El pasado 15 de diciembre Meridiano 6 comunicaba que ponía punto y final a sus casi 6 años en el mundo lúdico, cerrando definitivamente como editorial de juegos de mesa. Una despedida a medias ya que algunos de sus títulos seguirán en el mercado de la mano de Eclipse Editorial, quien se hace cargo de las licencias de Ars Universalis y Hatflings!.

Ars Universalis

Portada de Ars Universalis
Número de jugadores:2 – 4
Duración:45 minutos
Edad mínima:10 años
Editorial:Eclipse Editorial
Diseño:Manuel D. Cruz
Antonio J. Dionisio
Ilustración:Manuel Espinosa
Precio recomendado:37,50€

¿Qué hubiera sido de Leonardo Da Vinci y Miguel Ángel sin el respaldo de Lorenzo el Magnífico? En Ars Universalis damos vida a mecenas del arte, la ciencia y la literatura con los que apoyar a célebres artistas, pensadores y científicos para que puedan terminar sus obras… ¡y a ser posible antes de que queden obsoletas!

¿De qué va?

Partiendo con un patrimonio inicial de 35 monedas, dos cartas de materiales y un personaje polifacético, los mecenas compiten por hacerse con nuevos personajes a los que patrocinar y ayudarles en el proceso de creación de sus obras.

Al inicio de cada ronda se lleva a cabo una fase de subasta en la que los jugadores pujan por personajes de renombre de la época en la que nos encontremos, de modo que cada uno puede añadir a su zona de juego uno nuevo además de las cartas de materiales que le correspondan.

Hecho esto, pasamos a la fase de compra-venta de materiales, con la cual liberamos espacio de nuestra mano y adquirimos nuevas del mazo de robo, buscando aquellos elementos con los que completar los proyectos de nuestros personajes.

Una vez equipados con personajes y materiales, llega el momento de hacer nuestras obras a través de un sistema de resolución de puzles bastante curioso. Haremos uso de hasta 5 tipos de elementos que encontramos por el reverso y anverso de nuestras cartas de materiales para llevar a cabo puzles de pintura, literatura, música, escultura y ciencia. Pintaremos cuadros mezclando colores primarios, combinaremos letras para hacer palabras y notas musicales para componer una melodía, conectaremos figuras geométricas para crear esculturas y realizaremos operaciones aritméticas para dar con el número exacto.

Así iremos terminando obras con las que avanzar de época para enfrentarnos a retos más complicados, ganando dinero para reinvertir en materiales y personajes y ganando puntos de prestigio artístico e imponiéndonos en el desarrollo de los tipos de obras para llevarnos la partida.

Jugando una partida a Ars Universalis

Mi opinión

Ars Universalis es un título familiar que me ha gustado por su original propuesta educativa. Los pequeños y grandes de la casa tenemos que darle al coco para hacer buen uso de nuestras cartas, gestionando bien nuestra mano resolviendo los distintos retos que nos ofrece el juego con el menor número de cartas posible. Aprenderemos a combinar colores primarios para obtener secundarios, asociaremos letras para formar palabras, montaremos partituras musicales, utilizaremos figuras geométricas y haremos ejercicios de matemáticas básicos.

Además, cada tarjeta de personajes viene con una breve descripción sobre cada uno de ellos, conociendo así un poco más de Averroes, Galileo Galilei y Johannes Brahms entre otros. Nunca está de más tener culturilla general ¿no?

Un juego entretenido con una interacción limitada a un sistema de pujas básico, quedando en un segundo plano en partidas a pocos jugadores, convirtiéndose en una carrera por ver qué jugador es capaz de optimizar sus cartas y solventar las obras con mayor rapidez. ¿Seremos recordados como un buen mecenas?


Hatflings!

Portada de Hatflings!
Número de jugadores:2
Duración:15 – 30 minutos
Edad mínima:10 años
Editorial:Eclipse Editorial
Diseño:Fernando Chavarria
Judit Hurtado
Ilustración:Lorena Azpiri
Precio recomendado:16,00€

Un año más llega la Fiesta de la Primavera a Halftown y con él su ya tradicional danza de los sombreros. Por equipos, los habitantes de la villa y alrededores bailan, corretean y saltan cual saltamontes para cambiarse de color los sombreros y así hacerse con un hueco en el gran banquete que les espera para celebrar el fin de fiestas.

¿De qué va?

Tras disponer sobre la pista de baile escenografía variada, con la que añadimos obstáculos y objetos con los que interactuar durante la partida, repartimos a cada jugador un halfling especial de cada tipo (por la cara de su color) y dejamos en un margen la reserva con los halflings estándar.

Por turnos, los jugadores eligen entre poner un halfling nuevo de su color o mover uno que ya esté sobre el tablero de juego. Si nos decantamos por meter uno nuevo, podemos poner uno estándar o uno especial, colocándolo en una casilla libre de nuestro color o adyacente a uno nuestro (ortogonal o diagonalmente). Si por el contrario preferimos desplazar una de nuestras fichas, saltamos en línea recta por encima de una ficha del oponente si está a una distancia de un espacio, terminando el movimiento en la siguiente casilla siempre y cuando esté libre.

En cualquiera de los casos, una vez hayamos colocado nuestro hatfling le cambiamos el sombrero a las fichas del rival que estén alrededor del nuestro que acabamos de colocar/mover. De este manera los jugadores se disputan el color de los hatflings del tablero y, cuando un jugador bloquea por completo al otro jugador, se acaba la partida.

Jugando una partida a Hatflings!

Mi opinión

Hatflings! es un abstracto sencillo y con una bonita puesta en mesa con la que iniciar a los pequeños de la casa y a los más novatos en este tipo de juegos antes de dar el salto a otros como Hive Pocket.

Un juego de mesa con unas reglas simples pero con chicha gracias a los halflings especiales que cuentan con efectos que nos permiten empujar, desplazarnos a dos casillas de distancia, eliminar fichas, poner charcos, obstaculizar casillas o doble comodín. Algo que nos recuerda a ¡Adiós Calavera! pero, en esta ocasión, nuestro objetivo es expandirnos por el tablero hasta inmovilizar al oponente.

El decorado no solo adorna, sino que también forma parte del desarrollo del juego al poder subirnos a él, moverlo o utilizarlo para bloquear ciertas casillas, lo que dota a este Hatflings de una mayor rejugabilidad.

5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace