Son muchas las generaciones que han ayudado a recolectar bambú, planta que ha proporcionado riqueza a nuestra familia durante siglos. El trabajo duro, la persistencia, el equilibrio y la oración han hecho de una pequeña aldea un lugar próspero, que ha crecido gracias a los cañizales. Ahora, aunque los distintos clanes conviven en armonía con la naturaleza, siempre hay algunos que buscan marcar la diferencia y destacar por encima del resto.

Bamboo es un juego de mesa de la editorial Devir Iberia. En él, los jugadores representarán a una familia que además de cultivar bambú, emplea los frutos de su trabajo para cuidar a los suyos y honrar la memoria de sus antepasados.

Número de jugadores:2 – 4
Duración:90 minutos
Edad mínima:14 años
Género:draft
colocación de losetas
control de área
Complejidad:2,70 / 5
Editorial:Devir Iberia
Diseño:Germán P. Millán
Ilustración:Jonatan Cantero
Precio recomendado:26,96€

Portada de Bamboo

Preparación de partida

En primer lugar desplegamos el tablero principal de Bamboo en el centro de la mesa y:

  • Colocamos los dispensadores de losetas de equilibrio y de hogar, previamente separadas por tipos y barajadas, en la parte superior externa del tablero. Revelamos 3 y 4 respectivamente de cada tipo (equilibrio y hogar) y las situamos en los espacios que corresponda.
  • Ponemos, al azar en los huecos sombreados del cañizal, las piezas de bambú con símbolo identificativo de rombo.
  • Mezclamos las fichas de alimento, las dejamos boca abajo a modo de reserva y revelamos 5.
  • Barajamos las losetas de espíritu del bosque y formamos 4 pilas de 4 losetas, las cuales ubicamos en los espacios de templo del tablero principal.
  • Colocamos el marcador de fase al inicio del track de fases.
  • Situamos las losetas de regalos del bosque en su casilla.
  • Formamos una reserva general con las monedas.

Posteriormente, cada jugador recibe:

  • Un tablero personal (por el lado normal o avanzado).
  • Un marcador de acción que deja cerca de su tablero.
  • Un marcador de felicidad que sitúa en la casilla 5 del track de puntuación.
  • 7 barritas de incienso: 3 en su reserva personal y las restantes se reparten en las casillas que marcan las rondas de juego.
  • Una loseta de equilibrio global del dispensador, que coloca en uno de los espacios de su tablero personal.
  • 4 piezas de brote de bambú con símbolo identificativo de vasija, una de cada color, y las coloca en el templo del color en cuestión de su tablero personal.
  • 3 monedas.
  • Un jugador recibe el token de jugador inicial.
  • Cada jugador en sentido horario escoge un par de brotes de bambú sin símbolo identificativo y los añade a sus templos personales.

Y con ello ya estaríamos listos para jugar una partida a Bamboo tanto a 3 como 4 jugadores (las variaciones a 2 jugadores las comentaremos más adelante en un apartado específico)

Juego desplegado para una partida a 4 jugadores

¿Cómo se juega a Bamboo?

Nuestro objetivo en Bamboo es contribuir al desarrollo y mejora de nuestro hogar, progresión que contabilizaremos mediante los llamados puntos de felicidad (PF), que vienen siendo los puntos de victoria del juego.

La partida transcurre a lo largo de 4 rondas, donde cada una de ellas consta de 4 fases:

Fase 1: primavera

  1. Cada jugador toma una barrita de incienso de su color de la casilla de la ronda entrante y la coloca en su reserva personal.
  2. A continuación, se revelan tantas losetas de regalos como jugadores y, siguiendo el orden de turno, cada uno elige una de ellas. Esto le permite hacer una de las acciones principales del juego que explicaremos en la fase de vernao.
  3. Por último, se devuelven todas las losetas de regalo a la casilla de regalos.
Cada jugador toma una loseta con una acción extra

Fase 2: verano

A lo largo de esta fase, los jugadores se alternan en sentido horario para jugar. En su turno, el jugador activo realiza los siguientes pasos:

  1. Comprobación de barritas: si no le quedan barritas en su reserva personal, pasa y concluye su fase de verano.
  2. Visita un templo: mueve su marcador de acción a un espacio de templo de su tablero personal diferente al actual y donde todavía tenga brotes de bambú.
  3. Realiza una ofrenda: coge tantas barritas de incienso como brotes de bambú tenga en dicho templo personal y los pone en el templo del color indicado del tablero principal. Si ya hubiera barritas en este, las sitúa encima de estas.
  4. Coloca los brotes: toma todos los brotes que tuviera de ese color, independientemente de las barritas de incienso que ha utilizado, y los pone como quiera en la parte inferior del cañizal (máximo 2 por columna).
  5. Resuelve sus brotes: posteriormente, realiza la acción de tantos brotes de bambú como ofrendas haya hecho, es decir, como barritas haya desplazado en el tercer paso. Las acciones disponibles son:
    • Equilibrio: elige entre 1PF o hacer dos de las siguientes acciones (en la combinación que desee):
      • Obtener equilibrio: escoge una loseta de equilibrio del tablero principal y la lleva a su tablero personal (si le queda espacio). Desplaza hacia abajo y repone del dispensador. Estas losetas las podremos puntuar más adelante si colocamos losetas de hogar en las secciones del tablero personal que se correspondan con el símbolo indicado en la loseta (izquierda, derecha o toda la cuadrícula).
      • Puntuar equilibrio: si las losetas de hogar de su tablero personal le permiten cumplir los requisitos de una loseta de equilibrio (tipo, puntos de confort, patrón y posición), puede puntuarla de inmediato y la lleva a su zona de losetas completadas.
    • Mejorar el hogar: elige entre 1 moneda o una loseta de hogar. Al seleccionar una loseta de hogar, paga el coste asociado y la lleva a su tablero personal, para posteriormente desplazar hacia abajo las losetas restantes de dicho tipo y reponiendo del dispensador en cuestión.
    • Finanzas: gana 2 monedas.
    • Cocinar: toma 1 ficha de alimento del suministro visible. Si el suministro se agota, se repone.
    • Comodín: realiza cualquiera de las 4 acciones mencionadas.
  6. Recibe nuevos brotes: por último, empuja los brotes de bambú hacia arriba y se lleva los que sobresalgan por la parte superior (no sombreada), los cuales van a sus templos personales, de modo que tenga de nuevo 6 brotes en su poder.

A continuación, pasa el turno al siguiente jugador que todavía no haya pasado, y la fase termina cuando todos se queden sin barritas.

Formemos un puzle que nos ayude a puntuar objetivos

Fase 3: otoño

Para cada uno de los 4 templos resolvemos los siguientes pasos:

  1. Llamar a los espíritus: el jugador que haya aportado más barritas (y en caso de empate quien colocara la última) se lleva la loseta de espíritu a su zona de juego personal.
  2. Recuperar el incienso: los jugadores recuperan sus barritas de incienso.
  3. Avanzar el siguiente espíritu: se voltea un nuevo espíritu para la próxima ronda.

Las losetas de espíritu del bosque otorgan a su propietario ventajas variables en función de la loseta, que podrá activar en determinados momentos de la ronda si lo considera oportuno. Una vez utilizadas estas se agotan, aunque podrán reactivarse de nuevo en la fase de invierno.

Cada espíritu nos da un beneficio recurrente

Fase 4: invierno

La última fase de la ronda consta de los siguientes pasos:

  1. Despertar a los espíritus: cada jugador puede pagar el coste indicado en sus losetas agotadas de espíritu del bosque para volver a enderezarlas.
  2. Alimentar a la familia: cada jugador tiene que pagar un alimento por cada loseta de hogar que tenga en su tablero personal. Para ello, gasta fichas de alimento y/o agotar si tiene su loseta de Ookami. Por cada alimento que no pueda cubrir deberá perder 1PF.
  3. Jugador inicial: pasa el token de jugador inicial en sentido horario.
  4. Actualizar mercados: se retiran las losetas de equilibrio y de hogar de la última fila del mercado, se desplazan las demás hacia abajo y se rellenan los huecos restantes.
  5. Espacios de comida: se reponen los huecos libres.

Terminado el invierno, jugamos una nueva ronda; a no ser que hayamos jugado las cuatro, en cuyo caso pasamos a comprobar el desenlace de la partida.

Compremos las losetas que mejor nos encajen en casa

Fin de la partida

La partida a Bamboo llega a su fin al término de la cuarta ronda. A los PF conseguidos durante la partida, cada jugador añade:

  • 2PF por cada loseta de espíritu del bosque que tenga diferente.
  • Pierde PF si su hogar no está equilibrado. Para ello compara los puntos de confort que tiene en la zona izquierda y derecha de su hogar. Por cada punto de diferencia pierde 2PF.
  • Las losetas de equilibrio que cumple pero que no ha podido puntuar durante la partida, la puntúa ahora, pero recibiendo la mitad de PF.

El jugador con más PF se lleva la partida a Bamboo.

Marcadores y cuadrante de puntuación final

Modo a 2 jugadores

En partidas a 2 jugadores, se introduce un jugador fantasma que participa exclusivamente en la disputa por los templos. Al inicio de cada ronda, utilizaremos las losetas de templo para determinar cuantas barritas ponemos de este jugador ficticio en cada uno de los templos para hacer más entretenido el enfrentamiento por hacerse con las losetas de espíritu.

Modo avanzado

Si queremos aumentar la exigencia, los jugadores pueden decidir jugar por el lado de noche de su tablero personal. Este presenta una serie de casillas que al final de la partida restan PF si no son cubiertas con losetas de hogar con el símbolo indicado.

Tablero básico y tras él, el tablero avanzado

Reseña del juego de mesa Bamboo

Tras el éxito cosechado por sus dos últimos lanzamientos, Bitoku y Sabika, nuestro paisano Germán nos trae este Bamboo. Un euro medio que forma parte de la saga Kemushi, un universo mágico al que también pertenecen Silk y el ya mencionado Bitoku, y al que probablemente seguirán nuevos títulos si el viento sopla a favor.

La propuesta que nos ocupa en el día de hoy nos ofrece un peso medio que, a pesar de alejarse en dificultad de los últimos diseños del autor granadino, nos plantea un juego disfrutable para un amplio público, gracias a su accesibilidad para sacarlo a mesa con jugadores menos expertos y a que es lo suficientemente exigente y estratégico como para que un jugador con mayor recorrido se sienta cómodo en mesa.

Las losetas de equilibrio son los objetivos a cumplir

A lo largo de las 4 rondas de partida, los jugadores trataremos de desarrollar nuestro hogar de la manera más óptima y equilibrada posible según la práctica del Feng Shui, la cual nos llevará a obtener distintos elementos con los que decorar y organizar el espacio de nuestra casa siguiendo una distribución armónica.

Para ello contamos con un original sistema de gestión de acciones que es sin duda uno de los aspectos más llamativos de este Bamboo. En cada turno, el jugador activo visitará uno de sus templos personales, coge todos los bambús presentes en el mismo y los pone en el cañizal, activando las acciones (buscar el equilibrio, mejorar el hogar, cocinar, llevar las finanzas y comodín) de los bambús que pueda y posteriormente tomar nuevas piezas.

El cañizal y las piezas móviles de bambú

Este formato de selección de acciones añade un punto de interacción indirecta bastante interesante, ya que las acciones de las que dispongamos en cada momento de la partida dependerán en cierta medida de las acciones y colores que nos vayan dejando los demás en el cañizal. Aquí es clave jugar a 2-3 turnos vista, pues planificar con algo de margen los turnos siguientes nos permitirá hacer lo que teníamos pensado.

Pero entre escoger un grupo de piezas de bambú y ponerlas en juego, hay un paso intermedio que tiene una incidencia notable en partida, la disputa por las mayorías de los templos. Por cada bambú que usemos, necesitaremos tener una barrita de incienso, palitos que ubicaremos en uno de los templos del tablero central para competir por un espíritu del bosque, un personaje mágico que otorga a su poseedor una ventaja a priori reutilizable y que al final de la partida da un plus de puntos extra, por lo que pueden marcar la diferencia tanto durante la partida como al término de la misma.

El jugador que más barritas ponga gana el espíritu

Esto nos obliga a gestionar muy bien los turnos, controlando los bambús y las barritas para intentar hacernos con los bambús del color que necesitamos y guardarnos alguna barrita para ponerla justo al final y así asegurarnos el espíritu por el que hemos apostado durante la ronda.

Como veis, elegir las acciones tiene su miga, y aunque la ejecución de las mismas es simple, todo lo que viene detrás tiene alguna capa más de complejidad, sobre todo si queremos que nuestro hogar brille con luz propia.

Si los lados no están balanceados, perderemos PF

Con las losetas de hogar tendremos que desarrollar un puzle para completar los patrones de las losetas de equilibrio que vayamos adquiriendo. Estas últimas, que vienen a ser los objetivos, son el grueso de la puntuación y no hay límite fijado de losetas que podamos hacer. Es por ello que cuantas más cumplamos mejor, y a pesar de que no penalizan dejarlas a medias, sí lo harán si no logramos equilibrar los puntos de confort de las losetas del lado izquierdo y derecho del tablero personal antes de terminar la partida.

Si a esto le sumamos la importancia y escasez del dinero y de las fichas de alimento, comprobamos que llevar una casa no es tan fácil como parece. Y si aún así buscamos un reto superior, solo tenemos que darle la vuelta a los tableros para jugar al modo avanzado que aporta asimetría a los puzles de los jugadores y un pasito más de dificultad.

El alimento nos permite mantener el hogar

Pros

  • Bambús: me gusta todo lo que concierne a los bambús, desde cómo se organizan y seleccionan las acciones por grupos de color hasta cómo es de importante su disposición en el cañizal para que podamos tomar nuevas piezas de acción en función de lo que queramos de hacer en próximos turnos.
  • Producción: con los tiempos que corren, donde los precios de absolutamente todo se han disparado por completo, me parece mentira que salgan propuestas como esta. Siguiendo la línea de juegos como The Red Cathedral, Bamboo llega en una caja de tamaño medio, a reventar de componentes, con una calidad estupenda y en un formato reducido que nos hace ahorrar mucho espacio, tanto en mesa como en la estantería.
  • Exigencia: bajo su apariencia amigable y acciones simples, el juego nos plantea una propuesta que puede apretar bastante a la hora de confeccionar el puzle, en la pelea por los espíritus y en la gestión de los recursos (monedas y alimento), dejando un gran sabor de boca si somos capaces de llegar a prácticamente todo lo que nos habíamos propuesto.

Contras

  • Duración turnos: la irregularidad de cuántas acciones hagamos por turno (de 1 a 4 además de las losetas de espíritu), el orden de las mismas y las piezas que obtengamos luego, provocan que podamos encontrarnos con turnos con una duración muy dispar que trabe el desarrollo de la partida.
  • Mayorías a 2: aunque se introduce un jugador fantasma que lucha también por las mayorías, la disputa entre los jugadores por las mismas pierde fuelle si lo comparamos a 3-4 jugadores. En pareja, salvo que haya una loseta que por el momento de la partida sea vital para ambos, por lo general este enfrentamiento queda en segundo plano.
  • Dispensadores: son un detalle que se agradece para colocar las fichas, pero entorpecen tanto guardar los componentes en la caja como su uso en partida, ya que llegará un momento en el que costará trabajo cogerlas de los mismos.

Mi veredicto

Y con esto vamos terminando la reseña de Bamboo, un eurogame medio que nos ha sorprendido a todos los niveles. Destacar su peculiar sistema de gestión de acciones y lo complejo que puede llegar a ser conformar el puzle según las pretensiones que tengamos para completar una mayor o menor cantidad de objetivos, buscando el equilibrio y sustento de nuestro hogar para aumentar los niveles de felicidad por encima del resto de familias. Un estupendo juego que por profundidad y dificultad se encuentra un paso por detrás de los dos últimos títulos del autor, pero que es un gran juego para jugadores que se estén familiarizando con los euros y que quieran un pasito más y con un juego de unas calidades sublimes. Por ello, le otorgo mi emblema de juego distinguido.

Juego de mesa que destaca por encima de la media
clic en el enlace
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace