En la cuenca del Amazonas, las tribus indígenas cultivan desde tiempos inmemoriales el alimento de los dioses, el cacao. Ahora, con la demanda por las nubes, es el momento de que asumamos el liderazgo de nuestro pueblo para llevarlo a lo más alto, produciendo y vendiendo cacao a granel como si no hubiera un mañana. ¿Conseguiremos dar el pelotazo del siglo?

Así se nos presenta este Cacao, un juego para toda la familia de colocación de losetas que vuelve a reeditar Devir Iberia. En él, viajaremos a la selva amazónica para hacernos de oro cultivando y comerciando cacao, pero solo prosperaremos si hacemos buen uso de los miembros de nuestra aldea. ¡Que empiece la fiesta del chocolate!

Portada de Cacao
Número de jugadores:2 – 4
Duración:45 minutos
Edad mínima:8 años
Género:control de área
gestión de mano
colocación de losetas
Complejidad:1,82 / 5
Editorial:Devir Iberia
Diseño:Phil Walker-Harding
Ilustración:Claus Stephan
Precio recomendado:22,5€

Preparación de partida

En primer lugar, empezamos creando la zona de juego de cada jugador. Recibimos un set de componentes de nuestro color formado por un tablero de aldea, 11 losetas de recolectores y un meeple que hará de aguador. Colocamos el tablero frente a nosotros y situamos el meeple en la primera casilla del remanso del río, mezclamos las losetas creando un mazo personal de robo y cogemos las 3 primeras (esta será nuestra mano inicial).

Pasamos a preparar la zona común. Tomamos las losetas de selva (reverso gris) y colocamos en diagonal, en el centro de la mesa, las 2 losetas que mostramos en la siguiente imagen. Hecho esto, mezclamos las restantes y creamos la pila de robo de selva, de la cual revelamos las 2 primeras a modo de muestrario, llamado la selva explorada. Por último, dejamos a un lado en 3 montoncitos las monedas de oro, los frutos del cacao y las fichas de Sol, siendo esta la reserva general.

PD: en función del número de jugadores tenemos que retirar algunas losetas, tanto de recolectores como de selva, pues no se hará uso de ellas durante la partida.

Con todo listo y una onza de chocolate en mano, ya estamos listos para jugar a Cacao.

Setup inicial del jugador rojo para jugar una partida a Cacao

¿Cómo se juega a Cacao?

Comenzando por el jugador inicial y en sentido horario, llevamos a cabo una serie de acciones antes de ceder el turno al siguiente jugador. El turno está compuesto de los siguientes pasos:

Jugar una loseta de recolector

Escogemos una loseta de entre las que tenemos en nuestra mano, y la ponemos en la zona de juego, adyacente ortogonalmente a una de selva que ya hubiera. A la hora de disponer una loseta, ya sea de recolector o de selva (como veremos en el siguiente paso), hemos de tener en cuenta que estás deben de colocarse en damero. Esta regla nos impide que pongamos losetas del mismo tipo contiguas ortogonalmente, es decir, una loseta de recolector ha de estar en contacto directo con una o más de selva y viceversa.

Ocupar los espacios de selva

Si al poner una loseta de recolector queda algún espacio libre compartido entre 2 o más losetas de este tipo, rellenamos el hueco vacío con una de las disponibles de la selva explorada. En el caso de que tengamos que poner 2, cogemos ambas, pues solo repondremos la selva explorada al final del turno.

Realizar acciones de las losetas de selva

Todas las losetas que hemos puesto este turno (tanto de recolector como de selva) se activan en este paso. Esto nos permite utilizar los trabajadores situados en cada lado de nuestra loseta de recolector para hacer la acción de la loseta de selva adyacente. Así, podemos conseguir 2, 3 y hasta 4 veces la recompensa de esta, según el número de recolectores que tengamos en el margen en cuestión de nuestra loseta.

Como he comentado, también se activan las losetas de selva dispuestas este turno, por lo que los recolectores realizan las acciones de las losetas contiguas a estas, sean o no nuestros.

¡Ojo! Las acciones de cada margen no se pueden fraccionar para hacer otra antes de completar esta. Así que o realizamos la acción íntegra o renunciamos a parte de ella.

Por último, y siempre que sea posible, reponemos nuestra mano con una nueva loseta de recolector y hacemos lo propio con la selva explorada, pasando ahora sí el turno al siguiente jugador.

Colocamos una loseta de recolector, comprobamos la selva y activamos acciones de juego

Acciones de las losetas de selva

Veamos en qué consiste cada una de las losetas de selva:

  • Plantación: recibimos 1 o 2 frutos de cacao (según la loseta) por recolector y los colocamos en los espacios libres de nuestro tablero personal, sin sobrepasar en ningún momento el límite de 5.
  • Mercado: vendemos un fruto de cacao por recolector al precio marcado en el propio mercado.
  • Mina de oro: cada recolector nos otorga 1 o 2 monedas de oro (según la loseta).
  • Cenote: avanzamos tantos espacios con nuestro meeple en el remanso del río como recolectores tengamos adyacentes a esta loseta. Al término de la partida nos dará (o quitará) oro.
  • Centro de culto solar: ganamos una ficha de Sol por cada recolector adyacente. Estas nos serán de gran ayuda en la recta final cuando se haya acabado nuestra pila de robo y solo nos queden 3 losetas en mano. Así, en nuestro turno tenemos la posibilidad de colocar la loseta de recolector de la forma habitual o en su defecto gastar una de las fichas de Sol para ponerla encima de otra nuestra que ya hubiéramos jugado en turnos anteriores. Esto nos permite repetir acciones que ya habíamos activado durante la partida.
  • Templo: reparto de oro por mayorías al final de la partida. El primer y segundo jugador con más recolectores se llevan 6 y 3 monedas de oro respectivamente.

Fin de la partida

La partida de Cacao llega a su fin cuando todos los jugadores han jugado todas y cada una de sus losetas de recolector. Se entrega el oro restante de los templos, 1 moneda extra por cada ficha de Sol sin usar y sumamos/restamos la posición de nuestro aguador. Quien tenga más oro será el ganador de Cacao.

Superpongamos las losetas en el tramo final para replicar acciones pasadas

Reseña del juego de mesa Cacao

En el día de hoy hablamos de Cacao, un sencillo juego de colocación de losetas en el que cada jugador, representando al líder de una tribu indígena, querrá hacer la mayor cantidad de oro gracias al tan adorado cacao. Para lograrlo, el jugador activo escoge una loseta de su mano y la coloca en la zona de juego común siguiendo el sistema damero de modo que, cuando haya 2 losetas de recolector en torno a un mismo espacio libre, pueda elegir una loseta de selva para completar el hueco disponible y así activar los distintos tipos de acciones: cosechar y vender cacao, ganar oro o fichas de Sol, avanzar por el río y luchar por el control de los templos.

Mecánicamente parece simple y realmente lo es pero con matices. Fácil de aprender a jugar, turnos rápidos sin apenas AP y una duración muy ajustada, lo que lo convierte en una gran opción con la que iniciar en el mundillo de los juegos de colocación de losetas a nuestros amigos y familiares. Sin embargo, el juego es también disfrutable para aquellos jugones que quieran echarse unas partidas a un título algo más ligero de lo habitual. Aquí es donde entra en juego el reparto equitativo de las losetas de recolector entre los jugadores y recordar cuantas losetas de selva hay de cada tipo.

Nuestras losetas cuentan con un número variable de recolectores en cada uno de sus márgenes (de 0 a 3) que multiplican la acción de la loseta de selva con la que limite. Esto, unido a que hay plantaciones y mercados que te dan el doble de cacao y de oro respectivamente y que algunas losetas, como los cenotes y los centros de culto, escasean pero tienen un gran peso en la partida, hará que gestionemos muy bien nuestros movimientos para aprovecharlos al máximo.

En el mejor de los casos (según el número de jugadores), habrá 3 cenotes y 2 centros de culto, por tanto no tenemos que dejar pasar por alto ninguna de ambas si queremos optar a la victoria. La diferencia de oro entre la casilla inicial y final de los cenotes es enorme y conseguir fichas de Sol nos dará la posibilidad de superponer una loseta de recolector sobre otra que ya hayamos jugado con anterioridad de manera que, si nos hemos colocado bien estratégicamente durante la partida, podremos repetir las acciones más rentables. Otro de los factores que me gustan de Cacao es cómo nos fuerza a colocar losetas de selva, haciéndonos jugar con su distribución para “quedarnos” con las más ventajosas donde tengamos más recolectores y regalar a otros las menos interesantes.

Es inevitable compararlo con Carcassonne, el juego de colocación de losetas más laureado y que ha sido la carta de bienvenida a los juegos de mesa de muchos de nosotros, entre los que se incluye un servidor. Ambos tienen puntos en común aunque las suficientes diferencias significativas como para que puedan convivir en una misma ludoteca. Cacao es más amigable y nos ofrece partidas distendidas, mientras que Carcassone es mucho más estratégico y tiene una alta interacción directa, lo que lo pone por encima en cuanto a dificultad. Dependiendo de nuestra experiencia con juegos con esta mecánica y con quién lo vayamos a jugar, elegiría Cacao para empezar y cuando queramos subir el nivel pillarnos Carcassonne.

Detalle del jugador violeta durante el transcurso de partida

Pros

  • Apto para todos los públicos: lo puede jugar cualquiera. Como ya he comentado, la explicación se pilla al vuelo, las partidas son relativamente cortas y es dinámico, por lo que estaremos entretenidos durante toda la partida.
  • Escalabilidad: lo he jugado al rango completo y va bien a cualquier número de jugadores. A 2 se tiene mucho más control que si lo jugamos a 4, pero el nerviosismo al no saber si vas a poder disputar las mejores losetas le da un punto de emoción interesante.
  • Producción: la calidad de todos los componentes es estupenda y el diseño del juego es llamativo y colorido.

Contras

  • Variabilidad: conocemos de entrada todas las losetas que hay en juego y el hilo a seguir entre partidas es similar. Cuando ya hemos jugado varias partidas, sabemos a qué tenemos que ir y en qué medida para ganar la partida.
  • Inserto: cada elemento tiene su hueco bien distribuido en el inserto aunque, si movemos la caja un poco todos los elementos bailan y se desordenan. En casa no hemos tirado los troqueles para ponerlos en el hueco donde venían y así quede todo en su sitio.

Mi veredicto

Y con esto ponemos punto y final a la reseña de Cacao, un juego de mesa familiar que pasa a ser un must para todos aquellos que quieran aventurarse en los juegos de colocación de losetas. Sencillo, fácil de aprender, entretenido y rápido que tiene un punto de estrategia que hará que también guste a los más jugones. Por ello, le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace