¡Bienvenidos viajeros! El camino hacia Ciudad Dragón comienza aquí, en Aldea Remota. Prepararemos nuestras caravanas para llenarlas de fantásticos recursos por esta sorprendente ruta comercial. Nuestro recorrido estará repleto de fortuna, pero también pueden surgirnos desastrosos imprevistos, en los que nuestras decisiones tendrán consecuencias directas que nos afectarán notablemente. Dejémonos embaucar por las promesas de recursos mágicos, y embarquémonos en esta aventura de comercio por misteriosas ciudades, aún por explorar, del reino de Baeloria.

Almanac: el Camino del Dragón es un juego de mesa, de la editorial SD Games, en el que el libro de juego nos proporciona hasta 17 localizaciones diferentes en las que colocar nuestros trabajadores para obtener mercancías y riquezas, durante nuestro asombroso recorrido comercial por diferentes ciudades. Pujando por ser los guías o cabeza del pelotón en la expedición, para tomar las decisiones de los senderos a seguir. ¡Qué comience la aventura!

Portada de Almanac: el Camino del Dragón
Número de jugadores:2 – 4
Duración:60 – 90 minutos
Edad mínima:12 años
Género:worker placement
pick-up and deliver
subasta
Complejidad:2,98 / 5
Editorial:SD Games
Diseño:Scott Almes
Ilustración:Chris Byer
Jacqui Davis
Precio recomendado:57,56€

Preparación de partida

En este juego de mesa Almanac: el Camino del Dragón se utiliza un libro como tablero de juego llamado Almanaque, que va cambiando sus páginas según la localización que se decida visitar. Para comenzar la partida, lo abrimos por la primera página, la Aldea Remota, partiendo nuestro viaje de esta hermosa región con chozas de artesanos.

Por un lado, barajamos por separado las cartas de caravana y de contrato, colocando ambos mazos al alcance de los jugadores. Cada comerciante recibe 2 cartas de contrato y una caravana inicial para emprender la ruta. A su vez, elige su color de juego para coger 6 trabajadores y la pantalla de dicho color. El más joven es el jugador inicial, recibiendo la ficha de guía y 10 monedas de oro, el resto según el orden de turno 2 monedas más con respecto al anterior. Los recursos de oro se ocultan tras la pantalla, junto a nuestra reserva de trabajadores, comenzando la partida con 3 trabajadores en la caravana, preparados para actuar.

Por otro lado, organizamos los recursos y fichas alrededor de la zona de juego para tenerlos a mano durante el transcurso de la partida: fichas de oro, de guardián, de recursos, de localización, la llave de Ciudad Dragón y los dados. Asimismo, creamos el mazo de encuentros tomando al azar 1 carta de cada letra (de la A a la E), apilándose siguiendo el orden alfabético.

Con todo listo, emprendemos nuestra aventura por esta ruta comercial, llena de sorpresas y aventuras que debemos saber optimizar para nuestro beneficio. Pues caminante no hay camino, se hace camino al andar (Antonio Machado).

Un juego de gestión de recursos y colocación de trabajadores

¿Cómo se juega a Almanac: el Camino del Dragón?

En el juego de mesa Almanac: el Camino del Dragón nuestra misión es reunir más fama que ningún otro comerciante, con el mayor número de oro, contratos completados y mejor caravana, en esta aventura en la que recorreremos 6 localizaciones. En cada una, viviremos 1 ronda con escenarios diferentes en los que colocar a nuestros trabajadores, desde Aldea Remota hasta Ciudad Dragón, con desafíos por esta ruta mercantil.

En el transcurso de nuestro viaje, jugaremos 6 rondas (1 por localización), las cuales están compuestas por las siguientes 3 fases:

Fase de llegada

Empezando en Aldea Remota, cada vez que lleguemos a una nueva localización debemos realizar estos pasos:

  • En orden de turno, cada jugador resuelve todas las habilidades de Fase de llegada que tenga en su área de juego. Por ejemplo, gracias a un contrato completado recibimos un recurso gratis.
  • Se revelan tantas cartas del mazo de caravanas como jugadores haya en la mesa.
  • Leemos en voz alta la ambientación de esta zona, así como las reglas de preparación y colocación (tomando los componentes especiales que se indican, si fuera necesario).

Una vez que hemos reconocido el territorio de juego en esta ronda y resuelto los eventos, llega la hora de activar a nuestros trabajadores en la siguiente fase.

Cada hoja nos conduce a una nueva historia

Fase de acción

Aunque las localizaciones son diferentes, nuestras acciones son similares, excepto las especiales de cada lugar que se explican en las reglas de dicha página. Comenzando por el guía (jugador inicial/ganador de la puja de turno), cada jugador coloca 1 trabajador de su caravana en un espacio disponible del tablero-libro. De este modo, los jugadores irán disponiendo sus trabajadores y realizando acciones hasta que todos hayan agotado sus meeples activos (no los de la reserva) o no puedan situarlos en ninguna casilla.

Al posicionar dicho trabajador podemos realizar la acción representada. Existen 2 tipos:

  • Acción estándar: se pueden encontrar en la mayoría de páginas del Almanaque, como obtener o completar un contrato, expandir la caravana, conseguir o vender recursos, o visitar la tienda, con la posibilidad de comprar-vender recursos o 1 ficha de guardia que mejora la seguridad de nuestra caravana.
  • Acción de localización: exclusiva de la hoja en la que nos encontramos, algunas pueden tener un coste de oro a pagar.

Fase final

Si no hemos llegado a nuestro destino, Ciudad Dragón, debemos realizar las siguientes acciones para preparar la próxima ronda:

  • Recuperar trabajadores: los comerciantes, tras realizar las acciones en los huecos de esta localización, vuelven de forma simultánea a nuestra caravana, para recuperar fuerzas para destinos venideros.
  • Pujar por ser el guía: todos los jugadores en secreto reúnen en su puño la cantidad de oro que consideren oportuna para conseguir la ficha de guía. El que haga la mayor puja se lleva la brújula, pagando el oro de la puja de menor cantidad realizada por otro jugador. En caso de empate, gana el que ya posea la ficha o esté situado más cerca a la izquierda del anterior guía. Si la puja de todos es 0, el guía debe pagar al menos 1 moneda de oro de su reserva.
  • Elegir localización: en la zona inferior de la localización se muestran las 2 opciones para continuar el viaje, siendo el guía el que decide el nuevo destino.
  • Encuentro: pero antes de llegar a la nueva dirección, por el camino sufrimos un obstáculo a resolver a través de una carta de encuentro con la letra que corresponda. Este se resuelve según se indique en sus instrucciones, pudiendo recibir algún beneficio o perjuicio, según nuestra suerte y aspectos requeridos.
  • Mantenimiento: se descarta la carta de encuentro resuelta y las de caravana no utilizadas en la ronda. Pasamos las páginas del Almanaque hasta la nueva localización, y comenzamos con otra Fase de llegada.
Desenlace de la fase final de un mapa en Almanac

Fin de la partida

Tras jugar la ronda en Ciudad Dragón, ya se la localización 16 o 17, tenemos la oportunidad de completar cualquier contrato incompleto que poseamos, pagando 5 monedas de oro, junto a los recursos requeridos. Posteriormente, se pasa al recuento final de puntos de victoria, que se calcula con valores de fama (símbolo rombo verde) de la siguiente manera:

  • 1 valor de fama por cada oro.
  • Valores de fama de las caravanas.
  • Fama adicional en fichas de localización, guardias y cartas de encuentro.
  • Los contratos completados también nos hacen ganar altos valores de fama.
  • Sin embargo, restamos los valores de fama de los contratos incompletos.

Con este calculo, se decide al ganador de la partida, que será el jugador con mayor nivel de fama alcanzado durante esta aventura. En caso de empate, vence el jugador que tenga más oro o más recursos en las cajas de las caravanas.

Caravana y trabajadores listos para una nueva aventura

Reseña del juego de mesa Almanac: el Camino del Dragón

En nuestro viaje mercantil, tendremos que adaptar nuestros métodos de comercio a cada región en la que nos encontremos, siendo el juego de mesa Almanac: el Camino del Dragón una aventura con escenarios variables por el fantástico reino de Baeloria, durante la que intentaremos ganar fama y fortuna, superando al resto de comerciantes. Para ello, es este eurogame de corte familiar debemos de optimizar la colocación de nuestros trabajadores y la compra-venta de recursos, mientras ampliamos nuestro conjunto de caravanas para progresar en empleados y almacenamiento, en consecuencia.

Aunque al principio puede abrumar con tantos componentes, y hacernos confundir su grado de dureza, Almanac es un juego de mesa fácil de jugar, pero con muchas decisiones a tomar, gestionando nuestros trabajadores y recursos en el tablero-libro de juego. Disponemos de inicio 3 meeples para realizar nuestras acciones, no obstante si ampliamos nuestra caravana con ciertas cartas este número aumentará, dándonos más margen para maniobrar y jugar. Por tanto, es fundamental que no nos olvidemos desde las primeras rondas en la necesidad de crecer en trabajadores, para poder realizar más acciones que el resto de jugadores que nos den ese empujoncito clave. Incluso, una buena estrategia es hacernos si es posible con todas las cartas de caravana que otorguen trabajadores, bloqueando a los adversarios sobre todo en partidas a 2 jugadores, pudiendo controlar los recursos que tiene el rival para anticiparnos.

Almanac: el Camino del Dragón escala bien, realizándose unas adecuadas adaptaciones a 2 jugadores en casi todos las localizaciones que hacen que los espacios se ajusten obstaculizando zonas adyacentes. Sin embargo, la verdadera tensión y disputa por las áreas disponibles, representando las acciones a realizar, se vive a 3 y 4 jugadores, con más codazos entre mercaderes por la mejor posición en el tablero-libro.

Múltiples caminos hasta llegar a la ciudad del Dragón

Como he mencionado, en este viaje pasaremos por 6 de las 17 localizaciones en el mapa de esta región, a través de un libro de juego. En cada una de ellas, se cambian las reglas de colocación e incluyen algunas fichas con acciones especiales propias de la ubicación. Con ello, se le otorga más variabilidad a las partidas, así como nos sumerge con mayor profundidad en este viaje, ambientando cada escenario que nos vamos encontrando. Además, la oferta y demanda de recursos también cambia, por lo que debemos tener presente nuestros recursos almacenados, antes de decidir el rumbo a tomar si somos el guía.

El papel del guía en Almanac: el Camino del Dragón, es mucho más importante de lo que ya parecía a priori. Conforme avanza la partida, descubriremos fichas de localización que nos ofrecen beneficios si llegamos a un destino concreto, la oferta-demanda de nuestros recursos almacenados es más favorable en unas regiones que en otras o podemos llevarnos las ventajas de una carta de evento positiva (también hay algunas más difíciles de conseguir). Por estas razones, es clave hacernos a través de la puja con la ficha de brújula que nos convierte en los guías, pudiendo decidir el próximo destino a nuestra conveniencia. Eso sí, perderemos oro, un recurso bastante valioso por lo que tendremos que sopesar cuando es más sensato ajustar más nuestra puja o al contrario, ir con todo para obtener grandes ganancias a cambio.

Las pujas para decidir el guía, se hacen de forma oculta y pagando el ganador la cantidad menor. Por consiguiente, debemos apostar con estrategia y, aunque no queramos llevarnos la ficha de brújula, podemos aumentar la puja sin pasar la posible apuesta de los rivales, para hacerles gastar más dinero. Y si nos hace falta ser el guía, podemos hacer una subida bastante alta, pues siempre pagaremos la cantidad menor. Un aspecto a tener en cuenta, antes de tomar la decisión de cuánto apostar en cada ronda.

Los jugadores colocarán sus meeples en función de sus intereses

De esta manera, según el guía cada partida puede ser diferente a otra, llevándonos por regiones aún inexploradas que nos sorprendan. Nosotros no hemos querido mirar todas las regiones hasta jugarlas, para que el factor sorpresa esté ahí al explorar cada ubicación, sin conocer qué podemos encontrarnos a la vuelta de la página.

Otro elemento que aporta intriga a la partida son las cartas de encuentros, con eventos de combate o opciones especiales. Según nuestra fuerza de combate (escudos y guardias) más la fortuna con la tirada del dado marrón, podremos salir victoriosos o no del suceso. En otras ocasiones, el guía decide la suerte de todos en encuentros con varias opciones. Estos nos hacen ganar recursos, oro o algún otro beneficio, o al contrario maldecir haber pujado para ser el cabeza de turno.

Las rondas de juego en Almanac van aumentando en duración y posibilidades conforme vamos reclutando nuevos trabajadores y contamos con más espacio en nuestras caravanas. Los meeples ganados y otras fichas especiales de localización mejoran nuestras oportunidades para sacar el máximo rendimiento a cada ubicación, lo que nos lleva a apretar el área de juego estorbando a nuestros adversarios, siendo esta disputa por las acciones la interacción entre jugadores que nos ofrece el juego más allá de quién elige el nuevo destino y se enfrenta en primer lugar al encuentro.

Rentabilicemos cada acción para despuntar en el marcador

Pros

  • Originalidad: la mezcla de diferentes ambientes que cambian las opciones de juego, me parece una forma atrayente de involucrarnos con mayor fuerza en este viaje mercantil de Almanac. Un colocación de trabajadores en el que el tablero de juego (hoja del libro) va cambiando en el camino del Dragón, según las decisiones e intereses del guía.
  • Rejugabilidad: como he mencionado, cada partida puede ser distinta si se toman caminos dispares dentro del mapa de Baeloria. Además, cada localización aporta nuevas reglas e incluso fichas especiales.
  • Familiar: con acciones sencillas y fases intuitivas pero con toma de decisiones estratégica, por lo que divertirá a toda la familia, sintiendo que en todo momento vamos progresando, independientemente del resultado final que puede verse abultado si algunos jugadores logran distanciarse optimizando mejor sus acciones.

Contras

  • Duración: la partida se puede alargar demasiado, siendo aconsejable que tras la primera partida nos saltemos la narrativa de ambientación para dinamizar la partida y agilizar cada ronda. Aunque siempre debemos repasar las reglas especiales de colocación y preparación de cada localización, que cambian las reglas de juego. Por la visita de hasta 6 localizaciones, debemos intentar reducir el análisis parálisis en la toma de decisiones de los jugadores. No abusemos que tenemos que llegar a nuestro destino sin retrasos.
  • Libreta puntuación: el ganador se decide por la recopilación de fama a través de diferentes elementos, que hemos ido consiguiendo en el transcurso de nuestra partida. Por tanto, no estaría nada mal contar con un cuaderno para llevar el recuento final.
  • Tamaño de la caja: se podría haber ajustado un poco más el tamaño del Almanaque para que la caja no fuera tan alargada, la cual se sale de los estándares habituales y no encaja en todo tipo de estanterías.

Mi veredicto

Para finalizar la reseña de Almanac: el Camino del Dragón, mencionar que en este juego de mesa vivimos una aventura de comercio por diferentes localizaciones en cada ronda, las cuales descubriremos pasando las hojas del libro Almanaque. Cada partida es un viaje nuevo, ganando en variabilidad, así como nuestras decisiones marcarán el rumbo de la partida. Para ganar en Almanac es fundamental mejorar nuestra caravana consiguiendo más espacio y trabajadores, aumentando así nuestras posibilidades de acción. Este euro familiar, sencillo y bonito, a pesar de que sus partidas se puede extender demasiado sobre todo para los menos jugones, se disfruta mucho y deja muy buen sabor de boca, por ello se merece mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace