¿Qué futuro nos espera? En este juego de mesa 6th Sense lo importante no es ganar el mayor número de bazas posibles, nada que ver… El objetivo de este juego de cartas es predecir nuestro número de victorias al final de la partida, apostando con un número de nuestra mano nuestra intención de rondas ganadas. ¡A agudizar nuestro sexto sentido!

6th Sense es un juego de mesa de la editorial Jumbo que le da una vuelta de tuerca a los clásicos juegos de bazas, añadiendo el valor de la partida a nuestra predicción inicial de victorias. Por tanto, en este juego no todos querrán ganar… ¿o sí? Según nuestro nivel de optimismo o si no consideramos competencia a los rivales. ¿Pecaremos de valientes o conservadores?

Portada de 6th Sense
Número de jugadores:2 – 6
Duración:30 minutos
Edad mínima:10 años
Género:bazas
Complejidad:1,18 / 5
Editorial:Jumbo
Diseño:Robert Brouwer
Precio recomendado:7,95€

Preparación de partida

Este juego de bazas 6th Sense tiene una sencilla preparación de partida, en la que el número de cartas en juego y rondas depende del número de jugadores.

La partida consta de determinadas rondas en las que se juegan varias bazas, hasta agotar nuestras cartas en mano. En cada ronda se hace una predicción que nos hace querer ganar o perder un número concreto de bazas, debemos mirar nuestra mano para intentar ser objetivos con nuestras posibilidades. Para determinar el ganador de la partida a 6th Sense se deben jugar y anotar en papel los resultados de las siguientes rondas, según el número de jugadores como hemos mencionado:

  • 6 rondas con 6, 3 y 2 jugadores.
  • 5 rondas con 5 jugadores.
  • 4 rondas con 4 jugadores.

Por otro lado, el número de cartas a repartir en mano, se entregan boca abajo, en cada ronda es el siguiente:

  • 11 cartas a 6 jugadores.
  • 13 cartas a 5 jugadores.
  • 14 cartas a 4 o 3 jugadores.
  • 15 cartas a 2 jugadores.

Con el resto de cartas se forma un mazo en el centro de la mesa, que se usa para jugar las siguientes rondas. A continuación, se desvela la carta superior de este mazo, la cual indica el color triunfo, es decir el palo superior que nos da la victoria frente al resto de colores.

Cuando la partida de 6th Sense sea a 2 jugadores tendremos que descartar uno de los colores de las cartas. Todas las cartas de ese color no se utilizan durante la partida, por lo que vuelven a la caja del juego.

Y llega el momento de devanarnos el coco, antes de cada ronda de juego debemos hacer nuestra predicción de triunfos y derrotas en esa ronda a 6th Sense. Tras mirar nuestra mano de cartas, elegimos 1 de ellas para realizar nuestra apuesta. ¡Ojo! La carta especial del 6 (6º sentido) se puede utilizar como un 6 o un 9, al final de la ronda al desvelarla decidiremos su valor final. Cuando todos los jugadores haya colocado su carta de predicción boca abajo en su zona de juego, comienza la batalla de bazas a ganar y perder.

¿Cómo se juega a 6th Sense?

El objetivo de la partida a 6th Sense es conseguir el mayor número de puntos positivos tras jugar varias rondas, o ser el jugador con el menor números de puntos negativos de penalización. Siendo para ello fundamental, realizar una predicción de victorias ajustada a la realidad final, ya que pasarnos de optimista o pecar de pesimistas nos restan puntos en ambas ocasiones. Lo esencial, es intentar acercarnos lo más posible a nuestra apuesta inicial, jugando en ocasiones para ganar y en otras para perder la baza.

Cada ronda de 6th Sense consta de varias baza, según el número de jugadores. La baza la comienza el jugador a la izquierda del que ha repartido las cartas, este jugador activo o mano, puede jugar cualquier carta de su mano, determinando el color solicitado (color de arrastre dominante en esta baza). El resto de jugadores están obligados a echar el mismo color, si tienen en sus manos. De no ser así, pueden elegir la carta que quieran jugar, siendo incluso una carta de triunfo (palo ganador).

El ganador de la baza se determina según las cartas jugadas, consiguiendo la victoria la carta más alta del color solicitado (número más alto el 14 de cada color) o si hubiese una carta de color de triunfo está sería la superior. Si hay varias cartas de triunfo la más alta. Quién ha ganado la baza se lleva las cartas jugadas a su zona de juego, formando un mazo visible para todos. En todo momento, los jugadores deben mostrar el número de bazas que llevan ganadas. El jugador que se ha llevado la victoria empieza la siguiente baza con una carta a su elección. Y así sucesivamente, hasta agotar nuestra mano. Cada ronda la inicia un jugador diferente, teniendo la oportunidad de empezar una mano como mínimo.

Otro aspecto importante en 6th Sense, son las cartas de acción que poseen unas habilidades especiales que cambian el rumbo de la baza. Son 5 números, los que al ponerse en juego producen efectos singulares:

  • 0 – Carta Bloqueo: el número 0 se puede jugar por su valor o como un bloqueo a una carta rival colocada anteriormente, colocándose boca abajo sobre la carta afectada. De esta forma, ninguna de las 2 cartas se tienen en consideración durante esa baza, ni el efecto que ocasionase la anulada. Además, si la carta bloqueada es la primera que inicio la baza, la siguiente marca el color solicitado. ¡Ojo! Solo se puede usar 1 carta de bloqueo en cada baza.
  • 4 – Carta de Inversión: se cambian las reglas de victoria, en esta ocasión con la presencia de un 4 en mesa, gana la baza el número más bajo, no sirven para ganar el color solicitado o triunfo (palo). Si las 2 cartas más bajas son iguales, gana la última jugada. La presencia de otro 4 impide que haga efecto esta habilidad especial, se anulan mutuamente.
  • 6 – 6º Sentido: esta carta nos muestra claramente en su símbolo la habilidad que posee, pudiendo tener valor de un 6 o un 9 a nuestra elección. Sin embargo, una vez decidido no se podrá cambiar al final de la baza.
  • 8 – Carta Espía: si comenzamos con un 8 podemos hacer de espías y mirar la carta del predicción del jugador ganador de la baza. ¡Habrá que ir poniendo trabas al jugador que se acerque a su objetivo final!
  • 12 – Baza doble: tras ganar un 12 en una baza tenemos la posibilidad de dividir el montón ganado en 2 partes, aumentando nuestro número de victoria finales.

Fin de la partida

La partida a 6th sense está compuesta por un concreto número de rondas, determinado por el número de jugadores. Cada ronda acaba cuando se agotan las cartas de nuestra mano tras jugarlas en diferentes bazas, intentando conseguir o acercarnos lo más posibles a la predicción realizada en cada una de las bazas jugadas. Si hemos acertado en nuestra predicción nos sumamos el número de bazas propuesto. No obstante, si fallamos nos restamos en puntos negativos la diferencia entre lo conseguido y lo apostado. Todo penaliza, tanto si nos hemos quedado cortos, como si nos hemos pasado, lo determinante es la diferencia de resultados final.

Cuando se han jugado todas las rondas, la partida a 6th Sense se acaba y se realiza el recuento final aunando todos los puntos positivos y/o negativos obtenidos. El ganador es quien haya logrado más puntos.

Variantes de 6th Sense

Existen 2 variantes, una para facilitar la partida y otra para aumentar la dificultad en el juego. Según el tipo de jugones en mesa en cada ocasión, podemos poner en uso una u otra:

  • Inexpertos: no se desvela ninguna carta como color triunfo o palo, todos los colores tienen el mismo valor. La puntuación de ronda es la siguiente, en relación a la diferencia entre predicción y bazas realmente ganadas: apuesta acertada – 6 puntos; 1 de diferencia – 4 puntos; 2 de diferencia – 3 puntos; 3 de diferencia – 2 puntos; 4 de diferencia – 1 punto; 5 o más de diferencia – 0 puntos.
  • Expertos: se acuerda entre todos los jugadores de antemano las rondas a jugar, no existiendo un número determinado. Además, para darle más emoción y que la predicción sea un poco más a ciegas, la carta de triunfo o color del palo se revela tras realizar la apuesta de victorias.

Reseña del juego de mesa 6th Sense

6th Sense es un sencillo juego de cartas, pero que nos rompe el coco con el objetivo de adivinar el número total de victorias al final de la partida. En este juego de mesa no hay que ganar siempre, sino jugar con cabeza decidiendo cuando viene mejor vencer o cuando nos favorece perder la ronda. Todo depende de nuestra predicción inicial que puede ser valiente, comedida o conservadora. ¡Hemos venido a jugar, debemos hacer nuestra apuesta!

En este juego deductivo se le da un giro a los típicos juegos de bazas, es muy importante ser consciente del poder de nuestra mano desde un inicio. Hay que saber cuantas rondas podremos ganar, realizando un precio justo en el que nos penaliza tanto el pasarnos, como el quedarnos cortos en nuestro propuesta inicial. Además, dicho número debe estar en nuestro poder, apostando con una carta de nuestra mano inicial, ya comienza la suerte a pasar factura. No obstante, tenemos varias rondas de juego para conseguir dicha meta de puntuación. Aunque los rivales, que van a su interés, nos podrán esta tarea cuesta arriba o por lo menos lo intentarán.

Para poder tener más control en la partida a 6th Sense, ya que es un juego de bazas a carta única que nos obliga a arrastrar el color solicitado, tendremos que intentar deshacernos lo antes posible de 1 de los colores para liberarnos de dicho arrastre, dándonos alas para tomar la decisión de que carta usar y poder incluso usar el color de triunfo (palo). De esta forma, si hemos sido osados en nuestra predicción inicial, es más fácil intentar lograr el propósito.

Por otro lado, no nos confiemos cuando más ganas tenemos de perder, se alinearan los astros y las cartas de nuestros rivales para darnos la victoria menos deseada. ¡Qué raro suena! Pero ya lo entenderemos al jugar. Con lo competitivo que me gusta ser en los juegos de mesa esto me resulta hasta divertido, pensar en las ganas que tengo de perder y lo difícil que resulta en ocasiones. ¡El colmo de un jugón!

Las cartas especiales son realmente útiles cuando les pillas el truco, ofreciéndonos la oportunidad de darle la vuelta a más de una ronda en la que no teníamos posibilidades de éxito, conseguir algún beneficio o simplemente perjudicar al resto de jugadores. Es un juego de piques, en el que tenemos que llevarnos más puntos que el resto, ya sea por lograr acertar nuestra predicción inicial u obteniendo menos puntos negativos que los demás. Así que a luchar cada ronda, pues como el pronóstico de victoria es oculto no sabremos, a no ser que podamos usar un 8, si los contrarios se están acercando a su meta. No hay que rendirse y pelear con nuestras cartas hasta el final. ¿Qué nos dice nuestro sexto sentido?

He podido disfrutar de partidas a 6th Sense a 2, 4 y 6 jugadores, en los diferentes grupos ha tenido una buena acogida, al tratarse de un juego muy fácil de explicar y de jugar, apto para toda la familia. Un juego ligero que se puede utilizar para encender motores o para jugar con los menos jugones, recordándonos a los clásicos juegos de cartas como el Tute o la Marusa, en mi región. En esta versión renovada se le añade un toque de sexto sentido especial, que le da más miga a las partidas. No obstante, lo he disfrutado más a 2 y 4 jugadores teniendo más control en la partida, sin ir tanto a remolque. A 6 jugadores las partidas se hicieron más caóticas sin tener casi posibilidad de decidir el destino de alguna ronda, por el gran número de cartas en juego que nos destrozan los planes. Divertidas rondas siempre, pero desquiciantes a veces. ¡Con la buena mano que parecía que teníamos al inicio!

Pros

  • Predicción inicial: en el juego de bazas 6th Sense el éxito no está en ganar siempre, sino en saber cuándo es mejor perder o ganar la mano. La clave es tener una buena intuición inicial para determinar de forma correcta o aproximada nuestras victorias en la ronda jugada. Siendo un juego divertido de deducción lógica, según nuestra mano inicial y ansias de ganar.
  • Familiar: por sus cortas y sencillas reglas es un juego recomendado para toda la familia, desde pequeños a grandes. Con las variantes mencionadas podremos facilitar o complicar la partida según el nivel de los jugadores.
  • Piques: en la partida a 6th Sense se juegan varias rondas, que nos motivan a intentar superar o abatir a nuestros rivales, pudiendo comprobar tras ellas quién es jugador más avanzado. Además, la partida puede ser tan cambiante que no debemos nunca tirar la toalla aunque estemos en puntuación negativa, los rivales pueden ir incluso peor.

Contras

  • Descontrol: en este juego de cartas la diosa fortuna está presente, pudiendo ser determinante las cartas iniciales tanto en el valor de su número, como en el color que nos han tocado. Aunque al jugar las cartas especiales y si hemos realizado una predicción baja, quizás nos interese más perder. Por otro lado, a 5 y 6 jugadores la partida se hace más caótica, al existir un mayor número de cartas en juego que pueden modificar las condiciones de victoria.
  • Mala intuición: en este juego de mesa como hemos comentado durante toda la reseña es esencial realizar una predicción medianamente aceptable en relación a nuestro resultado final, para no quedarnos fuera de juego en la primera ronda. ¿Valientes, conservadores o demasiados prudentes?

Mi veredicto

Para finalizar la reseña del juego de mesa 6th Sense, resaltar que este sencillo y original juego de bazas es apto para jugarlo con toda la familia, un juego sencillo y fácil de aprender que divierte a pequeños y grandes. Este juego de cartas de predicción inicial nos puede romper los esquemas, al querer incluso perder más de una baza en la ronda. A más jugadores se vuelve más caótico, si nos da igual perder o ganar pero nos gustan los piques y la rivalidad es ideal para sacarlo a mesa. Por ello, este ligero juego de cartas se merece mi emblema de juego recomendado.

Os recomiendo este juego para vuestra ludoteca
5% de descuento en ¿Jugamos una?
clic en el enlace