castellano de la mano de Maldito Games, es un juego de mesa abstracto, tan atractivo por su temática de lindos gatetes como por su puesta en mesa con coloridos elementos, que hace que con sus principales mecánicas de construcción de patrones y set collection, nos atrape en sus garras partida tras partida. Pues su aparente sencillez y facilidad de juego, con los simples pasos de colocar y coger loseta de tela, camuflan una gran dosis de estrategia y penalización de errores que consiguen que nos tenga despiertos durante toda la partida, y eso que construimos mullidos edredones…

Por todo esto, aunque es un juego que puede jugarse con cualquier grupo de jugadores, ya que se explica en un periquete y se suele pillar rápidamente, el jugarlo bien requiere varias partidas. Posee una curva de aprendizaje que lo hace un juego exigente y que diferenciará claramente a los jugadores expertos de los principiantes a la hora de puntuar. Eso sí, si no somos muy competitivos, aseguro que todos disfrutarán de Calico, pues al ir construyendo nuestra propia colcha en solitario conseguiremos progresos y puntos de victoria en todo momento, la diferencia reside en optimizar la colocación de losetas de tela para diferentes objetivos. Por ejemplo, con tres losetas bien situadas podremos puntuar por botones de color, un patrón de gatos e incluso nos pueden servir para aproximarnos a lograr dos losetas objetivo. ¡Mucho ojo y al lío, que no nos pille el gato!

Detalle de uno de los sistemas de puntuación en Calico

Este juego de mesa Calico se está convirtiendo en uno de mis favoritos a 2 jugadores, por su variabilidad y exigencia táctica, así como una reducida duración que nos hace encadenar partidas. No obstante, es un juego que escala bien a cualquier número de jugadores. El único pero es que a más jugadores, según como sean estos de analíticos, puede aumentarse el AP en la partida, ya que las losetas bailan más en el mercado de robo y hasta que llegue nuestro turno pueden cambiar hasta las 3. La interacción entre jugadores es muy escasa, ya que cada jugador se construye su colcha sin la acción de terceros. Sin embargo, el puteo en el mercado es considerable pues si los rivales están atentos pueden quitarnos la loseta que nos venía como anillo al dedo en un hueco de nuestro tablero. En relación al mercado de losetas de tela, es cierto que está dirigido por el azar del robo, pudiendo presentarnos propuestas de tela apetecibles o no para nuestro edredón personal.

Es importante, conforme ampliamos nuestros conocimientos de Calico, abandonar la visión enfocada únicamente a nuestro tablero y levantar la vista a la estrategia de los demás, para fastidiar al rival en el mercado o aprovechar para recopilar las losetas de telas más olvidadas. Qué sentido tiene ir todos a por las losetas de lunares, si la unión de telas de palmeras dan los mismos puntos o es más fácil conseguirlas. ¡Con cada partida aprendemos un enfoque nuevo! La mayor exigencia de Calico es saber adaptarnos a esa variabilidad en la partida y sacar la mayor puntuación de nuestras nuevas y cambiantes posibilidades. Además, las puntuaciones se reparte en 3 modos: losetas de objetivo, fichas de gatos y fichas de botones, si sabemos combinar bien nuestras losetas podemos lograr grandes frutos aprovechando varias losetas para distintas formas de puntuación.

Cada partida es diferente en Calico, con una enorme carga de tensión y emoción por conseguir la combinación de patrones ganadora, lo que lo hace un juego atractivo. A esto le añadimos su bonito diseño ambientado en el mundo gatuno. El propio juego de mesa nos presenta con pelos y señales (y fotos reales) a los gatos que forman parte de las partidas a Calico, para sentirnos más cercanos a ellos, poniéndoles nombre y contándonos su historia. Por ello, además de la reseña, queremos resaltar el lema: “No abandones, adopta”. ¡Ya no podremos resistirnos ni a estos gatetes, ni a Calico!

Precioso juego rodeado de gatetes

Pros

  • Rejugabilidad: las posibilidades que nos ofrece Calico son múltiples. Nuestra estrategia puede variar según las losetas obtenidas, también podemos cambiar los modos de puntuación de las losetas de gatos y las losetas de objetivo de diseño. Por lo que cada partida es única y diferente, así como aprendemos de ella para mejorar.
  • Diseño y producción: es un juego que entra por los ojos con su temática de gatos y coloridas losetas de telas. Pero que también lo acompaña una cuidada producción con tableros de doble grosor en los que no se mueve ni una loseta. ¡Bueno, bonito y a buen precio!
  • Exigente: en un primer vistazo parece un juego family-friendly, resulta todo lo contrario un juego competitivo y exigente que nos romperá la cabeza si queremos llevarnos la victoria. No obstante, si usamos el modo familiar la dificulta se reduce. Calico puede ser jugado al fin de cuentas por todo el mundo, aunque solo algunos conocerán la gloria del edredón.

Contras

  • Azar: las losetas del mercado se ponen a nuestra disposición por puro azar de robo oculto. Por eso en algunos momentos finales, cuando la tensión se respira en el ambiente, algunos jugadores verán el trébol de 4 hojas en la nueva loseta, mientras otros maldecirán su mala fortuna. ¡Hemos venido a jugar no lo olvidemos! Para reducirlo, contamos con un par de patrones por loseta de gato y loseta de puntuación personal, así que si no “rascamos algo” es porque no queremos.
  • Análisis Parálisis: como he mencionado es un juego exigente, en el que la aparición y/o perdida de losetas nos puede hacer cambiar nuestro plan de estrategia durante el transcurso de la partida. Algunos jugadores pueden alargar demasiado su turno de colocación y robo haciendo desesperar al rival. Pensar sí, pero anticipar también. Eso sí, el AP suele decrecer a medida que avanza la partida, ya que cada vez tendremos más definido nuestro tablero e iremos buscando losetas más concretas.

Mi veredicto

Calico es un juego de mesa abstracto y competitivo que con su temática gatuna y su puesta en mesa lleno de color alegra la vista de la sesión jugona. En este juego de puzle rompecocos tendremos que fabricar el edredón más acogedor y valorado para nuestros gatos, consiguiendo el mayor número de puntos con la creación de patrones de color y forma. Un juego fácil de jugar, pero no tanto de dominar, siendo exigente y retador con uno mismo y contra los demás. Es cierto que tiene su punto de azar, pero se puede reconducir al contar con múltiples formas de puntuación. Además, se compensa con la tensión y emoción que genera en la fase final de la partida esperando esa loseta. ¿Arriesgar o ser prudente con las telas? Calico es una competición de estrategia táctica por el amor de gato entre losetas de tela, gatos y botones que se merece mi emblema de un señor juegazo.

Este juego es imprescindible en cualquier colección
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace