Como cada año llega el Día de los Muertos, una celebración tradicional mexicana en la que las almas de los difuntos regresan para visitar a sus seres queridos. Una festividad que les permite honrar a las personas que les han dejado rodeados de cánticos, bailes y, sobre todo, mucha comida y bebida.

Sin embargo, una vez llega el alba, tanto los vivos como los difuntos tienen que regresar a sus mundos. Para hacer más amena la despedida, estos deciden hacer una apuesta para ver quienes tardan menos en volver a casa.

Así se nos presenta este ¡Adiós Calavera!, un juego abstracto para dos jugadores de la editorial Tranjis Games que enfrenta a los vivos y los muertos en una carrera táctica por ver quién lleva primero sus fichas a su mundo. ¿Llegaremos en primer lugar a la meta?

Portada de ¡Adiós Calavera!
Número de jugadores:2
Duración:30 minutos
Edad mínima:8 años
Género:grid movement
Complejidad:2,00 / 5
Editorial:Tranjis Games
Diseño:Martin Schlegel
Ilustración:Christian Opperer
Precio recomendado:16,15€
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace

Preparación de partida

Colocamos el tablero de juego en el centro de la mesa. Este es reversible pero solo a nivel estético, por lo que podéis elegir el que más os guste.

Cada jugador elige un color (blanco-vivos y negro-difuntos), coge sus 8 piezas y una tarjeta de ayuda con las habilidades especiales de los distintos personajes.

Estas fichas tienen doble cara, por un lado muestran un personaje normal y por el otro uno especial. Durante la partida vamos a jugar con 4 normales y 4 especiales, por lo que escogemos en secreto los especiales para posteriormente colocar todas las piezas en las casillas de salida en las posiciones que queramos (flores-vivos y calaveras-difuntos).

Elegimos el jugador inicial, en mi caso prefiero que empiecen las blancas como en las damas o el ajedrez. ¡Qué comience la carrera!

Tablero listo para una partida a esta combinación de damas y ajedrez

¿Cómo se juega a ¡Adiós Calavera!?

Por turnos, los jugadores irán moviendo sus piezas por el tablero hasta que un jugador haya llevado todas a la meta.

En cada turno solo podemos desplazar una ficha (salvo que estemos utilizando la habilidad de “el líder”) y tenemos que seguir una serie de reglas para moverla:

  • Nos movemos un máximo de tantas casillas como piezas haya ortogonalmente en la fila en la que se encuentra la ficha a utilizar. Para ello, usamos como referencia nuestra línea de meta y se contabilizan tanto las piezas nuestras como las del oponente.
  • Las fichas se mueven siempre ortogonalmente, exceptuando “la diva” que lo hace también en diagonal.
  • La casilla central con velas no se puede ni pisar ni cruzar bajo ningún concepto, mientras que en las dos casillas de tela sí podemos atravesarlas pero no terminar nuestro movimiento en ellas.
  • Cada pieza ocupa un solo espacio y no está permitido pasar por encima de otra ficha a menos que juguemos con “la bailarina”.

Habilidades especiales

Las habilidades especiales nos dan la posibilidad de jugar la mitad de nuestras fichas con ciertas ventajas sobre las demás, las cuales no se tienen que emplear de forma obligatoria cada vez que elijamos ese personaje.

  • El líder (Jesús y José): pierde un punto de movimiento para dárselo a otra de sus piezas, pudiendo elegir cuál mueve primero.
  • El fuerte (Fernando y Fidel): al moverse puede empujar cualquier ficha que encuentre a su paso salvo que en su movimiento empuje a dos a la vez. Incluso puede sacar una pieza propia del tablero para llegar a meta.
  • El sucio (Pedro y Pablo): ninguna ficha rival puede terminar su movimiento en una casilla adyacente de forma ortogonal a esta. Si colocamos el sucio al lado de una pieza del oponente esta habilidad no tiene efecto.
  • El imán (Diego y DeMario): si al finalizar su movimiento hay alguna pieza (sea del jugador que sea) a una distancia de una casilla ortogonalmente, las atrae a su lado.
  • La diva (Evita y Eréndia): se desplaza en cualquier dirección, ortogonal y diagonalmente.
  • La bailarina (Marlina y Maria-Elena): puede moverse por encima de las demás fichas siempre y cuando acabe en una casilla libre.
  • La rápida (Xenia y Ximena): se desplaza hasta 2 casillas adicionales.
  • La eufórica (Carmen y Cariba): terminado su movimiento puede intercambiar su posición con una pieza adyacente.
Movamos con cabeza nuestras fichas hasta la salida

Fin de la partida

La partida llega a su fin cuando uno de los jugadores lleva sus 8 fichas a la meta, proclamándose vencedor de la apuesta. Si llega primero el jugador que empezó la partida el oponente cuenta con un turno extra y, si termina también, la partida queda en tablas.

Variantes

  • Principiantes: se recomienda jugar sin las habilidades especiales.
  • Queremos más complejidad: utilizad todas las habilidades especiales en la misma partida.
  • ¡El azar mola!: elegid los personajes especiales sin mirar.
  • Mayor decisión: se colocan las piezas boca abajo y, por turnos, cada jugador revela 2 de ellas y elige cual juega normal y cual especial.
  • Partidas simétricas: ambos jugadores utilizan las mismas habilidades, eligiendo la primera y la cuarta el jugador inicial y el otro la segunda y la tercera.
Plano detalle de las fichas en el centro del tablero

Reseña del juego de mesa ¡Adiós Calavera!

¡Adiós Calavera! es un juego abstracto editado en español por Tranjis Games en el que los vivos y los muertos se retan en un duelo táctico por ser los primeros en salir por el lado contrario del tablero.

Para ello, iremos moviendo nuestras piezas por turnos hasta llegar a la meta antes que nuestro oponente. ¿Sencillo verdad? Pues echad el freno que el juego cuenta con dos factores que lo convierten en un título muy interesante.

Por un lado está la capacidad para mover a nuestras fichas, ya que nos podemos desplazar tantas casillas como piezas haya en la fila de nuestra pieza. Esto hace que tengamos que prestar especial atención para elegir bien cada movimiento y así colocarnos de la forma más óptima para no dejar un personaje descolgado, no regalar al oponente movimientos adicionales y, cómo no, estorbar todo lo que podamos.

Por otro lado, contamos con 8 tipos de personajes con diferentes habilidades entre las que hay que elegir 4 para la partida. De este modo, podremos hacer multitud de combinaciones según nos apetezca o en función de las que vaya eligiendo nuestro rival, otorgando así a este juego de una rejugabilidad más que notable. Para las primeras partidas podemos utilizar la tarjeta de ayuda para guiarnos pero rápidamente nos bastará con la iconografía de la propia ficha para reconocer la habilidad de los personajes.

El juego es sencillo de aprender y explicar pero difícil de dominar. Es por ello que, en el caso de que juegue un jugador novato con uno ya experimentado, por mucho que el primero haya entendido el juego a la perfección es prácticamente seguro que pierda estrepitosamente la partida.

Al igual que en otros juegos de la misma categoría como SPELL, os recomiendo que si queréis dominarlo y subir el nivel de dificultad en las partidas juguéis con la misma pareja o tengáis paciencia con los iniciados hasta que empiecen a asimilar las habilidades especiales. Y es que saber cómo actuar frente a un personaje específico no se aprende de la noche a la mañana, pero para eso vamos a echar decenas de partidas ¿no?

Además, ¡Adiós Calavera! cuenta con distintas variantes de juego para modificar tanto la complejidad como la elección de los personajes, adaptando así este ¡Adiós Calavera! a todos los públicos.

En cuanto al tema, como buen juego abstracto, podríamos estar hablando del Día de los Muertos como de la lucha entre La Orden del Fénix contra los Mortífagos, pero hay que reconocer que en este caso la temática es muy llamativa y resalta el juego.

Pros

  • Rejugabilidad: hay tantas combinaciones posibles considerando las habilidades de uno y otro y los distintos desarrollos de partida que no llegaremos a ver dos enfrentamientos iguales.
  • Profundidad: la capacidad de exprimir las acciones hace que este juego pueda llegar al nivel de exigencia que se marquen los jugadores.
  • Versatilidad: ¡Adiós Calavera! ofrece 5 variantes al modo básico para adaptar las partidas a todos los gustos y públicos, pudiendo sacarlo tanto con los más novatos como con los más jugones.

Contras

  • Nivel jugadores: para que el duelo esté entretenido y lo podamos disfrutar al 100% es recomendable que lo juguemos con alguien que tenga un nivel similar al nuestro.
  • Tablero reversible: los dos tableros son exactamente iguales y no tienen ningún matiz que los diferencie salvo el aspecto visual.
  • AP: las partidas suelen ser cortas invitando a una revancha. Pero en los momentos cruciales es habitual que algún jugador que sea fan del análisis parálisis se pase demasiado tiempo pensando qué movimiento realizar. ¡No me hagáis sacar el temporizador del ajedrez!

Mi veredicto

Vamos poniendo punto y final a este ¡Adiós Calavera!, un abstracto para dos jugadores sencillo y rápido que podremos sacar a mesa con facilidad en cualquier sitio gracias a su fácil despliegue. Un juego estratégico con múltiples variantes que lo hacen apto para todos los públicos, incluso para los jugadores más exigentes, que disfrutarán de partidas tácticas muy top al más puro estilo Gambito de dama. Por todo esto y lo comentado anteriormente le doy mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace