¿A quién no le gustaría recibir una llamada para llevar a cabo una misión de alto riesgo? Se está filtrando información clasificada a países extranjeros y La Agencia no tiene otra que enviarnos a nosotros, su mejor equipo, a una de las embajadas más comprometidas. ¿Seremos capaces de recabar la información más valiosa?

Así se nos presenta este La Agencia: Misión Embajada, un juego de mesa de la editorial Games 4 Gamers en el que tendremos que enviar a nuestros agentes para recopilar la información que necesitamos, a los infiltrados para protegerlos y a los reclutadores para captar nuevos agentes a nuestra causa. ¡Empezamos!

Número de jugadores:3 – 6
Duración:30 minutos
Edad mínima:8 años
Género:memoria
gestión de mano
Complejidad:2,00 / 5
Dependencia idioma:baja
Editorial:Games 4 Gamers
Diseño:Toni Serradesanferm
Ilustración:Natàlia Romero
Precio recomendado:19,95€
Portada de La Agencia: Misión Embajada

Preparación de partida

En primer lugar colocamos en el centro de la mesa todas las fichas de información, formando lo que llamaremos de aquí en adelante “El banco de datos” y junto a este pondremos la loseta de recompensa.

A continuación, cogemos las 48 cartas de personajes y preparamos el mazo de cada uno de los jugadores, el cual va a estar formado por 5 agentes (uno de cada valor), 2 reclutadores y 1 infiltrado. El resto de cartas se devuelven a la caja, pues no se usarán durante la partida.

Cada jugador coge 5 puntos de información del banco de datos, los cuales estarán visibles durante toda la partida, y baraja su mazo de cartas para disponer sus cartas activas. Revela en su zona de la mesa 2 cartas, una boca abajo que no ve nadie y otra boca arriba que la ven todos. Posteriormente roba otras 2 cartas que se queda en su mano, una que solo sabe él y otra que ven todos los jugadores salvo él. Las cartas restantes forman su mazo de robo individual.

Dicho esto, el jugador inicial (Embajador) coge la loseta de embajada y tantas fichas de ronda como indica el manual según el número de jugadores.

Setup inicla para 3 jugadores

¿Cómo se juega a La Agencia: Misión Embajada?

En cada ronda se juegan tantas manos como jugadores haya en mesa y así todos hacen de Embajador antes de pasar a la siguiente ronda. Cada mano se divide en las siguientes fases:

Elegir zona

El jugador inicial coge la loseta de Embajada y decide si quiere que esta mano se juegue en el salón o en el jardín. El salón tiene una capacidad máxima de tantos agentes como jugadores haya en partida, mientras que el jardín requiere de un mínimo de la misma cantidad de agentes.

Jugar cartas de agencia

En esta fase, empezando por el jugador sentado a la izquierda del Embajador y terminando por este, cada jugador va a jugar boca arriba una de sus 4 cartas disponibles. Como hemos comprobado en el setup inicial no todos sabemos la misma información, ni de nuestras cartas ni de las del resto de jugadores y esta es la gracia del juego.

Resolver las cartas jugadas

Cuando todos hayan revelado una carta toca resolver la mano empezando por los jugadores que hayan usado un infiltrado, después los que hayan utilizado un reclutador y por último los que hayan jugado un agente. En caso de empate resuelve primero el que la jugara antes en la fase previa. A continuación os resumo como se resuelve cada uno de los personajes:

PD: cuando hable de descartar una carta hago referencia a que el jugador coloque su carta al final de su mazo.

Recabad toda la información posible sin que os descubran

  • Infiltrados: los infiltrados se encargan de proteger a los agentes, por lo que a la hora de resolver su acción hay que ver si alguien ha jugado un reclutador.
    • Si es así, el infiltrado roba tanta información del banco de datos como haya encima de la loseta de recompensa (si hubiera). Además le intercambia su carta a uno de los jugadores que haya jugado un reclutador y ambos la descartan, de modo que pasará a tener un reclutador más y habrá perdido un infiltrado.
    • Si no directamente se descarta nuestra carta.
  • Reclutadores: los reclutadores están deseosos por captar a agentes rivales, de ahí que al resolver su acción tenemos que comprobar si alguien ha jugado un agente.
    • Si es así, el reclutador coge un punto de información del banco de datos y lo coloca encima de la loseta de recompensa. También le intercambia su carta a uno de los jugadores que haya jugado un agente y ambos descartan su carta, por lo que ahora tendrá un agente nuevo a cambio de un reclutador.
    • Si no directamente se descarta nuestra carta.
  • Agentes: los agentes se encargan de conseguir información y por eso tan solo se centran en qué parte de la embajada están y si hay o no sitio para ellos. Cada carta de agente nos indica el número de agentes y cuanta información pueden conseguir.
    • Si nos encontramos en el salón tenemos que ver si los agentes de nuestra carta y los del resto de jugadores que hayan resuelto satisfactoriamente su agente no supera el límite de agentes. En tal caso robamos del banco de datos tanta información como indique nuestra carta. En caso contrario devolvemos al banco de datos la misma cantidad de información y colocamos nuestra carta boca abajo, pues no habremos entrado en el salón.
    • Si estamos en el jardín y no contribuimos con los agentes que hayan resuelto ya su acción a cubrir el mínimo de asistentes al jardín pagamos al banco de datos la cantidad de datos que nos corresponda según nuestros agentes. En esta ocasión nuestra carta se deja boca arriba, por lo que podemos ayudar (sin quererlo) a que otro jugador sí cumpla con el mínimo de aforo. Si por el contrario llegamos al mínimo de aforo conseguimos la cantidad de información indicada en nuestra carta del banco de datos.

Todas las cartas de agente jugadas se descartan al final de esta fase.

En La Agencia: Misión Embajada puede que nos obliguen a descartar una carta antes de jugarla, en ese caso no jugaremos nuestro turno y nos quedaremos con una mano delante y otra detrás.

Reemplazar carta

Ahora toca reponer el hueco que ha quedado libre en nuestra zona de juego, por lo que cogemos una carta del mazo de robo y la colocamos exactamente igual que la que teníamos antes.

Nuevo Embajador

Finalmente, se pasa la loseta de embajada al jugador de nuestra izquierda. ¿Y qué pasa con las fichas de ronda? Estas se las queda el primer jugador inicial durante toda la partida. Así, cuando le vuelva a llegar la loseta de embajada descarta una de las fichas de ronda, lo que nos permite llevar la cuenta de las rondas que quedan para el final de partida.

Fin de la partida

Al finalizar la última mano de la última ronda habrá terminado la partida a este La Agencia: Misión Embajada. Cada jugador cuenta la suma de sus fichas de información además de la información de sus cartas de agente y reclutador. Gana el que tenga más información y, en caso de empate, gana a quién le reporte más información sus cartas.

Variante Embajadas

Cuando le hayamos pillado el truquillo a este juego de mesa estamos listos para incluir una de las 14 embajadas, la cual tendrá una serie de efectos durante toda la partida.

Infiltrados, reclutadores y agentes ¿cuál elegir en cada momento?

Reseña del juego de mesa La Agencia: Misión Embajada

La Agencia: Misión Embajada, de la editorial Games 4 Gamers, es un juego de deducción en el que tendremos que recopilar más información que el resto de jugadores antes de que finalice la partida.

Para ello hay que utilizar (y mucho) la memoria pues, a pesar de que todos partimos de un mazo inicial idéntico, nosotros sabremos parte de información sobre nuestras cartas al igual que el resto de jugadores, algo muy curioso. Hay que añadir que, a medida que avance la partida, iremos conociendo el orden de las cartas en nuestro mazo, el cual va a ir cambiando progresivamente gracias al intercambio de cartas que tiene lugar en la fase de resolución.

Aunque el juego es sencillo, en las primeras 3-4 partidas es engorroso llevar a cabo la fase de resolución. El propio manual dispone de una tabla con todas las posibilidades y qué realizar en cada caso y quien lo juegue por primera vez seguro que se pierde en la explicación. Eso sí, conforme jugamos más con el mismo grupo nos vamos a aprender rápidamente como se ejecuta esta fase y todo va a ser mucho más fluido.

En cuanto a su escalabilidad, lo he jugado a 3, 4 y 6 jugadores y el juego ha funcionado sin ningún tipo de problema gracias a las variaciones en la capacidad del jardín y el salón según el número de jugadores. A nivel personal me ha resultado mucho más entretenido a más jugadores por el caos y descontrol que se lía por conseguir la dichosa información.

La interacción es constante durante toda la partida ya que, dependiendo de la carta que utilicemos en nuestro turno, podemos afectar a la acción del resto de jugadores, llegando incluso a intercambiarnos cartas de nuestros mazos.

En definitiva, La Agencia: Misión Embajada es un título divertido si lo jugáis con un grupo con el que ya le hayáis dado varias partidas al juego y si sois capaces de dejar a un lado el control de la partida, porque os aseguro que aunque os sepáis de “pe a pa” que cartas tenéis activas en más de una ocasión vuestros planes se van a ir al traste.

Importante: os recomiendo enfundar desde el principio las cartas de este juego de mesa para evitar que alguna de ellas se marque, que sino el juego no tiene gracia (las cartas entran perfectamente enfundadas).

Pros

  • Rejugabilidad: gracias a sus 14 cartas de embajada el juego tiene más recorrido, pues cada una de ellas mete alguna variación al juego que le viene bastante bien.
  • Escalado: va muy bien de 3 a 6 jugadores, poco más que añadir al respecto.
  • Originalidad: la primera vez que oí hablar de él me sorprendió ver un juego en el que la información que se conoce de cada carta disponible es totalmente diferente. Hay una carta que solo sabemos nosotros, una que todos conocen salvo nosotros, otra que nadie sabe y otra que vemos todos.

Contras

  • Necesita muchas partidas: la fase de resolución como he comentado no es sencilla en las primeras partidas, e incluso explicarlo puede ser complicado. Pero una vez sabéis jugar el juego va solo.
  • Azar: es un juego azaroso y hay que jugarlo sabiéndolo. Podemos intentar predecir qué van a hacer los demás y vamos a tropezar muchas veces en el intento, pero esta es la gracia del juego.
  • Símbolos de las cartas: en la parte inferior te indica si la carta se intercambia y el tipo de acción a realizar. Sin embargo, esta da lugar a confusión pues los agentes y los reclutadores disponen del mismo símbolo mientras que los infiltrados no te indica que acción hacen.

Mi veredicto para La Agencia: Misión Embajada

Y este ha sido La Agencia: Misión Embajada, un juego sencillo pero con una fase de resolución más compleja de lo esperado que necesita de paciencia y varias partidas para poder pillarle el punto y jugarlo con más facilidad. Es por ello que cuantas más partidas le estoy echando más me está convenciendo y es por eso que le doy mi emblema de juego recomendado.

Don Meeple recomienda que lo tengáis en vuestra ludoteca

5% de descuento en ¿Jugamos una?